Las primeras horas de vida de tu bebé

Luego de meses de espera, ¡por fin ha llegado tu bebé! Las futuras madres suelen pasar mucho tiempo previendo el trabajo de parto, no piensan o ni siquiera saben qué puede ocurrir durante las primeras horas posteriores al parto. Sigue leyendo para estar preparada a la hora de vincularte con tu nuevo tesorito.

Expandir todo
|
Cerrar todo

Cómo lucen los recién nacidos

Podrías sorprenderte con la forma en que lucen los bebés cuando acaban de nacer. Si tuviste parto vaginal, tu bebé llega a este mundo a través de un conducto estrecho y repleto de huesos. No es extraño que los bebés nazcan azulados, magullados y con la cabeza deformada. Pueden tener una oreja doblada. Tu bebé puede tener pelo en toda la cabeza o ser calvo. También puede tener una capa espesa, gelatinosa y blanquecina, que protegía su piel en la matriz. Esto desaparecerá durante el primer baño.

Una vez que el bebé se encuentre en tus brazos, tu mirada irá directamente a sus ojos. La mayoría de los recién nacidos abren los ojos apenas nacen. Al principio, los ojos serán marrones o gris azulado. Al observar a tu bebé, es posible que notes que su cara está un poco hinchada. Puedes notar que tiene pequeños bultos blancos dentro de la boca o en la lengua. Es posible que tu bebé esté muy arrugado. Algunos bebés, especialmente los prematuros, están cubiertos por un vello suave y fino que desaparecerá en un par de semanas. La piel del bebé podría tener marcas de distinto color, manchas o erupciones; podría tener las uñas largas. También podrías observar que los senos y el pene o la vulva del bebé están un poco inflamados.

La forma en que luce el bebé cambiará día a día y muchas de las marcas de nacimiento iniciales desaparecerán con el tiempo. Si tienes alguna inquietud acerca de algo que veas, consulta a tu médico. Después de unas semanas, el recién nacido se verá cada vez más como el bebé que imaginaste en tus sueños.

El vínculo con tu bebé

Pasar tiempo con tu bebé en esas primeras horas de vida es algo muy especial. Si bien es posible que estés cansada, tu bebé podría estar bastante despierto después del nacimiento. Acurruca a tu bebé piel con piel. Deja que conozca tu voz y que estudie tu cara. El bebé puede ver hasta unos dos pies de distancia. Podrías notar que estira los brazos si alguien enciende una luz o hace un ruido repentino. Esto se llama respuesta de sobresalto. Los bebés también nacen con reflejos de sujeción y succión. Pon tu dedo en la palma del bebé y observa cómo sabe apretarlo. Aliméntalo cuando muestre signos de hambre. Puedes visitar nuestra sección sobre lactancia materna para ver consejos y que estos primeros amamantamientos salgan bien.

Atención médica para el recién nacido

Inmediatamente después del nacimiento, los bebés necesitan muchas pruebas y procedimientos importantes para garantizar su salud. Algunos incluso son requeridos por la ley. Pero siempre y cuando el bebé esté sano, todo puede esperar al menos una hora, salvo la prueba de Apgar. La demora de la atención médica preservará los valiosos primeros momentos de vida que tú y tu pareja compartirán con el bebé. Un bebé que no fue examinado y pinchado puede estar más dispuesto a ser amamantado y acurrucado. Por lo tanto, antes del parto, habla con el médico o la partera para demorar las inyecciones, los medicamentos y las pruebas. Al mismo tiempo, no supongas que "alguien se encargará de todo". Como madre, tienes la responsabilidad de asegurarte de que el bebé reciba tanto las vacunas como las pruebas necesarias y correspondientes en tiempo y forma.

Las siguientes pruebas y procedimientos se recomiendan o se requieren en la mayoría de los hospitales de los Estados Unidos:

Prueba de Apgar

La prueba de Apgar es una manera rápida que tienen los médicos para saber si el bebé está sano o si necesita atención médica adicional. Las pruebas de Apgar suelen hacerse dos veces: un minuto después del nacimiento y nuevamente cinco minutos después del nacimiento. Los médicos y las enfermeras analizan cinco signos del estado del bebé. Ellos son:

  • Ritmo cardíaco
  • Respiración
  • Actividad y tono muscular
  • Reflejos
  • Color de la piel

Los puntajes Apgar van de cero a 10. Un bebé que tiene un puntaje de siete o más se considera muy saludable. Aunque un puntaje más bajo no siempre significa que algo está mal. Los bebés perfectamente sanos suelen tener puntajes Apgar bajos en el primer minuto de vida.

En más del 98 por ciento de los casos, el puntaje Apgar llega a siete después de cinco minutos de vida. Cuando no lo hace, el bebé necesita atención médica y un monitoreo riguroso.

Atención oftalmológica

Se pueden aplicar gotas oculares o ungüentos a tu bebé para prevenir infecciones en los ojos que puede contraer durante el parto. Las infecciones de transmisión sexual (ITS), incluso la gonorrea y la clamidia, son una de las principales causas de infecciones oculares en recién nacidos. Estas infecciones pueden ocasionar ceguera si no se tratan.

Los medicamentos que se usan pueden arder o nublar la vista del bebé. Por lo tanto, podrías posponer un poco este tratamiento.

Algunos padres cuestionan si este tratamiento es realmente necesario. Muchas mujeres con bajo riesgo de tener ETS no quieren que sus bebés recién nacidos reciban medicamentos oculares. Pero no existe evidencia que sugiera que este medicamento daña al bebé.

Es importante tener en cuenta que incluso las mujeres embarazadas que tienen resultados negativos de ETS pueden contraer una infección para el momento del parto. Además, la mayoría de las mujeres que tienen gonorrea o clamidia no lo saben porque no tienen síntomas.

Inyección de vitamina K

La American Academy of Pediatrics recomienda que todos los recién nacidos reciban una inyección de vitamina K en la parte superior de la pierna. Los recién nacidos suelen tener bajos niveles de vitamina K en el cuerpo. Esta vitamina es necesaria para que la sangre coagule. Los bajos niveles de vitamina K pueden ocasionar un problema raro, pero grave, de hemorragia. Las investigaciones muestran que las inyecciones de vitamina K previenen las hemorragias peligrosas en los recién nacidos.

Es probable que los bebés sientan dolor cuando se aplica la inyección. Aunque, posteriormente, los bebés no parecen tener ninguna molestia. Puesto que puede ser incómodo para el bebé, podrías posponer un poco esta inyección.

Prueba de detección metabólica para recién nacidos

Los médicos o las enfermeras pinchan el talón del bebé para tomar una pequeña muestra de sangre. Usan esta sangre para detectar muchas enfermedades. Todos los bebés deberían ser examinados, ya que algunos bebés pueden lucir saludables y, sin embargo, tener un problema de salud raro. Un análisis de sangre es la única forma de descubrir estos problemas. Si se descubren de inmediato, podrían prevenirse problemas graves como, por ejemplo, discapacidades del desarrollo, daños en los órganos, ceguera e incluso la muerte.

Los 50 estados y territorios de Estados Unidos hacen pruebas en recién nacidos para detectar fenilcetonuria (FCU), hipotiroidismo, galactosemia y anemia falciforme. Sin embargo, muchos estados hacen pruebas de rutina para detectar hasta 30 enfermedades distintas. March of Dimes recomienda que todos los recién nacidos se sometan a pruebas para detectar, al menos, 29 enfermedades.

Puedes conocer qué pruebas se ofrecen en tu estado si te comunicas con el departamento de salud o el programa de pruebas de detección para recién nacidos. O puedes comunicarte con el Centro nacional de pruebas de detección y recursos genéticos para recién nacidos (NNSGC).

Prueba de audición

La mayoría de los bebés se someten a una prueba de audición poco tiempo después de nacer, generalmente, antes de que abandonen el hospital. Se usan auriculares o micrófonos muy pequeños para ver cómo reacciona el bebé a los sonidos. Todos los recién nacidos necesitan una prueba de audición debido a que los defectos auditivos no son poco frecuentes y la pérdida de audición puede ser difícil de detectar en bebés y niños pequeños. Cuando se detectan problemas en forma temprana, los niños pueden recibir los servicios que necesitan en una etapa inicial. Esto podría evitar retrasos en el habla, el lenguaje y el razonamiento. Pregunta en el hospital o al médico de tu bebé sobre las pruebas de audición para recién nacidos.

Vacuna contra hepatitis B

Todos los recién nacidos reciben una vacuna para protegerlos contra el virus de la hepatitis B (VHB) antes de abandonar el hospital. Lamentablemente, 1 de cada 5 bebés con riesgo de padecer infecciones de VHB abandonan el hospital sin recibir la vacuna ni el tratamiento para recién nacidos cuya protección está demostrada incluso si los bebés estuvieron expuestos al VHB en el nacimiento. El VHB puede provocar una infección crónica, daños hepáticos graves y hasta la muerte.

La vacuna contra la hepatitis B (HepB) es una serie de tres inyecciones distintas. La American Academy of Pediatrics y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que todos los recién nacidos reciban la primera inyección HepB antes de abandonar el hospital. Si la madre tiene VHB, su bebé también deberá recibir una vacuna HBIg dentro de las 12 horas del nacimiento. La segunda inyección HepB deberá administrarse uno o dos meses después del nacimiento. La tercera inyección HepB deberá administrarse después de las 24 semanas de vida y antes de los 18 meses.

Control completo

Poco después del parto, los médicos o las enfermeras también:

  • Registran el peso, la altura y miden la cabeza del recién nacido.
  • Toman la temperatura del bebé.
  • Registran el ritmo cardíaco y la respiración del bebé.
  • Bañan al bebé y limpian el cordón umbilical.