Venas varicosas y arañas vasculares

Las venas varicosas son venas agrandadas de color azul, rojo, o piel. Suelen parecerse a un cordón y parecen torcidas y abultadas. Las arañas vasculares son como las venas varicosas, pero más pequeñas. Las venas varicosas y las arañas vasculares aparecen generalmente en las piernas y pueden producir dolor, hinchazón o picazón. Las venas varicosas y las arañas vasculares son tratables.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué son las venas varicosas y las arañas vasculares?

Las venas varicosas son venas agrandadas de color azul, rojo, o piel. Suelen parecerse a un cordón y parecen torcidas y abultadas. Pueden estar hinchadas y elevarse por sobre la superficie de la piel. Las venas varicosas a menudo aparecen en los muslos, detrás de las pantorrillas o en la parte interna de la pierna. Durante el embarazo, las venas varicosas se pueden formar alrededor de la vagina y los glúteos.

Las arañas vasculares son como las venas varicosas pero más pequeñas. Además, están más cerca de la superficie de la piel que las venas varicosas. Con frecuencia son de color rojo o azul. Pueden lucir como las ramas de los árboles o como telas de araña por sus líneas cortas e irregulares. Suelen aparecer en las piernas y en el rostro, y pueden cubrir un área pequeña o muy grande de la piel.

¿Cuál es la causa de las venas varicosas y las arañas vasculares?

Las venas varicosas pueden ser causadas por válvulas dañadas o débiles en las venas. El corazón bombea sangre llena de oxígeno y nutrientes a todo el cuerpo a través de las arterias. Luego, las venas llevan la sangre del cuerpo hacia el corazón. A medida que los músculos de las piernas ejercen presión, empujan la sangre de vuelta al corazón desde la parte inferior de tu cuerpo, en contra del flujo de la gravedad. Las venas tienen válvulas que actúan como aletas de una vía para evitar que la sangre fluya en sentido contrario a medida que se mueve hacia arriba en las piernas. Si las válvulas se debilitan, la sangre puede volver a las venas y estancarse allí. (Este problema se denomina insuficiencia venosa). Cuando el retroceso de la sangre agranda las venas, se pueden transformar en venas varicosas.

Las arañas vasculares pueden ser consecuencia del retroceso de la sangre. También son provocadas por los cambios hormonales, la exposición al sol y ciertas lesiones.

¿Cuán frecuentes son las venas anormales en las piernas?

Del 50 al 55 por ciento de las mujeres y del 40 al 45 por ciento de los hombres en los Estados Unidos padece algún tipo de problema venoso. Las venas varicosas afectan a la mitad de la población de 50 años en adelante.

¿Qué factores aumentan el riesgo de tener venas varicosas y arañas vasculares?

Muchos factores incrementan las probabilidades de una persona de desarrollar venas varicosas o arañas vasculares. Algunos de estos factores son:

  • Incremento de edad. Al envejecer, las válvulas de las venas pueden debilitarse y dejar de funcionar correctamente.
  • Antecedentes médicos. Tener venas débiles de nacimiento incrementa el riesgo. Tener familiares con problemas venosos también incrementa el riesgo. Alrededor de la mitad de todas las personas con venas varicosas tiene algún familiar con el mismo problema.
  • Cambios hormonales. Ocurren durante la pubertad, el embarazo y la menopausia. Las píldoras anticonceptivas y otros medicamentos con estrógeno y progesterona también pueden contribuir a la formación de venas varicosas o arañas vasculares.
  • Embarazo. Durante el embarazo, hay un gran incremento del flujo sanguíneo en el organismo. Esto puede hacer que las venas se ensanchen. El crecimiento del útero también ejerce presión sobre las venas. Las venas varicosas normalmente mejoran dentro de los 3 meses posteriores al parto. Por lo general, con cada embarazo aparecen más venas varicosas y arañas vasculares.
  • Obesidad. El sobrepeso o la obesidad pueden ejercer una mayor presión sobre las venas. Y luego pueden aparecer venas varicosas.
  • Falta de movimiento. Estar mucho tiempo de pie o sentada puede forzar a las venas a trabajar más para bombear sangre al corazón. El problema puede ser mayor si te sientas con las piernas cruzadas o dobladas.
  • Exposición al sol. Puede producir arañas vasculares en las mejillas o la nariz de las personas de tez blanca.

¿Por qué las venas varicosas y las arañas vasculares aparecen generalmente en las piernas?

La mayoría de las venas varicosas y las arañas vasculares aparecen en las piernas debido a la presión que ejerce el peso del cuerpo, la fuerza de gravedad y la función de transportar la sangre de la parte inferior del cuerpo hacia el corazón.

En comparación con las otras venas del cuerpo, las venas de las piernas tienen la función más difícil: llevar la sangre de regreso al corazón. Soportan la mayor parte de la presión. Esta presión puede ser mayor que la que soportan las válvulas de circulación simple que están en las venas.

¿Cuáles son los signos de las venas varicosas?

Las venas varicosas suelen verse sobre la piel. Otros síntomas comunes de las venas varicosas en las piernas son:

  • Dolor que puede empeorar después de estar mucho tiempo sentada o de pie
  • Dolor punzante o calambres
  • Pesadez
  • Hinchazón
  • Sarpullido con irritación o picazón
  • Oscurecimiento de la piel (en los casos más graves)
  • Piernas inquietas

Las venas varicosas y las arañas vasculares, ¿son peligrosas?

Las arañas vasculares rara vez presentan un problema de salud grave, pero pueden provocar un malestar incómodo en las piernas. Si las arañas vasculares presentan síntomas, por lo general incluyen picazón o ardor. Con menor frecuencia, las arañas vasculares pueden ser síntoma de un retroceso sanguíneo más profundo que no se puede ver sobre la piel. De ser el caso, puedes tener los mismos síntomas de las venas varicosas.

Es probable que las venas varicosas no causen ningún problema, o que presenten dolor punzante e incomodidad. En algunos casos, las venas varicosas pueden desencadenar problemas de salud más graves. Algunos de estos factores son:

  • Llagas o úlceras en la piel debido al retroceso de sangre crónico (prolongado). Estas llagas o úlceras son dolorosas y difíciles de curar. A veces, no se pueden curar hasta que se repare el flujo de retorno de sangre en las venas.
  • Hemorragia. La piel sobre las venas se hace más delgada y se puede lesionar con facilidad. Cuando ocurre una lesión, puede haber una pérdida de sangre significativa.
  • Tromboflebitis superficial, un coágulo sanguíneo que se forma en una vena debajo de la piel. Los síntomas incluyen: enrojecimiento de la piel, una vena cálida, tierna y firme y, a veces, dolor e hinchazón.
  • Trombosis venosa profunda, un coágulo sanguíneo en una vena más profunda. Puede provocar una sensación de "tirón" en la pantorrilla, dolor, calor, enrojecimiento e hinchazón. Sin embargo, a veces no presenta síntomas significativos. Si el coágulo sanguíneo llega a los pulmones, puede ser fatal.

¿Debería consultarle a un médico por las venas varicosas?

Debes consultar con un médico sobre las venas varicosas si:

  • La vena está hinchada, enrojecida o muy blanda y caliente al tacto
  • Se presentan llagas o un sarpullido en la pierna o cerca del tobillo
  • La piel del tobillo y la pantorrilla se vuelve más gruesa o cambia de color.
  • Una de las venas varicosas comienza a sangrar
  • Los síntomas de las piernas interfieren con las actividades diarias
  • La apariencia de las venas te causa incomodidad

Si sientes dolor, aunque sea leve, no dudes en buscar ayuda. Además, aunque no necesites ver a un médico por tus venas varicosas, debes tomar medidas para evitar que empeoren (consulta ¿Cómo puedo prevenir las venas varicosas y las arañas vasculares?).

¿Cómo se diagnostican las venas varicosas?

Tu médico puede diagnosticar las venas varicosas tras un examen físico. El médico observará tus piernas mientras estás de pie o sentada con las piernas colgando. Puede preguntarte sobre tus síntomas, incluso el dolor que sientes. A veces, puedes hacerte otras pruebas para determinar la gravedad del problema y descartar otros trastornos.

Puedes hacerte un ultrasonido, que se usa para ver la estructura de las venas, controlar el flujo sanguíneo en las venas y buscar coágulos. Esta prueba utiliza ondas de sonido para crear imágenes de las estructuras del cuerpo.

Aunque sea menos probable, también puedes hacerte un venograma. Esta prueba se suele usar para tener un panorama más detallado del flujo sanguíneo en tus venas.

Si buscas ayuda para tus venas varicosas, puedes consultar distintos tipos de médicos, tales como:

  • Un flebólogo, que es un especialista en venas
  • Un médico especialista en medicina vascular, que se especializa en el sistema circulatorio
  • Un cirujano vascular, que puede hacer cirugías y otros procedimientos
  • Un radiólogo intervencionista, que se especializa en el uso de herramientas de diagnóstico por imágenes para ver dentro del organismo y hacer tratamientos con cortes pequeños o sin cortes
  • Un dermatólogo, que se especializa en las afecciones de la piel

Cada uno de estos especialistas practica uno o todos los procedimientos para el tratamiento de las venas varicosas. Puedes comenzar por preguntarle a tu médico qué especialista te recomienda. También puedes consultar tu plan de seguro médico para saber si cubre algún proveedor o procedimiento particular.

¿Qué tratamientos hay para las venas varicosas y las arañas vasculares?

Las venas varicosas se tratan con cambios en el estilo de vida y tratamientos médicos. Pueden:

  • Aliviar los síntomas
  • Evitar complicaciones
  • Mejorar el aspecto

El médico puede recomendarte cambios en el estilo de vida si tus venas varicosas no presentan muchos síntomas. Si los síntomas son más graves, el médico puede recomendarte opciones de tratamiento. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

Medias de compresión

Las medias de compresión ejercen una presión favorable sobre las venas. Existen 3 tipos de medias de compresión:

  • Las medias de compresión, que ejercen una presión mínima. Por lo general, no tienen "gradiente" ni "graduación". De esta manera, ejercen presión en todas partes, en vez de hacerlo donde más se necesita.
  • Medias de compresión con gradiente de venta libre, que ejercen un poco más de presión. Se venden en farmacias y tiendas de insumos médicos.
  • Medias de compresión con gradiente de presión recetada, que ejercen la mayor cantidad de presión. Se venden en farmacias y tiendas de insumos médicos. Un profesional capacitado te ayudará para que puedas usarlas de forma correcta.

Escleroterapia

Escleroterapia es el tratamiento más común para las arañas vasculares y las venas varicosas. El médico utiliza una aguja para inyectar un químico líquido en las venas. El químico hace que las paredes de las venas se hinchen, se adhieran y se sellen. Así se detiene el flujo sanguíneo y las venas se convierten en tejido cicatrizado. Al cabo de algunas semanas, las venas desaparecen. Este tratamiento no requiere anestesia y puede hacerse en el consultorio del médico. Puedes retomar la actividad normal ni bien termina el tratamiento.

Es probable que la misma vena necesite tratamiento más de una vez. Normalmente los tratamientos se realizan cada 4 o 6 semanas. Te pueden solicitar que uses medias de compresión con gradiente tras la escleroterapia para acelerar la cicatrización y disminuir la hinchazón. Este tratamiento es muy efectivo cuando se hace correctamente.

Los efectos secundarios incluyen:

  • Picazón, enrojecimiento y áreas hinchadas de la piel, o los hematomas en el área donde se aplicó la inyección. Por lo general, desaparecen poco tiempo después del tratamiento.
  • Manchas, líneas marrones o grupos de vasos sanguíneos rojos delgados alrededor de la vena tratada. Por lo general, desaparecen poco tiempo después del tratamiento.
  • Coágulos de sangre que quedan atrapados en la vena y causan inflamación. No son peligrosos. Puedes aliviar la hinchazón aplicando calor en la zona afectada y tomando aspirinas. El médico puede drenar la sangre estancada con un pequeño pinchazo en la visita de control.

Existe un tipo de escleroterapia denominada escleroterapia guiada por ultrasonido (o ecoescleroterapia). Este tipo de escleroterapia utiliza imágenes de ultrasonido para guiar la aguja. Se puede usar para tratar las venas que no se pueden ver sobre la superficie de la piel. Se puede usar después de la cirugía o las técnicas endovenosas si las venas varicosas vuelven a aparecer. Este procedimiento puede hacerse en un consultorio médico. Los efectos secundarios posibles incluyen llagas en la piel, hinchazón, inyección en una arteria por error o trombosis venosa profunda (un coágulo sanguíneo potencialmente peligroso).

Tratamientos con láser superficiales

En algunos casos, los tratamientos con láser pueden tratar con eficacia las arañas vasculares y las venas varicosas más pequeñas. Esta técnica envía impulsos luminosos muy intensos a las venas a través de la piel. De esta manera, las venas se disipan hasta desaparecer. No todos los tipos y colores de piel pueden tratarse de manera segura con láser.

No se utilizan agujas ni se hacen incisiones, pero el calor del láser puede ser algo doloroso. El frío alivia el dolor. Los tratamientos con láser duran de 15 a 20 minutos. Generalmente, se necesitan de 2 a 5 tratamientos para eliminar las venas varicosas en las piernas. La terapia con láser por lo general no es efectiva para las venas varicosas de más de 3 mm (alrededor de un décimo de pulgada). Puedes retomar la actividad normal ni bien termina el tratamiento.

Los efectos secundarios posibles del tratamiento con láser incluyen:

  • Enrojecimiento o hinchazón de la piel después del tratamiento que desaparece a los pocos días.
  • Decoloración de la piel que se normaliza dentro de los 1 a 2 meses
  • Quemaduras y cicatrices de cirugías con láser mal realizadas, aunque no son frecuentes

Técnicas endovenosas (radiofrecuencia y láser)

Estos métodos para tratar las venas más profundas de las piernas, denominadas venas safenas han reemplazado la cirugía en la mayoría de los pacientes con problemas graves de venas varicosas. Estas técnicas pueden practicarse en un consultorio médico.

El médico introduce un tubo muy delgado, denominado catéter, en la vena. Luego pasa una sonda muy delgada por el tubo. Un dispositivo en el extremo de la sonda emana calor dentro de la vena y la cierra. El dispositivo puede usar radiofrecuencia o energía láser para sellar la vena. El procedimiento puede llevarse a cabo solo con anestesia local. Puede aparecer un leve hematoma luego del tratamiento.

La sangre circulará normalmente por las venas sanas que rodean las venas selladas. Los síntomas de las venas varicosas mejoran. Normalmente, las venas sobre la superficie de la piel que están conectadas a las venas varicosas tratadas también se encogerán tras el tratamiento. En caso contrario, estas venas conectadas se pueden tratar con escleroterapia y otras técnicas.

Cirugía

Las cirugías se usan mayormente para tratar las venas varicosas muy grandes. Los tipos de cirugía para las venas varicosas incluyen:

  • Ligadura y extirpación venosa. Con este tratamiento, se ligan las venas problemáticas en las piernas y se extirpan a través de pequeñas incisiones en la piel. La extirpación de las venas no afecta la circulación de la sangre en las piernas. Por las venas más profundas de las piernas fluye un mayor volumen de sangre. Esta cirugía requiere anestesia general y debe practicarse en un quirófano. La recuperación de la cirugía demora entre 1 y 4 semanas. Por lo general, la cirugía es segura. El efecto secundario más común es el dolor en la pierna. Otros problemas posibles incluyen:

    • Riesgo de problemas cardíacos y respiratorios por la anestesia
    • Hemorragias y congestión sanguínea. Pero la acumulación de sangre por lo general se disipa por sí misma y no requiere ningún otro tratamiento.
    • Infección, inflamación, hinchazón y enrojecimiento de la herida
    • Cicatrices permanentes
    • Daño del tejido nervioso alrededor de la vena tratada. Es muy difícil evitar dañar las ramificaciones nerviosas pequeñas cuando se extirpan las venas. Este daño puede causar entumecimiento, ardor o un cambio en la sensibilidad alrededor de la cicatriz.
    • Un coágulo de sangre en una vena profunda. Estos coágulos pueden desplazarse hasta los pulmones y el corazón. Se puede usar heparina para reducir las probabilidades de formación de este tipo de coágulos riesgosos. Sin embargo, la heparina también puede incrementar la hemorragia y los hematomas tras la cirugía.
  • Extirpación PIN stripping. En este tratamiento, se introduce en la vena un instrumento denominado PIN stripper. El extremo del PIN stripper se cose al extremo de la vena y, al quitarlo, se extirpa la vena. Este procedimiento se puede hacer en un quirófano o en un centro ambulatorio. Se puede usar anestesia local o general.
  • Flebectomía ambulatoria. En la flebectomía ambulatoria se hacen pequeñas incisiones en la piel y se utilizan ganchos para extirpar las venas de las piernas. Se colocará anestesia solo en las áreas de la pierna en las que se hace la incisión. Normalmente la vena se extirpa con 1 tratamiento. Las venas varicosas muy grandes se pueden extirpar con este tratamiento que dejará solo pequeñas cicatrices. Los pacientes pueden retomar sus actividades normales el día posterior al tratamiento. Los posibles efectos secundarios del tratamiento incluyen hematomas leves y entumecimiento temporal.

¿Cómo puedo prevenir las venas varicosas y las arañas vasculares?

No todas las venas varicosas y las arañas vasculares se pueden prevenir. Sin embargo, existen algunas medidas que puedes tomar para reducir el riesgo de aparición de nuevas venas varicosas y arañas vasculares. Las mismas medidas también pueden ayudar a aliviar la incomodidad de las que ya tienes:

  • Usa protector solar para proteger la piel del sol y limitar la aparición de arañas vasculares en el rostro.
  • Haz actividad física de manera regular para mejorar la tonicidad, circulación y fortaleza de las piernas. Concéntrate en hacer ejercicios para las piernas, como caminar o correr.
  • Controla tu peso para evitar ejercer demasiada presión en las piernas.
  • No tengas las piernas cruzadas durante mucho tiempo cuando te sientas. Es posible que te hagas daño en las piernas de esa manera y hasta las lesiones más pequeñas pueden incrementar el riesgo de aparición de venas varicosas.
  • Al descansar, eleva las piernas tanto como sea posible.
  • No permanezcas mucho tiempo de pie o sentada. Si debes estar de pie por mucho tiempo, cambia el pie de apoyo al cabo de unos minutos. Si debes permanecer en posición sentada por largos períodos, ponte de pie y muévete o camina un poco cada 30 minutos.
  • Usa medias elásticas de compresión y evita la ropa ceñida que ajusta la cintura, la ingle o las piernas.
  • Evita usar zapatos de tacón alto por períodos prolongados. Los zapatos de tacón bajo pueden ayudarte a tonificar los músculos de la pantorrilla para facilitar la circulación de la sangre por las venas.
  • Consume alimentos con poca sal y mucha fibra. Los alimentos con fibra reducen las probabilidades de constipación, que puede contribuir a la formación de venas varicosas. Algunos de los alimentos que tienen mucha fibra son las frutas, verduras y cereales integrales, como el salvado. Disminuir el consumo de sal puede aliviar la hinchazón provocada por las venas varicosas.

Las venas varicosas y las arañas vasculares, ¿pueden volver a aparecer incluso después de un tratamiento?

Los tratamientos actuales para las venas varicosas y las arañas vasculares tienen índices elevados de buenos resultados, en comparación con los tratamientos quirúrgicos tradicionales. Con el paso de los años, sin embargo, se pueden desarrollar venas más anormales dado que no existe una cura para la debilidad de las válvulas venosas. Se puede usar el ultrasonido para hacer un seguimiento de la debilidad de las válvulas (insuficiencia venosa). El tratamiento sin interrupciones puede ayudar a controlar este problema.

Lo más importante que puedes hacer para retrasar el desarrollo de nuevas venas varicosas es usar medias de compresión con gradiente tanto como sea posible durante el día.

Más información sobre venas varicosas y arañas vasculares

Para más información sobre las venas varicosas y las arañas vasculares, llama a womenshealth.gov al 800-994-9662 (TDD: 888-220-5446) o comunícate con las siguientes organizaciones: