Lo que tu ginecólogo quiere saber

Dra. Sara ImersheinDra. Sara Imhershein
¿La sola idea de ir al ginecólogo te incomoda? No tiene que ser así. Quizás nunca se convierta en tu actividad favorita, pero con un poco de planificación (¡y un poco de valor!) tu visita puede ser una parte muy importante dentro del plan para tu salud general. Para ayudarte a sacar el máximo provecho de tu próxima consulta, nos reunimos con la ginecóloga Dra. Sara Imershein para conocer su opinión sobre cómo prepararse para la consulta y cómo hacer esas preguntas embarazosas.

P: ¿Cuánto hace que eres ginecóloga?
R: Hace más de 35 años. Me recibí de la Facultad de medicina en 1980.

P: Seguro que eso representa muchas visitas médicas de rutina. ¿Por qué crees que las mujeres deben hacerse controles anuales?
R: Te da la oportunidad de desarrollar una relación con tu médico y conocer qué medidas preventivas de salud puedes tomar para tu salud a corto y largo plazo. Sentirte cómoda con tu ginecólogo puede permitirte recibir la información que necesitas sobre lo que es adecuado para cada etapa de tu vida.

P: ¿Qué deberían hacer las mujeres como preparación para sus visitas médicas de rutina?
R: Escribir una lista con preguntas. A veces las pacientes se avergüenzan de sacar su lista, pero a mí me encantan las listas. Si llevas una lista, no tendrás la preocupación de haberte olvidado alguna pregunta. Si es larga, a veces digo, "hoy solo cubriremos algunos temas, pero programemos una consulta de seguimiento". Es posible que las consultas de seguimiento no sean gratuitas o tengan un copago.

También, recuerda anotar el nombre y la dosis de todos tus medicamentos. Incluso queremos saber sobre los medicamentos que no requieren una receta (como suplementos, productos herbales, energizantes, vitaminas o medicamentos para el resfrío).

Ten en cuenta que cuando programas una visita médica anual, es simplemente una revisión de rutina para una mujer "sana", de manera que solo destinamos el tiempo suficiente para un control.

No obstante, si tienes una queja o una preocupación, como dolor, sangrado anormal o infecciones urinarias recurrentes, anótalo y piensa en las respuestas a estas preguntas:

  • ¿Hace cuánto que lo notaste? ¿Cuál es el patrón?
  • ¿Qué lo empeora o mejora? (actividad, dieta, posición, dormir, sexo, alimentos) ¿Has intentado con calor, reposo o medicamentos de venta libre?
  • ¿Qué más ha cambiado durante este período?, ¿empezaste un nuevo trabajo, trataste de perder peso, tomaste un nuevo suplemento dietario?, ¿empezaste a usar un nuevo jabón o un nuevo champú?, ¿tienes una nueva pareja?

P: ¿Qué les dirías a las mujeres que tienen vergüenza de ir al ginecólogo?
R: Sí, es embarazoso. No obstante, hacemos muchas cosas incómodas y embarazosas que son buenas para nosotras. Al final del día, la mayoría de las mujeres se darán cuenta de que no es tan malo como pensaban que sería y se sienten mejor sabiendo que todo está bien.

Incluso me felicito por haber ido al ginecólogo. Con las mamografías pasa lo mismo. Odio tener que hacérmelas, pero pienso: "Uf. Me ocupé de mi salud".

P: ¿Y con respecto a esas preguntas que las hacen sentir incómodas?
R: Hemos visto de todo y para nosotros es parte natural del trabajo. Si te sientes nerviosa por tener que preguntar algo, escríbelo antes de venir. Si lo pones por escrito, ya lo has enfrentado y simplemente puedes leérmelo. Aprendo mucho escuchando a la paciente y su historia, lo que luego me puede ser útil para el examen físico.

P: ¿Cuáles crees que son los temas que toda mujer debe tratar con su ginecólogo?
R: Depende de la etapa en la que estés en tu vida, pero los patrones de sangrado son importantes en todas las edades. Las mujeres que estén menstruando deben tener un calendario menstrual. Cuando les preguntamos cuál fue su último período menstrual, queremos saber el primer día y no el último día. Sepan la respuesta antes de entrar al consultorio. Si eres menopáusica, infórmanos si has tenido algún sangrado, pérdidas o flujo amarronado o con sangre.

Cuéntanos sobre cualquier cambio fuera de lo normal. Ten en cuenta que puede ser distinto para ti, pero igual ser normal. Nuestro cuerpo cambia con la edad, por eso los patrones pueden cambiar. Algo puede resultarte raro, pero yo debo averiguar si es anormal. Si te preocupa algo, programa una cita.

P: ¿Qué les dirías a tus pacientes que están atravesando por la perimenopausia y la menopausia?
R: Es de esperar que tu mamá te cuente sobre tu primer período menstrual, pero lamentablemente, es posible que no te cuente sobre el último. La menopausia comparte similitudes con la adolescencia: los ciclos irregulares y los cambios de humor. Pero en lugar del acné de la adolescencia hay sofocones, arrugas y cambios en la forma de cuerpo. No es de extrañar que tengamos tantas preguntas.

La menopausia empieza oficialmente un año después del último período menstrual y normalmente ocurre entre los 40 y los 55 años. La perimenopausia es el período que lleva al último período menstrual.

Mi primera sugerencia es, nuevamente, tener buenos registros menstruales. Hay aplicaciones disponibles. Luego infórmate. Yo recomiendo el sitio web de The North American Menopause Society (versión en inglés). La mayoría de las mujeres toleran los cambios con nada más que consuelo. Pero para algunas mujeres, la terapia de reemplazo hormonal puede ser una opción segura y muy útil, o las opciones sin hormonas pueden ser mejor. Una consulta con el ginecólogo puede ayudarte a decidir si el tratamiento para la menopausia es el adecuado para ti.

P: ¿Qué preguntas desearías que te hicieran las mujeres?
R: Depende de la edad, pero si alguien quiere ser mamá, deberíamos hablar sobre las cosas que debe tener en cuenta. Si no quiere ser mamá pronto, sugiero lo mismo. Hablemos sobre las cosas que debe tener en cuenta, así puede quedar embarazada cuando lo desee, en vez de quedar embarazada y luego decidir qué hacer. Los embarazos planeados son más saludables.

Si existe alguna posibilidad de que puedas quedar embarazada, no importa cuán improbable lo consideres, tus probabilidades son altas. Esto significa que debes elegir un método anticonceptivo moderno, seguro y eficaz que sea adecuado para ti. También tienes que tomar multivitamínicos con ácido fólico, evitar el consumo de alcohol y otras toxinas, y no exponerte a peligros ambientales, porque si quedas embarazada, lo mejor es que para ese momento ya hayas disminuido las sustancias potencialmente nocivas a las que podría estar expuesto tu bebé. Es mejor que hagas esto antes del embarazo, no después de una prueba de embarazo positiva.

P: Hablemos sobre las infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés). ¿Cuáles son tus principales consejos para la prevención?
R: La abstinencia es excelente para la prevención. Pero la abstinencia no significa simplemente abstenerse de tener relaciones sexuales. Significa abstenerse de tener contacto íntimo. Lamentablemente, la abstinencia a menudo es inefectiva; digamos que es un error de usuario. Las parejas que son sexualmente activas y no usan ningún método anticonceptivo tienen una probabilidad del 85 % de tener un embarazo en el transcurso de un año.

Muchas STI como el VIH, la clamidia y la gonorrea se pueden prevenir con condones de látex o silicona. Pero el herpes, el VPH y las ladillas se propagan por medio de cualquier contacto con la piel. Puedes usar condones, pero no cubren el cuerpo del pene o la vulva, así que para prevenir esas enfermedades sería mejor usar un preservativo femenino.

Además, tienes que conocer a tu pareja. Pídele a tu pareja que se haga la prueba. Charlen sobre el tema.

P: Sabemos que los períodos pueden ser incómodos, pero si sientes dolor, ¿cuál es la mejor forma de hablarlo con tu médico?
R: La mayoría de las mujeres experimentan cierto dolor menstrual u otros síntomas en algún momento de sus vidas. A la mayoría de las mujeres, un medicamento de venta libre puede aliviarles el dolor. Si eso no funciona, algunos métodos anticonceptivos hormonales pueden ser efectivos. A algunas mujeres, el ejercicio les puede disminuir los calambres.

Habla con tu médico si no puedes controlar el dolor y si es frecuente. Presta atención durante un tiempo para averiguar qué lo empeora y qué lo mejora. A veces el dolor menstrual es señal de un trastorno subyacente, como endometriosis o fibromas.

Esperamos que tengan en cuenta el consejo de la Dra. Imershein en su próxima visita médica anual. Mientras tanto, si buscas información sobre temas de salud específicos, consulta nuestra página de temas de salud de la A a la Z.

Para saber más sobre la Dra. Imershein, síguela en Twitter: @SaraImersheinMD.

Las declaraciones y opiniones en esta entrevista pertenecen a la persona entrevistada y no representan necesariamente los puntos de vista de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.