Síndrome del túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano (STC) es el nombre que recibe un grupo de problemas que incluyen hinchazón, dolor, hormigueo y pérdida de fuerzas en tu mano y muñeca. Las mujeres tienen tres veces más posibilidades de sufrir de STC que los hombres. 

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es el STC?

El STC es el nombre que recibe un grupo de problemas que incluyen hinchazón, dolor, hormigueo y pérdida de fuerzas en tu mano y muñeca. Tu muñeca está formada por pequeños huesos que forman un canal estrecho o túnel carpiano. Los tendones y los nervios llamados los nervios medios pasan a través de este túnel desde tu antebrazo hasta tu mano. El nervio medio controla el sentido y las sensaciones en el lado de la palma de tu pulgar y tus dedos. A veces, la hinchazón y la irritación de los tendones ejercen presión en el nervio de la muñeca, lo que causa los síntomas del STC. Por lo general, se ve afectada la mano hábil. Sin embargo, cerca de la mitad de las personas que sufre STC tiene síntomas en ambas manos.

El STC se ha vuelto más habitual en EE. UU. y es bastante costoso en materia de pérdida de capacidad laboral y tratamiento médico oneroso. El Departamento de Trabajo de EE. UU. informó que en 2015 la cantidad promedio de días de faltas al trabajo por STC fue de 28 días.

¿Cuáles son los síntomas del STC?

Por lo general, el STC comienza lentamente con sensaciones de ardor, hormigueo y entumecimiento en la muñeca y la mano. Las zonas más afectadas son el pulgar, el dedo índice y el dedo medio. Al principio, los síntomas aparecen con más frecuencia a la noche. Muchas de las personas que sufren de STC no encuentran la conexión entre una actividad durante el día que pueda estar causando el STC y los síntomas tardíos. Además, muchas personas duermen con la muñeca doblada, lo que puede causar más dolor y síntomas durante la noche. A medida que el STC empeora, puede sentirse el hormigueo durante el día también, junto con dolor que va desde la muñeca hasta el brazo o hacia los dedos. Por lo general, el dolor se siente en la palma de la mano.

Otro de los síntomas del STC es la debilidad en las manos, que empeora con el tiempo. Algunas personas con STC tienen dificultades para tomar un objeto, hacer un puño o agarrar un objeto pequeño. También puede sentirse hinchazón en los dedos aunque no estén inflamados. Con el tiempo, esta sensación aparecerá con más frecuencia.

Si no se trata, el STC puede causar la pérdida de sensibilidad en algunos dedos y debilidad permanente del pulgar. Con el tiempo, los músculos del pulgar pueden desaparecer. Eventualmente, las personas que sufren de STC pueden tener dificultades para diferenciar el frío y el calor al tacto.

¿Cuáles son las causas del STC y quiénes son más propensos a desarrollarlo?

Las mujeres tienen tres veces más posibilidades de sufrir de STC que los hombres. Aunque hay pocas investigaciones sobre por qué esto es así, los científicos tienen varias ideas. Puede ser que sea porque los huesos de las muñecas son naturalmente más pequeños en las mujeres, lo que crea un espacio más reducido por el cual deben pasar los nervios y tendones. Otros investigadores están estudiando los vínculos genéticos que hacen que sea más probable que las mujeres tengan daños musculoesqueléticos como el STC. Las mujeres también tienen grandes cambios hormonales durante el embarazo y la menopausia que las hacen más propensas a sufrir de STC. Por lo general, las mujeres tienen mayor riesgo de sufrir de STC entre los 45 y 54 años de edad. Luego, el riesgo aumenta para los hombres y las mujeres a medida que envejecen.

Existen otros factores que causan STC, que incluyen ciertos problemas de salud y, en algunos casos, no se conoce la causa.

Existen algunos factores de riesgo que podrían aumentar las probabilidades de desarrollar STC:

  • Predisposición genética. El túnel carpiano es más pequeño en algunas personas que en otras.
  • Movimientos repetitivos. Las personas que hacen los mismos movimientos con sus muñecas y manos una y otra vez pueden tener más probabilidades de desarrollar STC. Las personas con ciertos tipos de trabajos tienen más posibilidades de desarrollarlo, como por ejemplo trabajadores de manufactura y ensamblaje, cajeros en tiendas de comestibles, violinistas y carpinteros. Algunos pasatiempos y deportes que implican movimientos repetitivos de la mano también pueden causar STC, como golf, tejido y jardinería. Aún se está investigando si el uso del teclado o de la computadora a largo plazo causa STC. Las pocas investigaciones describen un pequeño vínculo, pero se necesitan más estudios.
  • Lesión o trauma. Un esguince o una fractura de la muñeca puede causar hinchazón y presión en el nervio, lo que aumenta el riesgo de STC. Los movimientos de fuerza y presión de la mano y la muñeca también pueden causar un trauma, como vibraciones fuertes de máquinas pesadas o herramientas eléctricas.
  • Embarazo. Los cambios hormonales durante el embarazo y la acumulación de líquidos puede aumentar el riesgo de las mujeres embarazadas de padecer STC, especialmente durante los últimos meses. La mayoría de los médicos tratan el STC en mujeres embarazadas con férulas para la muñeca o descanso, en lugar de cirugía, dado que el STC casi siempre desaparece luego del parto.
  • Menopausia. Los cambios hormonales durante la menopausia pueden aumentar el riesgo de STC en las mujeres. Además, en algunas mujeres postmenopáusicas, las estructuras de las muñecas se agrandan y pueden oprimir el nervio de la muñeca.
  • Cáncer de seno. Alguna mujeres que tienen una mastectomía desarrollan linfedema, que es la acumulación de líquidos que exceden la capacidad de drenaje del sistema linfático. En los pacientes con mastectomía, esto causa dolor e hinchazón del brazo. Aunque no es habitual, algunas de estas mujeres pueden padecer STC debido a la presión del nervio a causa de la hinchazón.
  • Afecciones médicas. Las personas con diabetes, hipotiroidismo, lupus, obesidad y artritis reumatoide tienen más posibilidades de tener STC. En algunos de estos pacientes, las estructuras normales de la muñeca pueden agrandarse y causar STC.

Además, los fumadores con STC por lo general sufren peores síntomas y se recuperan más lentamente que los no fumadores.

¿Cómo se trata el STC?

Es importante que un médico trate el STC para prevenir un daño permanente del nervio de la muñeca y los músculos de la mano y el pulgar. Primero deben tratarse las causas subyacentes, como diabetes o un problema en la tiroides. Si no se trata, el STC puede causar un daño en el nervio que conduce a la pérdida de la sensibilidad y la fuerza en la mano. Con el tiempo, los músculos del pulgar pueden debilitarse y dañarse. Incluso puedes perder la capacidad para distinguir el frío y el calor al tacto. El daño permanente se da aproximadamente en un 1 porciento de las personas con STC.

Es mucho más fácil tratar el STC en etapas tempranas. La mayoría de los pacientes con STC mejoran luego de los primeros tratamientos y los siguientes consejos para proteger la muñeca. Los tratamientos para el STC incluyen lo siguiente:

  • Entablillado de la muñeca. Puede usarse una tablilla para mantener la muñeca en una posición neutral para que los nervios y los tendones puedan recuperarse. Puede usarse las 24 horas del día o solo a la noche. A veces, usar una tablilla durante la noche ayuda a reducir el dolor. El entablillado cumple su mejor función cuando se usa dentro de los tres meses de tener síntomas de STC.
  • Reposo. En las personas con STC leve, dejar de hacer un movimiento repetitivo o hacerlo con menos frecuencia es todo lo que se necesita. Seguramente tu médico te hablará sobre los pasos que debes seguir para impedir que vuelva el STC.
  • Medicamentos. El uso no prolongado de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden resultar útiles para controlar el dolor por STC. Los AINE incluyen aspirinas, ibuprofeno y otros analgésicos sin prescripción. En casos graves, se puede reducir la hinchazón con una inyección de cortisona. Tu médico también puede darte corticosteroides en pastillas. Pero estos tratamientos solo alivian los síntomas de manera temporal. Si el STC es causado por otro problema de salud, es probable que el médico primero trate ese problema. Si tienes diabetes, es importante saber que el uso prolongado de corticosteroides puede dificultar el control de los niveles de insulina.
  • Fisioterapia. Un terapista físico puede ayudarte a realizar ejercicios especiales para fortalecer tu muñeca y mano. Además existen muchos tipos diferentes de tratamientos que pueden mejorar el STC y aliviar los síntomas. Masajes, yoga, ultrasonido, quiropráctica y acupuntura son algunas de las opciones que pueden ayudar. Debes hablar con tu médico antes de probar estos tratamientos alternativos.
  • Cirugía. La cirugía para el STC es una de las cirugías más comunes en EE. UU. Por lo general, la cirugía se reserva solo para casos graves de STC y/o luego de que no surtan efecto otros tratamientos durante un período de al menos seis meses. La cirugía de liberación abierta es un método común para el STC y consiste en realizar una pequeña incisión en la muñeca o palma y cortar el ligamento para agrandar el túnel carpiano. Esta cirugía se hace con anestesia local para adormecer la muñeca y la zona de la mano y es un procedimiento ambulatorio.

¿Cuál es la mejor manera de prevenir el STC?

Las investigaciones recientes abordan las causas del STC y cómo prevenirlo. Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular (NINDS por sus siglas en inglés) y el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS, por sus siglas en inglés) respaldan las investigaciones sobre los factores laborales que pueden causar el STC. Los científicos están estudiando también mejores maneras de detectar y tratar el STC, que incluyen tratamientos alternativos como la acupuntura.

Las siguientes medidas pueden ayudar a prevenir el STC:

  • Prevenir las lesiones musculoesqueléticas en el trabajo. Asegúrate de que tu espacio y equipo de trabajo estén a la altura y distancia adecuadas para que tus manos y muñecas trabajen con menos tensión. Si trabajas en una computadora, el teclado debe estar a una altura que permita que tu muñeca descanse con comodidad, sin tener que doblarse en ángulo. El escritorio o mesa de trabajo debe estar entre 27 a 29 pulgadas por sobre el nivel del piso para la mayoría de las personas. También es recomendable mantener los codos cerca de los costados del cuerpo para reducir la tensión en el antebrazo. Mantener una buena postura y posición de la muñeca puede reducir tu riesgo de padecer STC.
  • Tomarse descansos. Para reducir el riesgo de hinchazón, se debe dejar que las manos y las muñecas descansen y se recuperen con frecuencia. Los expertos recomiendan tomarse un descanso de 10 a 15 minutos cada hora para prevenir el STC.
  • Variar las tareas. Evita los movimientos repetitivos sin cambiar toda tu rutina. Intenta realizar tareas que utilicen diferentes movimientos musculares durante cada hora. Alterna las tareas que requieren movimientos repetitivos de la muñeca y la mano con aquellas que no los requieren.
  • Relajar la sujeción. A veces, las personas toman como hábito la tensión de los músculos sin que sea necesario. Practica realizar las tareas con movimientos de mano y muñeca de manera más suave y relajada. El estrés y la tensión influyen en el desgarro y la irritación de los músculos.
  • Realizar ejercicios. Luego de realizar movimientos repetitivos durante un tiempo, puedes contrarrestar los efectos de esos movimientos al flexionar y doblar tus muñecas en la dirección opuesta. Por ejemplo, luego de escribir en el teclado con tu muñeca y mano extendidas, es recomendable hacer un puño apretado y mantenerlo por un segundo, luego estirar los dedos y mantener por unos segundos. Intenta repetirlo varias veces.
  • Mantener el calor. Los músculos que están calientes tienen menos posibilidades de dañarse y el riesgo de STC es mayor en un ambiente frío. Es importante mantener las manos calientes mientras trabajas, incluso si debes usar guantes sin dedos.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el síndrome del túnel carpiano?

Para obtener más información acerca del síndrome del túnel carpiano, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones: