Depresión durante y después del embarazo

Cuando estás embarazada o acabas de tener un bebé, puedes estar deprimida y no saberlo. Algunos cambios normales durante y después del embarazo pueden causar síntomas similares a los de la depresión. Tu médico puede determinar si tus síntomas son causados por una depresión u otra cosa.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la depresión?

La depresión es más que una sensación de tristeza o "estar con el ánimo por el suelo" por algunos días. Es una enfermedad grave que tiene que ver con el cerebro. Cuando se tiene depresión, la sensación de tristeza, ansiedad o "vacío" no desaparecen e interfieren con la rutina y la vida cotidiana. Estos sentimientos pueden ser leves a graves. La buena noticia es que la mayoría de la gente con depresión mejora con un tratamiento.

¿Qué tan común es la depresión durante y después del embarazo?

La depresión es un problema común durante y después del embarazo. Aproximadamente el 13 por ciento de las embarazadas y madres que acaban de dar a luz sufren depresión.

¿Cómo sé si tengo depresión?

Cuando estás embarazada o acabas de tener un bebé, puedes estar deprimida y no saberlo. Algunos cambios normales durante y después del embarazo pueden causar síntomas similares a los de la depresión. Pero si tienes algunos de los siguientes síntomas de depresión durante más de 2 semanas, llama a tu médico:

  • Estás intranquila o malhumorada
  • Te sientes triste, desesperanzada o abrumada
  • Lloras mucho
  • No tienes energía o motivación
  • Comes muy poco o demasiado
  • Duermes poco o demasiado
  • Te cuesta concentrarte o tomar decisiones
  • Tienes problemas para recordar las cosas
  • Te sientes culpable e inútil
  • Pierdes el interés o dejas de gozar actividades que antes disfrutabas
  • Te alejas de tus amigos y familiares
  • Tienes dolores de cabeza, dolores o malestares, o problemas estomacales que no desaparecen

Tu médico puede determinar si tus síntomas son causados por una depresión u otra cosa.

¿Cuáles son las causas de la depresión? ¿Y la depresión posparto?

No existe una sola causa. Por el contrario, la depresión probablemente sea el resultado de una combinación de factores:

  • La depresión es una enfermedad mental que tiende a ser hereditaria. Las mujeres con antecedentes familiares de depresión son más propensas a tener depresión.
  • Se cree que los cambios en la estructura o química del cerebro son un factor muy importante en la depresión.
  • La depresión puede aparecer por acontecimientos estresantes de la vida, como la muerte de un ser querido, tener que cuidar de un familiar anciano, sufrir abusos y pobreza.
  • En algunas mujeres, los factores hormonales únicos pueden contribuir a la depresión. Sabemos que las hormonas afectan directamente a la química cerebral que controla las emociones y el estado de ánimo. También sabemos que las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir depresión en ciertas etapas de su vida, como la pubertad, durante y después del embarazo y durante la perimenopausia. Algunas mujeres también tienen síntomas depresivos justo antes de su período menstrual.

La depresión después de tener un bebé se llama depresión posparto. Los cambios hormonales pueden desencadenar síntomas de depresión posparto. En el embarazo, los niveles de las hormonas femeninas estrógenoprogesterona aumentan considerablemente. En las primeras 24 horas después del parto, los niveles hormonales regresan rápidamente a la normalidad. Los investigadores creen que el gran cambio en los niveles hormonales puede causar depresión. Esto se parece mucho a la manera en que los pequeños cambios hormonales pueden afectar el estado de ánimo de las mujeres antes de tener el período menstrual.

Los niveles de las hormonas tiroideas también pueden bajar después del parto. Esto se parece mucho a la manera en que los pequeños cambios hormonales pueden afectar el estado de ánimo de las mujeres antes de tener el período menstrual. Bajos niveles de hormonas tiroideas pueden provocar síntomas de depresión. Con un simple análisis de sangre se puede saber si esto es lo que está causando tus síntomas. Si es así, tu médico puede recetarte un medicamento para la tiroides.

Hay otros factores que pueden tener una función en la depresión posparto. Puede que te sientas:

  • Cansada después del parto
  • Cansada por dormir poco o haber dormido mal
  • Abrumada con un recién nacido
  • Con dudas sobre tu capacidad de ser una buena madre
  • Estresada por cambios en las rutinas del trabajo y la casa
  • Con una necesidad poco realista de ser una mamá perfecta
  • Como si hubieses perdido a la persona que eras antes de tener al bebé
  • Menos atractiva
  • Con falta de tiempo libre

¿Algunas mujeres tienen mayor riesgo de sufrir depresión durante y después del embarazo?

Ciertos factores pueden aumentar tu riesgo de sufrir depresión durante y después del embarazo.

  • Antecedentes personales de depresión u otras enfermedades mentales
  • Antecedentes familiares de depresión u otras enfermedades mentales
  • Falta de apoyo de familiares y amigos
  • Ansiedad o sentimientos negativos sobre el embarazo
  • Problemas con un embarazo o parto anterior
  • Problemas en el matrimonio o de dinero
  • Acontecimientos estresantes de la vida
  • Ser muy joven
  • Abuso de sustancias

Las mujeres que se deprimen durante el embarazo tienen un riesgo mayor de sufrir depresión después del parto. La Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos recomienda hacer exámenes de detección de depresión durante y después del embarazo, independientemente de los factores de riesgo de la mujer para sufrir depresión.

¿Cuál es la diferencia entre la "tristeza de posparto", depresión posparto y psicosis posparto?

Muchas mujeres sufren tristeza de posparto los días siguientes al parto. Si tienes tristeza de posparto puede que:

  • Tengas cambios de humor
  • Te sientas triste, ansiosa o abrumada
  • Tengas ataques de llanto
  • Pierde el  apetito
  • Tengas problemas para dormir

La mayoría de las veces la tristeza de posparto desaparece en unos cuantos días o una semana. Los síntomas no son graves y no se necesita tratamiento.

Los síntomas de la depresión posparto duran más tiempo y son más graves. La depresión posparto puede comenzar en cualquier momento dentro del primer año después del parto. Si tienes depresión posparto, puedes tener cualquiera de los síntomas de depresión que mencionamos arriba. Los síntomas también pueden incluir:

  • Pensamientos sobre hacer daño al bebé
  • Pensamientos sobre hacerte daño a ti misma
  • No sentir interés por el bebé

La depresión posparto debe ser tratada por un médico.

La psicosis posparto es muy poco común. Ocurre en unos 1 a 4 de cada 1,000 partos. En general comienza en las primeras 2 semanas después de tener al bebé. Las mujeres que sufren trastorno bipolar o algún otro problema de salud mental llamado trastorno esquizoafectivo tienen un mayor riesgo de sufrir psicosis posparto. Los síntomas pueden incluir:

  • Ver cosas que no están ahí
  • Sentirse confundida
  • Tener cambios repentinos de estado de ánimo
  • Tratar de hacerte daño o de lastimar a tu bebé

¿Qué debo hacer si tengo síntomas de depresión durante o después del embarazo?

Llama a tu médico si:

  • La tristeza de posparto no desaparece después de 2 semanas
  • Los síntomas de depresión se hacen cada vez más intensos
  • Los síntomas de depresión comienzan en cualquier momento después del parto, incluso hasta muchos meses después
  • Te resulta difícil hacer tareas en el trabajo o en casa
  • No puedes cuidar de ti misma o de tu bebé
  • Piensas en hacerte daño o lastimar a tu bebé

Tu médico puede hacerte preguntas para ver si tienes depresión. Tu médico también puede derivarte a un profesional de la salud mental que se especialice en tratar la depresión.

Algunas mujeres no le cuentan a nadie sobre sus síntomas. Se sienten avergonzadas o culpables por sentirse deprimidas cuando se supone que tienen que estar felices. Se preocupan de que la gente piense que no son buenas madres.

Cualquier mujer puede deprimirse durante el embarazo o después de tener un bebé. Eso no significa que seas una mala madre o "no seas apta". Tú y tu bebé no tienen por qué sufrir. Te pueden ayudar.

Te damos algunos consejos útiles:

  • Descansa lo más que puedas. Duerme cuando el bebé esté durmiendo.
  • No intentes hacer demasiado ni trates de ser perfecta.
  • Pide ayuda a tu pareja, familia y amigos.
  • Hazte tiempo para salir, visitar amigos o pasar tiempo a solas con tu pareja.
  • Habla sobre lo que sientes con tu pareja, familia y amigos.
  • Habla con otras madres para aprender de sus experiencias.
  • Participa en un grupo de apoyo. Pregunta a tu médico sobre grupos en tu área.
  • No hagas ningún cambio importante en tu vida durante el embarazo o justo después de dar a luz. Los cambios grandes pueden causar un estrés innecesario. A veces los cambios grandes se pueden evitar. Cuando eso suceda, trata de buscar apoyo y ayuda para la nueva situación antes de tiempo.

¿Cómo se trata la depresión?

Los dos tipos comunes de tratamiento para la depresión son:

  • Terapia conversacional. Con este tratamiento hablas con un terapeuta, psicólogo o trabajador social para aprender cómo cambiar la manera en que la depresión te hace pensar, sentir y actuar.
  • Medicamentos. Tu médico puede recetarte un medicamento antidepresivo. Estos medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión.

Estos métodos de tratamiento se pueden usar solos o juntos. Si estás deprimida, tu depresión puede afectar a tu bebé. Recibir tratamiento es importante para ti y para tu bebé. Habla con tu médico sobre los beneficios y riesgos de tomar medicamentos para tratar la depresión durante el embarazo o la lactancia.

¿Qué puede suceder si no se trata la depresión?

No tratar la depresión puede ser perjudicial para ti y tu bebé. A algunas mujeres con depresión se les hace difícil cuidar de sí mismas durante el embarazo. Puede que:

  • Coman mal
  • No suban suficiente peso
  • Tengan problemas para dormir
  • Falten a sus consultas prenatales
  • No sigan las indicaciones del médico
  • Consuman sustancias dañinas, como tabaco, alcohol o drogas ilegales

La depresión durante el embarazo puede aumentar el riesgo de:

  • Problemas durante el embarazo o el parto
  • Tener un bebé que nazca con bajo peso
  • Parto prematuro

La depresión posparto sin tratar puede afectar tu capacidad de ser madre. Puede que:

  • Te falte energía
  • Tengas problemas para concentrarte
  • Te sientas malhumorada
  • No puedas atender las necesidades de tu bebé

Como resultado, puede que te sientas culpable y pierdas confianza en ti misma como madre. Estos sentimientos pueden empeorar tu depresión.

Los investigadores creen que la depresión posparto en la madre puede afectar a su bebé. Puede provocar que el bebé:

  • Sufra demoras en el desarrollo del habla
  • Tenga problemas para crear el vínculo madre-hijo
  • Tenga problemas de conducta
  • Llore mucho

Algo que ayuda es que tu pareja u otra persona pueda encargarse del bebé durante tu depresión.

Todos los niños merecen la oportunidad de tener una mamá saludable. Y todas las mamás merecen la oportunidad de disfrutar de su vida y de sus hijos. Si te sientes deprimida durante el embarazo o después de tener un bebé, no sufras sola. Cuéntale a una persona cercana o habla con tu médico de inmediato.

¿Respondimos tus preguntas sobre la depresión durante y después del embarazo?

Para solicitar más información sobre depresión durante y después del embarazo, llama a womenshealth.gov al 800-994-9662 (TDD: 888-220-5446) o comunícate con las siguientes organizaciones: