Sé prudente

Adoptar un estilo de vida activo es una decisión inteligente. Pero también es sensato hacerlo de manera segura.

Expandir todo
|
Cerrar todo

Comenzar un programa de actividad física

Comienza lentamente si no has estado físicamente activa por un largo tiempo (ver Mantente activa para estar saludable). Además, habla con tu médico antes de comenzar cualquier actividad física si:

Prevenir lesiones

También puedes seguir estos pasos para evitar lesiones:

  • Usa equipos de protección. Por ejemplo, usa casco para andar en bicicleta o calzado adecuado para caminar o trotar.
  • Comienza todos los ejercicios con un calentamiento. Tómate de 5 a 10 minutos para estirar y realizar movimientos lentos, y poco a poco ve aumentando el ritmo hasta caminar de manera enérgica. Haz lo mismo cuando termines de ejercitar hasta que el ritmo cardíaco vuelva a una frecuencia normal.
  • Bebe mucho líquido mientras estás físicamente activa, incluso si no tienes sed.
  • Al agacharte hacia adelante, hazlo siempre desde las caderas, no desde la cintura. Si mantienes la espalda recta, probablemente te estás agachando correctamente. Si la espalda se "joroba", probablemente lo estés haciendo mal.
  • Interrumpe la actividad si te sientes demasiado agitada, mareada, con náuseas o adolorida. Si sientes presión o dolor en el pecho o si te sientes mareada o con dificultad para respirar, detén la actividad inmediatamente y consúltale a tu médico.