Prolapso del órgano pélvico

El prolapso del órgano pélvico ocurre cuando los músculos y tejidos que soportan los órganos pélvicos (el útero, la vejiga o el recto) se debilitan o se aflojan. Esto provoca que uno o más de los órganos pélvicos caigan o presionen dentro o fuera de la vagina. Muchas mujeres se averguenzan de hablar con su médico sobre sus síntomas o piensan que los síntomas son normales. Pero el prolapso del órgano pélvico tiene tratamiento.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es el prolapso del órgano pélvico?

Los músculos y tejidos de la pelvis soportan los órganos pélvicos como si fueran una hamaca. Los órganos pélvicos incluyen la vejiga, el útero y el cuello uterino, la vagina y el recto, que forma parte del intestino. El prolapso ocurre cuando los músculos y tejidos pélvicos no pueden soportar a estos órganos dado que se han debilitado o dañado. Esto provoca que uno o más órganos pélvicos caigan o presionen dentro o fuera de la vagina.

El prolapso del órgano pélvico es un tipo de trastorno del suelo pélvico. Los trastornos del suelo pélvico más comunes son:

  • Incontinencia urinaria (pérdida de orina)
  • Incontinencia fecal (pérdida de heces)
  • Prolapso del órgano pélvico (debilitamiento de los músculos y tejidos que soportan a los órganos de la pelvis)

¿Cuáles son los diferentes tipos de prolapso de órgano pélvico?

Los diferentes tipos de prolapso del órgano pélvico dependen del órgano pélvico afectado. Los tipos más comunes incluyen:

  • Vejiga caída (denominada cistocele). Este es el tipo más común de prolapso del órgano pélvico. Ocurre cuando la vejiga cae dentro o fuera de la vagina.
  • Rectocele. Ocurre cuando hay un abultamiento en el recto, dentro o fuera de la vagina.
  • Útero caído (prolapso uterino). Ocurre cuando el útero sobresale de la vagina. El prolapso uterino se suele asociar con un prolapso del intestino delgado (denominado enterocele), donde parte del intestino delgado sobresale de la vagina.

Aunque es poco común, el prolapso del órgano pélvico también puede ocurrir después de una histerectomía. Cualquier parte de la pared vaginal puede caer, provocando un abultamiento dentro o fuera de la vagina.

¿Quién puede sufrir un prolapso del órgano pélvico?

Los trastornos del suelo pélvico (incontinencia urinaria, incontinencia fecal y prolapso del órgano pélvico) afectan a una de cada cinco mujeres en los Estados Unidos.1 El prolapso del órgano pélvico es menos común que la incontinencia urinaria o fecal, pero afecta a aproximadamente un 3% de las mujeres de los EE. UU.1 El prolapso del órgano pélvico ocurren más a menudo en mujeres mayores y en mujeres blancas e hispanas que en mujeres jóvenes o de otras razas o grupos étnicos.2,3

Algunas mujeres desarrollan más de un trastorno del suelo pélvico, como prolapso del órgano pélvico con incontinencia urinaria.

¿Cuáles son los síntomas del prolapso del órgano pélvico?

La presión del prolapso puede provocar un abultamiento en la vagina que, a veces, puede verse o sentirse. Las mujeres con prolapso del órgano pélvico pueden sentir una presión incómoda durante la actividad física o sexual.

Otros síntomas del prolapso del órgano pélvico incluyen:

  • Ver o sentir un bulto o "algo saliendo" de la vagina.
  • Una sensación de presión, incomodidad, dolor o plenitud en la pelvis.
  • La presión pélvica empeora al estar de pie o al toser, o con el paso del día.
  • Pérdida de orina (incontinencia) o problemas al tener la deposición.
  • Problemas al ponerse tampones

Muchas mujeres manifiestan que sus síntomas empeoran en ciertos momentos del día, durante la actividad física o después de estar de pie por mucho tiempo. Habla con tu médico o enfermera sobre tus síntomas.

¿Qué provoca el prolapso del órgano pélvico?

El prolapso del órgano pélvico ocurre cuando los músculos o tejidos conectores de la pelvis no funcionan como deberían. Los factores de riesgo más comunes son:

  • Parto natural, que puede estirar y tensionar el suelo pélvico. Múltiples partos naturales aumentan el riesgo de prolapso del órgano pélvico en la adultez.4 Sin embargo, puede sufrir un prolapso incluso si nunca ha tenido hijos o si a tenido un parto por cesárea.
  • Presión en el abdomen a largo plazo, que incluye presión por obesidad, tos crónica o distensión, que suele darse durante las deposiciones.
  • Dar a luz a un bebé que pese más de 8½ libras5
  • Envejecimiento. Los trastornos del suelo pélvico son más comunes en mujeres mayores. Aproximadamente el 37 % de las mujeres con trastornos del suelo pélvico tienen entre 60 y 79 años, y cerca de la mitad tiene más de 80 años.1
  • Cambios hormonales durante la menopausia. La pérdida de la hormona femenina estrógeno durante y después de la menopausia puede aumentar el riesgo de sufrir prolapso del órgano pélvico. Los investigadores no saben con exactitud por qué ocurre.6
  • Antecedentes familiares. Los investigadores están estudiando el papel de la genética en el prolapso del órgano pélvico.

¿Cómo se diagnostica el prolapso del órgano pélvico?

Tu médico hablará contigo sobre tus síntomas y sobre hacer un examen pélvico. Es posible que debas tensarte o toser durante el examen para que tu médico pueda ver si estas acciones provocan el prolapso o la pérdida de orina. Tu médico también puede realizar otras pruebas para ver si puedes vaciar la vejiga en su totalidad cuando vas al baño.

¿Cómo se trata el prolapso del órgano pélvico?

El tratamiento para el prolapso del órgano pélvico depende del tipo de prolapso que tengas, tus síntomas, tu edad, otros problemas de salud y si eres sexualmente activa.

El tratamiento puede incluir uno o más de los siguientes puntos:

  • Pesario. Un pesario es un dispositivo descartable que se inserta en la vagina para sujetar los órganos pélvicos. Los pesarios vienen en distintas formas y tamaños. Los pesarios suelen ser el primer tratamiento que probará tu médico.7 Ciertos tipos de pesarios pueden tratar tanto el prolapso del órgano pélvico como la incontinencia urinaria.
  • Terapia del músculo del suelo pélvico. Tu médico puede mostrarte cómo hacer ejercicios para el suelo pélvico o derivarte a un fisioterapeuta para hacer ejercicios que ayuden a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Los ejercicios del músculo del suelo pélvico también pueden ayudar a las mujeres que tienen prolapso del órgano pélvico o incontinencia urinaria.
  • Cambio de los hábitos alimenticios. Si tienes problemas intestinales, tu médico puede recomendarte comer alimentos con más fibra. La fibra ayuda a prevenir el estreñimiento y tener que hacer esfuerzo durante la deposición. Conoce más sobre las maneras para tratar la incontinencia fecal.
  • Cirugía para sujetar el útero o la vagina. Durante la cirugía, es posible que tu médico utilice los tejidos de tu cuerpo o una malla sintética para reparar el prolapso y formar un soporte para el suelo pélvico. Este tipo de cirugía está recomendada para mujeres sexualmente activas con un prolapso grave de la vagina o del útero. La cirugía para el prolapso se puede realizar con o sin una malla y a través de la vagina o el abdomen. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) fortaleció los requisitos de seguridad para los nuevos dispositivos de malla que reparan el prolapso del órgano pélvico a través de la vagina.8
  • Cirugía para cerrar la vagina. Esta cirugía, denominada colpocleisis, trata el prolapso al cerrar la abertura vaginal. Puede ser una buena opción para las mujeres que no planean tener o ya no tienen coito vaginal.

¿Cómo puedo prevenir el prolapso del órgano pélvico?

Los siguientes pasos pueden reducir el riesgo de sufrir un problema en el suelo pélvico: Los siguientes pasos pueden reducir el riesgo de sufrir un problema en el suelo pélvico:

  • Mantener un peso saludable o perder peso (si tienes sobrepeso). Las mujeres con sobrepeso u obesidad son más propensas a sufrir problemas en el suelo pélvico.
  • Escoger alimentos con fibra. La fibra ayuda a prevenir el estreñimiento y tener que hacer esfuerzo durante la deposición. Prevenir la constipación puede reducir el riesgo de sufrir algunos trastornos del suelo pélvico.
  • No fumar. Fumar puede generar tos crónica, que tensiona los músculos del suelo pélvico.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el prolapso del órgano pélvico?

Para obtener más información sobre el prolapso del suelo pélvico, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. Nygaard, I., et al. (2008). Prevalencia de los trastornos sintomáticos del suelo pélvico en las mujeres de EE. UU. (versión en inglés). JAMA; 300(11): 1311-1316.
  2. Whitcomb, E.L., et al. (2009). Diferencias raciales en el prolapso del órgano pelvico (versión en inglés). Obstetrics and Gynecology; 114(6): 1271–1277.
  3. Kudish, B.I., Iglesia, C.B., Gutman, R.E., Sokol, A.I., Rodgers, A.K., Gass, M. et al. (2011). Factores de riesgo para el desarrollo del prolapso en mujeres blancas, hispanas y de color (versión en inglés). Female Pelvic Med Reconstr Surg; 17(2): 80-90.
  4. Patel, D.A., et al. (2006). Nacimiento y disfunción del suelo pélvico:un enfoque epidemiológico para la evaluación de las oportunidades de prevención durante el parto (versión en inglés). American Journal of Obstetrics & Gynecology; 195: 23–28.
  5. Fonti, Y., et al. (2009). Cambios en el suelo pélvico después del parto (versión en inglés). Journal of Prenatal Medicine; 3(4): 57–59.
  6. Sengupta, N., et al. (2013). Evaluación de los riesgos uroginecológicos en mujeres posmenopáusicas (versión en inglés). Expert Review of Obstetrics & Gynecology; 8(6): 625–637.
  7. Jones, K.A., et al. (2010). Uso del pesario en el prolapso del órgano pélvico y la incontinencia urinaria (versión en inglés). Reviews in Obstetrics & Gynecology; 3(1). (archivo PDF, 293.16 KB)
  8. Administración de Alimentos y Medicamentos. (2016). Requisitos de fortalecimiento de la FDA para la malla quirúrgica para la reparación transvaginal del prolapso del órgano pélvico para abordar los riesgos de seguridad.

Recursos sobre el prolapso del órgano pélvico