Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Barbra Streisand y Vivek Murthy: cómo podemos ayudar a salvar las vidas de las mujeres

28 de febrero de 2016

Nota del editor: esta entrada de blog es un cruce de información con TIME. La fecha de publicación original fue el 22 de febrero de 2016. Lee la publicación original.

Barbra Streisand y Vivek MurthyEl Dr. Vivek Murthy es director general de Salud Pública de EE. UU. y practica la medicina interna. Barbra Streisand es una galardonada cantante, compositora, actriz, productora de cine y cofundadora de Women's Heart Alliance junto a Ronald O. Perelman.

Demasiadas mujeres mueren por enfermedades que pueden prevenirse.

Imagínate a una persona teniendo un ataque cardíaco. Si eres como la mayoría de las personas, seguramente te imaginaste un hombre. Sin embargo, en Estados Unidos, muere una mujer por enfermedad cardiovascular cada 90 segundos, alrededor de 400,000 mujeres (PDF, 10 MB) al año. Es la principal amenaza de vida que las mujeres enfrentan y es la causante de más muertes de mujeres que todos los tipos de cáncer combinados (PDF, 712 KB). Parte de la razón por la que esta causa de muerte es tan eficaz es que la mayoría de las mujeres no notan que existe.

Ni siquiera nuestras propias madres.

Diane Streisand Kind trabajó en el sistema educativo de la Ciudad de Nueva York, colaboró con muchas causas caritativas y le heredó su hermosa voz a su hija. A la edad de 81 años, enfermó y necesitó una cirugía de revascularización para salvar su vida.

Myetraie Murthy vino a este país con su esposo y dos hijos pequeños y dirigió la clínica médica familiar de su esposo. Aún así, aunque su padre haya fallecido de un ataque cardíaco y su madre haya tenido un accidente cerebrovascular alrededor de los 60 años, Myetraie siempre se concentró en la salud de su familia, sus amigos y sus vecinos, no en la suya.

El noventa por ciento de las mujeres tienen uno o más factores de riesgo de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular; sin embargo, al igual que nuestras madres, también desconocen la amenaza durante mucho tiempo. Y como resultado, demasiadas mujeres sufren y mueren a causa de una enfermedad totalmente prevenible.

Si queremos salvar más vidas de mujeres, tenemos que cambiar lo que hacemos, como individuos y como sociedad, para que las mujeres comprendan sus riesgos y puedan recibir la ayuda que necesitan. Por eso organizamos el Mes del Corazón en Estados Unidos y solicitamos a todos los estadounidenses que nos acompañen a luchar contra esta epidemia silenciosa, por ellos mismos y por las mujeres que quieren. Lo que debes saber:

1. Es importante reconocer los síntomas de una enfermedad cardíaca y buscar ayuda rápido. Esto tiene especial importancia, ya que los ataques cardíacos en las mujeres pueden presentarse de maneras menos obvias. Si bien el dolor o malestar en el pecho sigue siendo el síntoma más común del ataque cardíaco, las mujeres son más propensas que los hombres a tener síntomas atípicos como náusea, debilidad, fatiga, falta de aire y dolor de espalda, hombros o mandíbula.

2. De manera proactiva, las mujeres pueden reducir su propio riesgo de enfermedad cardíaca. De hecho, el 80 % de las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares (PDF, 88 KB) pueden prevenirse con información y cambios en el estilo de vida. Comienza con una alimentación nutritiva y equilibrada. Una buena alimentación es fundamental para la salud cardíaca y te ayudará a tener más energía y sentirte mejor. Si quieres consejos sobre qué comer, puedes visitar choosemyplate.gov.

Haz actividad física. Con un promedio de 22 minutos de caminata rápida por día puedes reducir significativamente el riesgo de enfermedad cardíaca y muerte prematura. Sabemos que parece que nunca tenemos tiempo suficiente durante el día, pero un poco de actividad puede marcar una gran diferencia. Mejor aún, hazlo con tus amigos o familiares.

Si fumas, busca ayuda para dejar de hacerlo. No hay nada más efectivo. Al año de haber dejado de fumar, el riesgo de enfermedad coronaria se reduce a la mitad.

Y asegúrate de visitar a tu médico para una revisión y evaluación de tu propio riesgo de enfermedad cardíaca.

3. La protección de la salud cardíaca de las mujeres no es algo que se pueda hacer individualmente. Los hombres y las mujeres, las familias y las comunidades deben unirse para hacer cambios estructurales que ayuden a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Debemos asegurarnos de que nuestros vecindarios tengan supermercados o un mercado agrícola donde podamos comprar frutas y verduras frescas a precios asequibles. Tenemos que trabajar para construir veredas y áreas de juego en nuestras comunidades así podemos caminar y jugar al aire libre con nuestros hijos sin temer por nuestra seguridad. Y debemos continuar usando nuestras voces para reclamar la investigación médica equitativa, porque en la actualidad solo un tercio de los participantes en investigaciones de estudios cardíacos son mujeres.

Hay cambios que solo podemos hacer juntos. Cuidar nuestra salud y construir comunidades que fomentan la salud son tareas mucho más fáciles de lograr cuando las realizamos codo a codo con las personas que nos rodean.

Al igual que nuestras madres han sido increíblemente importantes en nuestras vidas, las mujeres siempre han sido el sostén de nuestras familias y nuestro país. La historia de nuestro país ha sido testigo de una marcha constante, y a menudo muy lenta, hacia la equidad y el trato justo hacia la mujer. Los avances en salud cardiovascular para mujeres serán un paso importante en este proceso.