Cómo mejorar la prevención del VIH y los resultados de salud de las mujeres y niñas mientras trabajamos para terminar con la epidemia del VIH

Día Nacional de Concientización sobre el VIH / SIDA en las Mujeres y Niñas. 10 de marzo. #NWGHAAD

Cruce de información de HIV.gov.

Las mujeres y niñas desempeñan un papel central en la salud de sus familias y comunidades.  Este papel es fundamental para la prevención del VIH / SIDA; sin embargo, el riesgo para ellas suele pasar desapercibido.  El 10 de marzo, celebramos el Día Nacional de Concientización sobre el VIH / SIDA en las Mujeres y Niñas para que las pruebas de detección, prevención y el tratamiento del VIH forme parte del autocuidado de las mujeres y niñas, como así también del cuidado de sus familias y comunidades.

Si bien realizamos grandes progresos para las mujeres y niñas, el VIH impacta en gran medida en las mujeres afroamericanas y transgénero de los Estados Unidos. En 2018, las mujeres afroamericanas representaron el número más alto de diagnósticos nuevos de VIH entre las mujeres de los EE. UU. (el 57 % de aproximadamente 7,200 diagnósticos nuevos). Además, se calcula que el 14% de las mujeres transgénero de los Estados Unidos tienen VIH. Para ambos grupos de mujeres, algunos obstáculos, como la estigmatización, la desconfianza a los médicos, la violencia de pareja y las creencias sociales sobre la salud de las mujeres cisgénero y transgénero, siguen brindando inquietudes en cuanto a la prevención y la atención del VIH. Es fundamental que abordemos estos desafíos mientras continuamos reforzando la importancia de las pruebas de VIH. Este es el primer paso para la prevención, el tratamiento y la atención.

También es importante trabajar para la creación de políticas y servicios que satisfagan las necesidades de las mujeres a nivel local, estatal y federal. Esto es fundamental para que las mujeres afroamericanas y transgénero mejoren sus resultados de salud, prevengan nuevas infecciones y alcancen nuestros objetivos colectivos de VIH. Durante la 70.° reunión del Consejo Asesor Presidencial sobre el VIH / SIDA de esta semana, un panel destacó la importancia de las pruebas para las mujeres y cómo abordar la estigmatización social e internalizada.

Una de las mayores oportunidades para la prevención del VIH en las mujeres es la prueba de VIH de rutina. Los CDC recomiendan las pruebas de VIH de rutina para todas las personas de 13 a 64 años y su repetición al menos anual para aquellos con alto riesgo de tener una infección de VIH. Aun así, las mujeres y niñas no suelen verse en riesgo o les inquieta realizarse pruebas por culpa del miedo y la estigmatización. Además, los proveedores de atención médica no suelen hablar con las mujeres sobre su salud sexual durante las consultas de atención médica ni tampoco les ofrecen una prueba de VIH. Realizarte una prueba para conocer tu estado debería ser una parte rutinaria de tu consulta de atención médica, como lo es la prueba de colesterol o la presión arterial.

Para las mujeres con riesgo de sufrir VIH, existen herramientas para prevenir la transmisión. Los medicamentos PrEP que se administran vía oral son una manera segura y efectiva de prevenir el VIH y se pueden utilizar durante la preconcepción, el embarazo y la lactancia materna. Sin embargo, en 2018, solo el 7 % de las mujeres con indicaciones de PrEP recibieron la receta, en comparación con el 21 % de los hombres. Los PrEP reducen el riesgo de contraer VIH a través de las relaciones sexuales en un 99 % cuando se toman tal como se recetaron; a esto se debe sumar el uso de condones para prevenir otras infecciones de transmisión sexual y el embarazo. Para las mujeres que creen haber estado expuestas al VIH (durante las relaciones sexuales o si sufrieron un abuso), los medicamentos PEP también pueden prevenir el VIH si se los toma en un plazo de 72 horas, según lo indique un proveedor de atención médica, un médico de la sala de emergencias o un proveedor de atención de urgencias.

Para las mujeres que viven con VIH, es fundamental que reciban atención y tratamiento después de conocer su estado positivo para alcanzar y mantener una carga viral indetectable (la cantidad de VIH en sangre); esto se logra con la terapia antirretroviral (ART). Cuando se administra a diario y tal como lo indica el médico, las mujeres pueden tener vidas largas y saludables. Otro beneficio de la ART es que ayuda a prevenir la transmisión a la pareja sexual o cuando se comparten agujas, y de madre a hijo durante el embarazo, el parto y la lactancia materna. Los miembros, defensores y expertos de la comunidad con VIH suelen denominarlo "Indetectable igual a Intransmisible" o "I=I".

Todos podemos tomar medidas para terminar con la epidemia del VIH. La primera de todas es cuidarnos. Hazte una prueba para conocer tu estado o utiliza herramientas de prevención como los PrEP o condones. O bien, busca tratamientos, si corresponde. Luego, escucha a las personas con VIH o que tienen riesgo de padecerlo. Pueden compartir sus experiencias de vida y los desafíos que enfrentan a la hora de acceder a los servicios de prevención, tratamiento y atención.

También podemos utilizar las herramientas de prevención y prueba del VIH disponibles y ayudar a difundir el mensaje con nuestra familia, amigos y redes. La prueba de autodiagnóstico del VIH es una opción muy eficaz en esta época de distanciamiento social, puesto que es difícil acceder a los lugares habituales donde se brinda atención y pruebas de VIH. Los programas de ayuda, como  Preparados, listos, PrEP, brindan medicamentos PrEP gratis para las personas sin cobertura de medicamentos con receta.

Quiero decirle a todas las mujeres y niñas del mundo que no están solas. Son valiosas y las aliento a empoderarse y controlar su salud y bienestar. En el Día Nacional de Concientización sobre el VIH / SIDA en las Mujeres y Niñas, honramos a quienes nos inspiran con su resiliencia a la hora de enfrentar grandes obstáculos y que nos motivan con su sólido liderazgo. Me complace conocer y trabajar con mujeres y niñas tan fuertes, inteligentes y habilidosas.  Sé que terminaremos con la epidemia del VIH si trabajamos juntos.  Tenemos el poder de escuchar, aprender, aprovechar, amar y vivir con nuestra verdad.