El abuso sexual también puede ocurrir en las relaciones

Advertencia sobre el contenido: violencia (física, sexual), violación, abuso sexual

Abril es el mes de Concientización sobre el Abuso Sexual, una campaña reconocida en el ámbito nacional destinada a dirigir la atención al hecho de que una de cada cinco mujeres y uno de cada cincuenta y nueve hombres (PDF, 4.7 MB) sufrirán abuso sexual en sus vidas.

Solemos equiparar las relaciones amorosas con el consentimiento, lo cual lleva a la idea falsa de que el abuso sexual no puede ocurrir entre personas que tienen una relación de noviazgo y matrimonio. Pero está lejos de ser verdad. De hecho, en las últimas dos décadas, hubo un conjunto de investigaciones para establecer la conexión entre la violencia doméstica y los malos resultados reproductivos para las mujeres, entre ellos, embarazos no deseados, VIH / SIDA y lesiones graves.

Los síntomas y las señales de este tipo de violencia doméstica suelen ser difíciles de detectar. Para mantener el poder y el control en una relación, los maltratadores pueden usar la coerción reproductiva y sexual para interferir en la salud reproductiva de su pareja y esto da lugar a formas de victimización ocultas y, con frecuencia, indetectables.

Para abordar este problema generalizado, FUTURES Without Violence trabaja con socios de todo el país, incluida La Clínica del Pueblo (La Clínica) en Washington, DC, a fin de capacitar a sus proveedores para hablar sobre violencia doméstica y sexual, promover relaciones saludables y mejorar los resultados de salud y seguridad de todos sus clientes.

La Clínica atiende principalmente a personas y familias de bajos recursos. Uno de esos clientes es "María", una madre de cuatro niños que tiene 34 años y es inmigrante de El Salvador. Mientras respondía preguntas durante una visita de control, María le reveló a su proveedor que ninguno de sus embarazos había sido planificado y que tenía problemas en la relación con su pareja.

Al escuchar esto, se activó una señal de alarma y su proveedor le ofreció de inmediato contactarla con el programa de violencia doméstica de La Clínica, Entre Amigas. María reveló que su pareja la maltrataba físicamente, que le era infiel y que, con frecuencia, la obligaba a tener relaciones sexuales. Soportó esta conducta durante más de 14 años. Había intentado abandonar a su pareja más de una vez, pero sus amenazas a ella y sus hijos (acompañadas por violencia física y sexual) la obligaban a quedarse.

El personal de La Clínica trabajó con María para crear un plan de seguridad personal que le permitiera asumir el control de su salud reproductiva y no ponerla o poner a sus hijos en peligro. Con el tiempo, María tomó la valiente decisión de abandonar a su marido. Hoy, ella y sus hijos viven libres de violencia gracias a los proveedores de La Clínica.

¿Cómo saber si estás sufriendo violencia?

Pregúntate:

  • ¿Mi pareja me obliga a tener relaciones sexuales cuando no quiero?
  • ¿Mi pareja se mete en mis anticonceptivos o intenta hacerme quedar embarazada cuando no quiero?
  • ¿Mi pareja se niega a usar condones cuando se lo pido? ¿Tengo miedo de pedirle a mi pareja que use condones?
  • ¿Mi pareja me dice con quién puedo hablar o a dónde puedo ir?
  • ¿Tengo miedo de que mi pareja me lastime si le digo que tengo una infección de transmisión sexual y que él también necesita tratarse?
  • ¿Mi pareja me ha hecho sentir miedo o me ha lastimado físicamente?

Si respondiste SÍ a alguna de estas preguntas, no estás sola. Es importante buscar ayuda, ya sea de un proveedor de atención médica o de un abogado.

Conforme a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, los nuevos planes de salud deben reembolsar a los proveedores de atención médica los exámenes y el asesoramiento relacionados con violencia doméstica como parte de los servicios de atención médica preventiva sin costo adicional para ti. Mira este folleto a fin de obtener consejos para hablar con tu proveedor de atención médica sobre tus inquietudes. Además, puedes hablar en forma confidencial con abogados capacitados en el tema las 24 horas del día, los 7 días de la semana si llamas al 1-800-799-7233 (SAFE).

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta entrada de blog pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.