Trastornos hemorrágicos

Un trastorno hemorrágico es un problema de salud que provoca un sangrado imposible de parar. Aproximadamente una de cada 10 mujeres con períodos menstruales abundantes pueden tener un trastorno hemorrágico.1 El tipo más común de trastorno hemorrágico en las mujeres es la enfermedad de Willebrand (EVW). Si los trastornos hemorrágicos no reciben tratamiento pueden aumentar el riesgo de anemia y hemorragias peligrosas después del parto.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es un trastorno hemorrágico?

Un trastorno hemorrágico es un problema de salud que provoca un sangrado imposible de parar. Normalmente cuando alguien se lastima, se forma un coágulo de sangre que detiene el sangrado rápidamente. Para que se forme un coágulo, la sangre necesita un tipo de glóbulo, llamado plaqueta, y proteínas de la sangre, denominadas factores de coagulación.

Si tienes un trastorno hemorrágico, tus plaquetas o factores de coagulación no funcionan correctamente o tu cuerpo no produce las plaquetas o los factores de coagulación suficientes. Esto facilita que se produzca un sangrado excesivo durante las funciones normales del organismo, por ejemplo el período menstrual. Las personas que tienen un trastorno hemorrágico también pueden sangrar demasiado o por un tiempo prolongado después de una herida, un arreglo dental, un parto o una cirugía.

¿Quiénes tienen trastornos hemorrágicos?

P:

R:

Los trastornos hemorrágicos afectan tanto a mujeres como a hombres. Sin embargo, los trastornos hemorrágicos pueden ocasionar más problemas a las mujeres debido al sangrado abundante durante los períodos menstruales y al riesgo de sufrir una hemorragia riesgosa después del parto.

¿Puede indicar el sangrado abundante durante mi período menstrual que tengo un trastorno hemorrágico?

Es posible. Aproximadamente una de cada 10 mujeres con períodos abundantes pueden presentar algún tipo de trastorno hemorrágico.1

Sin embargo, otras causas de los períodos abundantes incluyen estas:

  • Determinados problemas de salud. El sangrado abundante puede ser un indicador de problemas de tiroides o fibromas uterinos
  • Problemas reproductivos. Cuando el ciclo menstrual es normal, el cuerpo desecha el revestimiento uterino en cada período. Si tienes un desequilibrio hormonal o si no ovulas, la capa que cubre la pared del útero puede engrosarse demasiado. Y al eliminar este recubrimiento durante el siguiente período menstrual, se puede producir un sangrado abundante.
  • Determinados medicamentos. Algunos medicamentos antiinflamatorios y anticoagulantes pueden provocar períodos abundantes o prolongados.

Consulta con tu médico o enfermera si tus períodos son abundantes.

¿Cómo puedo determinar si mi sangrado es abundante durante el período menstrual?

Tu período menstrual es abundante si:

  • Tienes que cambiar la toalla femenina o el tampón cada una o dos horas.
  • Tienes sangrado menstrual por más de 7 días consecutivos.
  • Hay coágulos mayores a un cuarto en el sangrado menstrual

El sangrado menstrual es una combinación de tejidos y sangre, por lo que generalmente sale en grandes cúmulos o coágulos. Estos coágulos son diferentes de los factores coagulantes que tu cuerpo necesita para detener una hemorragia producida por un corte u otra herida. Si los coágulos de sangre en tu flujo menstrual son grandes (más grandes que un cuarto), es señal de que el sangrado es anormal o abundante.

Las mujeres cuyos sangrados menstruales son abundantes, normalmente deben modificar sus actividades diarias debido a esta condición. Si tienes que cambiar tu rutina laboral o escolar porque tienes un sangrado demasiado intenso durante tu periodo, entonces probablemente el sangrado menstrual no sea normal.

Consulta a tu médico o enfermera si crees que tienes un sangrado abundante. El médico indicará que te realices ciertas pruebas para averiguar qué es lo que está causando este sangrado abundante. Los tratamientos incluyen medicamentos o cirugía.

¿Qué es lo que provoca los trastornos hemorrágicos?

Generalmente, los trastornos hemorrágicos son hereditarios y se pasan de padres a hijos al nacer. Pero también es posible sufrir de trastornos hemorrágicos incluso si tus padres no los tienen. Consulta a tu médico o enfermera sobre los riesgos que implica tener antecedentes de trastornos hemorrágicos.

A veces, los trastornos hemorrágicos se pueden dar a causa de otros problemas de salud o por los medicamentos que tomas:2

  • Enfermedades hepáticas. El hígado es el encargado de producir la mayoría de los factores de coagulación de la sangre (proteínas en el torrente sanguíneo) que se necesitan.
  • Enfermedades renales, especialmente en etapas avanzadas
  • Efectos secundarios de ciertos medicamentos, como anticoagulantes, algunos analgésicos o el consumo prolongado de antibióticos
  • Desequilibrios de la hormona tiroidea

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos hemorrágicos?

Algunos de los síntomas más frecuentes de los trastornos hemorrágicos son:

  • Moretones grandes producto de un golpe o herida leve
  • Hemorragias nasales frecuentes o difíciles de detener
  • Sangrado menstrual abundante
  • Sangrado vaginal intenso a causa de otras afecciones, como endometriosis
  • Sangre en las heces o en la orina
  • Sangrado intenso o prolongado luego de una herida, cirugía o intervención odontológica
  • Anemia, condición que hace que luzcas pálida o te sientas cansada o débil
  • Sangrado en las articulaciones, los músculos y los órganos

Si tienes cualquiera de estos síntomas, consulta con tu médico o enfermera. Estos pueden ser también síntomas de otros problemas de salud.
 

¿Qué tipos de trastornos hemorrágicos afectan a las mujeres?

Los trastornos hemorrágicos en las mujeres y niñas generalmente son hereditarios, lo que significa que estos trastornos tienen un componente genético. A veces, los trastornos hemorrágicos pueden presentarse aunque la niña o mujer no tenga antecedentes familiares. Las mujeres también pueden desarrollar trastornos hemorrágicos como un efecto secundario de algunos medicamentos o a causa de otros problemas de salud.

Enfermedad de von Willebrand (EVW)

La EVW es el trastorno hemorrágico hereditario más común que presentan las mujeres en los Estados Unidos.3 La sangre contiene una proteína llamada factor von Willebrand. Las personas que tienen la EVW no tienen la cantidad suficiente del factor von Willebrand o éste no funciona correctamente. Esto puede resultar en sangrados profusos difíciles de detener. Las mujeres con EVW pueden presentar:4,5

  • Periodos menstruales inusuales, abundantes y prolongados (este es el síntoma más común)
  • Hemorragias nasales frecuentes o difíciles de detener
  • Encías sangrantes
  • Sangre en las heces o en la orina
  • Sangrado intenso o prolongado luego de una herida, cirugía o intervención odontológica
  • Presentar moretones fácilmente
  • Hemorragias profusas o prolongadas durante o después del parto

Hemofilia

La hemofilia es otro tipo de trastorno hemorrágico, el cual es muy conocido pero muy poco frecuente. Generalmente, la hemofilia es hereditaria. La hemofilia afecta tanto a las mujeres como a los hombres, pero la mayoría de los bebés que nacen con esta enfermedad son varones. Las mujeres pueden ser portadoras de hemofilia, lo que significa que cargan un gen activo y un gen inactivo de hemofilia. Las mujeres portadoras de hemofilia pueden pasarles a sus hijos el gen activo o el gen inactivo. Algunas mujeres portadoras cargan una forma de hemofilia leve o menos grave pero igual corren el riesgo de sangrados profusos y hemorragias durante el embarazo o luego del parto. Si sufres de sangrado abundante, el médico o la enfermera probablemente te realice pruebas para diagnosticar o descartar la hemofilia.  

Obtén más información sobre otros tipos de trastornos hemorrágicos.

¿De qué manera los trastornos hemorrágicos afectan el embarazo?

Las mujeres con trastornos hemorrágicos corren el riesgo de complicaciones durante o después del embarazo:

Si sufres un trastorno hemorrágico (o crees tener uno) y estás considerando quedar embarazada, consulta a tu médico previamente. Probablemente también quieras encontrar un médico que se especialice en embarazos de alto riesgo.6 Debido a que los trastornos hemorrágicos son hereditarios, tu bebé también puede tenerlos.

¿Cómo se diagnostican los trastornos hemorrágicos?

Para diagnosticar un trastorno hemorrágico, el médico:

  • Te preguntará por tus síntomas y los antecedentes familiares de trastornos hemorrágicos.
  • Realizará un examen físico
  • Llevará a cabo análisis de sangre. El médico probablemente haga un análisis de sangre para saber si estás anémica por la pérdida de sangre. El médico también puede controlar el recuento de plaquetas y glóbulos blancos en el torrente sanguíneo y qué tan bien funcionan el hígado y los riñones. Otros análisis de sangre que sirven para detectar problemas de coagulación le indicarán al médico si padeces de un trastorno hemorrágico y de qué tipo.

Quizás debas ver a un hematólogo para hacerte análisis de sangre especiales para detectar un trastorno hemorrágico. Un hematólogo es un médico que se especializa en problemas de la sangre.

¿Cómo se tratan los trastornos hemorrágicos?

No existe una cura para los trastornos hemorrágicos, pero para muchas personas, los medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas. Las personas con trastornos hemorrágicos leves pueden necesitar tratamiento solo antes o después de una cirugía, un arreglo dental o una herida. Si los síntomas que presentas son más agudos, posiblemente necesites tomar medicamentos más a menudo.

Dentro de los tratamientos más comunes para los trastornos hemorrágicos se incluyen:

  • Anticonceptivos. Los métodos anticonceptivos hormonales, como la píldora, el parche, las inyecciones, el anillo vaginal y el dispositivo intrauterino (DIU), aumentan la cantidad de algunos factores de coagulación en el torrente sanguíneo. También pueden controlar el sangrado abundante en las mujeres con trastornos hemorrágicos.
  • Suplementos de hierro. Si estás anémica y no tienes suficiente hierro en la sangre, probablemente necesites suplementos de hierro para normalizar los niveles de glóbulos rojos.
  • Hormonas. El médico puede recetarte una hormona llamada acetato de desmopresina (DDAVP, por sus siglas en inglés) si padeces de ciertos trastornos hemorrágicos, como la enfermedad de von Willebrand o hemofilia. El DDAVP ayuda a que tu cuerpo libere en el torrente sanguíneo factores de coagulación almacenados. El DDAVP puede evitar el sangrado menstrual abundante y la hemorragia nasal. También se lo utiliza antes de una cirugía o para detener un sangrado. Puedes conseguir DDAVP en la presentación de atomizador nasal.
  • Antifibrinolíticos. Este medicamento evita que la coagulación se disuelva rápidamente antes de que se produzca la cicatrización. Esto puede ser un problema en algunos trastornos hemorrágicos. Si sufres un trastorno hemorrágico, el médico probablemente te recete antifibrinolíticos antes de intervenciones odontológicas para evitar sangrados nasales o para controlar periodos menstruales profusos. Los antifibrinolíticos tienen dos presentaciones: comprimidos o líquido.
  • Concentrados de factores de coagulación. Probablemente necesites este medicamento si tu sangre no tiene suficientes proteínas o factores de coagulación. Al agregar estas proteínas a la sangre, se evita o se controla el sangrado. Los diferentes factores de coagulación sirven para tratar diferentes tipos de trastornos hemorrágicos. Este tipo de tratamiento se utiliza para cirugías, heridas de gravedad o cuando otros tratamientos no funcionan. Los concentrados de factores de coagulación se deben administrar a través de un catéter intravenoso (IV).

¿Qué puede suceder si no se tratan los trastornos hemorrágicos?

Los trastornos hemorrágicos pueden incrementar el riesgo de anemia y sangrados peligrosos luego de una cirugía o de un parto. También pueden afectar tu calidad de vida. Las mujeres con sangrados menstruales abundantes pueden ausentarse del trabajo o de la escuela durante días a causa de los efectos secundarios de la pérdida de sangre, incluida la fatiga o la necesidad de lidiar con los sangrados abundantes.

Sin tratamiento, los trastornos hemorrágicos también pueden desencadenar lo siguiente:

  • La necesidad de transfusiones de sangre7
  • Artritis y lesiones en las articulaciones (a causa de hemorragias en estas áreas)
  • Hemorragias en otras partes del cuerpo
  • Histerectomía u otra cirugía. Muchas mujeres que desconocen que tienen un trastorno hemorrágico pueden someterse a una histerectomía u otro procedimiento para ayudar a controlar los periodos menstruales abundantes.8

Si sabes que tienes un trastorno hemorrágico, infórmale a tu médico, enfermera, partera y odontólogo para evitar inconvenientes de gravedad.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre los trastornos hemorrágicos?

Para obtener más información acerca de los trastornos hemorrágicos, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. Dilley, A., Drews, C., Miller, C., Lally, C., Austin, H., Ramaswamy, D., et al. (2001). von Willebrand disease and other inherited bleeding disorders in women with diagnosed menorrhagia ("La enfermedad de von Willebrand y otros trastornos hemorrágicos en mujeres con menorragia diagnosticada") (versión en inglés). Obstetrics & Gynecology, 97 (4), 630–636.
  2. National Library of Medicine. (2015). Trastornos hemorrágicos (versión en inglés).
  3. James, A.H. (2006). Von Willebrand disease ("La enfermedad de von Willebrand") (versión en inglés). Obstetrical & Gynecological Survey;61 (2):136–45.
  4. James, A.H., Jamison, M.G. (2007). Bleeding events and other complications during pregnancy and childbirth in women with von Willebrand disease ("Sucesos hemorrágicos y otras complicaciones durante el embarazo y el parto en mujeres que padecen la enfermedad de von Willebrand") (versión en inglés). Journal of Thrombosis and Haemostasis; 5:1165–9. 
  5. Sadler, J.E., Rodeghiero, F. (2005). ISTH SSC Subcommittee on von Willebrand Factor. Provisional criteria for the diagnosis of VWD type 1 ("Subcomité del SSC de ISTH abocado al factor de von Willebrand. Criterios provisorios para el diagnóstico de la enfermedad de von Willebrand tipo 1") (versión en inglés). Journal of Thrombosis and Haemostasis; 3(4):775-777.
  6. CDC. (2017). von Willebrand Disease: Pregnancy and Childbirth ("La enfermedad de von Willebrand: embarazo y parto") (versión en inglés).
  7. CDC. (2017). What Should You Know About Blood Disorders in Women? ("Lo que debes saber sobre los trastornos hemorrágicos en las mujeres") (versión en inglés).
  8. Kouides, P.A., et al. (2009). Multisite management study of menorrhagia with abnormal laboratory haemostasis: a prospective crossover study of intranasal desmopressin and oral tranexamic acid ("Estudio multicéntrico sobre el manejo de la menorragia con hemostasia anormal en laboratorio: un estudio prospectivo cruzado sobre la desmopresina intranasal y el ácido tranexámico oral") (versión en inglés). British Journal of Haematology; 145(2): 212-220.