Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Es por ello que lo llamo loco amor

16 de febrero de 2015

Advertencia sobre contenido: abuso físico y emocional

Leslie Morgan SteinerCuando tenía 22 años, unas semanas antes de conocer al hombre que abusó físicamente de mí, le dije a mi compañera de cuarto que nunca sería tan tonta como para dejar que un hombre me golpeara.

Me hubiera gustado saber que los abusadores nunca te golpean en la primera cita.

Ojalá alguien me hubiera dicho que al principio una siente que él es lo mejor que le pasó en la vida. Es el hombre más dulce, amable y romántico del mundo. Pero luego se vuelve rápidamente y con frecuencia, sin que lo notes, una persona posesiva y controladora. Quiere saber dóndes estás, con quién estás y qué tienes puesto, cada segundo del día. Sonríe, te besa y dice que solo quiere saber porque nunca amó a nadie como te ama a ti, porque una novia anterior lo lastimó, o porque necesita sentirse tranquilo de que estás a salvo para dormir bien por las noches.

Ojalá alguien me hubiera dicho que las jóvenes de 18 a 24 años tienen las tasas más altas de abuso por parte de parejas actuales o pasadas.

Aunque me había graduado en Harvard y vivía en España, era muy ingenua. No entendía que las relaciones pueden volverse violentas más allá de lo inteligente que seas, dónde vivas, cómo sea tu familia o qué religión practiques.

Cita de Leslie Morgan SteinerOjalá hubiera sabido que por lo general el abuso aparece cuando te sientes más enamorada y más vulnerable: al mudarse juntos, al quedar embarazada o después del compromiso. Porque él sabe que en ese momento es más difícil dejarlo. Mi abusador me golpeó por primera vez cinco días antes de nuestra boda. Igual me casé con él. ¿No es una locura? Por eso lo llamo "loco amor".

Ahora sé que nadie tiene derecho a asustarte ni a lastimarte. Nadie tiene derecho a forzarte a permanecer con él si no es lo que quieres. Hoy sé que el amor verdadero nunca es loco.

Tuve suerte. Dejé a mi abusador después de cuatro años de pequeñas indignidades: que me dijera cuánto maquillaje podía usar, a quién podía llamar por teléfono o cuál era el largo correcto para mis faldas. Además de problemas más graves como que me apuntara con un arma a la cabeza, me empujara por las escaleras y me pegara un puñetazo en el rostro.

Aprendí de la peor manera. Te lo cuento porque espero que puedas aprender sin sufrir abuso. Intenta reconocer y evitar parejas que te controlan y disfrazan la manipulación como amor verdadero. Todas merecemos que nos amen, y nadie merece que la lastimen en nombre del amor.

Si deseas obtener más información sobre cómo reconocer y evitar el abuso en parejas adolescentes, visita www.joinonelove.org o The Crazy Love Project en Facebook.

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta entrada de blog pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.