Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Marcando la diferencia en este Mes Nacional de la Herencia Hispana

12 de octubre de 2015

Nota del editor: este blog ha sido extraído del blog de HHS.gov. La fecha de publicación original fue el 8 de octubre de 2015. Lee la publicación original.

Tres generaciones de mujeres hispanas.Hace poco, la Secretaria Burwell se reunió con el plantel directivo de United Farm Workers y Farmworker Justice. Es muchísimo lo que podemos aprender de estos líderes hoy en día, y también de sus predecesores.

En 1970, luego de organizar con éxito a los agricultores de viñedos, el carismático presidente del nuevo Comité Organizativo de United Farm Workers conducía apresuradamente de San José, California, a Salinas. En conversación con un periodista que le acompañaba en el auto, decía: "Siempre sostuve que no son las estructuras las que pueden generar el cambio. No son los reglamentos ni los procedimientos ni la ideología, son los seres humanos los que marcan la diferencia".

Las palabras de César Chávez son una realidad en la actualidad y durante el Mes Nacional de la Herencia Hispana, que se conmemora del 15 de septiembre al 15 de octubre, celebramos la influencia que los hispanos han tenido en la creación misma de la historia de nuestra nación.

Por eso, mientras el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (HHS, por sus siglas en inglés) trabaja para transformar nuestro sistema de salud de tal manera que los clientes sean el enfoque principal de la atención médica, nosotros promovemos iniciativas de alcance comunitario entre la comunidad hispana, como por ejemplo, la de trabajar junto a los promotores de salud.

Los promotores de salud son trabajadores de la salud comunitarios que brindan información a los miembros de su comunidad sobre los programas, servicios y recursos que se les ofrecen para que puedan tomar decisiones más adecuadas y mejor fundamentadas en cuanto a la salud de sus familias. Puesto que son miembros confiables de sus propias comunidades que comparten un bagaje cultural similar al del resto de los miembros y hablan su mismo idioma, los promotores de salud trabajan junto a las personas y las comunidades para analizar de qué manera la cultura, el idioma y los diferentes estilos de vida contribuyen a sus decisiones sobre salud.

A través del Plan de Acción del HHS para Reducir Disparidades en la Salud por Origen Racial y Étnico, estamos respaldando las iniciativas de los promotores de salud, nuestra Oficina para la Salud de las Minorías y el Comité Directivo de los Promotores de Salud para contribuir a la educación de las comunidades sobre las maneras en las que podemos fomentar nuestra buena salud y la de nuestros seres queridos. Esto conlleva enfocarse en las visitas médicas anuales y otros servicios importantes, como las pruebas de detección de cáncer. Conlleva también fomentar la buena salud cardíaca y ayudar a las personas a disponer de los recursos que necesitan para prevenir y controlar enfermedades crónicas, como la diabetes, que siguen siendo más predominantes entre los hispanos que entre la población blanca no hispana. Los promotores de salud están contribuyendo a mejorar la salud de las comunidades a las que prestan sus servicios.

La tradición de los promotores de salud se basa en la idea de que una buena salud no se compone únicamente de pruebas y píldoras. Proviene de un enfoque integral de la salud que se aplica a las personas en el ámbito en el que desarrollan su vida y reconoce la importancia de compartir hábitos saludables y crear entornos saludables para generar mejores decisiones y resultados en lo concerniente a la salud.

Hoy en día, sabemos que a pesar de los enormes progresos, sigue siendo más probable que sean los hispanos los que no tienen seguro médico, en comparación con grupos de otro origen racial o étnico. Además, sufren enfermedades crónicas, como el asma, la diabetes y el cáncer de cuello uterino, en índices desproporcionadamente altos.

En nuestra iniciativa de transformar el sistema de salud de nuestra nación en un sistema que sea eficiente para todos los estadounidenses, queremos que las personas sean la prioridad de la atención médica. Y gracias a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, estamos progresando.

Desde que se promulgó la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, aproximadamente 17.6 millones de personas sin seguro han accedido a una cobertura de salud, y entre ellas se cuentan 4 millones de hispanos. En el caso de la comunidad hispana, el índice de personas sin seguro ha disminuido en 11.5 puntos porcentuales. Eso significa que actualmente es mayor la cantidad de hispanos que pueden consultar a un médico clínico de manera habitual, acceder al tratamiento de una enfermedad crónica en las primeras etapas de la misma o solicitar servicios de atención de emergencia asequibles y de óptima calidad.

Además, gracias a las nuevas medidas de protección, la cobertura que se ofrece hoy en día es mejor para todo el mundo, sin importar dónde compres tu seguro. Los servicios preventivos sin costo adicional, como los chequeos anuales, ciertas pruebas de detección de cáncer y las vacunas, pueden ser muy efectivos para cerrar la brecha que sigue existiendo en todo lo relativo a la salud de la comunidad hispana.

Ahora, las familias hispanas de todo el país pueden gozar de la tranquilidad que conlleva una cobertura de salud. Pueden descansar mejor por la noche porque saben que ni una enfermedad ni un accidente les perjudicará económicamente.

Pero aún hay más por hacer. El período de inscripción abierta empieza en menos de un mes y es la etapa en la que las personas pueden comprar un nuevo seguro en el Mercado de Seguros Médicos o encontrar un plan que se adapte mejor a las necesidades de sus familias. Y a medida que aumenta el número de estadounidenses con cobertura, debemos corroborar que sepan hacer uso de esa cobertura, poniéndose en contacto con los proveedores y aprovechando sus beneficios.

En esta conmemoración del Mes Nacional de la Herencia Hispana, comprometámonos de común acuerdo a ser esos seres humanos que César Chávez convocó para generar el cambio: hagamos saber a todos dónde pueden recurrir las familias hispanas para obtener una cobertura asequible pero también informémonos sobre los nuevos beneficios que pueden beneficiar nuestra salud y aprovechémoslos.

El próximo período de inscripción abierta comienza el 1 de noviembre y se extiende hasta el 31 de enero de 2016.

Para obtener más información, visita HealthCare.gov o CuidadoDeSalud.gov.

También puedes buscar asistencia en tu propia comunidad ingresando a localhelp.healthcare.gov o llamando al 800-318-2596
(TTY: 855-889-4325). Los operadores están a tu disposición, de día o de noche, y hablan español e inglés.