Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Relaciones sexuales y mujeres mayores

Septiembre 25 de 2016

Para las mujeres mayores, las prioridades de bienestar pueden ser bastante claras: para gozar de la mejor salud, es necesario que nos hagamos controles médicos, nos alimentemos bien, hagamos actividad física regular, prestemos atención a nuestra salud mental y evitemos comportamientos poco saludables.

Dr. Cheryl Phillips¿Pero qué hay acerca de la intimidad sexual?

Hay muchos mitos y creencias sobre el envejecimiento y el sexo. Una creencia popular es que las personas mayores de 55 años no tienen, no piensan en o no desean tener relaciones sexuales. Eso no siempre es así. Nuestras necesidades como seres humanos no cambian solo porque envejecemos. Todos necesitamos la interacción con otros, conexiones sociales y, para muchos, intimidad sexual y relaciones románticas. De hecho, las mujeres mayores que permanecen sexualmente activas suelen tener mayor autoestima y niveles más altos de participación social y satisfacción en la vida.

Después de la menopausia, puedes haberte sentido aliviada de no tener que preocuparte por los anticonceptivos, pero esa nueva libertad no significa que deberías olvidarte del sexo seguro. Todos necesitamos protegernos de infecciones de transmisión sexual (ITS) usando condones con parejas nuevas, siendo monógamos o limitando nuestra cantidad de parejas, y sometiéndonos a pruebas de ITS. Eso significa hablar de manera franca y honesta con médicos y enfermeras. Desafortunadamente, para muchas mujeres, hablar de sexo es incómodo. Si tienes cierta edad o estuviste con una sola pareja por muchos años, es posible que no hayas discutido sobre estas cosas con un médico en mucho tiempo. Pero hay un buen motivo para comenzar: según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las personas mayores de 55 representaron el 26 % de todos los estadounidenses que vivían con una infección por VIH diagnosticado o no diagnosticado en 2013. Te aliento a que pienses en las preguntas que tienes sobre ti misma, tu cuerpo y tus relaciones. No tengas miedo de hacérselas a tu médico o enfermera. Confía en mí, ya lo escucharon todo y pueden ayudarte a encontrar la mejor manera de mantenerte saludable mientras disfrutas de la intimidad sexual.

A medida que las personas envejecen, necesitan más ayuda y cuidados diarios que pueden obtener al vivir con la familia o de manera independiente. Pero solo porque te mudas a una comunidad de vida asistida o asilo, ¡no significa que tienes que resignarte a no tener relaciones íntimas! Si estás considerando mudarte a un asilo o ya vives en uno, es posible que te preocupe saber lo que puedes hacer y lo que no. O puedes sentirte rara al no tener la privacidad a la que estás acostumbrada.

Reconociendo que la sexualidad saludable es una parte importante de las relaciones adultas, los asilos y comunidades de vida asistida deberían detallar los valores de la comunidad, aclarar las responsabilidades del personal y proteger las relaciones de los residentes y su salud física y emocional. Esto puede ser de gran ayuda para los residentes y el personal. Ayuda a prevenir situaciones embarazosas y conflictos innecesarios, y puede ayudar a que el personal trabaje sobre sus creencias (y posibles concepciones erróneas) sobre los adultos mayores y el sexo. También ayuda a abordar algunos asuntos complejos como el consentimiento, el abuso y cuánto necesitan saber los familiares de los residentes.

Las relaciones sexuales saludables y románticas son una parte importante de la vida de muchos adultos. No deberíamos resignarlas solo porque hemos envejecido.

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta publicación pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.