Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Respeta el color rojo: mi iniciativa para terminar con el abuso

17 de febrero de 2016

Advertencia sobre contenido: violación y abuso sexual

Una selfie roja."Ella se lo está buscando. Mira lo que se puso: un vestido rojo y sexy".

¿Has escuchado alguna vez a alguien decir algo como esto? Quizás tú lo has pensando sobre alguien que viste con una falda corta y unos tacones altos en una fiesta, en un bar o en la calle. ¿Cuándo comenzamos a pensar que un vestido rojo y sexy significa "adelante" o indica una "luz verde" en el mundo de la intimidad?

Desde que tengo uso de razón, mis padres y mis maestros me dijeron que el rojo significa "detenerse". La luz roja del semáforo o una señal de pare roja no son señales rojas que nos sugieren o recomiendan detenernos. Nos obligan a detenernos. El rojo exige respeto. El rojo está ahí por nuestra seguridad, para protegernos del peligro. El rojo se reconoce a nivel mundial y va en serio. Cuando ves el rojo, debes esperar a que la luz esté verde. El rojo nunca significa que debes intentar escabullirte por la intersección, incluso cuando no ves a nadie cerca y no crees que alguien te atrapará infringiendo la ley.

Tenía 18 años cuando el chico que me gustaba decidió no respetar mi pedido de que se detenga, mi "rojo". Le había dejado en claro que estaba esperando a estar casada, pero no me escuchó y no estaba dispuesto a esperar.

Conté lo que me había pasado y HBO hizo una película con mi historia. Por alguna razón, decidieron que mi personaje llevara un vestido rojo corto en esa condenada cita en un restaurante lujoso. No me mostraron con el vestido de terciopelo negro conservador que usé en la vida real. ¿Por qué este cambio de vestimenta? ¿Qué estaban diciendo sobre mí y mi derecho a decir "detente"? ¿El rojo no significaba lo mismo para ellos que lo que significaba para mí?

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 4 hombres en los Estados Unidos han sufrido una violación, violencia física y/o acecho de parte de una pareja durante su vida. Cada una de estas víctimas han sido tratadas de una manera en la que su "rojo" no se respetó.

Katie KoestnerViajo por todo el país para compartir mi historia personal sobre cómo, a los 18 años, mi acompañante no me respetó y violó mi "rojo". Espero que mi historia pueda inspirar a otras personas para que digan lo que piensan y sepan que merecen ser respetadas. Quiero que todas sepan que tienen derecho a ser una "luz roja" hasta que estén preparadas a pasar a la "verde".

Siempre debemos sentirnos respetadas. Entonces, ¿qué pasa si comenzamos a pensar en nosotras como el "rojo"? ¿Y si nacemos en "rojo" y todos saben que somos una zona prohibida por defecto? No importa qué hemos hecho en el pasado, dónde estamos o qué ropa usamos. Es nuestra decisión permitir que alguien nos toque, es decir, cuándo queremos ser "verde".

Pero no solo se trata de cómo pensamos en nuestros propios cuerpos. Si les decimos a nuestras hijas, sobrinas, hermanas o amigas que dejen de ponerse ciertas cosas para que "no den una mala señal", estamos reforzando el mensaje equivocado. Y los muchachos también lo estuchan. Escuchan que lo que una chica lleva puesto es más importante que lo que dice, que quizás no quiere decir realmente "detente". Pero nuestra ropa no dicta nuestro color, nosotras lo hacemos. Todas tenemos el derecho de ser "rojo" y ser tratadas como "rojo" en cualquier momento, sin importar qué ropa llevamos puesta.

Juntas podemos hacer que este mundo sea una realidad. Únete a mí para exigir que los otros respeten nuestro "rojo" al sacarte una selfie roja para la campaña Respect My Red. Toma una foto, edítala en blanco y negro, decórala con rojo y luego compártela con nosotros.

También puedes unirte a la conversación sobre Respect My Red el jueves 3 de marzo de 2016 a las 9 p.m. ET con nuestro taller sobre relaciones, romance y respeto. Está abierta a todos y la participación es gratuita. Inscríbete u obtén más información en TakeBackTheNight.org.

Katie Koestner apareció en la portada de la revista TIME a los 18 años como la primera víctima de violación en una "cita" que contó su historia. Ha sido el argumento de una película de HBO, ha dado charlas en más de 3,000 escuelas y ha aparecido en Oprah, NBC, CNBC, CNN, Good Morning America y muchísimos otros programas de televisión.

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta entrada de blog pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.