Un proyecto de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Saltar navegación

Logotipo de Women's Health
In English
línea divisoria

Si necesitas ayuda

Las enfermedades mentales son afecciones médicas reales. Casi la mitad de todos los estadounidenses tiene síntomas de una enfermedad mental en algún momento de su vida. Así que si te ocurre, o si le ocurre a alguien cercano, no estás sola.

Aun si cuidas tu cuerpo y tu mente, no hay garantías contra las enfermedades mentales. Ni siquiera los expertos saben la causa exacta de la mayoría de las enfermedades mentales. A veces, las enfermedades mentales tienen un componente genético. Otras veces, son causadas por cambios en el cerebro. Y otras veces, las desencadena una crisis, un trauma, un acto de violencia o un abuso.

Trauma y salud mental

El trauma, la violencia y el abuso son muy comunes. Casi el 25 por ciento de las mujeres son víctimas de violación o abuso físico en un punto de sus vidas. Los efectos del trauma en tu salud mental pueden aparecer inmediatamente o pueden demorar años. Ser víctima de un trauma puede dar lugar a abuso de drogas, abuso de alcohol, mala alimentación, tabaquismo, sexo inseguro, autoagresión o pensamientos suicidas. Si esto te sucedió a ti, busca ayuda profesional para poder enfrentarlo. El tratamiento y apoyo te pueden ayudar.

Hay ayuda disponible para problemas de salud mental. Si te sientes fuera de control o sientes que un problema de salud mental te impide disfrutar la vida, pide ayuda. El centro nacional de información sobre salud mental puede ayudarte a localizar los servicios de salud mental más cercanos.

Tipos de asesoramiento

Obtén más información en la sección recursos de salud mental de womenshealth.gov.

Los tratamientos pueden ayudarte a sentirte mejor y ser feliz nuevamente. El mejor tratamiento depende del tipo de problema que estés enfrentando. Puede ser una terapia cara a cara. Es cuando hablas a solas con un médico o un consejero. O puedes unirte a una terapia grupal, donde hablas con otras personas como tú y un consejero. Tu médico puede recetar medicamentos para ayudarte a controlar o disminuir los síntomas. En ocasiones, las personas usan la terapia mediante la palabra y medicamentos a la vez. Para la mayoría de las personas, esto da mejor resultado que una terapia sola.

Es importante encontrar un lugar de confianza. Si sientes que no mejoras, sigue intentando. Si aún así no te sientes mejor, busca otra persona, tipo de terapia o lugar que de mejor resultado. Es probable que te sientes cómoda con un profesional de la salud mental femenino o con un grupo de apoyo de mujeres. Puedes preferir un grupo que tenga tu misma edad, raza, religión, cultura o que hable tu mismo idioma.

Es probable que tu médico sea la mejor persona a quién acudir primero. Habla abiertamente con tu médico.

Volver arriba

¿Cómo pagaré los servicios de salud mental?

Si tienes seguro de salud, llama a tu plan de salud o a personal de recursos humanos en tu trabajo y solicita una descripción verbal o escrita de la cobertura provista para tratamientos de salud conductual. Muchas aseguradoras ofrecen cobertura para servicios de salud mental y/o tratamientos para abuso de sustancias. Algunos solamente cubren el abuso de sustancias si coexiste con una enfermedad mental. Si planeas usar los beneficios para salud mental o abuso de sustancias a través del plan de seguro, es probable que necesites una derivación de tu médico regular antes de que puedas recibir los servicios.

Además, tu empleador puede ofrecer un programa de asistencia a empleados (EAP, por sus siglas en inglés). Un EAP es un recurso que se ofrece ya sea como parte de los planes de salud patrocinados por el empleador o de manera independiente. Por lo general, las consultas sobre un EAP son gratis, pero la cantidad de consultas puede estar limitada. Ofrecen servicios de atención preventiva como pruebas de detección, evaluaciones de salud mental o abuso de sustancias y/o actividades de bienestar. Es posible que un EAP no incluya todos los servicios y programas, pero muchos asisten a empleados y sus familias en cuestiones relacionadas con el abuso de sustancias, el estrés, la depresión y otros problemas de salud mental. Las consultas de EAP son confidenciales y la información de estas consultas no se comparte con tu empleador.

Si no tienes acceso a un EAP o a un seguro médico patrocinado por tu empleador, quizás puedas acceder a servicios de Medicare o de Medicaid. Para ver si reúnes los requisitos para acceder a estos y otros programas del gobierno y ver qué tipos de cobertura ofrecen, comunícate con los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés) llamando al 877-267-2323 (TDD: 866-226-1819) y con el departamento de seguros de tu estado. En la red, puedes buscar la información de contacto del departamento de seguros de tu estado en http://www.naic.org/state_contacts/sid_websites.htm. También puedes encontrar información de contacto de tu programa de salud mental estatal en el sitio de la Association of State Mental Health Program Directors en http://www.nasmhpd.org/members.html.

Tu agencia de salud mental estatal podrá decirte de qué manera se financian los servicios de salud mental en tu estado. En los centros de salud mental financiados con fondos públicos, como los administrados por los gobiernos a nivel nacional, local o del condado, el costo de muchos servicios se calcula en función de lo que puedas pagar. Así que si no tienes fondos suficientes, igual te prestan servicios. Esto se llama pago por escala variable. Además, los estados suelen trabajar con programas federales como Medicaid para ayudar a algunas personas o familias. Hay información sobre asistencia para atención médica en los departamentos de servicios sociales de tu ciudad/condado, en el departamento de salud y servicios humanos o en la oficina de Seguridad Social.

Volver arriba

Más información sobre "Cuándo necesitas ayuda"

Consulta otras publicaciones y sitios web

Ponte en contacto con otras organizaciones

Última actualización de contenido: 04 de abril de 2013.

Volver arriba