Pasos para ponerte en movimiento

Con todas las cosas que tienes que hacer a diario, encontrar el momento y la motivación para ponerte en movimiento puede resultar todo un desafío. Aquí te presentamos 20 ideas para arrancar y mantenerte active.

  1. Si no puedes apartar un espacio en tu agenda, realiza actividades cortas durante el día, como tres caminatas de 10 minutos.
  2. Elige actividades que sean entretenidas.
  3. Varía las actividades para no aburrirte. Por ejemplo, haz diferentes recorridos cuando salgas a trotar, caminar o andar en bicicleta para variar la rutina. O intercala entre salir en bicicleta y trotar.
  4. Únete a un club que ofrezca caminatas o salidas a correr.
  5. Usa un podómetro (un dispositivo pequeño que se coloca en la cintura) que lleva un registro de la cantidad de pasos que realizas. Intenta caminar un poco más día a día o semana a semana.
  6. Propicia oportunidades para estar activa; por ejemplo, estaciona un poco más lejos de tu destino y camina.
  7. Usa las escaleras en vez del ascensor.
  8. Ve al trabajo o a la tienda caminando o en bicicleta.
  9. Sé una persona físicamente activa durante el almuerzo con colegas, familiares o amigos.
  10. Únete a una liga deportiva del trabajo o comunitaria.
  11. Haz una pausa en el trabajo para estirar o realizar una caminata breve.
  12. ¡No permitas que el frío te desanime! Puedes encontrar actividades para realizar durante el invierno, como ejercitar siguiendo un video.
  13. Si tienes hijos, hazte tiempo para jugar con ellos al aire libre. ¡Sé un buen ejemplo!
  14. Sal a bailar con tu pareja o amigos.
  15. Transforma las actividades en eventos sociales; por ejemplo, ve al cine después de haber ejercitado con tu amiga/o.
  16. Planifica vacaciones activas que te mantengan en movimiento, como visitas guiadas y excursiones a pie.
  17. Fija objetivos específicos y a corto plazo y recompénsate cuando los logres.
  18. No esperes cambios corporales inmediatos. Puede tomar semanas o meses hasta que notes algunos cambios (por ejemplo, pérdida de peso) como resultado de la actividad física.
  19. Si vives en un barrio que no es seguro para ejercitarse al aire libre, ponte en contacto con el centro recreativo o iglesia local para averiguar si tienen algún programa de actividad física en espacios cerrados al que puedas unirte.
  20. Haz que la actividad física se convierta en parte de tu rutina diaria; así se hará un hábito y quizás algo que ansíes hacer.