Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Mejor salud para las mujeres de todas las generaciones

17 de mayo de 2015

Nota del editor: esta entrada de blog es un cruce de información con el blog de OMH para Health Equity. La fecha de publicación original fue el 14 de mayo de 2015. Lee la publicación original.

J. Nadine Gracia, MD, MSCEComo hija y nieta de inmigrantes de Haití, tengo un profundo respeto por las ricas tradiciones de las generaciones que me precedieron Las mujeres mayores de mi familia, especialmente mi difunta abuela materna y mi madre, han sido grandes matriarcas y sus lecciones son demasiado importantes para olvidarlas. Tampoco debemos olvidar que celebrar y valorar nuestra historia familiar significa ayudar a abordar los desafíos de salud que enfrentan nuestras personas mayores.

A lo largo de la vida, el estado de salud de las minorías raciales y étnicas a menudo ha estado mucho más rezagado que el de los blancos, y esto resulta más evidente en las personas mayores de las minorías que a menudo luchan contra múltiples enfermedades crónicas. Para las mujeres mayores de color, el impacto de las desigualdades en la salud puede ser mayor por una variedad de razones, incluidas las barreras del idioma y el acceso a alimentos saludables y asequibles para garantizar una nutrición adecuada. La pobreza y las normas culturales que a menudo difieren de las de sus proveedores de atención médica pueden ser desafíos importantes para promover la salud y el bienestar en sus últimos años.

Y ahora, en el 80° aniversario de la Ley del Seguro Social, los 50° aniversarios de Medicare y Medicaid y la Ley de Estadounidenses Mayores, así como el 30° aniversario del Informe del Grupo de Trabajo del Secretario sobre la Salud de los Negros y las Minorías, nos encontramos en otro punto crucial en la salud de nuestra nación. Este momento está siendo moldeado por la legislación más significativa en una generación que ayudará a reducir las desigualdades en la salud: la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.

Se estima que 12.5 millones de mujeres de color, 5.1 millones de mujeres negras, 4.9 millones de latinas y 2.5 millones de mujeres asiáticas estadounidenses, con seguro médico privado ahora tienen acceso garantizado a servicios preventivos para mujeres, incluidas visitas médicas anuales, mamografías, asesoramiento sobre violencia doméstica y otros servicios sin gastos de su bolsillo. Este tipo de acceso es especialmente crítico para las mujeres de minorías que tienen menos probabilidades que las mujeres blancas de recibir servicios preventivos como detección de osteoporosis, cáncer y diabetes, así como vacunas antigripales y neumocócicas.

Si bien el acceso a una atención médica asequible y de calidad a través de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio es un comienzo monumental, es solo un factor en un conjunto complicado de problemas que impactan nuestro objetivo de lograr la equidad en la salud en los Estados Unidos. Estamos avanzando para abordar estos problemas y mejorar las experiencias de atención médica de las mujeres mayores de color a través de iniciativas y estándares de políticas como los Estándares nacionales para servicios cultural y lingüísticamente apropiados en salud y atención médica. Es igualmente importante garantizar que nuestras madres, abuelas, tías y otros seres queridos tengan acceso a programas como De la cobertura a la atención. Este valioso recurso puede ayudar a las personas mayores a comprender plenamente sus beneficios y a encontrar servicios de atención médica, lo cual es crucial para ayudarlos a vivir una vida más larga y saludable.

Abordar los desafíos y oportunidades que se avecinan para las mujeres mayores de color no es un trabajo que una sola persona, grupo u organización pueda hacer sin ayuda. Es un esfuerzo colectivo, y nosotros, como nación, tanto en el sector público como en el privado, debemos aunar fuerzas para avanzar en el trabajo que queda por hacer. De la misma manera que se necesita un pueblo para criar a un niño, necesitamos estar todas juntas para lograr una mejor salud para las mujeres de todas las edades.

Para obtener más información, visita www.minorityhealth.hhs.gov.