Salud de la boca

Las mujeres presentan problemas de salud de la boca únicos. Los cambios de los niveles hormonales durante el ciclo menstrual, el embarazo y la menopausia pueden aumentar tu riesgo de tener problemas en la boca, los dientes o las encías. Algunos problemas de salud, como la diabetes, también pueden afectar la salud de la boca. El cepillado, la utilización de hilo dental y las visitas al dentista de manera regular pueden ayudar a prevenir enfermedades en la boca y el resto del cuerpo.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la salud de la boca?

La salud de la boca incluye los dientes, las encías, la garganta y los huesos que rodean la boca.

Los problemas de salud de la boca, como la gingivitis, pueden ser un signo de que tienes otros problemas de salud. La gingivitis es una infección causada por la placa, que es una película pegajosa de bacterias que se forma en tus dientes. Si no se trata, las bacterias de la placa pueden destruir el tejido y el hueso que rodean los dientes, provocando así la pérdida de piezas dentales. Las bacterias pueden viajar por tu cuerpo y enfermarte. Si estás embarazada, las infecciones bucales también pueden afectar a tu bebé por nacer.

¿Con qué frecuencia debo cepillarme los dientes y utilizar hilo dental?

Los dentistas recomiendan que todas las personas se cepillen los dientes dos veces al día con una pasta dental con flúor y utilicen hilo dental una vez al día.1 El hilo dental elimina la placa entre los dientes, un lugar que el cepillo no puede alcanzar. Esta placa también se puede eliminar con otras herramientas además del hilo dental. Estas herramientas, denominadas limpiadores interdentales, incluyen palillos de madera o plástico e irrigadores bucales.

¿Con qué frecuencia debería acudir al dentista?

La mayoría de las personas deberían acudir al dentista una o dos veces al año.

Tu dentista puede sugerirte que vayas más seguido si tienes un problema de salud como diabetes o un sistema inmunitario debilitado. Estos problemas de salud pueden hacerte más propensa a desarrollar gingivitis u otras enfermedades dentales.

Además, las mujeres tienen mayor riesgo de padecer gingivitis durante el embarazo. Los problemas en las encías y la pérdida de piezas dentales puede ocurrir con más frecuencia en las mujeres tras la menopausia. Habla con tu dentista sobre la frecuencia con la que debes acudir.

¿Cómo afectan las hormonas a la salud de la boca de las mujeres?

Los cambios en los niveles hormonales en las distintas etapas de la vida de una mujer pueden afectar la salud de la boca. Cuando los niveles hormonales cambian, las encías se pueden inflamar e irritar. Es posible que tus encías sangren, en especial durante el embarazo, cuando el sistema inmunitario de tu cuerpo está más sensible de lo normal. Esto puede provocar inflamación (enrojecimiento, hinchazón y a veces dolor) en las encías. El cepillado regular y cuidadoso, al igual que la utilización de hilo dental, puede disminuir la irritación y el sangrado de las encías.

Otras causas de los cambios en los niveles hormonales que pueden afectar tu salud de la boca incluyen:

¿Cómo afecta mi ciclo menstrual a la salud de la boca?

Los niveles hormonales suben y bajan durante tu ciclo menstrual. Durante la ovulación y unos días antes de comenzar tu período menstrual, los niveles más altos de la hormona progesterona pueden provocar hinchazón en las encías. Tus encías pueden estar enrojecidas y sangrar más de lo normal.

También es posible que tengas llagas ulcerosas con más frecuencia durante tu período menstrual. Las llagas ulcerosas son pequeñas úlceras que tienen una base blanca o gris y bordes rojos. Las llagas ulcerosas no son lo mismo que los herpes labiales, que son causados por el virus herpes simple tipo 1 (HSV-1). Las llagas ulcerosas se encuentran dentro de la boca. Los herpes labiales están en la boca y los labios. No puedes contagiar llagas ulcerosas a otra persona, pero sí herpes labiales.

¿Cómo afectan los anticonceptivos a la salud de la boca?

Los anticonceptivos hormonales, como la píldora, las inyecciones, el anillo vaginal o el dispositivo intrauterino hormonal (DIU), pueden aumentar los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona en tu cuerpo. Estos niveles hormonales más altos pueden hacer que tus encías estén más sensibles, enrojecidas o inflamadas.

Las hormonas también pueden afectar la manera en que tu boca sana después de extraer un diente o tener otro tratamiento dental. Luego de que el dentista te extrae un diente, se forma un coágulo sobre el espacio vacío, o alvéolo. Las mujeres que toman anticonceptivos hormonales tienen mayor riesgo de que este coágulo se rompa (denominado alveolitis seca), lo que expone los nervios en las encías y puede ser doloroso.2,3 Si te van a extraer un diente, cuéntale a tu dentista los medicamentos que tomas, incluyendo los anticonceptivos. Además, pregúntale a tu dentista si puedes reprogramar la cita para cuando estés tomando las píldoras inactivas o te hayas sacado el anillo o parche.

¿Cómo afecta el embarazo a la salud de la boca?

El embarazo puede dificultar el cepillado de los dientes. Algunas mujeres experimentan náuseas con las pastas dentales demasiado saborizadas. Cambiar a una pasta dental de sabor neutro puede ser de gran ayuda.

Durante el embarazo, tus niveles hormonales también suben y bajan. Esto aumenta tu riesgo de padecer muchos problemas de salud de la boca:4

  • Gingivitis grave (periodontitis). Los cambios en los niveles hormonales durante el embarazo pueden empeorar la gingivitis o generar una gingivitis grave en hasta 2 de cada 5 mujeres embarazadas.5 La periodontitis es una infección de los tejidos que mantienen a los dientes en su lugar. Suele ser causada por no cepillarse ni utilizar hilo dental, o bien por hacerlo de manera tal que permite que la placa (una película pegajosa de bacterias) se forme entre los dientes y se endurezca. La periodontitis puede causar dolor, sangrado de las encías, dolor al masticar y pérdida de piezas dentales.6 Las mujeres que no realizan cuidados dentales regularmente o que fuman son más propensas a desarrollar periodontitis.7
  • Dientes flojos. El tejido que sostiene los dientes se puede aflojar durante el embarazo, dado que muchas de las articulaciones y tejidos se aflojan para prepararse para el parto. Cuidar adecuadamente tu boca puede prevenir la pérdida de piezas dentales.
  • Desgaste del esmalte dental. Si tienes nauseas matutinas que provocan vómitos, el ácido estomacal que acompaña al vómito puede erosionar el esmalte dental (el recubrimiento duro y protector por fuera de los dientes). La acidez, otra molestia común en el embarazo, también puede desgastar el esmalte de los dientes si el ácido estomacal llega a tu garganta y boca. Para prevenir esta erosión, la American Dental Association recomienda enjuagar la boca con 1 cucharadita de bicarbonato de sodio mezclado en una taza de agua durante 30 minutos antes de cepillarte los dientes.8

Estoy embarazada. ¿Es seguro acudir a un control odontológico?

Sí. Debes continuar con tus visitas regulares al dentista para proteger tus dientes durante el embarazo.

  • Dile a tu dentista que estás embarazada. Debido al embarazo, el odontólogo probablemente no tome radiografías de rutina. Sin embargo, el riesgo para la salud de tu bebé por nacer es insignificante. Si necesitas un tratamiento de emergencia o una radiografía dental específica para tratar un problema grave, tu médico puede prestar cuidados adicionales para proteger a tu bebé.
  • Programa tu examen bucal en las primeras etapas del embarazo. Luego de la 20.° semana de embarazo, es posible que te sientas incómoda al sentarte en el sillón del dentista.
  • Realízate todos los tratamientos odontológicos necesarios. Si no realizas el tratamiento, puedes poner en riesgo tu salud y la de tu bebé.

¿Cómo afecta la menopausia a la salud de la boca?

Los niveles muy bajos de la hormona estrógeno después de la menopausia pueden afectar la salud de la boca. Es posible que experimentes:9

  • Dolor. Muchas mujeres sienten un dolor nuevo o una sensación de ardor en la boca durante o después de la menopausia. Los investigadores no saben con seguridad si este dolor se relaciona con la menopausia.9
  • Boca seca. Los niveles más bajos de estrógeno después de la menopausia también disminuyen la cantidad de saliva que tienes en la boca. La boca seca puede generar dolor y sensibilidad en las encías, caries, úlceras, infecciones y degeneración dental.10,11
  • Osteoporosis. La osteoporosis ocurre cuando los huesos se debilitan y se rompen con facilidad. Un nivel muy bajo de la hormona estrógeno tras la menopausia aumenta el riesgo de desarrollar osteoporosis. Cuando los huesos se debilitan por la osteoporosis, la gingivitis puede ocurrir más rápidamente. Si se debilita el hueso de la mandíbula, puedes perder los dientes.

¿Cómo se relacionan los problemas de salud de la boca con otros problemas de salud?

Los problemas de salud de la boca pueden ser un signo de otros problemas de salud, como diabetes. Tu riesgo de padecer problemas de salud de la boca también es mayor si tienes ciertos problemas de salud, como VIH y trastornos de la conducta alimentaria.

  • Diabetes. La gingivitis puede empeorar la diabetes.12 Las personas con diabetes tienen mayor riesgo de padecer gingivitis. Si tienes diabetes, también tienes mayor riesgo de tener boca seca. La sed suele ser un síntoma de una diabetes sin diagnosticar. Si tienes niveles de azúcar altos en sangre, es más probable que desarrolles problemas bucales. Al controlar el azúcar en sangre, cepillarte los dientes y usar hilo dental todos los días y visitar al dentista con regularidad, puedes prevenir la gingivitis.
  • Trastornos de la conducta alimentaria. Los vómitos, o purga, y comer solo pequeñas cantidades de alimentos pueden afectar la salud de la boca.13 Los ácidos estomacales de los vómitos pueden teñir y erosionar los dientes. Si no comes lo suficiente, es posible que tus dientes y mandíbula se vuelvan quebradizos o se debiliten por la falta de calcio.
  • VIH. El VIH debilita el sistema inmunitario, lo que provoca infecciones bucales. Estos problemas dificultan el ingerir alimentos porque causan dolor o sensibilidad en la boca y dificultad para masticar y tragar. También pueden disminuir la capacidad de saborear la comida. Habla con tu médico o dentista si el dolor en la boca dificulta tu capacidad para alimentarte.

¿Cómo puedo prevenir los problemas de salud de la boca?

Puedes ayudar a prevenir los problemas de salud de la boca al tomar las siguientes medidas:

  • Acude al dentista una o dos veces al año. Tu odontólogo probablemente te aconseje que programes varias citas dependiendo de la salud de tu boca. En la mayoría de las consultas de rutina, te atenderá el dentista junto con un higienista (asistente) dental. Durante los chequeos regulares, los dentistas buscan signos de enfermedades, infecciones o lesiones.
  • Escoge alimentos saludables. Limita la cantidad de alimentos y bebidas azucarados. Disminuye el riesgo de caries dentales al cepillarte después de cada comida y usar hilo dental una vez al día.
  • No fumes. El tabaco aumenta el riesgo de gingivitis y cáncer de boca y garganta. También puede teñir los dientes y causar mal aliento.
  • Bebe menos soda. Si bebes soda, intenta disminuir la cantidad y reemplázala por agua. Incluso la soda dietética contiene ácidos que pueden erosionar el esmalte dental.

¿Qué ocurre si me da miedo ir al dentista?

Algunas personas evitan ir al dentista porque tienen miedo del dolor físico. Las mujeres que sufrieron un trauma o violencia pueden tener problemas para sentarse o recostarse en el sillón del dentista debido al estrés postraumático o al miedo.

Habla con el dentista sobre tus preocupaciones y maneras de sentirte más cómoda antes de que comience el examen. Por ejemplo, es posible que prefieras acudir a una dentista mujer o tener una asistente mujer en la habitación durante la consulta. También puede ayudarte que un amigo o ser querido vaya al dentista contigo.

Tu dentista puede hacerte sentir más en control al:

  • Explicarte qué ocurrirá a continuación durante la consulta
  • Aceptar detenerse en cualquier momento si haces una señal para que lo haga. Es posible que quieras decidir la señal de antemano. Puedes tocar tu pierna o levantar una mano.

Tu dentista también puede ayudar a relajarte al poner música, tener un televisor en la habitación o utilizar otras técnicas de relajación. Es posible que algunos dentistas sugieran que tomes medicamentos para ayudarte a relajarte. Un tipo común de medicamento es el óxido nítrico, también conocido como gas hilarante. El óxido nítrico puede ayudar a aliviar el dolor y la ansiedad; sin embargo, es posible que no sea una buena opción si te preocupa perder el control.14

Si la ansiedad evita que acudas al dentista, es posible que quieras hablar con un profesional de salud mental, tal como un psicólogo. La terapia puede ayudar a disminuir tu miedo. La salud de la boca es una parte importante de la salud general, por lo que vale la pena el tiempo y el esfuerzo para eliminar el miedo o la ansiedad sobre el dentista.

¿Cómo puedo obtener ayuda para pagar la atención dental?

A veces, el seguro dental está incluido en tu plan de seguro de salud. Otras, la cobertura dental proviene de un plan dental independiente y por separado. También puede haber opciones de bajo costo en tu área.

  • En el Mercado de Seguros Médicos, puedes obtener cobertura dental como parte de un plan de salud o como un plan dental independiente por separado.
  • Si tienes un seguro que no forma parte del Mercado, consulta con tu proveedor de seguros para conocer si la atención dental está incluida o si puedes comprar más cobertura dental.
  • La mayoría de los planes Medicare (Partes A, B y D) no cubren la atención dental, pero los planes Medicare Advantage (también llamados Parte C) suelen hacerlo. Consulta con tu proveedor de seguros de Medicare para saber si la atención dental está incluida.
  • Si tienes Medicaid, los beneficios difieren en cada estado, pero la atención dental debe estar cubierta para niños menores de 18 años y en muchos estados para personas menores de 21 años. Con Medicaid, las consultas odontológicas también pueden estar cubiertas durante el embarazo. Consulta el programa de tu estado para conocer qué cobertura está disponible.
  • Para opciones de bajo costo en tu área, comunícate con la asociación dental de tu estado.
  • Para conocer las opciones gratuitas o de bajo costo para adultos mayores en tu estado, busca la base de datos de Salud de la boca y haz clic o selecciona el PDF para ver el sitio web del programa.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre la salud bucal?

Si necesitas más información acerca de la salud de la boca, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. American Dental Association. (2016). Cepillos de diente (versión en inglés).
  2. Ogata, Y., Hur, Y. (2016). Una mayor incidencia de alveolitis seca podría estar relacionada con el uso de anticonceptivos orales luego de la extracción del tercer molar mandibular impactado (versión en inglés). Journal of the American Dental Association; 147(10): 840–842.
  3. Bienek, D., Filliben, J.J. (2016). Evaluación de riesgos y metaanálisis de sensibilidad ante la aparición de la osteitis alveolar en las usuarias de anticonceptivos orales (versión en inglés). Journal of the American Dental Association; 147(6): 394–404.
  4. Hamalatha, V.T., Manigandan, T., Sarumathi, T., Aarthi Nisha, V., Amudhan, A. (2013). Consideraciones dentales en el embarazo - Un análisis crítico del cuidado bucal (versión en inglés). Journal of Clinical & Diagnostic Research; 7(5): 948–953.
  5. Silk, H., Douglass, A.B., Douglass, J.M., Silk, L. (2008). Salud de la boca durante el embarazo (versión en inglés). American Family Physician; 77(8): 1139–44.
  6. Lieff, S., Boggess, K.A., Murtha, A.P., Jared, H., Madianos, P.N., Moss, K., et al. (2004). Estudio de las condiciones bucales y el embarazo: estado periodontal de un cohorte de mujeres embarazadas (versión en inglés). Journal of Periodontology; 75(1): 116–26.
  7. Jeffcoat, M., Parry, S., Sammel, M., Clothier, B., Catlin, A., Macones, G. (2011). Infección periodontal y parto prematuro: terapia periodontal exitosa reduce el riesgo de parto prematuro (versión en inglés). BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynecology; 118(2): 250–256.
  8. American Dental Association. (s/d). ¿Estás embarazada? 9 preguntas que podrías tener sobre tu salud bucal (versión en inglés).
  9. Suri, V., Suri, V. (2014). Menopausia y salud de la boca (versión en inglés). Journal of Mid-Life Health; 5(3): 115–120.
  10. Friedlander, A.H. (2002). La fisiología, el control médico y las implicaciones bucales de la menopausia (versión en inglés). Journal of the American Dental Association; 133(1): 73–81.
  11. Cao, M., Shu, L., Li, J., Su, J., Zhang, W., Wang, Q., et al. (2007). La expresión de los receptores de estrógeno y los efectos del estrógeno en las células de ligamento periodontal de los humanos (versión en inglés). Methods and Findings in Experimental and Clinical Pharmacology; 29(5): 329–35.
  12. Gurav, A., Jadhav, V. (2011). Periodontitis y riesgo de diabetes mellitus (versión en inglés). Journal of Diabetes; 3(1): 21–8.
  13. Kisely, S., Baghale, H., Lalloo, R., Johnson, N.W. (2015). Asociación entre una salud bucal pobre y los trastornos de la conducta alimentaria: un análisis sistemático y un metaanálisis (versión en inglés). British Journal of Psychiatry; 207(4): 299–305.
  14. American Dental Association. (2015). Óxido nítrico (versión en inglés).