Hepatitis viral

Hepatitis significa inflamación (hinchazón) del hígado. Por lo general, la hepatitis está causada por uno de muchos virus, por lo que a menudo se la denomina hepatitis viral. Los tipos más comunes de hepatitis viral en los Estados Unidos son la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C.

Esta hoja de datos se centra en la hepatitis viral. Puedes obtener más información sobre otros tipos de hepatitis en la Biblioteca Nacional de Medicina.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la hepatitis?

Hepatitis significa inflamación (hinchazón) del hígado. La hepatitis puede estar causada por:

  • Toxinas
  • Determinados medicamentos
  • Algunas enfermedades
  • Consumo de alcohol en exceso
  • Infecciones virales y bacterianas

Por lo general, la hepatitis está causada por uno de muchos virus, por lo que a menudo se la denomina hepatitis viral. Los tipos más comunes de hepatitis viral en los Estados Unidos son la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C.

Esta hoja de datos se centra en la hepatitis viral. Puedes obtener más información sobre otros tipos de hepatitis en la Biblioteca Nacional de Medicina.

¿Cuáles son los signos de la hepatitis viral?

Algunas personas con hepatitis viral no presentan signos de infección. Los síntomas, si se producen, pueden ser:

  • Ictericia, que es cuando la piel y el blanco de los ojos se vuelve amarillo
  • Febrícula
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Cansancio
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Orina de color oscuro o deposiciones de color claro
  • Dolor de estómago

¿Cómo se contagia la hepatitis viral?

Puedes obtener hepatitis A al ingerir alimentos o beber agua contaminada con heces (materia fecal) de una persona infectada con el virus, o por contacto anal-oral. Algunas de las maneras en que puedes contagiarte este tipo de hepatitis incluyen:

  • Ingerir alimentos preparados por una persona infectada con el virus que no se lavó las manos luego de usar el baño y luego tocó la comida
  • Contacto con familiares o parejas sexuales infectadas
  • Tocar cambiadores de pañales que no se limpiaron de la manera adecuada
  • Comer mariscos crudos provenientes de agua contaminada con residuos

Puedes contagiarte hepatitis B si entras en contacto con una persona infectada mediante:

  • Sangre
  • Semen y otros fluidos que se intercambian al mantener relaciones sexuales
  • Agujas compartidas al usar drogas

El virus también se puede transmitir de una madre infectada a su bebé durante el embarazo.

La hepatitis C también se contagia por el contacto con la sangre de una persona infectada. Por lo general, esto ocurre cuando una persona utiliza agujas contaminadas para inyectarse drogas.

¿Debo hacerme la prueba de hepatitis?

Depende de tus factores de riesgo. Habla con tu médico para hacerte un examen si:

  • Has usado drogas inyectables, aunque sea una sola vez
  • Has tenido una transfusión de sangre o un trasplante de órganos antes de los 1992 años.

Puedes vivir con hepatitis C por mucho tiempo sin siquiera saberlo, por lo que es importante hablar con tu médico sobre los riesgos.

¿Cómo se diagnostica la hepatitis viral?

Si crees que podrías tener hepatitis viral, habla con tu médico. Para diagnosticar tu enfermedad, tu médico:

  • Te hará preguntas sobre tus antecedentes médicos
  • Realizará un examen físico
  • Solicitará análisis de sangre

Las infecciones por hepatitis se diagnostican a través de análisis de sangre que detectan partes del virus o los anticuerpos que crea tu cuerpo como respuesta al virus.

¿Cuál es la diferencia entre la hepatitis viral aguda y la hepatitis viral crónica?

La hepatitis viral aguda es una infección viral a corto plazo. Ocurre cuando te contagias el virus por primera vez y puede ser leve o grave. En algunos casos, la infección aguda provoca una infección crónica. La hepatitis viral crónica es una infección de largo plazo que puede durar toda la vida.

La hepatitis A solo causa una infección aguda. Los virus de la hepatitis B y C pueden causar infecciones agudas y crónicas. Las hepatitis crónicas B y C son problemas de salud graves. Pueden provocar:

  • Cirrosis
  • Falla hepática
  • Cáncer de hígado

¿Cómo se trata la hepatitis viral?

Generalmente, la hepatitis viral mejora por si sola luego de semanas hasta meses. Sin embargo, cuando la hepatitis se vuelve una enfermedad crónica o de largo plazo, es posible que deba tratarse la infección con medicamentos específicos denominados antivirales.

Si crees que tienes algún tipo de hepatitis viral, habla con tu médico sobre los tratamientos que puedan ser adecuados para ti.

¿Cuán común es la hepatitis viral?

En los Estados Unidos, en el año 2007, se calcularon:

  • 25,000 infecciones nuevas de hepatitis A
  • 43,000 infecciones nuevas de hepatitis B
  • 17,000 infecciones nuevas de hepatitis C

En los Estados Unidos, aproximadamente 800,000 a 1.4 millones de personas tienen hepatitis B crónica y 3.2 millones tienen hepatitis C crónica. Entre el 75 y el 85 por ciento de las personas infectadas con el virus de la hepatitis C desarrollan una infección crónica.

¿Cómo puedo prevenir la infección de la hepatitis viral?

A continuación encontrarás los mejores métodos para prevenir los virus de la hepatitis más comunes en los Estados Unidos.

Prevención de la hepatitis A

  • Vacunarse. Las personas con ciertos factores de riesgo y problemas de salud deben recibir la vacuna, por lo que habla con tu médico sobre si la vacuna es adecuada para ti.
  • Lávate las manos de manera adecuada después de usar el baño y cambiadores de pañal, y antes de preparar o ingerir alimentos.

Prevención de la hepatitis B

  • Vacunarse.
  • Al igual que con otras infecciones de transmisión sexual, limita las parejas sexuales y usa condones de látex para disminuir el riesgo.

Prevención de la hepatitis C

  • No compartas agujas y otros elementos utilizados para inyectar drogas, esteroides o sustancias cosméticas.
  • No uses artículos personales que puedan haber estado en contacto con la sangre de una persona infectada, como hojas de afeitar, cortadores de uñas, cepillos de dientes o medidores de glucemia.
  • No te hagas tatuajes o perforaciones en el cuerpo en un establecimiento no habilitado o en un lugar informal.

Si eres trabajadora de seguridad pública o atención de salud, siempre sigue una rutina de precauciones y manipula con seguridad las agujas y otros objetos cortantes.

Si estás embarazada, tu médico analizará tu sangre para detectar hepatitis B. Si estás infectada, tu bebé recibirá inmunoglobulina para hepatitis B (H-BIG) y la vacuna para la hepatitis B en las 12 posteriores al nacimiento. Si tienes hepatitis B crónica, asegúrate que tu bebé reciba todas las vacunas contra la hepatitis B en los primeros seis meses de vida.

¿Quién debe recibir las vacunas contra la hepatitis viral?

La vacuna contra la hepatitis B se administra en dos dosis, con una diferencia de seis a 18 meses. La vacuna está recomendada para:

  • Quienes viajan a áreas con mayores índices de hepatitis A
  • Hombres que tienen relaciones sexuales con hombres
  • Consumidores de drogas inyectables y no inyectables
  • Personas con trastornos de factores de coagulación, como la hemofilia
  • Personas con enfermedades hepáticas crónicas
  • Todos los niños de 1 años

Generalmente, la vacuna contra la hepatitis B se administra en tres dosis en un lapso de seis meses. La vacuna está recomendada para:

  • Todos los bebés al nacer
  • Una persona que vive con o mantiene relaciones sexuales con alguien infectado hepatitis B crónica
  • Hombres que tienen relaciones sexuales con hombres
  • Alguien que ha sido diagnosticado con una infección de transmisión sexual (ITS)
  • Personas con múltiples parejas sexuales
  • Alguien que utilice agujas para inyectarse drogas
  • Personas expuestas a sangre humana debido a su trabajo

¿Por cuánto tiempo te protegen las vacunas contra la hepatitis A y B?

Las personas solo necesitan una serie de la vacuna contra de la hepatitis A (dos dosis) y de la vacuna contra la hepatitis B (tres dosis) en toda su vida. La mayoría de las personas no necesitan una dosis de refuerzo de cualquiera de las vacunas. Sin embargo, si has tenido hemodiálisis (procedimiento médico para purificar la sangre) o tienes un sistema inmunitario debilitado, tu médico puede recomendarte una dosis de refuerzo de la vacuna contra la hepatitis B.

¿Es seguro visitar a una persona con hepatitis?

Es seguro visitar a alguien con hepatitis viral. La hepatitis no se contagia a través del contacto casual. Está bien darle la mano, abrazar o besar a alguien infectado con cualquier tipo de hepatitis viral.

¿Cómo hace una mujer embarazada para transmitirle el virus de la hepatitis B a su bebé?

Durante el nacimiento, la sangre de la madre entra en contacto con el cuerpo del bebé. Si la madre tiene el virus de la hepatitis B en la sangre, es muy probable que su bebé resulte infectado. Sin embargo, esto se puede prevenir al administrarle al bebé todas las dosis de la vacuna contra la hepatitis B. Una pequeña cantidad de bebés contrae la infección antes del nacimiento.

Si tengo hepatitis B, ¿qué necesita mi bebé para no infectarse con el virus?

Asegúrate de que tu bebé reciba la vacuna contra la hepatits B y la inmunoglobulina de la hepatitis B (H-BIG) en las 12 horas posteriores al nacimiento. Tu bebé necesitará dos o tres dosis más de la vacuna en los próximos uno a 15 meses para prevenir la hepatitis B. El momento y la cantidad total de vacunas dependerá del tipo de vacuna y de la edad y peso del bebé.

La vacunación es muy importante. Más del 90 por ciento de los bebés que han estado expuestos al virus y no han recibido la vacuna desarrollan hepatitis B crónica. Se deberá hacer una prueba a tu bebé luego de la última dosis para garantizar que tenga la protección contra la enfermedad.

¿Puedo amamantar a mi bebé si tengo hepatitis B?

Sí, puedes amamantar a tu bebé si tienes hepatitis B. Asegúrate de que tu bebé reciba la vacuna contra la hepatitis B y la inmunoglobulina de la hepatitis B (H-BIG). Cuida bien de tus pezones para prevenir el agrietado y el sangrado. Si tu pezones están agrietados o sangran, evita amamantar a tu bebé hasta las llagas cicatricen. Hasta que cicatricen, puedes utilizar un extractor para mantener tu suministro de leche. Sin embargo, deberías desechar la leche extraída. No le des la leche a tu bebé.

Más información sobre la hepatitis viral

Para obtener más información acerca de la hepatitis viral, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 (TDD: 888-220-5446) o comunícate con las siguientes organizaciones: