Un proyecto de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Saltar navegación

Logotipo de Women's Health
In English
línea divisoria

Trastornos del espectro autista y trastornos generalizados del desarrollo

Los trastornos del espectro autista (TEA) por lo general se diagnostican durante la infancia. El autismo es un tipo de trastorno generalizado del desarrollo. Todos los niños con TEA tienen dificultades con:

  • Interacción social
  • Comunicación verbal y no verbal
  • Conductas o intereses repetitivos

Un TEA se define a través de ciertos comportamientos que pueden ser desde muy leves a muy graves.

Posibles signos de trastornos del espectro autista en niños

  • No balbucea, señala ni hace gestos significativos al cumplir 1 año de edad
  • No habla ni una palabra a los 16 meses
  • No combina dos palabras a los 2 años
  • No responde al nombre
  • Pierde lenguaje o habilidades sociales

Algunos otros signos

  • Poco contacto visual
  • Parece no saber jugar con juguetes
  • Forma filas de juguetes u otros objetos excesivamente
  • Siente apego por un juguete u objeto particular
  • No sonríe
  • Por momentos, parece tener discapacidad auditiva

Se desconoce la causa del autismo pero es probable que los genes estén relacionados con ella. Es probable que estos genes interrumpan el desarrollo normal del cerebro.

El autismo no tiene cura. Pero, en muchos niños, los síntomas del autismo mejoran con el tratamiento y con la edad. Algunos niños con autismo llevan una vida normal o casi normal al crecer. Las opciones de vida para adultos con TEA incluyen:

  • Vida independiente. Algunos adultos con TEA pueden vivir completamente solos. Otros pueden vivir de forma semi-independiente en su propia casa o departamento si reciben ayuda para resolver problemas importantes, tales como finanzas personales o lidiar con agencias gubernamentales que brindan servicios a personas con discapacidades. Esta ayuda puede ser brindada por familiares, una agencia profesional u otro tipo de proveedor.
  • Vida en casa. Se encuentran disponibles fundaciones gubernamentales que ayudan a las familias que optan por que su hijo adulto con TEA viva en casa. Estos programas incluyen el Ingreso de seguridad suplementario (SSI, por sus siglas en inglés), el Seguro por discapacidad del Seguro Social (SSDI, por sus siglas en inglés), las exenciones de Medicaid, entre otros. La información sobre estos programas se encuentra disponible en Administración del Seguro Social (SSA, por sus siglas en inglés). Una cita con una oficina local de la SSA es un buen comienzo para comprender los programas para los cuales son elegibles los jóvenes.
  • Hogares de crianza y hogares de desarrollo de capacidades. Algunas familias abren sus hogares para brindar cuidados a largo plazo a adultos no familiares con discapacidades. Si se enseñan habilidades de cuidado personal, quehaceres domésticos y se organizan actividades de recreación, se denomina hogar de "desarrollo de habilidades".
  • Convivencia supervisada. Las personas con discapacidades a menudo viven en hogares grupales o apartamentos con personal profesional que ayuda a los individuos con sus necesidades básicas. Los servicios que prestan suelen incluir preparación de comidas, servicio de ama de llaves y atención de las necesidades personales. Las personas con mayor capacidad de manejarse por su cuenta quizás puedan vivir en un hogar o apartamento donde el personal solo los visite algunas veces por semana. Estas personas por lo general pueden preparar sus propias comidas, ir a trabajar y realizar sus actividades cotidianas de manera independiente.
  • Asilos. Si bien la tendencia en las últimas décadas ha sido evitar internar a personas con discapacidades en centros de atención a largo plazo, esta alternativa sigue estando disponible para personas con trastornos del espectro autista (TEA) que necesitan supervisión constante e intensiva. A diferencia de las instituciones de hace años, los centros de hoy ven a sus residentes como individuos con necesidades humanas y ofrecen oportunidades recreativas, así como trabajos sencillos pero gratificantes.

Volver arriba

Tratamiento

Los tratamientos del autismo se centran en:

  • Mejorar el habla
  • Mejorar las habilidades de comunicación no verbal, como la capacidad de hacer contacto visual al hablar con alguien y hacer los gestos correctos con las manos
  • Mejorar la postura y el equilibrio
  • Reducir las conductas repetitivas y las rutinas rígidas

Los medicamentos también pueden contribuir a reducir la tendencia a autoflagelarse, los berrinches y otros efectos del autismo.

Volver arriba

Más información sobre trastornos del espectro autista y trastornos generalizados del desarrollo

Consulta otras publicaciones y sitios web

Ponte en contacto con otras organizaciones

Última actualización del contenido: 29 de marzo de 2010.

Volver arriba