Síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable (SII) es un conjunto de síntomas como calambres, dolor abdominal, inflamación, diarrea y constipación. La mayoría de las personas que tienen SII pueden aliviar los síntomas con cambios en la alimentación, medicamentos y alivio del estrés. Para algunas personas, los síntomas del SII son más severos. El SII afecta más a las mujeres que a los hombres. 

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es el síndrome del intestino irritable (SII)?

El síndrome del intestino irritable (SII) es un conjunto de síntomas como calambres, dolor abdominal, inflamación, diarrea y constipación. Las personas que padecen SII tienen síntomas tales como calambres y diarrea o inflamación y constipación, durante al menos 3 meses.

El SII puede ser incómodo. Pero no da lugar a enfermedades graves tales como el cáncer. Tampoco daña en forma permanente el intestino grueso (colon).

La mayoría de las personas que tienen SII pueden aliviar los síntomas con cambios en la alimentación, medicamentos y alivio del estrés. Para algunas personas, los síntomas del SII son más severos. Pueden interferir en el trabajo o en los traslados, incluso si viajas distancias cortas.

¿Cuáles son las causas del SII?

La causa del SII se desconoce. Tampoco existe cura para el SII, pero existen formas de tratar los síntomas

¿Quién puede contraer el SII?

El SII es uno de los trastornos más comunes que diagnostican los médicos. Hasta un 20% de adultos estadounidenses tienen síntomas de SII.

Algunas personas son más propensas a tener SII, entre ellas:

  • Mujeres
  • Personas menores de 50 años (el SII suele aparecer antes de los 35 años)
  • Las personas que tienen un familiar que padece SII

¿Cuáles son los síntomas del SII?

El SII se define como un dolor o un malestar abdominal, junto con un cambio de hábito en las deposiciones (como diarrea o constipación), durante 3 meses o más. El abdomen es lo mismo que la "zona estomacal".

Los síntomas pueden ser distintos de una persona a otra y pueden incluir:

  • Calambres o dolor en la zona estomacal
  • Constipación: heces poco frecuentes que pueden ser duras y secas
  • Sentir que no has terminado de defecar  
  • Diarrea: heces blandas frecuentes
  • Alternar entre diarrea y constipación
  • Mucosidad en las heces
  • Zona estomacal hinchada o inflamada
  • Gases
  • Malestar en la parte superior de la zona estomacal o sentirse demasiado lleno o tener náuseas después de ingerir una porción normal de comida

Las mujeres que padecen SII pueden tener más síntomas durante sus períodos menstruales.

¿Cómo se diagnostica el SII?

Consulta a tu médico si crees que puedes tener SII. Tu médico te hará preguntas tanto sobre tu salud como sobre tus síntomas y te examinará. También puede realizar un examen rectal. No existen pruebas que puedan demostrar fehacientemente que tienes SII.

Tu médico también puede llevar cabo pruebas médicas para descartar otras enfermedades si tienes síntomas de alarma como:

Las pruebas médicas incluyen una colonoscopia. El médico observa el interior del intestino grueso introduciendo un colonoscopio con una cámara diminuta para detectar tejido inflamado, protuberancias anormales y úlceras. Las personas mayores de 50 años que tienen síntomas de SII también deben hacerse una colonoscopia para detectar cáncer colorrectal, incluso si no tienen síntomas de alarma.

Un médico también puede pedir un análisis de sangre para detectar enfermedad celíaca si tienes determinados tipos de SII. Estos tipos son SII-D (principalmente diarrea) o SII-M (un tipo mixto que combina diarrea y constipación). Un médico también puede detectar enfermedad celíaca si tienes inflamación o muchos gases.

La intolerancia a la lactosa también puede ser preocupante para algunas personas y se puede detectar con una prueba de aliento.

¿Cuál es el tratamiento para el SII?

No existe una cura para el SII, pero hay cosas que puedes hacer para sentirte mejor. El tratamiento puede incluir:

  • Cambiar la alimentación
  • Tomar medicamentos
  • Terapia y alivio del estrés

Cambiar la alimentación

Los alimentos no causan SII, pero ingerir determinados alimentos puede desencadenar algunos síntomas. Puedes aliviar los síntomas de SII al cambiar algunos hábitos alimentarios.

Conoce qué alimentos empeoran tus síntomas al registrarlos en un diario:

  • Qué comes durante el día
  • Qué síntomas tienes
  • Cuándo aparecen los síntomas

Deberías limitar o evitar estos alimentos. Los alimentos problemáticos pueden ser:

  • Leche y productos lácteos como el queso o la crema
  • Bebidas con cafeína como el café
  • Bebidas con gas como los refrescos, en especial los que contienen edulcorante (por ejemplo, sorbitol) o jarabe de maíz con alto contenido de fructosa
  • Alcohol
  • Algunas frutas y vegetales

Otras formas de aliviar los síntomas son:

  • Tener una alimentación saludable y equilibrada.
  • Consumir más alimentos ricos en fibra como granos integrales, frutas y vegetales (en especial, para las personas que tienen constipación). Incorpora alimentos con fibra a tu alimentación poco a poco para que tu cuerpo se acostumbre a ellos. Es posible que las dietas ricas en fibra no ayuden con el dolor o la diarrea y pueden empeorar los gases y los calambres. Consulta la información sobre alimentos como los cereales. Tu objetivo debe ser ingerir 20 gramos de fibra por día.
  • Beber de 6 a 8 vasos de agua al día (en especial, para las personas que tienen diarrea). No está claro si esto ayuda con los síntomas de SII, pero puede ayudar a tratar la deshidratación que a veces se produce por la diarrea.
  • Evitar comidas abundantes, ya que pueden provocar calambres y diarrea en las personas que tienen SII. Si te ocurre esto, prueba ingerir 4 o 5 comidas pequeñas al día. O bien, come menos en cada una de tus 3 comidas habituales.

Tomar medicamentos

Tu médico puede indicarte algún medicamento para aliviar los síntomas:

  • Suplementos de fibra como el psyllium (Metamucil) para controlar la constipación.
  • Medicamentos antidiarréicos, como la loperamida (Imodium), para controlar la diarrea.
  • Agentes antiespasmódicos como el aceite de menta o la diciclomina para reducir las contracciones del intestino, lo que puede aliviar la diarrea y el dolor.
  • Medicamentos antidepresivos como un antidepresivo tricíclico o un inhibidor de recaptación de serotonina (SSRI, por sus siglas en inglés) si los síntomas incluyen dolor o depresión.
  • Medicación para el SII. Un medicamento conocido como Lubiprostone está aprobado por la FDA para mujeres que tienen SII-C (constipación).

Toma tus medicamentos exactamente como te indica el médico. Todos los medicamentos tienen efectos secundarios y pueden afectar a las personas de maneras distintas. Informa a tu médico qué medicamentos de venta libre usas.

Terapia y alivio del estrés

Muchas personas que consultan por el SII también tienen ansiedad, pánico o depresión. El estrés también es un problema para las personas que padecen SII, ya que puede empeorar los síntomas. Las investigaciones muestran que la terapia psicológica puede ayudar a aliviar los síntomas de SII. Las terapias que pueden ayudar a reducir la sensación de estrés y ansiedad incluyen:

  • Terapia conductual cognitiva (CBT, por sus siglas en inglés), un tratamiento a corto plazo que combina distintos tipos de terapias y estrategias conductuales. El tipo de CBT que se usa para tratar el SII puede centrarse en el manejo del estrés cotidiano. O puede enfocarse en cambiar el modo en que una persona responde a la ansiedad por los síntomas de SII.
  • Psicoterapia dinámica, una forma intensiva a corto plazo de terapia mediante la palabra. Puede enfocarse en conversaciones profundas acerca de la relación entre los síntomas y las emociones. La terapia también puede ayudar a las personas a identificar y resolver conflictos interpersonales.
  • Terapia de hipnosis, donde las personas entran a un estado de conciencia alterado. Se hacen sugestiones visuales para imaginar, por ejemplo, que el dolor desaparece.

El alivio del estrés general también es importante. Hacer ejercicio en forma regular es una buena manera de aliviar el estrés. También mejora el funcionamiento del intestino y la salud general. La meditación, el yoga y los masajes también pueden ayudar.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el SII?

Para obtener más información sobre el síndrome del intestino irritable (SII), llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones: