Anemia por deficiencia de hierro

La anemia por deficiencia de hierro se produce cuando el cuerpo no tiene suficiente hierro. El cuerpo necesita hierro para ayudar a transportar oxígeno a todas las partes del cuerpo a través de la sangre. La anemia por deficiencia de hierro afecta más a las mujeres que a los hombres y es más común durante el embarazo.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la anemia por deficiencia de hierro?

 

La anemia por deficiencia de hierro es el tipo más común de anemia, una afección que se produce cuando el cuerpo no genera suficientes glóbulos rojos o las células de la sangre no trabajan correctamente.

La anemia por deficiencia de hierro se produce cuando no tienes suficiente hierro en el cuerpo. El cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina, el componente de los glóbulos rojos que transporta oxígeno a todas las partes del cuerpo a través de la sangre.

¿Quiénes contraen anemia por deficiencia de hierro?

La anemia por deficiencia de hierro afecta más a las mujeres que a los hombres. El riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro es más alto en mujeres que:

  • Están embarazadas. La anemia por deficiencia de hierro afecta a una de cada seis mujeres embarazadas1. Necesitas más hierro durante el embarazo para estimular el desarrollo de tu bebé por nacer.
  • Tienen períodos menstruales con sangrado abundante. Hasta el 5% de las mujeres en edad fértil contraen anemia por deficiencia de hierro debido al sangrado abundante durante la menstruación2.

Los bebés, niños pequeños y adolescentes también tienen un alto riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro. Conoce cuánto hierro necesitan los niños a diferentes edades.

¿Cuáles son los síntomas de la anemia por deficiencia de hierro?

Por lo general, la anemia por deficiencia de hierro se desarrolla lentamente. Al principio, es posible que no tengas síntomas o que tengas síntomas leves. A medida que empeora, es posible que notes uno o más de estos síntomas3:

  • Fatiga (muy común)
  • Debilidad (muy común)
  • Mareo
  • Dolores de cabeza
  • Baja temperatura corporal
  • Piel pálida o amarillenta
  • Latidos rápidos o irregulares
  • Dificultad para respirar o dolor de pecho, particularmente al hacer actividad física
  • Uñas quebradizas
  • Pica (antojos inusuales de consumir hielo, bebidas muy frías o elementos no comestibles como tierra o papel)4

Si crees que puedes tener anemia por deficiencia de hierro, habla con tu médico o enfermero.

¿Cuáles son las causas de la anemia por deficiencia de hierro?

Las mujeres pueden tener bajos niveles de hierro por varios motivos:

  • Pérdida de hierro a través de hemorragias. Las hemorragias pueden provocar la pérdida de más glóbulos rojos y hierro que los que el cuerpo puede reemplazar. Las mujeres pueden tener bajos niveles de hierro por hemorragias causadas por:
    • Problemas del sistema digestivo, como úlceras, pólipos del colon o cáncer de colon
    • Consumo regular a largo plazo de aspirina y otros analgésicos de venta libre
    • Donar sangre con demasiada frecuencia o sin tiempo suficiente para que tu cuerpo se recupere entre una donación y otra5
    • Períodos menstruales más largos o con sangrado más abundante que lo normal
    • Fibromas uterinos, que son tumores no cancerosos en el útero que pueden causar hemorragia abundante
  • Mayor necesidad de hierro durante el embarazo. Durante el embarazo, el cuerpo necesita más hierro que lo normal para estimular el desarrollo de tu bebé.
  • No comer suficientes alimentos que contienen hierro. El cuerpo absorbe el hierro de los alimentos de origen animal, como carne, pollo y pescado, entre dos y tres veces mejor que el hierro de los alimentos de origen vegetal. Los vegetarianos y veganos, que ingieren muy pocos alimentos de origen animal o ninguno, deben elegir otras fuentes buenas de hierro para asegurarse de obtener la cantidad suficiente6. El cuerpo también absorbe mejor el hierro de alimentos de origen vegetal si se acompañan con alimentos que tienen vitamina C, como naranjas y tomates. Sin embargo, la mayoría de los habitantes de los Estados Unidos obtienen el hierro suficiente de los alimentos.
  • Problemas para absorber el hierro. Ciertas afecciones médicas, como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca, o una cirugía de bypass gástrico para la pérdida de peso, pueden dificultar la capacidad de absorción de hierro de los alimentos.

¿Cómo se diagnostica la anemia por deficiencia de hierro?

Consulta a tu médico si crees que puedes tener anemia por deficiencia de hierro. Tu médico puede:

  • Hacerte preguntas sobre tus antecedentes médicos, como la regularidad de tus períodos menstruales o la abundancia de los sangrados. Tu médico también puede preguntarte por cualquier problema del sistema digestivo que tengas, como sangre en las heces.
  • Realizarte un examen físico
  • Hablarte sobre los alimentos que consumes, los medicamentos que tomas y los antecedentes médicos de tu familia
  • Realizarte análisis de sangre. Tu médico realizará un conteo sanguíneo completo (CSC). El CSC mide diferentes componentes de la sangre. Si la prueba de CSC muestra que tienes anemia, es probable que tu médico te pida realizar otro análisis de sangre para medir los niveles de hierro en la sangre y confirmar si tienes anemia por deficiencia de hierro.  

Si tienes anemia por deficiencia de hierro, es posible que tu médico desee realizar otros exámenes para descubrir la causa.

¿Debo hacerme una prueba de anemia por deficiencia de hierro?

Tal vez. Habla con tu médico para hacerte un análisis como parte de tu examen de salud regular si tienes períodos menstruales con sangrado abundante o un problema de salud como enfermedad de Crohn o enfermedad celíaca.

¿Cómo se trata la anemia por deficiencia de hierro?

El tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro depende de la causa:

  • Pérdida de sangre por un problema del sistema digestivo. Si tienes una úlcera, es posible que tu médico te dé antibióticos u otros medicamentos para tratar la úlcera. Si la hemorragia se debe a un pólipo o un tumor canceroso, tal vez necesites una cirugía para extirparlo. 
  • Pérdida de sangre por sangrado abundante durante el período menstrual. Es posible que tu médico te suministre anticonceptivos hormonales para ayudar a normalizar el sangrado abundante. Si el sangrado abundante no mejora, es posible que tu médico recomiende una cirugía. Algunos tipos de cirugía para controlar el sangrado abundante incluyen la ablación endometrial, que permite extirpar o destruir el revestimiento del útero, y la histerectomía, para extirpar todo el útero o partes del mismo.
  • Mayor necesidad de hierro. Si tienes problemas para absorber el hierro o tienes niveles de hierro bajos pero no padeces de anemia grave, es posible que tu médico recomiende lo siguiente:
    • Píldoras de hierro para aumentar tus niveles de hierro lo más rápido posible. No tomes ninguna píldora de hierro sin antes hablar con tu médico o enfermero.
    • Comer más alimentos que contienen hierro. Algunas fuentes buenas de hierro incluyen la carne, el pescado, los huevos, los frijoles, las arvejas y los alimentos fortificados (busca cereales fortificados con un 100 % de valor diario de hierro).
    • Comer más alimentos con vitamina C. La vitamina C ayuda a tu cuerpo a absorber el hierro. Algunas fuentes buenas de vitamina C incluyen las naranjas, el brócoli y los tomates.

Si tienes hemorragia severa o síntomas de dolor de pecho o dificultad para respirar, es posible que tu médico te recomiende transfusiones de hierro o glóbulos rojos. Las transfusiones solo se recomiendan para deficiencias de hierro graves y son mucho menos comunes.

¿Qué debo saber sobre las píldoras de hierro?

Tu médico puede recomendarte píldoras de hierro para ayudar a aumentar tus niveles de hierro. No tomes estas píldoras sin antes hablar con tu médico o enfermero. Tomar píldoras de hierro puede causar efectos secundarios, como molestias estomacales, estreñimiento y diarrea. Si se toman en forma líquida, los suplementos de hierro pueden mancharte los dientes.

Para reducir los efectos secundarios de las píldoras de hierro, puedes seguir estos pasos:

  • Comienza con la mitad de la dosis recomendada. Aumenta gradualmente hasta la dosis completa.
  • Toma el hierro en dosis divididas. Por ejemplo, si tomas dos píldoras por día, toma una por la mañana con el desayuno y la otra después de la cena.
  • Toma el hierro con otros alimentos (particularmente algo que contenga vitamina C, como un vaso de jugo de naranja, para ayudar a tu cuerpo a absorber el hierro).
  • Si un tipo de píldoras de hierro causa efectos secundarios, consulta a tu médico por otro tipo.
  • Si tomas hierro en forma líquida en lugar de píldoras, apúntalo en dirección a la parte posterior de la boca. Esto evitará que el líquido te manche los dientes. También puedes cepillarte los dientes después de tomar el medicamento para prevenir las manchas.

¿Qué sucede si no se trata la anemia por deficiencia de hierro?

Si no se trata, la anemia por deficiencia de hierro puede provocar problemas de salud graves. Los órganos pueden dañarse si reciben poco oxígeno. En la anemia, el corazón debe trabajar más para compensar la falta de glóbulos rojos o hemoglobina. Este trabajo adicional puede dañar el corazón.

La anemia por deficiencia de hierro también puede provocar problemas durante el embarazo.

¿Cómo puedo prevenir la anemia por deficiencia de hierro?

Para prevenir la anemia por deficiencia de hierro, puedes seguir los pasos que figuran a continuación:

  • Trata la causa de la pérdida de sangre. Habla con tu médico si tienes sangrado abundante durante el período menstrual o si tienes problemas del sistema digestivo, como diarrea frecuente o sangre en las heces.
  • Come alimentos con hierro. Algunas fuentes buenas de hierro incluyen la carne magra y el pollo, las verduras oscuras de hoja y los frijoles.
  • Come y bebe alimentos que ayuden a tu cuerpo a absorber el hierro, como jugo de naranja, frutillas, brócoli u otras frutas y verduras con vitamina C.
  • Adopta hábitos alimenticios saludables. La mayoría de las personas que eligen alimentos saludables y balanceados obtienen el hierro y las vitaminas que sus cuerpos necesitan de los alimentos que ingieren.
  • No bebas café o té con las comidas. Estas bebidas dificultan la absorción de hierro.
  • Habla con tu médico si tomas píldoras de calcio. El calcio puede dificultar la capacidad del cuerpo para absorber el hierro. Si es difícil que recibas hierro suficiente, pregúntale al médico cómo puedes también obtener calcio.

¿Cuánto hierro necesito por día?

El siguiente cuadro enumera la cantidad de hierro que necesitas cada día. Las cantidades recomendadas están detalladas en miligramos (mg). Consulta una lista de buenas fuentes de hierro.

Edad

Mujeres

Mujeres embarazadas

Mujeres en período de lactancia

Mujeres vegetarianas*

De 14 a 18 años

15 mg

27 mg

10 mg

27 mg

De 19 a 50 años

18 mg

27 mg

9 mg

32 mg

Más de 51 años

8 mg

n/a

n/a

14 mg

Fuente: Adaptado del Comité de Nutrición y Alimentos del Instituto de Medicina6

*Las personas vegetarianas necesitan más hierro proveniente de alimentos que las personas que comen carne. Esto se debe a que el cuerpo puede absorber el hierro de la carne mejor que de los alimentos de origen vegetal.

¿Qué alimentos contienen hierro?

Las fuentes alimenticias de hierro incluyen las siguientes:

  • Cereales fortificados para el desayuno (18 miligramos por porción)
  • Ostras (8 miligramos por porción de 3 onzas)
  • Frijoles blancos en lata (8 miligramos por taza)
  • Chocolate amargo (7 miligramos por porción de 3 onzas)
  • Hígado de vaca (5 miligramos por porción de 3 onzas)
  • Espinaca (3 miligramos cada ½ taza)
  • Tofu firme (3 miligramos cada ½ taza)
  • Frijoles rojos (2 miligramos cada ½ taza)
  • Tomates en lata (2 miligramos cada ½ taza)
  • Carne vacuna magra (2 miligramos por porción de 3 onzas)
  • Papa al horno (2 miligramos por papa mediana)

Encuentra más fuentes de hierro.

¿Necesito más hierro durante el embarazo?

Sí. Durante el embarazo, el cuerpo necesita más hierro para estimular el crecimiento de tu bebé. De hecho, las mujeres embarazadas necesitan casi el doble de hierro que las mujeres que no están embarazadas. No obtener suficiente hierro durante el embarazo aumenta el riesgo de tener un parto prematuro o un bebé con bajo peso al momento del parto (menos de 5 ½ libras). El parto prematuro es la causa más común de muerte infantil. El parto prematuro y el peso bajo al momento del parto aumentan el riesgo de que tu bebé sufra problemas de salud y del desarrollo al nacer y durante la infancia.

Si estás embarazada, habla con tu médico sobre estas medidas:

  • Tomar 27 miligramos de hierro por día. Toma vitaminas prenatales con hierro cada día o consulta a tu médico sobre los suplementos de hierro (píldoras).
  • Realizarte una prueba de anemia por deficiencia de hierro7
  • Realizarte una prueba de anemia por deficiencia de hierro entre cuatro y seis semanas después del parto

¿Necesito más hierro si estoy en período de lactancia materna?

No. No necesitas más hierro durante el período de lactancia materna. De hecho, necesitas menos hierro del que necesitabas antes de estar embarazada. Las mujeres en período de lactancia necesitan 10 miligramos de hierro por día, en el caso de las madres jóvenes de entre 14 y 18 años de edad, y 9 miligramos por día, en el caso de las mujeres mayores de 18.

Necesitas menos hierro durante el período de lactancia materna porque es probable que no pierdas mucho a través del ciclo menstrual. Muchas mujeres que amamantan no menstrúan o menstrúan poco. Además, si obtuviste suficiente hierro durante el embarazo (27 miligramos por día), la leche materna proporcionará suficiente hierro para tu bebé.

¿La terapia hormonal para la menopausia afecta la cantidad de hierro que debo consumir?

Es posible. Si aún tienes tu período menstrual y recibes alguna terapia hormonal para la menopausia, tal vez necesites más hierro que las mujeres posmenopáusicas que no reciben ninguna terapia hormonal para la menopausia. Habla con tu médico o enfermera.

¿Los anticonceptivos afectan mi riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro?

Es posible. Los anticonceptivos hormonales, como las píldoras, los parches, las inyecciones o el dispositivo intrauterino hormonal (DIU), a menudo se utilizan para tratar a las mujeres que tienen sangrados abundantes durante el período menstrual. Normalizar el sangrado del período menstrual puede ayudar a reducir tu riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro.

Además, el DIU de cobre no hormonal (Paragard) puede hacer que tu flujo menstrual sea más abundante. Esto aumenta tu riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro.

Habla con tu médico o enfermero sobre tu riesgo de sufrir anemia y si los anticonceptivos hormonales pueden ayudarte.

Soy vegetariana. ¿Cómo puedo asegurarme de consumir suficiente hierro?

Para ayudar a asegurarte de consumir suficiente hierro, elige alimentos que contienen hierro con mayor frecuencia. Las personas vegetarianas necesitan más hierro proveniente de alimentos que las personas que comen carne. Esto se debe a que el cuerpo puede absorber el hierro de la carne mejor que de los alimentos de origen vegetal.

Algunas fuentes vegetarianas de hierro incluyen las siguientes8:

  • Cereales y pan con hierro agregado
  • Lentejas y frijoles
  • Chocolate amargo
  • Verduras oscuras de hoja, como la espinaca y el brócoli
  • Tofu
  • Garbanzos
  • Tomates en lata

Habla con tu médico o enfermero para saber si consumes suficiente hierro. La mayoría de las personas obtienen hierro de los alimentos.

¿Puedo obtener más hierro de lo que mi cuerpo necesita?

Sí, tu cuerpo puede recibir demasiado hierro. El exceso de hierro puede dañar el hígado, el corazón y el páncreas. Trata de no consumir más de 45 miligramos de hierro por día, a menos que tu médico te recete una mayor cantidad.

Algunas personas consumen demasiado hierro debido a una afección hereditaria llamada "hemocromatosis". Conoce más sobre la hemocromatosis, quiénes están en riesgo de sufrirla y cómo se trata.

También puedes recibir demasiado hierro si tomas píldoras de hierro (y además consumes hierro proveniente de alimentos) o si te han realizado varias transfusiones de sangre.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre la anemia por deficiencia de hierro?

Para obtener más información sobre la anemia por deficiencia de hierro, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos. (2015). Anemia por deficiencia de hierro en mujeres embarazadas: detección y suplementos (versión en inglés).
  2. Cogswell, M.E. Looker, A.C., Pfeiffer, C.M., Cook, J.D., Lacher, D.A., Beard, J.L. et al. (2009). Análisis de deficiencia de hierro en niños en edad preescolar y mujeres no embarazadas en edad fértil de EE. UU.: National Health and Nutrition Examination Survey 2003-2006 (versión en inglés). American Journal of Clinical Nutrition; 89: 1334–1342.
  3. Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. (2014). ¿Cuáles son los signos y los síntomas de la anemia por deficiencia de hierro? (Versión en inglés)
  4. Bryant, B.J., Yau, Y.Y., Arceo, S.M., Hopkins, J.A. y Leitman, S.F. (2013). Comprobación de deficiencia y disminución de hierro en donantes de sangre a través de preguntas de detección de pica y síndrome de piernas inquietas (versión en inglés). Transfusion, 53(8):1637-44.
  5. Cable, R.G., Glynn, S.A., Kiss, J.A., Mast, A.E., Whitney, R.S., Murphy, E.L., et al. (2012). Deficiencia de hierro en donantes de sangre: estudio de evaluación de niveles de hierro en donantes de REDS-II (RISE) (versión en inglés). Transfusion; 52(4): 702-711.
  6. Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de la Salud. (2016). Hierro (versión en inglés).
  7. Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos. (2015). Anemia por deficiencia de hierro en mujeres embarazadas: detección y suplementos (versión en inglés).
  8. Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de la Salud. (2016). Hierro: hoja de datos de profesionales de la salud (versión en inglés). Bethesda, MD: Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de la Salud.