Lactancia materna sencilla: los #primeros31 días

Nota editorial: este blog ha sido extraído de Huffingtonpost.com. La fecha original de publicación fue el 16 de agosto de 2016. Lee la publicación original.

Cuando estaba embarazada, me hice la misma pregunta que se hacen todas las madres: ¿quiero amamantar a mi bebé o alimentarle con leche de fórmula? Desde el principio supe que quería amamantar a mi hijo. Conocía todos los beneficios y me preparé de la mejor manera posible —no es algo que puedas practicar con anticipación— y estaba entusiasmada. Me encantaba la idea de que iba a darle a mi bebé todos los nutrientes que necesitaba. Me parecía que hacerlo era algo maravillosamente natural. Rápidamente comprendí que si bien puede ser natural, la lactancia materna definitivamente no me resultaría fácil al principio. Esos primeros 31 días pueden ser muy difíciles para las madres primerizas y para los bebés, ya que a ellas les puede resultar difícil dar el pecho y a los bebés les puede costar succionar la leche.

Ve paso a paso. Oficina para la Salud de la Mujer. 800-994-9662. #First31Para ayudarte a tener una idea de cómo es el primer mes de lactancia materna, comenzamos a compartir un nuevo consejo cada día durante el mes de agosto por el Mes nacional de lactancia materna. Puedes encontrarlos usando #First31 en Twitter, Pinterest y Facebook.

La lactancia materna es distinta para cada mujer — ya sea que se trate de su primer, segundo o tercer bebé— pero a continuación te contamos cuáles son algunos de los obstáculos comunes a los que se enfrentan las madres que amamantan el primer día, la primera semana y de allí en más, y te damos consejos para ayudarte a superar dichos obstáculos.

Los primeros dos días: crea una conexión con tu bebé. Es probable que los primeros dos días como mamá primeriza te parezcan caóticos. Es posible que estés agotada luego del parto. Los enfermeros pueden entrar y salir a cualquier hora y dificultarte conciliar el sueño. Además, puedes estar adaptándote a la carga que conlleva responsabilizarse por otro ser viviente. Sigue estos consejos para tener un buen comienzo.

  • Amamanta a tu bebé lo más pronto posible después del parto. Esta es una excelente manera de "conocer" a tu recién nacido y es un paso importante para iniciar tu nueva rutina de lactancia materna. Intenta amamantarlo ni bien lo tengas en tus brazos. Es probable que algún enfermero te ayude la primera vez a amamantar a tu bebé.
  • No dudes en pedir ayuda. El personal del hospital con experiencia en lactancia materna estará cerca y puede enseñarte buenas posiciones para darle el pecho a tu hijo, incluidas las que sean más cómodas luego de una cesárea.
  • La posición y sujeción son fundamentales. Al amamantar, el ombligo de tu bebé debe estar orientado hacia ti, no hacia el techo. Asegúrate de que los labios de tu bebé estén bien separados y hacia afuera y que tenga la mayor parte de la areola en la boca.
  • La primera leche se llama calostro u "oro líquido". El bebé solo necesita pequeñas cantidades de esta leche porque está llena de nutrientes. Al dársela a tu bebé, se despeja el tracto para que salga la leche.

Primera semana: acostúmbrate a amamantar antes de fijarte metas a largo plazo. Estás en tu casa y en plena recuperación del parto. Es posible que tus familiares o tus amigos se queden para ayudarte. Te duelen los pezones producto de la succión inexperta del bebé y no sabes si está recibiendo el suficiente alimento. La mayoría de las madres que acaban de dar a luz necesitan semanas para establecer una rutina de lactancia. Mi consejo es: deja a un lado las expectativas poco realistas. Deja que pase el primer mes para luego fijarte metas a largo plazo. Solía decirme: "Cada día es más fácil". Sinceramente, no siempre era más fácil hasta que, de repente, sucedió y creé una rutina. Estas son algunas ideas que te ayudarán a establecer una rutina que funcione para ti.

  • Crea un entorno tranquilo y relajado para amamantar a tu hijo.
  • Presta atención a las señales de tu bebé para saber cuándo es el momento de amamantarlo. Cuando tengas dudas, siempre ofrécele el pecho. Pero cada dos horas es una buena frecuencia durante la primera semana.
  • Cuando tus familiares y tus amigos te ofrezcan ayuda, pídeles que se encarguen de las tareas cotidianas. Esa es la mejor ayuda de todas, ya que te dará más tiempo para relajarte y conectarte con tu bebé.
  • Es normal tener los pezones sensibles o adoloridos cuando comienzas con la lactancia materna. Pero si sientes dolor, pide ayuda a tu médico o a un consultor de lactancia. Ellos pueden recomendarte productos calmantes o alguna otra forma de amamantar para reducir la irritación.
  • Ten paciencia y sigue intentándolo.
  • No le ofrezcas en ese momento un biberón a tu bebé. Lo mejor para ambos es continuar con la lactancia materna.

Segunda a tercera semana: confía en que tu cuerpo maravilloso cubrirá la demanda de leche de tu bebé.

Tanto tú como tu bebé se están adaptando a la rutina de la lactancia materna. Estás adquiriendo confianza y tu bebé parece estar obteniendo suficiente leche. Pero, inesperadamente, el bebé empieza a tomar el pecho durante más tiempo y quiere comer con más frecuencia. Comienza a preocuparte la idea de no producir la suficiente cantidad de leche. Pero no tengas miedo, es normal que tu bebé tenga un crecimiento repentino entre la segunda y tercera semana. Él te pedirá más leche para estimular el crecimiento. Puedes mantener el suministro de leche haciendo unos pequeños cambios:

  • Ofrécele ambos pechos en cada alimentación.
  • Extrae y congela un poco de leche materna para los momentos en los que el bebé parece no satisfacer su apetito.
  • Confía en tu cuerpo. La leche seguirá apareciendo a medida que amamantes con más frecuencia.

Los primeros 31 días pueden ser complicados, pero tanto tú como tu bebé formarán un equipo bien coordinado antes de que te des cuenta. Y si tienes preguntas, ¡podemos ayudarte! Llama a la línea de ayuda de la OWH al 800-994-9662, de 9 a.m. a 6 p.m. (ET), de lunes a viernes, para hablar con una madre experta en lactancia tanto en inglés como en español.

Para ver los 31 consejos sobre lactancia materna, sigue la serie #First31 Days of Breastfeeding en Twitter, Pinterest y Facebook.