Fibromas uterinos

Los fibromas son tumores musculares que crecen en las paredes del útero (matriz). Los fibromas son casi siempre benignos (no cancerígenos). No todas las mujeres con fibromas tienen síntomas. Por lo general, a las mujeres que tienen síntomas les resulta difícil vivir con los fibromas. Algunas sienten dolor y tienen un gran flujo de sangrado menstrual. El tratamiento de los fibromas uterinos depende de los síntomas.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué son los fibromas?

Los fibromas son tumores musculares que crecen en las paredes del útero (matriz). Otra denominación médica del fibroma es leiomioma o simplemente "mioma". Los fibromas son casi siempre benignos (no cancerígenos). Los fibromas pueden crecer como un tumor individual o puede haber varios en el útero. Pueden ser tan pequeños como una semilla de manzana o grandes como un pomelo. En casos poco comunes, pueden ser muy grandes.

Diagrama del sistema reproductivo de la mujer

Diagrama de fibromas en el útero

¿Por qué las mujeres deben informarse sobre los fibromas?

Alrededor del 20 al 80 por ciento de los fibromas de las mujeres se desarrollan antes de cumplir los 50 años. Los fibromas son más comunes en mujeres que están en los 40 y a principios de sus 50. No todas las mujeres con fibromas tienen síntomas. Por lo general, a las mujeres que tienen síntomas les resulta difícil vivir con los fibromas. Algunas sienten dolor y tienen un gran flujo de sangrado menstrual. Los fibromas pueden ejercer presión en la vejiga y provocar micción frecuente, o en el recto y provocar presión rectal. Cuando los fibromas son muy grandes, pueden provocar el agrandamiento del abdomen (área del estómago) y hacer que la mujer parezca embarazada.

¿Quién puede tener fibromas?

Existen factores que pueden incrementar el riesgo de una mujer de desarrollar fibromas.

  • Edad. Los fibromas son más comunes en mujeres de edad avanzada, especialmente durante los 30 y 40 hasta la menopausia. Después de la menopausia, los fibromas se reducen en tamaño.
  • Antecedentes familiares. Tener un familiar con fibroma incrementa el riesgo. Si la madre de una mujer tuvo fibromas, el riesgo de la mujer de tener fibromas es tres veces mayor que el promedio.
  • Origen étnico. Las mujeres afroamericanas son más propensas a desarrollar fibromas que las mujeres caucásicas.
  • Obesidad. Las mujeres con sobrepeso corren más riesgo de tener fibromas. El riesgo de las mujeres con sobrepeso es de dos a tres veces mayor que el promedio.
  • Hábitos alimenticios. La ingesta de carne roja (como la carne de res) y jamón en exceso está asociada con un riesgo más elevado de desarrollar fibromas. La ingesta de muchos vegetales verdes parece proteger a las mujeres de desarrollar fibromas.

¿Dónde pueden desarrollarse los fibromas?

Diagrama de fibromas en el útero

La mayoría de los fibromas crecen en la pared del útero. Los médicos los clasifican en tres grupos según su ubicación:

  • Los fibromas submucosos crecen en la cavidad uterina.
  • Los fibromas intramurales crecen dentro de la pared del útero.
  • Los fibromas subserosos crecen fuera del útero.

Algunos fibromas se desarrollan en crecimientos de la superficie del útero o en la cavidad del útero. Pueden parecerse a los hongos. Se los denomina fibromas pedunculados.

¿Cuáles son los síntomas de los fibromas?

La mayoría de los fibromas no produce síntomas, pero algunas mujeres con fibromas pueden tener:

  • Sangrado profuso (que puede ser tan intenso como para producir anemia) o períodos dolorosos
  • Sensación de saciedad en el área pélvica (área del bajo estómago)
  • Agrandamiento de la parte inferior del abdomen
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dolor en la zona lumbar
  • Complicaciones durante el embarazo y el parto, incluido un riesgo seis veces mayor de necesitar cesárea
  • Problemas reproductivos, como infertilidad, aunque es muy poco común

¿Cuáles son las causas de los fibromas?

Nadie sabe con certeza cuáles son las causas de los fibromas. Los investigadores piensan que puede haber más de un factor. Estos factores incluyen:

Dado que nadie sabe con certeza cuáles son las causas de los fibromas, tampoco se conocen las causas de su crecimiento o encogimiento. Sí sabemos que están bajo el control de las hormonas, tanto estrógeno como progesterona. Crecen rápidamente durante el embarazo, cuando los niveles hormonales son elevados. Se encogen cuando se utilizan medicamentos antihormonales. También dejan de crecer o se encojen una vez que la mujer llega a la menopausia.

