Enfermedades autoinmunes

Nuestros cuerpos tienen un sistema inmunológico, que es una red compleja de células y órganos especiales que defienden al cuerpo de los gérmenes y otros invasores extraños. Muchas enfermedades del sistema inmunológico, también conocidas como enfermedades autoinmunes, son más comunes en mujeres que en hombres. Conoce los diferentes tipos de enfermedades autoinmunes que afectan a las mujeres.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué son las enfermedades autoinmunes?

Nuestros cuerpos tienen un sistema inmunológico, que es una red compleja de células y órganos especiales que defienden al cuerpo de los gérmenes y otros invasores extraños. La parte central del sistema inmunológico es la capacidad para diferenciar entre propio y ajeno: qué es tuyo y qué es extraño. Un error puede hacer que tu cuerpo no pueda distinguir entre propio y ajeno. Cuando sucede esto, el cuerpo produce autoanticuerpos que atacan las células normales por error. Al mismo tiempo, las células especiales llamadas células T regulatorias no cumplen su función de mantener el sistema inmunológico a punto. El resultado es un ataque erróneo a tu propio cuerpo. Esto causa el daño que conocemos como enfermedad autoinmune. Las partes del cuerpo afectadas dependen del tipo de enfermedad autoinmune. Existen más de 80 tipos conocidos.

¿Cuán comunes son las enfermedades autoinmunes?

En general, las enfermedades autoinmunes son comunes, ya que afectan a más de 23.5 millón de americanos. Son la causa principal de muerte y discapacidades. Algunas de las enfermedades autoinmunes son raras, mientras que otras, como la enfermedad de Hashimoto, afectan a muchas personas.

¿Quiénes padecen enfermedades autoinmunes?

Las enfermedades autoinmunes pueden afectar a cualquier persona. Aun así, hay personas con mayor riesgo, como por ejemplo:

  • Mujeres en edad reproductiva - Más mujeres que hombres tienen enfermedades autoinmunes, que a menudo comienzan durante los años fértiles.
  • Personas con antecedentes familiares - Algunas enfermedades autoinmunes están presentes en la familia, como lupus y esclerosis múltiple. También es común que haya diferentes tipos de enfermedades autoinmunes dentro de la misma familia. Al heredan ciertos genes, es más probable que se tenga una enfermedad autoinmune. Pero una combinación de genes y otros factores puede hacer que comience la enfermedad.
  • Personas que están en contacto con ciertas cosas en el ambiente - Algunos hechos o exposiciones en el ambiente pueden causar algunas enfermedades autoinmunes o empeorarlas. La luz solar, los químicos llamados solventes y las infecciones virales y bacterianas están vinculadas a muchas enfermedades autoinmunes.
  • Personas de ciertas razas o con ciertos antepasados étnicos - Algunas enfermedades autoinmunes son más comunes o afectan a ciertos grupos de personas con más gravedad. Por ejemplo, la diabetes tipo 1 es más común entre las personas blancas. El lupus es más grave entre afroamericanos e hispánicos.

¿Qué enfermedades autoinmunes afectan a las mujeres, y cuáles son sus síntomas?

Las enfermedades que aquí se presentan son más comunes en mujeres que en hombres o afectan a muchas mujeres y hombres. Aparecen por orden alfabético.

Si bien cada enfermedad es única, muchas comparten síntomas distintivos, como la fatiga, los mareos y la febrícula. Para muchas enfermedades autoinmunes, los síntomas aparecen y desaparecen o pueden ser algunas veces leves y otras veces graves. Cuando los síntomas desaparecen por un tiempo, se conoce como remisión. Los recrudecimientos son la aparición repentina y severa de síntomas.

Tipos de enfermedades autoinmunes y sus síntomas

Enfermedad

Síntomas

Alopecia areata

El sistema inmunitario ataca los folículos capilares (las estructuras desde donde crece el cabello). Generalmente, no representa una amenaza para la salud, pero puede afectar considerablemente la apariencia de una persona.
  • Caída de mechones de cabello en el cuero cabelludo, la cara u otras áreas del cuerpo

 

Anemia hemolítica

El sistema inmunitario destruye los glóbulos rojos. El cuerpo no puede producir nuevos glóbulos rojos lo suficientemente rápido como para satisfacer sus necesidades. Como consecuencia, el cuerpo no recibe el oxígeno que necesita para funcionar bien y el corazón debe trabajar más para hacer circular la sangre rica en oxígeno por todo el cuerpo.
  • Fatiga
  • Falta de aire
  • Mareo
  • Dolor de cabeza
  • Manos o pies fríos
  • Palidez
  • Color amarillento en la piel o en la parte blanca de los ojos
  • Problemas cardíacos, incluida insuficiencia cardíaca

Artritis reumatoide

Una enfermedad en la cual el sistema inmunitario ataca el revestimiento de las articulaciones de todo el cuerpo.
  • Dolor, rigidez, inflamación y deformación en las articulaciones
  • Reducción del movimiento y el funcionamiento
Pueden tener:
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Pérdida de peso
  • Inflamación de los ojos
  • Enfermedad pulmonar
  • Bultos de tejido debajo de la piel, generalmente, en los codos
  • Anemia

Cirrosis biliar primaria

El sistema inmunitario lentamente destruye los conductos biliares del hígado. La bilis es una sustancia que se produce en el hígado. Se desplaza por los conductos biliares para ayudar en la digestión. Cuando se destruyen los conductos, la bilis se acumula en el hígado y lo daña. El daño hace que el hígado se endurezca y cicatrice y que, con el tiempo, deje de funcionar.
  • Fatiga
  • Picazón en la piel
  • Sequedad en los ojos y la boca
  • Coloración amarilla en la piel y el blanco de los ojos

Diabetes tipo 1

Una enfermedad en la cual el sistema inmunitario ataca las células que producen insulina, una hormona necesaria para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Como consecuencia, el cuerpo no puede producir insulina. Sin insulina, queda una cantidad excesiva de azúcar en la sangre. Un nivel alto de azúcar en la sangre puede dañar los ojos, los riñones, los nervios, las encías y los dientes. Pero el problema más grave que ocasiona la diabetes es la enfermedad cardíaca.
  • Tener mucha sed
  • Micción frecuente
  • Sentir mucho cansancio o hambre
  • Bajar de peso sin intención
  • Tener heridas que cicatrizan con lentitud
  • Sequedad y picazón en la piel
  • Perder la sensibilidad en los pies o tener hormigueo en los pies
  • Tener visión borrosa

Enfermedad celíaca

Una enfermedad en la cual las personas no toleran el gluten, una sustancia que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada, así como también en algunos medicamentos. Cuando las personas que tienen enfermedad celíaca consumen alimentos o usan productos que contienen gluten, el sistema inmunitario responde dañando el revestimiento del intestino delgado.
  • Inflamación y dolor abdominal
  • Diarrea o constipación
  • Pérdida o aumento de peso
  • Fatiga
  • Falta de períodos menstruales
  • Sarpullido y picazón en la piel
  • Infertilidad o abortos espontáneos

Enfermedad de Graves (tiroides hiperactiva)

Una enfermedad que hace que la tiroides produzca demasiada hormona tiroidea.
  • Insomnio
  • Susceptibilidad
  • Pérdida de peso
  • Sensibilidad al calor
  • Transpiración
  • Cabello fino y quebradizo
  • Debilidad muscular
  • Períodos menstruales escasos
  • Ojos abultados
  • Temblor en las manos
  • A veces, no presenta síntomas

Enfermedad de Hashimoto (tiroides hipoactiva)

Una enfermedad que hace que la tiroides no produzca suficiente hormona tiroidea.
  • Fatiga
  • Debilidad
  • Aumento de peso
  • Sensibilidad al frío
  • Dolores musculares y rigidez en las articulaciones
  • Inflamación facial
  • Estreñimiento

Enfermedad inflamatoria del intestino (EII)

Una enfermedad que produce inflamación crónica en el tracto digestivo. La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son las formas más comunes de EII.
  • Dolor abdominal
  • Diarrea, que puede contener sangre
Algunas personas también tienen:
  • Sangrado rectal
  • Fiebre
  • Pérdida de peso
  • Fatiga
  • Úlceras en la boca (en la enfermedad de Crohn)
  • Evacuaciones intestinales dolorosas o dificultad para evacuar (en la colitis ulcerosa)

Esclerodermia

Una enfermedad que ocasiona un crecimiento anormal de tejido conectivo en la piel y los vasos sanguíneos.
  • Los dedos de las manos y los pies se ponen blancos, rojos o azules en respuesta al calor y el frío
  • Dolor, rigidez e inflamación en los dedos y las articulaciones
  • Engrosamiento de la piel
  • La piel de las manos y el antebrazo tiene un aspecto brillante
  • Piel de la cara tensa, similar a una máscara
  • Heridas en los dedos de las manos o los pies
  • Dificultad para tragar
  • Pérdida de peso
  • Diarrea o constipación
  • Falta de aire

Esclerosis múltiple (EM)

Una enfermedad en la cual el sistema inmunitario ataca la capa protectora que rodea los nervios. El daño afecta el cerebro y la médula espinal.
  • Debilidad y problemas con la coordinación, el equilibrio, el habla y el andar
  • Parálisis
  • Temblores
  • Entumecimiento y sensación de hormigueo en los brazos, las piernas, las manos y los pies
  • Los síntomas varían porque la ubicación y la magnitud de cada ataque varían

Hepatitis autoinmune

El sistema inmunitario ataca y destruye las células del hígado. Esto puede dar lugar a cicatrices y endurecimiento del hígado y, posiblemente, a una insuficiencia hepática.
  • Fatiga
  • Agrandamiento del hígado
  • Color amarillento en la piel o en la parte blanca de los ojos
  • Picazón en la piel
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor o malestar en el estómago

Lupus eritematoso sistémico

Una enfermedad que puede dañar las articulaciones, la piel, los riñones, el corazón, los pulmones y otras partes del cuerpo. También se llama LES o lupus.
  • Fiebre
  • Pérdida de peso
  • Caída del cabello
  • Llagas en la boca
  • Fatiga
  • Sarpullido en forma de mariposa en la nariz y las mejillas
  • Sarpullido en otras partes del cuerpo
  • Dolor o inflamación en las articulaciones y dolor muscular
  • Sensibilidad al sol
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de cabeza, mareos, convulsiones, problemas de memoria o cambios en el comportamiento

Miastenia gravis (MG)

Una enfermedad en la cual el sistema inmunitario ataca los nervios y los músculos de todo el cuerpo.
  • Visión doble, dificultad para fijar la vista y párpados caídos
  • Dificultad para tragar, con arcadas o ahogos frecuentes
  • Debilidad o parálisis
  • Los músculos funcionan mejor después de descansar
  • Cabeza caída
  • Dificultad para subir escaleras o levantar objetos
  • Dificultad para hablar

Miopatías inflamatorias

Un grupo de enfermedades que presentan inflamación y debilidad muscular. La polimiositis y la dermatomiositis son 2 tipos más comunes en las mujeres que en los hombres.
  • Debilidad muscular lenta, pero progresiva, que comienza en los músculos que están más cerca del tronco. La polimiositis afecta los músculos que participan en el movimiento de ambos lados del cuerpo. Con la dermatomiositis, aparece un sarpullido antes o al mismo tiempo que la debilidad muscular.
También pueden tener:
  • Fatiga después de caminar o estar de pie
  • Tropezones o caídas
  • Dificultad para tragar o respirar

Psoriasis

Una enfermedad que hace que crezcan células de piel nuevas debajo de la piel, las cuales se elevan con demasiada rapidez y se acumulan en la superficie de la piel.
  • Manchas rojas notorias y cubiertas con escamas, que suelen aparecer en la cabeza, los codos y las rodillas
  • Picazón y dolor, que pueden dificultar el sueño, el andar y el cuidado personal
Pueden tener:
  • Una forma de artritis que suele afectar las articulaciones y las puntas de los dedos de las manos y los pies. Puede haber dolor de espalda si resulta afectada la columna vertebral.

Púrpura trombocitopénica idiopática (PTI)

Una enfermedad en la cual el sistema inmunitario destruye las plaquetas, necesarias para que la sangre coagule.
  • Períodos menstruales abundantes
  • Pequeños puntos púrpura o rojos en la piel que pueden lucir como un sarpullido.
  • Presentar moretones fácilmente
  • Sangrado en la nariz o en la boca

Síndrome de anticuerpos antifosfolípidos (aPL, por sus siglas en inglés)

Una enfermedad que ocasiona problemas en el revestimiento interno de los vasos sanguíneos que dan lugar a coágulos en las arterias o las venas.
  • Coágulos sanguíneos en las venas o las arterias
  • Abortos espontáneos múltiples
  • Sarpullido rojo similar a una red en las muñecas y las rodillas

 

Síndrome de Guillain-Barré

El sistema inmunitario ataca los nervios que conectan el cerebro y la médula espinal con el resto del cuerpo. El daño en los nervios dificulta la transmisión de señales. Como consecuencia, los músculos tienen problemas para obedecer al cerebro.
  • Debilidad o sensación de hormigueo en las piernas que puede llegar a la parte superior del cuerpo
  • En casos graves, parálisis
Los síntomas suelen desarrollarse relativamente rápido, en unos días o unas semanas, y suelen aparecer en ambos lados del cuerpo.

Síndrome de Sjögren

Una enfermedad en la cual el sistema inmunitario ataca las glándulas que producen humedad, como las lágrimas y la saliva.
  • Sequedad o picazón en los ojos
  • Sequedad en la boca, que puede producir llagas
  • Dificultad para tragar
  • Pérdida del sentido del gusto
  • Caries severas
  • Voz ronca
  • Fatiga
  • Inflamación o dolor en las articulaciones
  • Inflamación de gánglios
  • Visión borrosa

Vitiligo

El sistema inmunitario destruye las células que le dan color a la piel. También puede afectar el tejido interno de la boca y la nariz.
  • Manchas blancas en áreas expuestas al sol o en las axilas, los genitales y el recto
  • Aparición temprana de canas
  • Pérdida de color dentro de la boca

¿El síndrome de fatiga crónica y la fibromialgia son enfermedades autoinmunes?

El síndrome de fatiga crónica,también conocido como encefalomielitis miálgica o EM/SFC y la fibromialgia (FM) no son enfermedades autoinmunes. Pero suelen tener síntomas de alguna enfermedad autoinmune, como cansancio constante y dolor.

  • El EM/SFC puede hacer que te sientas muy cansado, tengas dificultad para concentrarte, te sientas débil y tengas dolor muscular. Los síntomas del EM/SFC aparecen y desaparecen. Se desconoce la causa del EM/SFC.
  • La FM es un trastorno en el cual se siente dolor o sensibilidad en varios lugares del cuerpo. Estos "puntos sensibles" se encuentran en el cuello, los hombros, la espalda, las caderas, los brazos y las piernas y duelen cuando se ejerce presión sobre ellos. Otros síntomas incluyen fatiga, dificultad para dormir y rigidez matutina. La FM principalmente aparece en las mujeres en edad reproductiva. Sin embargo, los niños, los ancianos y los hombres, a veces, pueden contraerla. La causa se desconoce.

¿Cómo me entero si padezco una enfermedad autoinmune?

Llegar a un diagnóstico puede ser un proceso largo y estresante. Si bien cada enfermedad autoinmune es única, muchas comparten algunos síntomas. Y muchos síntomas de enfermedades autoinmunes también son iguales para otros tipos de problemas de salud. Esto hace que los médicos tengan dificultad para descubrir si realmente padeces una enfermedad autoinmune y determinar cuál puede ser. Pero si tienes síntomas que te molestan, es importante que descubras su causa. No te rindas si no recibes respuesta. Puedes seguir estos pasos para descubrir la causa de tus síntomas:

  • Haz un registro de antecedentes médicos familiares completo que incluye a tus parientes lejanos y compártelo con el médico.
  • Registra los síntomas que tengas, incluso si no parecen estar relacionados, y compártelos con tu médico.
  • Consulta a un especialista que tenga experiencia en el manejo de la mayoría de tus síntomas principales. Por ejemplo, si tienes síntomas de enfermedad inflamatoria del intestino, comienza con un gastroenterólogo. Pide recomendaciones a tu médico principal, tus amigos y otras personas.
  • Busca una segunda, tercera o cuarta opinión (PDF, 262 KB) de ser necesario. Si el médico no se toma en serio tus síntomas o si te dice que están relacionados con el estrés o que son imaginarios, consulta a otro médico.

¿Qué tipos de médicos tratan las enfermedades autoinmunes?

Conciliar tus necesidades de atención médica entre muchos médicos y especialistas puede ser difícil. Pero los especialistas, junto con tu médico principal, pueden ayudarte a manejar algunos síntomas de tu enfermedad autoinmune. Si consultas a un especialista, asegúrate de tener un médico principal que te apoye y te ayude. A menudo, tu médico de cabecera puede ayudar a coordinar la atención si necesitas consultar a uno o más especialistas. Estos son algunos especialistas que tratan enfermedades autoinmunes:

  • Nefrólogo. Un médico que tata problemas renales, como por ejemplo, la inflamación de los riñones que produce el lupus. Los riñones son órganos que limpian la sangre y producen orina.
  • Reumatólogo. Un médico que trata la artritis y otras enfermedades reumáticas, como la esclerodermia y el lupus.
  • Endocrinólogo. Un médico que trata problemas de glándulashormonas, como la diabetes y la enfermedad de la tiroides.
  • Neurólogo. Un médico que trata problemas de nervios, como la esclerosis múltiple y la miastenia gravis.
  • Hematólogo. Un médico que trata enfermedades que afectan la sangre, como por ejemplo, algunas formas de anemia.
  • Gastroenterólogo. Un médico que trata problemas del sistema digestivo, como la enfermedad inflamatoria del intestino.
  • Dermatólogo. Un médico que trata enfermedades que afectan la piel, el pelo y las uñas, como la psoriasis y el lupus.
  • Fisioterapeuta. Un trabajador de la atención médica que usa tipos de actividad física adecuados para ayudar a pacientes que tienen rigidez, debilidad y limitaciones en los movimientos corporales.
  • Terapeuta ocupacional. Un trabajador de la atención médica que puede encontrar formas de facilitar tus actividades cotidianas, a pesar del dolor y otros problemas de salud. Esto podría enseñarte nuevas formas de hacer cosas o cómo usar dispositivos especiales. O sugerirte cambios que puedes hacer en tu casa o tu lugar de trabajo.
  • Fonoaudiólogo. Un trabajador de la atención médica que puede ayudar a las personas que tienen problemas de habla como consecuencia de enfermedades como la esclerosis múltiple.
  • Audiólogo. Un trabajador de la atención médica que puede ayudar a personas que tienen problemas auditivos; esto incluye daños en el oído interno provocados por enfermedades autoinmunes.
  • Terapeuta vocacional. Un trabajador de la atención médica que ofrece capacitación laboral a personas que no pueden hacer sus tareas actuales debido a una enfermedad o a otros problemas de salud. Puedes encontrar este tipo de persona a través de agencias públicas y privadas.
  • Terapeuta para apoyo emocional. Un trabajador de la atención médica que está especialmente capacitado para ayudarte a encontrar formas de sobrellevar tu enfermedad. Puedes superar tus sentimientos de enojo, miedo, negación y frustración.

¿Existen medicinas para tratar las enfermedades autoinmunes?

Existen muchos tipos de medicamentos que se usan para tratar enfermedades autoinmunes. El tipo de medicamento que necesitas depende de qué enfermedad tienes, su gravedad y tus síntomas. El tratamiento puede hacer lo siguiente:

  • Aliviar síntomas. Algunas personas pueden usar medicamentos de venta libre para síntomas leves, como aspirina e ibuprofeno para dolores leves. Quienes tienen síntomas más severos pueden necesitar medicamentos recetados para aliviar síntomas como dolor, inflamación, depresión, ansiedad, problemas para dormir, fatiga o sarpullido. Para otros, el tratamiento puede llegar hasta una cirugía.
  • Reemplazar sustancias vitales que el cuerpo ya no puede producir por sí mismo. Algunas enfermedades autoinmunes, como la diabetes y la enfermedad de la tiroides, pueden afectar la capacidad del cuerpo para producir sustancias que necesita para funcionar. Cuando se padece diabetes, se necesitan inyecciones de insulina para regular el azúcar en la sangre. El reemplazo de hormona tiroidea restablece los niveles hormonales en personas que tienen tiroides hipoactiva.
  • Suprimir el sistema inmunitario. Algunos medicamentos pueden suprimir la actividad del sistema inmunitario. Estos medicamentos pueden ayudar a controlar el proceso de la enfermedad y mantener el funcionamiento de los órganos. Por ejemplo, estos medicamentos se usan para controlar la inflamación en los riñones afectados de las personas que padecen lupus para que sigan funcionando. Los medicamentos que se usan para suprimir la inflamación incluyen quimioterapia aplicada en dosis más bajas de las que se usan para el tratamiento del cáncer y medicamentos usados en pacientes que se sometieron a un trasplante de órganos para protegerlos de un posible rechazo. Un tipo de medicamentos llamado anti-TNF bloquea la inflamación en algunas formas de artritis autoinmune y psoriasis.

Todo el tiempo se estudian nuevos tratamientos para enfermedades autoinmunes.

¿Existen tratamientos alternativos que puedan ser de ayuda?

Muchas personas prueban alguna forma de medicina complementaria y alternativa (MCA) en algún momento de sus vidas. Algunos ejemplos de MCA son los productos derivados de hierbas, la quiropráctica, la acupuntura y la hipnosis. Si tienes una enfermedad autoinmune, tal vez te preguntes si las terapias MCA pueden ayudarte con alguno de tus síntomas. Es difícil saberlo. Los estudios sobre las terapias MCA son limitados. Además, algunos productos MCA pueden ocasionar problemas de salud o interferir en el modo en que deben actuar los medicamentos. Si quieres probar un tratamiento MCA, asegúrate de hablar con tu médico. Tu médico puede hablarte acerca de los posibles beneficios y riesgos de probar MCA.

Deseo tener un bebé. ¿Padecer una enfermedad autoinmune afecta el embarazo?

Las mujeres que padecen enfermedades autoinmunes pueden tener hijos sin problemas. Pero podría haber más riesgos para la madre o el bebé, según la enfermedad y la gravedad que tenga. Por ejemplo, las mujeres embarazadas que padecen lupus tienen un mayor riesgo de parto prematuro y muerte fetal. Las mujeres embarazadas que padecen miastenia gravis (MG) podrían tener síntomas que producen dificultades respiratorias durante el embarazo. Para algunas mujeres, los síntomas tienden a mejorar durante el embarazo, mientras que otras notan que sus síntomas tienden a empeorar. Además, algunos medicamentos que se usan para tratar enfermedades autoinmunes podrían no ser seguros para usarse durante el embarazo.

Si quieres tener un bebé, consulta a tu médico antes de comenzar a intentar quedar embarazada. El médico podría recomendarte que esperes hasta que la enfermedad esté en remisión o que cambies tus medicamentos antes de comenzar a intentar. Es posible que también necesites consultar a un médico que se especialice en mujeres con embarazos de alto riesgo.

Algunas mujeres que padecen enfermedades autoinmunes pueden tener problemas para quedar embarazadas. Esto puede deberse a muchos motivos. Las pruebas pueden indicar si los problemas de fertilidad son producto de una enfermedad autoinmune o de un motivo que no está relacionado. Los tratamientos de fertilidad pueden ayudar a algunas mujeres que padecen una enfermedad autoinmune a quedar embarazadas.

¿Cómo puede llevar adelante mi vida ahora que padezco una enfermedad autoinmune?

Si bien la mayoría de las enfermedades autoinmunes no desaparecen, puedes tratar sus síntomas y aprender a manejar tu enfermedad para disfrutar la vida. Las mujeres que padecen enfermedades autoinmunes tienen vidas plenas y activas. Tus objetivos en la vida no deberían cambiar. Sin embargo, es importante consultar a un médico que se especialice en estos tipos de enfermedades, seguir el plan de tratamiento y adoptar un estilo de vida saludable.

¿Qué puedo hacer cuando la enfermedad recrudece?

Los recrudecimientos son la aparición repentina y severa de los síntomas. Podrías notar que determinados desencadenantes, como el estrés o la exposición al sol, hacen que tus síntomas empeoren. Conocer cuáles son tus desencadenantes, seguir el plan de tratamiento y consultar al médico en forma periódica puede ayudarte a prevenir los recrudecimientos o evitar que se tornen severos. Si sospechas que los síntomas van a recrudecer, llama a tu médico. No pruebes una "cura" que te haya mencionado un amigo o un familiar.

¿Cuáles son algunas de las cosas que puedo hacer para sentirme mejor?

Si vives con una enfermedad autoinmune, hay cosas que puedes hacer a diario para sentirte mejor.

  • Consume alimentos saludables y sigue una dieta equilibrada. Asegúrate de incluir frutas y verduras, granos integrales, productos lácteos sin grasa o con bajo contenido de grasa y fuentes de proteína magras. Limita las grasas saturadas, las grasas trans, el colesterol, la sal y los azúcares agregados. Si sigues un plan de alimentación saludable, recibirás los nutrientes que necesitas de los alimentos.
  • Haz actividad física regular. Pero ten cuidado de no excederte. Habla con tu médico acerca de qué tipos de actividad física puedes hacer. Un programa de ejercicio gradual y moderado suele producir buenos resultados en personas que tienen dolor muscular y articular crónico. Algunos tipos de ejercicios de yoga o tai chi pueden resultar útiles.
  • Descansa bien. El descanso les da a los tejidos y a las articulaciones de tu cuerpo el tiempo que necesitan para repararse. Dormir es una manera excelente de ayudar tanto a tu cuerpo como a tu mente. Si no duermes lo suficiente, tu nivel de estrés y tus síntomas pueden empeorar. Tampoco puedes combatir eficientemente la enfermedad cuando duermes mal. Cuando descansas bien, puedes enfrentar mejor tus problemas y reducir el riesgo de enfermarte. La mayoría de las personas necesita de 7 a 9 horas de sueño por día como mínimo para sentirse descansadas.
  • Reduce el estrés. El estrés y la ansiedad pueden desencadenar síntomas que empeoran algunas enfermedades autoinmunes. Por eso, encontrar formas de simplificar tu vida y lidiar con los factores diarios que provocan estrés te ayudará a sentirte mejor. La meditación, la autohipnosis y las imágenes guiadas son técnicas de relajación simples que podrían ayudarte a reducir el estrés, atenuar el dolor y tratar otros aspectos propios de vivir con tu enfermedad. Puedes aprender estas técnicas a través de libros de autoayuda, videos o con la ayuda de un instructor. Sumarte a un grupo de apoyo o hablar con un terapeuta también podría ayudarte a manejar el estrés y sobrellevar tu enfermedad.

¡Tienes el poder de atenuar el dolor! Prueba usar imágenes durante 15 minutos, dos o tres veces al día.

  1. Pon tu música relajante favorita.
  2. Recuéstate en tu silla o tu sofá favoritos. O, si estás en el trabajo, reclínate y relájate en la silla.
  3. Cierra los ojos.
  4. Imagina el dolor o la molestia.
  5. Imagina algo que confronte este dolor y observa cómo "destruye" el dolor.

Más información sobre enfermedades autoinmunes

Para obtener más información sobre las enfermedades autoinmunes, llama a womenshealth.gov al 800-994-9662 (TDD: 888-220-5446) o comunícate con las siguientes organizaciones: