Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Más de 2.8 millones de motivos para tener esperanza

Enero 9 de 2014

Nota del editor: esta entrada de blog es un cruce de información con el blog de Healthcare.gov. La fecha de publicación original fue el 9 de enero de 2014.

Decidimos vestir prendas rosas porque todos los años el cáncer de mama nos roba las vidas de nuestras hijas. De nuestras hermanas, madres y abuelas. De nuestras tías y vecinas. De nuestras colegas, de nuestras amigas. Perdemos a casi 40,000 estadounidenses al año por esta enfermedad, que es la segunda causa principal de muerte por cáncer entre las mujeres en nuestro país, solo detrás del cáncer de pulmón.

Sin embargo, hay esperanza.

Al trabajar juntos como estadounidenses unidos en la lucha contra esta enfermedad, hemos disminuido las tasas de mortalidad. La detectamos más temprano. La tratamos con mayor efectividad. Y trabajamos codo con codo con más de 2.8 millones de sobrevivientes de cáncer de mama de nuestro país.

Estamos logrando importantes avances en la lucha contra esta enfermedad y, para las mujeres que corren un riesgo relativamente mayor de contraer cáncer de mama, en la actualidad el acceso a los tratamientos tempranos puede mejorar su salud.

En base a una sólida revisión de la evidencia, un panel independiente de expertos conocido como Fuerza de Tarea de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF, por sus siglas en inglés) recientemente recomendó que los médicos clínicos ofrezcan recetar medicamentos quimiopreventivos, como el tamoxifeno o el raloxifeno, a las mujeres que corren mayor riesgo (siempre y cuando también corran un bajo riesgo de padecer los efectos adversos de la medicación). La Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica también recomendó esos medicamentos a ciertas mujeres que corren un mayor riesgo.

Estos medicamentos son para reducir el riesgo y, a través de pruebas controladas aleatorias, se ha demostrado que reducen de manera significativa el riesgo relativo de padecer ciertos tipos de cáncer de mama en mujeres que corren mayor riesgo de desarrollarlo. Pero se ha cuestionado si esos medicamentos son considerados una prevención a los fines de proteger al consumidor.

Por ese motivo, hoy el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) emitió una guía para aclarar este punto conforme a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio: la mayoría de las compañías de seguros de salud y los planes para empleadores deben cubrir el tamoxifeno y el raloxifeno, al igual que otros servicios preventivos recomendados, sin copagos u otros gastos de desembolso personal para las mujeres con mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama.

El acceso a medicamentos como el tamoxifeno o el raloxifeno es solo una de las numerosas maneras en las que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio ayuda en la lucha contra el cáncer.

A través del Mercado de Seguros Médicos, la nueva ley de atención médica también ayuda al hacer que la atención médica sea más asequible y accesible para millones de estadounidenses. Y cuando piensas que los estadounidenses sin seguro y que han sido diagnosticados con cáncer tienen un 60 más de probabilidades de morir de cáncer que los que tienen seguro, el trabajo que hacemos juntos para ampliar el acceso al seguro de salud es un trabajo que salva vidas.

Junto con la esperanza y el corazón de los sobrevivientes en cada parte de nuestro país, tenemos más de 2.8 millones de razones para tener esperanza en la lucha contra el cáncer de mama.

En el HHS, estamos comprometidos con la causa de ampliar el acceso a esos medicamentos que podrían salvar la vida de las mujeres a las que sus médicos se los recomendaron.

La congresista Debbie Wasserman Schultz representa al 23.º distrito congresional de Florida y es una sobreviviente del cáncer de mama que tiene la mutación genética BRCA 2 y utiliza el tamoxifeno como parte de su tratamiento continuo.