Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

5 consejos: lactancia materna después de la licencia por maternidad

30 de julio de 2015

Mujer en el trabajo reponiendo estantes en un establecimiento minorista.¿Cuál es uno de los mayores problemas que enfrentan las mujeres en el período de lactancia materna? Volver al trabajo.

No es solo en los Estados Unidos. Las mujeres de todo el mundo luchan por combinar la lactancia materna y el trabajo. De hecho, el tema de esta Semana mundial de la lactancia materna es La lactancia materna y el trabajo: ¡hagamos que funcione! Así que este mes, nos enfocaremos en formas de ayudar a las madres lactantes a continuar la lactancia materna después de que regresan al trabajo.

Después de haber sido madre lactante en el lugar de trabajo, sé lo difícil que puede ser, y probablemente para mí fue más fácil que para la mayoría. Al trabajar en una oficina, tenía un lugar privado para extraerme leche. Mi empleador me apoyó y me dio el tiempo que necesitaba. Desafortunadamente, no todas las mujeres, especialmente las que trabajan por hora, pueden decir lo mismo.

Tener descansos regulares para extraerte leche o amamantar a tu bebé es una necesidad básica para las madres lactantes que trabajan lejos de su bebé. Debes amamantar a tu bebé o extraerte leche cada unas horas para mantener tu producción de leche. Si trabajas en un restaurante, tienda minorista, fábrica u otro trabajo asalariado por horas, puede ser más desafiante crear un lugar privado o un horario que te permita tomarte un descanso para extraerte leche. Pero hay buenas noticias: ¡hay formas fáciles y económicas de hacer que funcione!

Si estás embarazada o recientemente diste a luz y quieres continuar con la lactancia materna cuando regreses al trabajo, estas son cinco cosas que te lo harán más fácil.

  1. Debes saber que las leyes te amparan. Es posible que sepas que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio brinda un mayor acceso a cobertura médica, pero también incluye disposiciones sobre la lactancia materna. La ley de Tiempo de Descanso para las Madres Lactantes le exige a la mayoría de los empleadores de trabajadoras por horas que proporcionen comodidades básicas para la lactancia, como tiempo para extraer la leche y un espacio privado funcional que no sea un baño. Muchos estados también tienen leyes que protegen tu derecho a extraerte leche mientras estás en el trabajo. Consulta con tu departamento de recursos humanos para obtener más información y muéstrales las reglas en el sitio web del Departamento de Trabajo.
  2. Haz un plan de antemano. Si crees que necesitarás extraerte leche en el trabajo, cuanto antes hables con tu supervisor, mejor. Si es posible, diseñen juntos un plan antes de irte de licencia por maternidad, de modo que las cosas estén arregladas cuando regreses. Pero si ya volviste al trabajo, habla con tu empleador.
  3. ¡Piensa con originalidad! Algunos lugares de trabajo pueden enfrentar más desafíos que otros a la hora de reservar el tiempo y el espacio adecuados para que las mamás se extraigan leche. Apoyo a la lactancia materna en el trabajo: soluciones para el empleador puede ayudarte a ti y a tu empleador a encarar este asunto, a veces complicado. Hemos reunido cientos de ideas creativas y de bajo costo para ayudar a las madres lactantes a continuar la lactancia materna después de regresar al trabajo. Hay un buen motivo. La lactancia materna no solo te beneficia a ti y a tu bebé, ¡también tu empleador se beneficia!

    La lactancia materna ayuda a mantener a los bebés sanos, lo que reduce los costos de atención médica y significa que no tendrás que faltar al trabajo por una cita con el médico. Además, las investigaciones muestran que las mujeres trabajadoras cuyas metas de lactancia son apoyadas por sus empleadores son más productivas. Las empresas también verán índices de ausentismo laboral más bajos porque es más probable que las mujeres vuelvan a trabajar si saben que tendrán tiempo y espacio para extraerse leche.

  4. Practica antes de volver al trabajo. Es una buena idea practicar extraerte leche en casa antes de regresar al trabajo. (Es posible que puedas obtener un extractor de leche sin costo adicional a través de tu plan de seguro de salud). Una vez que regreses al trabajo, probablemente necesitarás extraerte leche dos o tres veces durante una jornada laboral típica de ocho horas, o la cantidad de veces que tu bebé necesite alimentarse mientras tú no estás. Asegúrate de almacenar adecuadamente tu leche después de cada sesión de extracción en botellas limpias de vidrio o de plástico sin BPA o en bolsas de almacenamiento de leche. Luego, mantenla fresca en un refrigerador o una hielera, ¡incluso puedes congelarla! Para obtener una guía detallada sobre cómo extraer y almacenar tu leche, consulta nuestra información sobre extracción y almacenamiento.
  5. Apoya a las madres lactantes. Quizás tú no necesites extraerte leche en el trabajo, pero otra mujer en tu vida o lugar de trabajo podría necesitarlo. Tu apoyo puede marcar una gran diferencia para una madre lactante. Una forma en que puedes ayudar es enviando a tus amigos, familiares, compañeros de trabajo y supervisores el enlace a Apoyo a la lactancia materna en el trabajo: soluciones para el empleador. Si has tenido que extraerte leche en el trabajo en el pasado, habla con las nuevas mamás sobre lo que te funcionó y lo que no te funcionó.

Espero que estos consejos te ayuden a facilitar la transición de regreso al trabajo para que tú y tu bebé puedan disfrutar de los beneficios de la lactancia materna mucho después de que termine tu licencia por maternidad.