Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Detener las ETS: seis medidas para tener sexo seguro

Abril 12 de 2015

Una pareja muy juntosYa sea que las llames infecciones de transmisión sexual (ITS) o enfermedades de transmisión sexual (ETS), una cosa es cierta: las mujeres corren el riesgo de contraer una infección. La anatomía de la mujer no solo la hace vulnerable a las ITS, también es menos probable que las mujeres tengan síntomas a comparación de los hombres. Las ITS no tratadas pueden provocar problemas de salud graves, como infertilidad, cáncer e incluso la muerte. No es agradable pensar en ello, pero protegerte de las ITS como el herpes genital, las verrugas genitales, la clamidia, la sífilis, la gonorrea y el VIH es una parte importante para mantenerte saludable.

Estas son seis formas de protegerte de las ITS:

  1. Obtén datos reales. Aproximadamente 20 millones de nuevos contagios de ITS se producen en los Estados Unidos cada año, y afectan a personas de todas las edades y procedencias. Muchas ITS se transmiten a través del contacto sexual íntimo, pero no es necesario tener relaciones sexuales vaginales o anales para estar en riesgo; algunas ITS comunes se transmiten fácilmente mediante el sexo oral y el tacto genital. Además, debido a que muchas ITS solo tienen síntomas leves o no tienen ningún síntoma, no se puede saber a simple vista si alguien tiene o no una infección. Conoce los conceptos básicos de las ITS.
  2. Hablar con tu pareja. Es importante hablar con tu pareja sobre las ITS y practicar sexo seguro antes de tener relaciones sexuales. Obtén consejos sobre cómo hablar con tu pareja y establezcan juntos las reglas básicas. Además, no asumas que tienes un riesgo bajo de contraer ITS si tienes relaciones sexuales con una sola pareja a la vez. Esa persona puede estar teniendo relaciones sexuales con otras personas.

    Si te han forzado, presionado u obligado a tener contacto sexual sin protección, hay personas que pueden ayudarte. Todos merecen tener el control de su propia salud, incluida su salud sexual.

  3. Hacerse la prueba. Es importante que sepas si tienes una infección o no, para asegurarte de que se trate rápidamente y evitar contagiar a otras personas. Si estás infectada, puedes tomar medidas para protegerte y proteger a tu(s) pareja(s). Muchas ITS pueden diagnosticarse y tratarse fácilmente y, según la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, los servicios de prevención, detección y asesoramiento sobre ITS están totalmente cubiertos por la mayoría de los planes de seguro, sin costo alguno para ti. Habla con tu proveedor de atención médica en tu visita médica anual sobre las pruebas de ITS que podrías necesitar.

    Tener una ITS también puede aumentar tu riesgo de contraer el VIH. Los mismos comportamientos y situaciones que te ponen en riesgo de contraer ITS también te ponen en mayor riesgo de contraer el VIH. Además, algunos tipos de ITS pueden causarte llagas o lesiones en la piel que facilitan la transmisión del VIH. Si obtienes un resultado positivo en una prueba de ITS, también debes hacerte la prueba del VIH.

  4. Practicar la monogamia. Esto significa mantener relaciones sexuales con una sola pareja que también te sea fiel. Asegúrate de que ambos se hayan hecho pruebas de detección de ITS y conozcan los resultados del otro. Se debe usar preservativos con cualquier pareja fuera de una relación sexual monógama a largo plazo.
  5. Usar preservativos. Usa un preservativo correctamente cada vez que tengas sexo anal, vaginal u oral para reducir el riesgo de transmisión de una ITS. Obtén consejos sobre cómo usar correctamente los preservativos masculinos y femeninos.
  6. Vacunarse. Hay vacunas seguras y eficaces disponibles para ayudar a prevenir la propagación del virus del papiloma humano (VPH). Si bien se recomienda para niños de 11 o 12, las mujeres jóvenes pueden recibir la serie de vacunas hasta los 26 años. Las vacunas contra el VPH pueden ayudar a protegerte de los tipos de VPH que provocan la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino. Las vacunas contra el VPH están cubiertas como servicios preventivos bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, lo que significa que la mayoría de las aseguradoras deben cubrirlas sin costo alguno para ti. Obtén más información sobre el VPH y luego habla con tu médico sobre si las vacunas son adecuadas para ti.

Gracias a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, tomar medidas para protegerte es más fácil que nunca. La mayoría de las aseguradoras deben cubrir los servicios de detección de ITS, asesoramiento y vacunación contra el VPH, y sin costo alguno para ti, incluso si no has alcanzado tu deducible anual.

Si crees que es posible que hayas estado expuesta a una infección, hazte una prueba de inmediato. Cuanto antes obtengas un diagnóstico, más rápido podrás comenzar el tratamiento y reducir el riesgo de contagiarlo a otras personas. Busca un lugar donde se realicen prueba de detección cercano.

Recuerda: es tu cuerpo. Si tomas medidas para protegerte, puedes reducir el riesgo de contraer ITS. Comparte este importante recordatorio con las adolescentes y mujeres en tu vida.