Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

#WhyIStayed es solo una parte de mi historia

15 de octubre de 2015

Beverly GoodenMe senté en la sala de admisiones de la sala de emergencias y escuché a una enfermera hacerme una serie de preguntas acerca de mis migrañas.

"¿Puedes clasificar tu dolor en una escala del uno al 10?"

"Ocho".

"¿Puedes describir el dolor? ¿Es punzante, palpitante, constante?"

"Palpitante".

"¿Eres víctima de violencia doméstica?"

Hice una pausa. "No".

Era víctima de violencia doméstica, pero no estaba lista para admitirlo. Y no estaba lista para marcharme.

Mantuve un matrimonio abusivo por varios años. Casi al final, planifiqué estratégicamente mi escapada y la llevé a cabo. Me llevé muy poco, salvo algunas cosas de mi casa, mucha culpa y muchísima vergüenza.

En 2014, Ray Rice le pegó un puñetazo a su novia en un ascensor y conmocionó a toda la nación. Aún más conmocionante para muchos fue el hecho de que la novia de Rice se casó con él después del incidente. ¿Por qué se quedó? No puedo hablar por ella, pero sí tengo mis propias razones por quedarme en un matrimonio abusivo. Por eso empecé el hashtag #WhyIStayed, para crear un espacio público para que las sobrevivientes cuenten sus historias de abuso.

En el pasado, estas historias hubieran sido parte de un debate general de violencia contra la mujer. Pero ahora se destacan por ser una parte importantísima de la historia. En 2014, compartí los motivos por los que me quedaba en #WhyIStayed. Esta es la historia sobre cómo me fui.

Irme fue difícil pero no imposible. La parte más difícil fue dar el primer paso, alimentando silenciosamente el deseo de dejar la vida que habíamos creado juntos. Durante años estuve sola, escondiendo el devastador secreto del abuso. Lo último que quería era estar sola de nuevo, pero era el futuro cercano que tenía que enfrentar. Decidí que prefería estar viva a estar casada. Tiempo después de irme, descubrí que no estaba sola para nada.

Junté productos de tocador, algunas prendas y mi pasaporte. Los puse en una mochila que escondí en mi clóset. Fui ahorrando algo de dinero cuando hacía las compras en el supermercado todas las semanas. Alquilé una pequeña unidad de almacenamiento de 5'x5' para guardar objetos más grandes, como libros y un contenedor con ropa. Después de marcharme, me quedé por corto tiempo en un refugio para víctimas de violencia doméstica. El personal me dio asistencia con el transporte, las necesidades básicas y el tratamiento para la salud mental que tanto necesitaba.

Visité el departamento de servicios sociales y pude recibir asistencia temporal a través de programas como SNAP, que ofrece alimentos y asistencia nutricional, y el Programa de Asistencia Energética para Hogares de Bajos Ingresos. La clínica de salud en mi barrio ofrecía servicios médicos y dentales en escala variable, lo que significa que el costo se basaba en mis ingresos y lo que podía pagar.

Alquilé una habitación en una pensión junto con tres estudiantes universitarias. Nos cuidábamos unas a otras y forjamos vínculos muy cercanos. Me postulé para un empleo temporal en recursos humanos y entablé mis conexiones profesionales en el trabajo. En un punto llegué a ahorrar $500 y compré un automóvil nuevo. Me reconecté con amigos con los que hacía años que no hablaba.

En el refugio para víctimas de violencia doméstica ofrecían terapia grupal gratis. Ahí fue donde conocí mujeres increíbles que tenían las mismas historias de abuso que la mía. Nos unió el dolor, conversamos sobre nuestro futuro y fomentamos el optimismo.

Comencé a trabajar como voluntaria, me uní a una organización cívica y corrí 5K para concientizar sobre la violencia doméstica. Encontré una comunidad. Tomé la decisión de estar abierta a la posibilidad de una nueva vida, y esa decisión ha sido gratificante.

Hay esperanza.

Me quedé porque no me imaginaba una vida sin la persona que amaba. Pero ahora que me fui, no me puedo imaginar una vida más hermosa que la que tengo.

Beverly Gooden es una sobreviviente de violencia doméstica y creadora del movimiento en redes sociales #WhyIStayed. Obtuvo su título de licenciatura en periodismo y comunicaciones de Hampton University en 2005 y su título de maestría en justicia social de Loyola University Chicago. Después de años en el campo de la justicia social, trabajando en viviendas de desarrollo comunitarias asequibles, estudió otra carrera en recursos humanos, con especialidad en trabajo y compensación. En su rol de presentadora, Beverly habla sobre violencia de pareja, violencia en el noviazgo en los campus universitarios y derechos de las víctimas. Es fundadora de Ella Mae Foundation, una organización sin fines de lucro que trabaja para concientizar sobre la violencia doméstica e identificar enfoques prácticos para detenerla. Para obtener más información, visita www.beverlygooden.com.

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta entrada de blog pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.