Un proyecto de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Saltar navegación

Logotipo de Women's Health
In English

Salud mental

línea divisoria

Intentar concebir, embarazo y salud mental

mujer embarazada
Información relacionada

El estrés de intentar concebir un bebé y el embarazo mismo pueden afectar la salud mental de una mujer. Es probable que te sientas triste, asustada o que no tienes el control de tu vida, ya sea que estés intentando concebir con todas tus fuerzas o que ya estés embarazada. Quizás te preocupen los costos relacionados con la reproducción asistida o con el embarazo. A lo mejor te inquietan las nuevas responsabilidades que implica convertirse en mamá.

No te guardes todo esto que sientes. ¡Busca ayuda si te sientes deprimida, ansiosa o agobiada! Prevenir o tratar la depresión puede ayudarte a ti y a tu hijo, y también puede ayudar a disminuir el riesgo de que tu hijo padezca depresión o desarrolle otros problemas de salud más adelante.

Infertilidad y salud mental

El término "infertilidad" significa no poder quedarte embarazada después de intentarlo durante un año (o después de intentarlo durante 6 meses si una mujer tiene 35 años o más). Cabe la posibilidad de que las mujeres que puedan quedarse embarazadas, pero no puedan sostener el embarazo, también sean infértiles. La infertilidad afecta entre el 10 y el 15 por ciento de las parejas.

Las mujeres que desean quedarse embarazadas pero todavía no han concebido, a menudo pasan por lo siguiente:

  • Ira
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Problemas en el matrimonio
  • Disfunción sexual
  • Aislamiento social
  • Baja autoestima

Los investigadores aún no están seguros si la salud mental puede afectar la fertilidad, pero sí está claro que la infertilidad puede afectar la salud mental. Sin embargo, sí es probable que los altos niveles de depresión, ansiedad y estrés afecten las hormonas que regulan la ovulación. Esto puede hacer que sea difícil para una mujer quedarse embarazada.

Tratamiento

Algunas parejas con problemas de fertilidad tienen a disposición distintos tratamientos para poder concebir. Muchos de estos tratamientos cuestan mucho dinero, y es probable que las compañías de seguro no los cubran. Si bien muchas de las parejas que buscan tratamiento para la infertilidad ya están estresadas, el proceso y el costo mismo de la reproducción asistida también puede provocar ansiedad, depresión y estrés. Si estás bajo un tratamiento de fertilidad y no está funcionando, es probable que corras el riesgo de tener problemas de autoestima y deprimirte aún más. Intenta mantener una actitud positiva y asegúrate de hablar con tu médico para obtener ayuda si crees que la necesitas. Algunos estudios de investigación han demostrado que las mujeres angustiadas tienen índices de embarazo menores entre las mujeres que están bajo tratamiento por infertilidad.

La terapia conversacional, ya sea individual o grupal, puede disminuir el estrés y los síntomas de cambio de humor. Aquellas mujeres que acudieron a terapia conversacional durante sus tratamientos por infertilidad fueron más propensas a quedarse embarazadas que aquellas que no lo hicieron.

Los investigadores aún están indagando si los medicamentos como los antidepresivos pueden ayudar a las mujeres con problemas de fertilidad. Son muchas las mujeres que prefieren no tomar medicamentos durante los tratamientos por infertilidad por temor a que afecte el resultado del embarazo. Sin embargo, no hay datos que demuestren que los antidepresivos que se usan comúnmente afecten las posibilidades que tiene una mujer de quedarse embarazada.

Volver arriba

Embarazo y salud mental

La depresión es un problema común durante y después del embarazo. Cuando estás embarazada o acabas de tener un bebé, puedes estar deprimida y no saberlo. Algunos cambios normales durante y después del embarazo pueden causar síntomas similares a los de la depresión. La duración de los síntomas y su frecuencia varía en cada paciente.

Estos son algunos síntomas de depresión:

  • Estás intranquila o malhumorada
  • Te sientes triste, desesperanzada o abrumada
  • Lloras mucho
  • No tienes energía o motivación
  • Comes muy poco o demasiado
  • Duermes poco o demasiado
  • Te cuesta concentrarte o tomar decisiones
  • Tienes problemas para recordar las cosas
  • Te sientes culpable e inútil
  • Pierdes el interés o dejas de gozar actividades que antes disfrutabas
  • Te alejas de tus amigos y familiares
  • Tienes dolores de cabeza, dolores o malestares, o problemas estomacales que no desaparecen
  • Tienes pensamientos suicidas

Tu médico puede determinar si tus síntomas son causados por una depresión u otra cosa.

Ciertos factores pueden aumentar tu riesgo de sufrir depresión durante y después del embarazo.

  • Antecedentes personales de depresión u otras enfermedades mentales
  • Antecedentes familiares de depresión u otras enfermedades mentales
  • Falta de apoyo de familiares y amigos
  • Ansiedad o sentimientos negativos sobre el embarazo
  • Problemas con un embarazo o parto anterior
  • Problemas en el matrimonio o de dinero
  • Acontecimientos estresantes de la vida
  • Ser muy joven
  • Abuso de sustancias

Las mujeres que se deprimen durante el embarazo tienen un riesgo mayor de sufrir depresión después del parto. Es importante saber que si tomas medicamentos antidepresivos, dejar de tomarlos al quedar embarazada puede hacer que la depresión regrese. No dejes de tomar ningún medicamento recetado sin hablar primero con tu médico. No tomar un medicamento que necesitas puede ser perjudicial para ti o tu bebé.

Depresión posparto

Después del parto, alrededor del 85 de las mujeres se sienten un poco molestas. Esto no dura mucho en la mayoría de las mujeres. Pero entre un 10 y 15 por ciento se sentirá realmente deprimida o ansiosa. Los trastornos de salud mental durante el posparto se dividen en tres categorías:

  1. Tristeza posparto
  2. Depresión posparto
  3. Psicosis posparto

Entre un 50 y un 85 por ciento de las mujeres sienten tristeza posparto después de dar a luz. Es una experiencia normal después del alumbramiento. Las mujeres con tristeza se sienten lloronas, irritables y ansiosas por hasta dos semanas después del parto. Estos sentimientos desaparecen solos y no requieren de ningún tratamiento.

La depresión posparto puede comenzar en cualquier momento después del parto, pero puede empezar incluso hasta tres meses después de dar a luz. Algunas mujeres han notado que su depresión comenzó durante el embarazo. Los síntomas de depresión posparto aparecen más arriba. Existen distintos factores que pueden provocar la depresión posparto, entre los que se incluyen:

  • Cambios hormonales
  • Insatisfacción marital
  • Poco apoyo social para la nueva madre
  • Eventos de vida estresantes cerca de la fecha del nacimiento (como por ejemplo, un bebé prematuro)

La psicosis posparto es la clase de trastorno de salud mental más grave que le puede seguir al embarazo. Es una condición rara y afecta a solo 1 o 2 mujeres de cada 1000 que dan a luz. Comienza de repente y los síntomas pueden iniciarse dentro de las 48 a 72 horas después del alumbramiento. La mayoría de las mujeres con psicosis posparto muestran síntomas dentro de las dos semanas posteriores al nacimiento. Algunos de estos factores son:

  • Humor depresivo o exaltado que cambia rápidamente (similar al trastorno bipolar)
  • Inquietud
  • Susceptibilidad
  • Insomnio
  • Confusión
  • Comportamiento desorganizado
  • Delirios
  • Escuchar voces que le dicen a la madre que se lastime a ella misma o al bebé

Si una mujer sufre de psicosis posparto corre el riesgo de suicidarse o de dañar a su bebé. Es muy importante avisarle al médico si tú o alguien que conoces se sienten así.

Si tienes síntomas de depresión durante o después del embarazo, llama a tu médico si:

  • La tristeza de posparto no desaparece después de dos semanas
  • Los síntomas de depresión se hacen cada vez más intensos
  • Los síntomas de depresión comienzan en cualquier momento después del parto, incluso hasta muchos meses después
  • Te resulta difícil hacer tareas en el trabajo o en casa
  • No puedes cuidar de ti misma o de tu bebé
  • Piensas en hacerte daño o lastimar a tu bebé

La Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos recomienda hacer exámenes de detección de depresión después del embarazo. Tu médico te hará preguntas para saber si tienes depresión. Tu médico también puede derivarte a un profesional de la salud mental que se especialice en tratar la depresión.

Algunas mujeres no le cuentan a nadie sobre sus síntomas. Se sienten avergonzadas o culpables por sentirse deprimidas cuando se supone que tienen que estar felices. Se preocupan de que la gente piense que no son buenas madres.

Cualquier mujer puede deprimirse durante el embarazo o después de tener un bebé. Eso no significa que seas una mala madre o "no seas apta". Tú y tu bebé no tienen por qué sufrir. Te pueden ayudar.

Tratamiento

Los dos tipos comunes de tratamiento para la depresión relacionada con el embarazo y la depresión posparto son:

  • Terapia conversacional. Con este tratamiento hablas con un terapeuta, psicólogo o trabajador social para aprender cómo cambiar la manera en que la depresión te hace pensar, sentir y actuar.
  • Medicamentos. Tu médico puede recetarte un medicamento antidepresivo. Estos medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión.

Estos métodos de tratamiento se pueden usar solos o juntos. Si estás deprimida, tu depresión puede afectar a tu bebé. Recibir tratamiento es importante para ti y para tu bebé. Habla con tu médico sobre los beneficios y riesgos de tomar medicamentos para tratar la depresión durante el embarazo o la lactancia.

Volver arriba

Más información acerca de intentar concebir, embarazo y salud mental

Lee más en womenshealth.gov

  • Depresión durante y después del embarazo, hoja de datos: esta hoja de datos trata sobre la depresión durante y después del embarazo, las posibles causas, síntomas que puedes experimentar y cómo tratarla. También explica cómo la depresión no tratada puede afectar tu vida en forma negativa.
  • Infertilidad, hoja de datos: esta hoja de datos ofrece información sobre infertilidad, incluidas su causas, maneras de examinarla, tratamientos y un resumen de otras opciones disponibles para tener un bebé.

Consulta otras publicaciones y sitios web

Ponte en contacto con otras organizaciones

Última actualización del contenido: 12 de febrero de 2016.

Volver arriba