5 maneras de cuidarnos entre todos

A lo largo del día, tomamos decisiones que afectan nuestra salud, como la hora a la que nos acostamos, la cantidad de tragos que tomamos, la cantidad de ejercicio que hacemos, si es que nos ejercitamos, etc. Nuestras elecciones suelen estar determinadas por las personas que nos rodean. Por ejemplo, si tu pareja no quiere ir al gimnasio, es posible que tú hagas lo mismo. Imagina qué fácil sería tomar una decisión saludable si quienes te rodean también lo hicieran. Cuando se trata de nuestra salud, ¡un poco de apoyo puede ser muy útil!

Un hombre y una mujer haciendo ejercicio juntosEs el Mes de la Salud del Hombre y, por lo tanto, el momento perfecto para tomar decisiones saludables junto a ese hombre tan especial en tu vida. Busca a tu pareja, tu compañero de cuarto, tu amigo o tu padre y comprométanse a darse fuerzas mutuas. A menudo, nuestra salud sufre altibajos por causa de quienes nos rodean, por eso, sigue estos cinco consejos para tomar decisiones inteligentes con ellos:

  • Comiencen a entrenar juntos. La actividad física tiene muchísimos beneficios para la salud, entre ellos, mejora el sueño, reduce el estrés y disminuye el riesgo de padecer algunas enfermedades. Puede ser más fácil no abandonar tu entrenamiento físico si tienes que rendir cuentas a alguien. Pueden caminar, correr, hacer senderismo o montar en bicicleta juntos. Si les gustan distintas actividades, separen tiempo en sus agendas para hacerlas juntos a la misma hora. Pueden comenzar una competencia amistosa para ver quién puede registrar más pasos, millas o minutos. Y si les es posible hacer algunos ejercicios juntos, eso puede tener el beneficio adicional del compañerismo.
  • Reduzcan el consumo de alcohol. Si bebes, sabes que debes hacerlo con moderación. Pero ¿sabías que las Pautas alimentarias para los estadounidenses determinan que el consumo moderado de alcohol es hasta un trago por día para las mujeres y hasta dos tragos por día para los hombres? Pongamos eso en perspectiva: una botella de vino de tamaño regular contiene el equivalente a cinco vasos. Puede ser fácil dejarse llevar, en especial, si la otra persona está tomando, así que decidan reducir el consumo juntos. Programen noches libres de alcohol y cuando beban, háganlo lentamente, saboreando cada trago. Esto les permitirá evitar muchas calorías.
  • Díganle "no" al tabaco —juntos. Lo dije antes y lo volveré a decir: dejar de fumar es lo mejor que puedes hacer por tu salud. Pero no podemos negar que es una tarea difícil. E incluso es más difícil para quienes están intentando dejar el hábito pero están rodeados de fumadores. Busquen juntos motivos para dejar de fumar, como por ejemplo estar más saludables, ahorrar dinero o proteger a quienes les rodean. Luego, elaboren un plan para dejar de fumar. Lo que funciona para uno de ustedes posiblemente no funcione para el otro y eso es algo normal. El secreto es apoyarse mutuamente y no abandonar el objetivo común de dejar de fumar.
  • Sean prudentes al elegir los refrigerios. Uno se olvida fácilmente del refrigerio que comió frente al televisor o el bocadito de galleta con queso que se dio el gusto de comer mientras preparaba la cena. Pero esas calorías se suman y no suelen aportar muchos nutrientes. Busquen formas de comer juntos refrigerios más saludables. En vez de comer bocadillos directamente del paquete o de la caja, pónganlos en un tazón pequeño. También pueden intentar cambiar los refrigerios azucarados o salados por opciones de bajas calorías más saludables, como frutas y vegetales. Corten los vegetales con anticipación, así los tienen listos cuando necesitan un bocadillo. ¿No tienen tiempo para prepararlos? Está bien. Comprar una bandeja de vegetales preparada siempre es una buena opción. Obtén más consejos sobre alimentación saludable.
  • Hablen sobre su salud. Hablen abierta y sinceramente sobre sus metas para poder ayudarse a alcanzarlas. También es importante hablar sobre cualquier inquietud que puedan tener con respecto a su salud. Alienta a ese hombre tan especial en tu vida a tomar con seriedad sus síntomas y obtener atención médica regular —aun si se siente bien. Si uno de ustedes detesta ir al médico, programen chequeos para el mismo día y vayan juntos. El cuidado preventivo contribuye al buen estado de salud prolongado y permite detectar problemas a tiempo, cuando son más fáciles de tratar.

Estas son solo algunas maneras en que tú y ese hombre importante de tu vida pueden motivarse mutuamente a mejorar su salud. Comiencen de a poco y fíjense metas realistas. Recuerda que cada día es una nueva oportunidad de tomar decisiones más saludables que las tomadas el día anterior, así que no pierdas más tiempo. ¡Trabajen juntos en pos de una vida más larga y saludable!