Los fibromas, ¿pueden convertirse en cáncer?

Los fibromas son casi siempre benignos (no cancerígenos). Los fibromas cancerígenos son poco comunes (menos de uno en 1,000). Esto se denomina leiomiosarcomas. Los médicos piensan que este tipo de cáncer no se origina a partir de un fibroma existente. Tener fibromas no incrementa el riesgo de desarrollar fibromas cancerígenos. Tener fibromas tampoco incrementa el riesgo de las mujeres de tener otras formas de cáncer en el útero.

¿Qué sucede si quedo embarazada y tengo un fibroma?

Las mujeres que tienen fibromas son más propensas a tener problemas durante el embarazo y el parto. No significa que habrá problemas. La mayoría de las mujeres con fibromas tiene embarazos normales. Los problemas más comunes observados en las mujeres con fibromas son:

  • Cesárea. El riesgo de necesitar cesárea es seis veces mayor para las mujeres con fibromas.
  • El bebé está de nalgas. El bebé no está bien ubicado para el parto vaginal.
  • El trabajo de parto no progresa.
  • Desprendimiento prematuro de la placenta. La placenta se desprende de la pared del útero antes del parto. Cuando esto ocurre, el feto no recibe suficiente oxígeno.
  • Parto prematuro.

Habla con tu obstetra si tienes fibromas y estás embarazada. Todos los obstetras tienen experiencia en el tratamiento de los fibromas y el embarazo. La mayoría de las mujeres que tienen fibromas y quedan embarazadas no necesitan un obstetra especialista en embarazos de alto riesgo.

¿Cómo sé con certeza que tengo un fibroma?

El médico puede descubrirte un fibroma cuando te haga un examen pélvico regular para controlar el útero, los ovarios y la vagina. El médico puede tocar el fibroma con sus dedos durante un examen pélvico regular, como un bulto (generalmente sin dolor) o una masa en el útero. A menudo, el médico describirá el tamaño de los fibromas al comparar su tamaño con el tamaño que tendría el útero si estuvieses embarazada. Por ejemplo, te puede decir que tu fibroma ha hecho que el útero alcance el tamaño que tendría en un embarazo de 16 semanas. O puede comparar el fibroma con frutas, frutos secos o pelotas, como una uva, una naranja, una bellota o una nuez, o una pelota de golf o vóleibol.

El médico puede solicitar un estudio por imágenes para confirmar la presencia de fibromas. Son pruebas que generan una "imagen" del interior del cuerpo sin necesidad de cirugía. Estos exámenes podrían incluir:

  • Ultrasonido: utiliza ondas de sonido para producir imágenes. La sonda del ultrasonido puede colocarse en el abdomen o dentro de la vagina para emitir la imagen.
  • Imagen de resonancia magnética (IRM): utiliza ondas magnéticas o de radio para producir la imagen
  • Radiografías: utiliza una forma de radiación para ver dentro del cuerpo y producir la imagen
  • Tomografía computarizada (TC): toma varias imágenes radiográficas del cuerpo desde diferentes ángulos para obtener una imagen más completa
  • Histerosalpingografía (HSG) o sonohisterografía - Una HSG incluye la inyección de tinta de radiografía en el útero para luego tomar radiografías. La sonohisterografía incluye la inyección de agua en el útero para tomar imágenes de ultrasonido.

Es probable que también necesites una cirugía para saber con certeza si tienes fibromas. Existen dos tipos de cirugías para hacerlo:

  • Laparoscopía - El médico introduce un laparascopio delgado a través de una pequeña incisión hecha en la zona del ombligo. El laparascopio tiene una luz intensa y una cámara. De esta manera, el médico puede ver el útero y otros órganos reflejados en un monitor durante el procedimiento. También se pueden tomar fotografías.
  • Histeroscopía - El médico introduce un laparascopio largo y delgado con luz por la vagina y a través del cuello uterino hasta llegar al útero. No se necesita incisión. El médico puede ver dentro del útero en busca de fibromas y otros problemas, como pólipos. También se puede usar una cámara en el laparascopio.

¿Qué preguntas debo hacerle a mi médico si tengo un fibroma?

  • ¿Cuántos fibromas tengo?
  • ¿De qué tamaño son mis fibromas?
  • ¿Dónde están ubicados los fibromas (superficie exterior, superficie interior o en la pared del útero)?
  • Los fibromas, ¿pueden aumentar su tamaño?
  • ¿Cuánto demoraron en crecer (si se conocía su existencia previa)?
  • ¿Cómo sé si los fibromas aumentan de tamaño?
  • ¿Qué problemas pueden causar los fibromas?
  • ¿Cuáles son las mejores pruebas o estudios por imágenes para poder llevar un control del crecimiento de mis fibromas?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento si mis fibromas pasan a ser problemáticos?
  • ¿Cuáles es su opinión sobre el tratamiento de los fibromas con una histerectomía versus otro tipo de procedimientos?

Siempre es buena idea obtener una segunda opinión si tu médico no respondió completamente tus preguntas o no estás satisfecha con su atención.

¿Cómo se tratan los fibromas?

La mayoría de las mujeres con fibromas no tiene ningún síntoma. Para las mujeres que tienen síntomas, existen tratamientos que pueden aliviarlos. Habla con tu médico sobre la mejor opción para tratar tus fibromas. Tendrá en cuenta varios factores antes de ayudarte a elegir el tratamiento. Algunos pueden incluir:

  • La presencia o ausencia de síntomas
  • Si quieres quedar embarazada en el futuro
  • El tamaño de los fibromas
  • La ubicación de los fibromas
  • Tu edad y la cercanía a la menopausia

Si tienes fibromas pero no tienes síntomas, es posible que no necesites ningún tratamiento. Tu médico te controlará con exámenes regulares para saber si crecen.

Medicamentos

Si tienes fibromas y manifiestas síntomas leves, el médico puede sugerirte algún medicamento. Los medicamentos de venta libre como el ibuprofeno o el acetaminofeno pueden usarse para los dolores leves. Si tienes un sangrado profuso durante el período, puedes tomar un suplemento de hierro para evitar la anemia o corregir el problema si ya estás anémica.

Varios medicamentos normalmente usados como anticonceptivos pueden recetarse para controlar los síntomas de los fibromas. Las píldoras anticonceptivas de baja dosis no contribuyen al crecimiento del fibroma y pueden ayudar a controlar el sangrado profuso. Lo mismo ocurre con la progesterona en presentación inyectable (por ejemplo, Depo-Provera®). Un DIU (dispositivo intrauterino) denominado Mirena® contiene pequeñas cantidades de medicamentos similares a la progesterona y puede usarse para controlar el sangrado profuso, además de su función como método anticonceptivo.

Otros medicamentos usados para tratar los fibromas son los "antagonistas de la hormona liberadora de gonadotropina " (GnRHa). El de uso más frecuente es el Lupron®. Estos medicamentos, administrados como inyección, atomizador nasal o implante, pueden reducir el tamaño de los fibromas. Algunas veces se utilizan antes de la cirugía para facilitar la extirpación de los fibromas. Los efectos secundarios del GnRHas pueden incluir sofocos, depresión, falta de sueño, disminución del deseo sexual y dolor articular. La mayoría de las mujeres tolera bien el GnRHas. La mayoría de las mujeres no tienen su período cuando toman GnRHas. Esto puede ser de gran alivio para las mujeres que tienen sangrado profuso. También permite a las mujeres con anemia recuperar su recuento sanguíneo normal. GnRHas puede producir disminución en la densidad del tejido óseo, por lo que su uso se limita a menos de seis meses. Además, estos medicamentos son muy costosos y algunas compañías de seguro no los cubren o cubren solo una parte del costo. GnRHas ofrece alivio temporal de los síntomas de los fibromas. Una vez que dejas de tomar el medicamento, los fibromas suelen volver a crecer rápidamente.

Cirugía

Si tienes fibromas con síntomas moderados o intensos, la cirugía puede ser el mejor tratamiento. Estas son las opciones:

  • Miomectomía - Cirugía para extirpar los fibromas sin quitar tejido sano del útero. Es lo mejor para las mujeres que quieren tener hijos después del tratamiento de los fibromas o que quieren conservar el útero por otros motivos. Puedes quedar embarazada después de una miomectomía. Sin embargo, si los fibromas estuviesen arraigados con mucha profundidad en el útero, es probable que deba hacerse una cesárea. La miomectomía puede realizarse de varias maneras. Puede ser una cirugía mayor (que incluya una incisión abdominal) o una laparascopía o histeroscopía. El tipo de cirugía depende del tipo, tamaño y ubicación de los fibromas. Tras la miomectomía pueden aparecer nuevos fibromas y surgir complicaciones más adelante. Todos los riesgos posibles de las cirugías también están presentes en la miomectomía. Los riesgos dependen de la magnitud de la cirugía.
  • Histerectomía - Cirugía para extirpar el útero. La cirugía es la única forma segura de curar los fibromas uterinos. Los fibromas son el principal motivo para llevar a cabo una histerectomía. Esta cirugía se practica cuando los fibromas de la mujer son grandes, si tiene sangrado profuso, si está en edad anterior o posterior a la menopausia o si no quiere quedar embarazada. Si los fibromas son grandes, es posible que se necesite una histerectomía donde se hace una incisión abdominal y se extirpa el útero. Si los fibromas son pequeños, el médico puede llegar al útero a través de la vagina, en vez de realizar la incisión abdominal. En algunos casos, la histerectomía se lleva a cabo con un laparascopio. Generalmente, la extirpación de los ovarios y del cuello uterino durante la histerectomía es opcional. Las mujeres a las que no se les extirpan los ovarios no ingresan a la menopausia con la histerectomía. La histerectomía es una cirugía mayor. A pesar de que la histerectomía suele ser relativamente segura, presenta algunos riesgos significativos de complicaciones. La recuperación de una histerectomía por lo general demora varias semanas.
  • Ablación endometrial - Se extrae o se destruye la capa de tejido que reviste el útero para controlar las hemorragias profusas. Puede hacerse con láser, aros metálicos, agua hirviendo, corriente eléctrica, microondas, congelamiento y otros métodos. Este procedimiento por lo general se considera una cirugía menor. Puede hacerse de manera ambulatoria o incluso en el consultorio del médico. Puede haber complicaciones, pero son muy poco frecuentes con la mayoría de los métodos. La mayoría de las personas se recupera rápidamente. Alrededor de la mitad de las mujeres que se someten a este procedimiento no vuelven a tener el sangrado menstrual. Alrededor de tres de cada 10 mujeres tienen sangrado de menor intensidad. Sin embargo, la mujer no podrá tener hijos luego de esta cirugía.
  • Miólisis - Se inserta una aguja en cada fibroma, generalmente guiada con un laparoscopio, y se utiliza corriente eléctrica o un método de congelamiento para destruir los fibromas
  • Embolización de fibroma uterino (EFU), o embolización de las arterias uterinas (EAU): se conecta un tubo delgado a los vasos sanguíneos que suministran sangre a los fibromas. Luego se inyectan partículas diminutas de plástico o gel en los vasos sanguíneos. De esta manera se obstruye el flujo de sangre al fibroma, que luego se reduce en tamaño. La EFU puede hacerse en pacientes ambulatorios y hospitalizados. Las complicaciones, como menopausia precoz, son poco comunes pero pueden ocurrir. Los estudios sugieren que no hay una tendencia a que los fibromas vuelvan a aparecer después de una EFU, pero se necesita profundizar la investigación a largo plazo. No todos los fibromas pueden tratarse con EFU. Las mejoras candidatas para EFU son las mujeres que:
    • Tienen fibromas que les producen hemorragias
    • Tienen fibromas que producen dolor o presión en la vejiga o el recto
    • No quieren hacerse una histerectomía
    • No quieren tener hijos en el futuro

¿Cuáles son los tratamientos nuevos que están disponibles para los fibromas uterinos?

Los siguientes métodos no han llegado a convertirse en tratamientos estándar, por lo que es probable que tu médico no te los ofrezca o el seguro médico no los cubra.

  • Ablación por radiofrecuencia: utiliza calor para destruir tejidos del fibroma sin dañar el tejido uterino normal que lo rodea. Los fibromas permanecen dentro del útero pero disminuyen su tamaño. La mayoría de las mujeres vuelve a su casa en el mismo día y puede retomar sus actividades normales a los pocos días.
  • Medicamentos antihormonales: pueden aliviar los síntomas sin los efectos secundarios de la pérdida de densidad ósea.

Más información sobre fibromas uterinos

Para más información sobre los fibromas uterinos, llama a womenshealth.gov al 800-994-9662 (TDD: 888-220-5446) o comunícate con las siguientes organizaciones: