Un proyecto de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Saltar navegación

Logotipo de Women's Health
In English

Publicaciones

línea divisoria

Trastornos hemorrágicos, hoja de datos

foto de una mujer joven La historia de Leann

Tengo 25 años y me encanta hacer ejercicio, salir a comer e ir a bailar. Siempre tuve períodos con sangrado abundante, pero nunca lo consulté con un médico. A mi madre y a mi hermana les pasaba lo mismo, así que pensé que eso era lo normal.

Hace algunos meses me di cuenta de que mi período estaba obstaculizando mi vida. Todos los meses tenía temor de salir con mis amigos cuando estaba en mi período. Temía que el sangrado traspasara mis pantalones. Muchas veces faltaba al trabajo y al gimnasio, porque me sentía muy mal.

Así que decidí hablar con mi médica. Ella me hizo algunos análisis de sangre para descartar un trastorno hemorrágico. Al principio, los resultados fueron normales. Pero mi médica los repitió, para estar segura.

La segunda vez, los análisis mostraron un trastorno hemorrágico llamado enfermedad de Willebrand. Mi médica también detectó niveles bajos de hierro en mi sangre, o anemia. Ahora tomo píldoras anticonceptivas para controlar mis períodos. Desde que comencé a tomarlas, mi sangrado disminuyó y tengo más energía. También me siento más segura cuando estoy en mi período. Así que disfruto más de ir a trabajar y salir con amigos.

¿Qué es un trastorno hemorrágico?

Un trastorno hemorrágico es un problema de salud que provoca un sangrado imposible de parar. Normalmente, cuando una persona sufre una herida, se forma un coágulo que detiene el sangrado rápidamente. Durante el proceso de coagulación la sangre cambia de un estado líquido a un estado sólido. Para que se forme un coágulo, la sangre necesita un tipo de glóbulo llamado plaqueta. Tu sangre también necesita proteínas de la sangre, llamadas factores de coagulación.

En las personas con trastornos hemorrágicos, las plaquetas o los factores de coagulación no funcionan correctamente o el suministro es bajo. Por lo tanto, estas personas sangran más de lo normal. Bajo tratamiento, las personas con trastornos hemorrágicos pueden tener una vida plena y activa.

Los trastornos hemorrágicos suelen ser hereditarios. Las mujeres normalmente sangran durante la menstruación y el parto, por lo que puede resultar difícil detectar un trastorno hemorrágico. En Estados Unidos, entre 1.5 y 4 millones de mujeres tienen trastornos hemorrágicos. Y cerca de 2 millones de mujeres norteamericanas tienen un trastorno hemorrágico y no lo saben.

Volver arriba

¿Existen diferentes tipos de trastornos hemorrágicos?

Sí, existen varios tipos de trastornos hemorrágicos. Los dos tipos más comunes son la enfermedad de Willebrand (EVW) y la hemofilia.

Volver arriba

¿Qué es la enfermedad de von Willebrand (EVW)?

La EVW es el trastorno hemorrágico hereditario más frecuente. Es causado por deficiencias o defectos en cierta sustancia de la sangre que ayuda a formar los coágulos. La EVW es tan frecuente en hombres como en mujeres.

Las mujeres con EVW pueden:

  • Tener períodos menstruales largos y abundantes (el síntoma más común)
  • Presentar moretones fácilmente
  • Sangrar mucho o durante mucho tiempo después de una cirugía o arreglo dental
  • Sangrar demasiado después de tener un bebé

Volver arriba

¿Qué es la hemofilia?

La hemofilia es un trastorno hemorrágico hereditario conocido pero muy poco frecuente. Es provocado por una mutación genética hereditaria. Si los hombres la heredan, no tienen la cantidad necesaria de factores de coagulación para que el sangrado se detenga. Las mujeres que la heredan son portadoras de la enfermedad. No tienen hemofilia, pero pueden heredarla a sus hijos. Muchas de las mujeres que tienen hemofilia no tienen síntomas. Pero algunas pueden tener síntomas de sangrado leve, por ejemplo:

  • Sangrado abundante durante el período
  • Sangrar mucho o durante mucho tiempo después de un arreglo dental, una cirugía, una herida grave o un parto.

Volver arriba

¿Cómo podría saber si padezco de un trastorno hemorrágico?

Algunos de los síntomas más frecuentes de los trastornos hemorrágicos son:

  • Períodos muy abundantes (empapas una toalla femenina o un tampón cada una hora durante 2 a 3 horas seguidas o tienes coágulos de más de 1 pulgada de diámetro)
  • Sangrado abundante producto de trastornos reproductivos que causan sangrado, como la endometriosis.
  • Moretones grandes producto de un golpe o herida leve
  • Sangrar mucho o durante mucho tiempo
  • Hemorragias nasales, difíciles de detener
  • Anemia

Si tienes cualquiera de estos síntomas, habla con tu médico. Ten en cuenta que en las mujeres, los síntomas de un trastorno hemorrágico son generalmente leves.

Volver arriba

Si tengo sangrado abundante durante mi período, ¿significa que tengo un trastorno hemorrágico?

No siempre. Las investigaciones demuestran que entre un 5 y un 20 por ciento de las mujeres con períodos menstruales abundantes tienen un trastorno hemorrágico, generalmente la EVW. En otros casos, los períodos menstruales abundantes pueden ser consecuencia de:

  • Cambios hormonales
  • Enfermedades o trastornos del sistema reproductivo
  • Uso del dispositivo intrauterino (DIU) como método anticonceptivo
  • El uso de algunos medicamentos

El sangrado abundante puede estar indicando un problema, aún si tienes familiares que lo padecen. Por ello, si tienes un sangrado menstrual abundante, habla con tu médico para hacerte análisis de detección.

Volver arriba

¿Cómo se diagnostican los trastornos hemorrágicos?

Se utilizan análisis de sangre para detectar un trastorno hemorrágico y el tipo de trastorno que padeces.

Tu médico te preguntará acerca de tus síntomas y el historial familiar de trastornos hemorrágicos. Posiblemente te haga un examen físico. Si tienes planeado hacerte una cirugía para detener los períodos menstruales abundantes, debes hablar con tu médico antes, para hacerte un análisis de detección de trastorno hemorrágico.

Quizás debas ver a un hematólogo para hacerte análisis. Un hematólogo es un médico que se especializa en trastornos de la sangre.

Volver arriba

¿Son siempre precisos los exámenes de rutina para detectar un trastorno hemorrágico?

No, no lo son. Las pruebas de detección pueden dar normales, aún cuando la mujer tiene un trastorno hemorrágico. Es necesario hacer varios análisis de sangre, y algunos deben repetirse para un diagnóstico correcto. Esto se debe a que algunos factores pueden alterar los resultados de los análisis, tales como:

  • Cambios hormonales durante el ciclo menstrual
  • Uso de analgésicos, como la aspirina
  • Uso de píldoras anticonceptivas u otras terapias hormonales
  • Embarazo, nacimiento o lactancia materna
  • Tipo de sangre
  • Ejercicio intenso
  • Estrés

Las investigaciones demuestran que diagnosticar trastornos hemorrágicos en mujeres, especialmente la EVW, es difícil. Un estudio descubrió que las mujeres habían tenido síntomas durante un promedio de 16 años antes de recibir un diagnóstico.

Volver arriba

¿Cómo se tratan los trastornos hemorrágicos?

Aunque los trastornos hemorrágicos no tienen cura, la medicina puede controlar los síntomas. El tratamiento para los trastornos hemorrágicos varía. La mayoría de las mujeres que tienen la EVW no necesitan tomar medicamentos. Las personas con trastornos hemorrágicos leves pueden necesitar tratamiento solo antes o después de una cirugía, un arreglo dental o una herida. Los síntomas más graves se pueden controlar mediante una medicación diaria.

Algunos tratamientos para los trastornos hemorrágicos son:

  • Píldoras anticonceptivas Aumentan la cantidad de factores de coagulación de la sangre y pueden controlar el sangrado abundante en las mujeres con trastornos hemorrágicos.
  • Acetato de desmopresina (DDAVP). El DDAVP es una hormona que provoca que el cuerpo libere al torrente sanguíneo factores de coagulación almacenados. Se puede administrar en forma de inyección o spray nasal. El DDAVP puede evitar el sangrado menstrual abundante y la hemorragia nasal. También se lo utiliza antes de una cirugía o para detener un sangrado grave.
  • Medicamentos antifibrinolíticos. Se utilizan para evitar que los coágulos se rompan. Se pueden usar antes de un arreglo dental, para detener una hemorragia nasal y para controlar períodos con sangrado abundante.
  • Concentrados de factores de coagulación. Estos medicamentos contienen las proteínas de la sangre o factores de coagulación que están ausentes en la sangre de una persona. Los concentrados de factores de coagulación se administran por vía intravenosa. Al agregar estas proteínas a la sangre, se evita o se controla el sangrado. Se utilizan diferentes factores de coagulación para tratar diferentes trastornos hemorrágicos. Los concentrados de factores de coagulación se utilizan cuando otros tratamientos no funcionan, para una cirugía o para una herida grave.

Un hematólogo puede ayudarte a encontrar las mejores opciones de tratamiento. Con tratamiento y visitas asiduas al médico, las mujeres que tienen trastornos hemorrágicos pueden llevar adelante una vida plena y activa.

Volver arriba

¿Por qué es importante descubrir si padezco un trastorno hemorrágico?

Saber si tienes un trastorno hemorrágico y recibir un tratamiento puede verdaderamente mejorar tu calidad de vida. Los trastornos hemorrágicos que no son tratados suelen provocar períodos menstruales abundantes. Esto puede provocar que debas faltar al trabajo o perderte actividades sociales. También puede tener un impacto negativo en tu calidad de vida en general.

Si tienes un trastorno hemorrágico y no recibes tratamiento, posiblemente pierdas mucha sangre al menstruar o luego de heridas leves. Esto te puede ocasionar anemia, o pocos glóbulos rojos sanos en la sangre. La anemia provoca fatiga, mareos y dificultad para respirar.

Los trastornos hemorrágicos no tratados pueden derivar en sangrados peligrosos después de:

  • Parto
  • Aborto espontáneo
  • Aborto
  • Arreglos dentales
  • Cirugía menor
  • Heridas

Todos estos problemas se pueden prevenir o controlar con medicamentos. Si tienes síntomas de trastornos hemorrágicos, habla con tu médico. Si sabes que tienes un trastorno hemorrágico, asegúrate de contarle a tu médico, enfermera/o, partera y dentista.

Volver arriba

Más información sobre trastornos hemorrágicos

Para obtener más información acerca de trastornos hemorrágicos, llama a womenshealth.gov al 800-994-9662 (TDD: 888-220-5446) o comunícate con las siguientes organizaciones:

Volver arriba

¡Comparte esta información!

La información que aparece en nuestro sitio web es proporcionada por el gobierno federal de los Estados Unidos y es de dominio público. Esta información pública no posee derechos de autor y se puede reproducir sin autorización. No obstante, se agradece la cita de cada fuente.

La hoja de datos sobre trastornos hemorrágicos fue revisada por:

Rebecca P. Link, Ph.D
Jefa de División en funciones, División Trombosis y Hemostasis
Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (versión en inglés)

Última actualización del contenido: 16 de julio de 2012.

Volver arriba