Salud de la boca

El término "oral" hace referencia a la boca, que incluye los dientes, encías, mandíbula y tejidos de soporte. Cuidar adecuadamente tu salud oral puede prevenir enfermedades en la boca. La salud oral puede afectar la salud de todo el cuerpo. Una buena salud oral no solo implica tener lindos dientes. Para una buena salud oral, es necesario un cuidado integral de la boca.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Cuáles son los problemas más comunes en la salud oral?

Los problemas más comunes que afectan la salud oral son las caries y la gingivitis.

Caries 

Todos corremos el riesgo de desarrollar caries (éstas son orificios color blanco tiza y/o marrón en los dientes). Las bacterias (gérmenes) que viven naturalmente en la boca utilizan el azúcar de los alimentos para generar ácidos. Con el tiempo, los ácidos destruyen la capa exterior de los dientes. Esto hace propicio el desarrollo de caries y otros problemas en los dientes.

Enfermedades en las encías 

Las enfermedades en las encías son infecciones causadas por bacterias, mucosa y otras partículas que forman una placa pegajosa en los dientes. La placa que queda adherida a los dientes se endurece y forma sarro. La gingivitis es una enfermedad leve de las encías. Hace que las encías se inflamen. También puede hacer que las encías sangren. La gingivitis puede darse por la formación de placa. Y cuanto más tiempo se alojan la placa y el sarro en los dientes, más dañino resulta. En términos generales, la gingivitis se puede tratar cepillándose los dientes, utilizando hilo dental y realizándose limpiezas en forma regular mediante citas odontológicas. Esta forma de enfermedad de las encías no produce pérdida del tejido óseo ni de la mucosa que rodea a los dientes. Pero si no se trata, puede evolucionar a periodontitis. Luego, las encías se retraen y dejan espacios propicios para infecciones. También puedes perder el hueso de soporte. Si tienes periodontitis, consulta a tu odontólogo para recibir tratamiento. De lo contrario, los dientes se pueden aflojar con el tiempo y será necesario extraerlos.

El riesgo de sufrir enfermedades de las encías es mayor si:

  • Fumas
  • Padeces una enfermedad como diabetes o VIH/SIDA
  • Consumes metanfetaminas

¿Cómo se ve la periodontitis?

Encías normales y saludables

Encías normales y saludables: las encías están sanas y el hueso alveolar se encuentra firme y en su lugar.

Periodontitis

Periodontitis: la placa depositada en los dientes se endurece y genera sarro. A medida que se va formando la placa y el sarro, las encías se retraen de los dientes y queda un espacio entre los dientes y las encías. El hueso en donde se alojan los dientes puede infectarse y comenzar a debilitarse.

Periodontitis avanzada

Periodontitis avanzada: las encías se retraen aún más y destruyen más tejido óseo y el ligamento alrededor de los dientes. Los dientes pueden aflojarse y quizás sea necesario extraerlos.

¿Cuáles son los demás problemas que puedo tener en la boca?

Mal aliento. Al mal aliento también se lo conoce como halitosis. Esta condición puede ser causada por varios factores, incluyendo:

  • Mala higiene bucal
  • Algunos alimentos
  • Dentaduras postizas
  • Enfermedad en las encías
  • Sequedad de boca
  • Uso de tabaco
  • Problemas respiratorios, digestivos o de otro tipo
  • Algunos medicamentos

Mantener una buena higiene oral y evitar el tabaco y algunos alimentos generalmente ayudan a combatir el mal aliento. Te recomendamos que utilices un limpiador de lengua para eliminar restos de comida que pudieran quedar en la lengua. También puedes cepillarte la lengua con el cepillo de dientes. Pero si esto parece no funcionar o si siempre necesitas realizarte enjuagues bucales para eliminar el mal aliento, consulta a tu odontólogo.

Ardor en la boca. Las personas que presentan esta condición describen una sensación de ardor en la boca o lengua. Es más común en mujeres posmenopáusicas. Se desconoce la causa, pero puede estar asociada a:

  • Las hormonas
  • Sequedad bucal (que puede darse a causa de múltiples medicamentos y trastornos como el síndrome de Sjögren o la diabetes)
  • Problemas con el sentido del gusto
  • Deficiencias nutricionales
  • El uso de inhibidores de ACE (medicamentos para la presión arterial baja)
  • Ansiedad y depresión
  • Dentaduras postizas que no se ajustan perfectamente
  • Infecciones (especialmente infecciones micóticas)

Consulta a tu médico u odontólogo si sufres de boca ardiente. El tratamiento depende de la causa (en caso de poder determinarla) y puede incluir un ajuste de la dentadura postiza, suplementos vitamínicos o analgésicos u otros medicamentos.

Llagas ulcerosas. Estas llagas son pequeñas úlceras dentro de la boca. La base es blanca o gris y los bordes rojos. Las mujeres son más propensas que los hombres a presentar llagas ulcerosas recurrentes. Se desconoce la causa de las llagas ulcerosas. Los factores de riesgo incluyen:

  • Fatiga
  • Estrés
  • Tener tu período menstrual
  • Un corte en la parte inferior de la mejilla o en la lengua
  • Alergias
  • Enfermedad celíaca
  • enfermedad de Crohn

Las llagas ulcerosas generalmente se curan solas y este proceso puede demorar entre una y tres semanas. Consulta a tu odontólogo si presentas una llaga ulcerosa de gran tamaño (de más de media pulgada o como del tamaño de una moneda de diez centavos). Probablemente necesites medicamentos para tratarla.

Para combatir el dolor:

  • Evitar alimentos picantes o muy condimentados
  • Utilizar enjuagues bucales suaves o salmuera
  • Probar con analgésicos de venta libre

No existe una forma comprobada de evitar llagas ulcerosas. Si tienes llagas ulcerosas con frecuencia, consulta a tu odontólogo.

Herpes labial. Estas llagas pequeñas y dolorosas son causadas por el virus del herpes simple tipo 1. Una vez que te expones al virus, éste puede ocultarse en tu cuerpo por años. Los factores que desatan el virus y causar herpes labial incluyen:

  • Tomar demasiado sol
  • Tener un resfrío o infección
  • Tener tu período menstrual
  • Sentir cansancio

El herpes labial puede contagiarse de una persona a otra. Normalmente se forman en los labios y a veces debajo de la nariz o barbilla. El herpes se cura en aproximadamente 7 a 10 días y no deja cicatrices. Puedes comprar medicamentos de venta libre para aplicar sobre el herpes para aliviar el dolor. Si presentas herpes labial con frecuencia, consulta a tu médico u odontólogo para que te prescriba un medicamento antiviral. Estos medicamentos pueden ayudarte a reducir el tiempo de curado y el número de potenciales herpes.

Sequedad bucal. A la condición de tener la boca seca también se la conoce como xerostomía. Este problema se da cuando no tienes suficiente saliva en la boca. Entre algunos motivos por los cuales la gente presenta boca seca se incluyen:

  • Los efectos secundarios de los medicamentos o de los tratamientos médicos, como los tratamientos para el cáncer
  • Problemas de salud, como diabetes, enfermedad de Parkinson y síndrome de Sjogren
  • Una glándula salival bloqueada

La boca seca hace que sea difícil comer, tragar, degustar y hablar. Si no se trata, puede generar caries. Esto se debe a que la saliva ayuda a desintegrar la comida y evita que el ácido forme placa en los dientes. El tratamiento para la boca seca depende de la causa y puede incluir desde medicamentos hasta cambios en la alimentación. Para disminuir la sequedad, utiliza saliva artificial, come caramelos sin azúcar, no fumes, no tomes alcohol y utiliza un humidificador. Coméntale a tu médico si tienes la boca seca.

Cáncer de boca. Este tipo de cáncer puede afectar cualquier parte de la boca y una porción de la garganta. Si fumas o masticas tabaco, el riesgo es mayor. El consumo excesivo de alcohol en combinación con el tabaco aumenta el riesgo aún más. Sin embargo, las personas no fumadoras también pueden desarrollar cáncer de boca. Para protegerte contra el cáncer de labio, utiliza un bálsamo labial con pantalla solar (la exposición al sol puede causar cáncer de labio).

El cáncer de boca se presenta con mayor frecuencia en personas mayores de 40. No siempre es doloroso, por lo que puede pasar inadvertido hasta las últimas etapas. Pídele a tu médico que busque signos de cáncer de boca durante los controles de rutina. El cáncer de boca generalmente se origina como una pequeña mancha blanca o roja en cualquier lugar de la boca. Otras señales son:

  • Una herida que sangra fácilmente o no cicatriza
  • Cambio en el color de los tejidos de la boca
  • Un bulto, una mancha áspera u otro cambio
  • Dolor, sensibilidad o entumecimiento en la boca o los labios
  • Problemas para masticar, tragar, hablar o mover la mandíbula o lengua
  • Cambio en la forma en la que encajan los dientes

Candidiasis bucal. También se la conoce como aftas. Estas infecciones micóticas aparecen como lesiones rojizas, amarillentas o blancuzcas, sin relieve o con un relieve mínimo, en la boca o garganta. Tiene una apariencia similar al requesón. Este hongo vive naturalmente en la boca. El riesgo de desarrollar candidiasis bucal aumenta si:

  • Tienes un sistema inmunitario débil
  • No produces suficiente saliva
  • Tomas antibióticos

El tratamiento incluye enjuague bucal o píldoras antimicóticas. Si la infección se disemina o si tu sistema inmunológico está débil, quizás necesites medicamentos antimicóticos.

La candidiasis se presenta con mayor frecuencia en personas que:        

  • Utilizan dentaduras postizas
  • Son muy jóvenes o de edad avanzada
  • Tienen la boca seca
  • Tienen VIH u otra enfermedad crónica (como diabetes)

¿De qué forma los problemas en la boca pueden estar asociados con problemas de salud en otras partes del cuerpo?

La salud oral puede reflejar la salud de todo el cuerpo. Los problemas en la boca no solo implican caries, dolores de muelas y dientes torcidos o manchados. Muchas enfermedades, como la diabetes, enfermedades cardíacas, VIH, cáncer y algunos trastornos de la conducta alimentaria están asociadas con problemas en la salud de la boca. Los exámenes odontológicos de rutina te ayudan a mantener una buena salud de la boca y así evitar los problemas de salud relacionados.

Cáncer. Si estás recibiendo tratamiento oncológico, puedes desarrollar aftas u otros problemas en la boca. Contrólate la boca todos los días y recuerda cepillarte los dientes y pasarte el hilo dental suavemente. Llama a tu médico o enfermero si percibes un problema en la boca o si un problema ya existente empeora. Lee también: Estoy iniciando un tratamiento oncológico. ¿Cuál es la mejor manera de cuidar mi boca?

Diabetes. Las personas con diabetes son particularmente propensas a sufrir enfermedades en las encías. La enfermedad en las encías puede causar dolor al masticar e inclusive pérdidas de piezas dentales. La sequedad bucal, que normalmente es un síntoma de diabetes sin detectar, puede causar dolor, úlceras, infecciones y caries. Las personas con diabetes también pueden padecer candidiasis. Fumar empeora estos problemas. Al controlarte la glucosa en sangre, cepillarte los dientes y usar hilo dental todos los días y visitando al odontólogo regularmente, puedes contribuir con la prevención de enfermedades en las encías. Si no tienes la diabetes bajo control, tienes más posibilidades de desarrollar problemas en la boca.

Enfermedad cardíaca.  Los pacientes que tienen determinados problemas cardíacos o reemplazos articulares probablemente deban tomar antibióticos antes de someterse a ciertos tratamientos odontológicos. Estas personas pueden correr riesgo de contraer una infección si las bacterias que viven en la boca se van al torrente sanguíneo durante el tratamiento. Los antibióticos disminuyen este riesgo. Consulta a tu médico u odontólogo si no estás segura si deberías tomar antibióticos antes del tratamiento odontológico.

VIH. Los problemas en la boca son comunes en personas con VIH ya que tienen el sistema inmunitario debilitado. Estos problemas pueden dificultar la alimentación. Si el dolor o la sensibilidad en la boca hace que resulte difícil masticar o tragar o si no puedes sentir el gusto de los alimentos como solías hacerlo, tal vez no comas mucho. Los problemas en la boca más comunes vinculados con el VIH se pueden tratar.

Problemas nutricionales. A veces, aquellas personas a quienes les faltan piezas dentales tienen que limitar sus opciones a la hora de comer debido a problemas para masticar. Esto puede causar una deficiencia vitamínica a nivel corporal. Si te faltan algunas piezas dentales y tienes problemas para masticar, consulta con tu médico para asegurarte de estar comiendo los alimentos adecuados.

Tengo miedo del odontólogo. ¿Qué puedo hacer para optimizar mi visita?

Muchas personas se ponen nerviosas con tan solo pensar en visitar al odontólogo. De todas formas, no permitas que los nervios te impidan tener citas normales. Dejar pasar mucho tiempo para ocuparse de los dientes puede empeorar las cosas. Aquí te presentamos algunos consejos para que tu visita sea más amena:

  • Coméntale al odontólogo y al personal odontológico que te sientes ansiosa. Compartir tus inquietudes le permitirá al odontólogo adaptar el tratamiento de acuerdo a tus necesidades.
  • Trata de elegir un momento para ir al dentista en el que sea poco probable que estés apurada o bajo presión. Para algunas personas, sería los sábados o una cita a primera hora de la mañana.
  • Si el sonido del torno te incomoda, lleva un reproductor de música portátil y un par de auriculares para poder escuchar tu música favorita. Durante la cita con el odontólogo, te recomendamos que intentes visualizarte en un lugar relajado, como en una playa cálida.
  • Pregúntale al odontólogo si hay medicamentos que pueda administrarte para ayudarte a relajarte (a esto se lo llama "sedación odontológica").

Como mujer, ¿por qué tengo que preocuparme por la salud de la boca?

Todos necesitan cuidar la salud de su boca. Pero las hormonas femeninas pueden empeorar algunos problemas, tales como:

  • Herpes labiales y llagas ulcerosas
  • Sequedad de boca
  • Cambios en el sentido del gusto
  • Mayor riesgo de enfermedades en las encías

Cuidarte los dientes y encías adecuadamente puede ayudarte a evitar o disminuir los problemas en la salud de la boca.

Estoy embarazada. ¿Necesito un cuidado especial para la boca?

¡Sí! Si estás embarazada, tienes necesidades especiales en cuanto a la salud de la boca.

Antes de concebir, lo mejor es que te realices controles odontológicos de manera habitual. Es recomendable mantener una buena salud oral antes del embarazo.

Además, recuerda que lo que comes afecta el desarrollo del bebé, incluyendo los dientes. Los dientes del bebé comienzan a crecer entre los tres y los seis meses de embarazo, por lo que es importante que mantengas una dieta equilibrada que incluya calcio, proteínas, fósforo y vitaminas A, C y D.

Si estás embarazada:

  • Hazte un examen bucal completo en las primeras etapas del embarazo. Debido al embarazo, el odontólogo probablemente no tome radiografías de rutina. Pero si necesita una radiografía, la amenaza que representa contra la salud del bebé es insignificante.
  • Recuerda que el trabajo odontológico durante el embarazo es seguro. El mejor momento para realizarse tratamientos es entre la 14° y 20° semanas. En los últimos meses, puedes sentirte incómoda en el sillón del odontólogo.
  • Realízate todos los tratamientos odontológicos necesarios. Si no realizas el tratamiento, puedes poner en riesgo tu salud y la de tu bebé.
  • Realiza una buena higiene bucal para controlar el riesgo de enfermedades en las encías. Las mujeres embarazadas pueden tener cambios en el sabor y sufrir de encías rojas e hinchadas que sangran con facilidad. A esta afección se la conoce como gingivitis del embarazo. Tanto una higiene oral deficiente como los niveles hormonales elevados pueden causar gingivitis de embarazo. Hasta ahora, se creía que padecer enfermedades en las encías podría aumentar el riesgo de tener un bebé con bajo peso al nacer. Los investigadores no han podido confirmar esta relación, pero los estudios todavía están en proceso con el objetivo de obtener más información al respecto.

Soy mamá primeriza. ¿Qué puedo hacer para contribuir con la buena salud de la boca de mi bebé?

¡Hay muchas cosas que puedes hacer! A continuación te mencionamos algunos datos útiles sobre la salud de la boca de tu bebé.

  • Se pueden transmitir a tu bebé los gérmenes que tienes en la boca y que causan caries. No te metas en la boca los artículos que son de tu bebé, como juguetes, cucharas, biberones o chupetes.
  • Limpia los dientes y encías de tu bebé con una gasa limpia o con un cepillo de dientes para bebe después amamantarlo o darle de comer. Esto puede ayudar a eliminar el azúcar que se encuentra en la leche y que puede generar caries, y además, a crear el hábito de lavarse los dientes regularmente.
  • Si tu bebé toma biberón, intenta que lo deje cuando tenga 1. Evita darle biberones o chupetes para dormir, ya sea a la siesta o a la noche. Beber de un biberón estando recostado puede generar "caries del biberón".
  • Todos los bebés deben visitar al odontólogo para cuando tengan 1. El odontólogo lo examinará en busca de problemas orales. También te mostrará cómo cuidar los dientes y la boca de tu niño/a.
  • Pregúntale a tu médico cuál es el agua más recomendable para que consuman los niños. El floruro es bueno para los dientes. Pero demasiado floruro puede afectar el desarrollo del esmalte dental en niños.

Estoy iniciando un tratamiento oncológico. ¿Cuál es la mejor manera de cuidar mi boca?

Los tratamientos oncológicos pueden causar efectos adversos en la boca. Un control odontológico antes del tratamiento puede ayudar a prevenir dolorosos problemas en la boca. Los efectos secundarios graves en la boca pueden retrasar o incluso detener el tratamiento oncológico. La mejor forma de combatir el cáncer es incluir un odontólogo en el equipo de atención oncológica. El odontólogo te ayudará a protegerte la boca, los dientes y la mandíbula contra el daño causado por la radiación y la quimioterapia en la cabeza y cuello.

¡Estoy confundida! ¿Qué tipo de pasta dental o enjuague bucal debería utilizar?

Actualmente, se encuentran disponibles diversos tipos de pastas dentales. Algunas dicen que son para blanquear, otras para reducir la gingivitis y la placa y otras para dientes sensibles. Antes de elegir la pasta dental para tu familia, conoce los datos fundamentales.

  • Siempre que la pasta dental contenga floruro y la caja tenga el sello de aprobación de la American Dental Association (ADA), es buena para la salud de la boca. Más allá de eso, elegir qué pasta dental comprar es una elección personal.
  • Se dice que los enjuagues bucales sirven para darte un aliento fresco. Pero en realidad solo tapan el mal aliento por un par de horas. Si siempre necesitas utilizar enjuague bucal para ocultar el mal aliento, consulta a tu odontólogo.
  • También puedes utilizar un limpiador de lengua para lograr un aliento fresco. El limpiador de lengua remueve las partículas de comida que quedaron atrapadas en la irregular superficie de la lengua. Cepillarte la lengua con el cepillo de dientes también puede eliminar estos restos de comida.

No estoy a gusto con las manchas en los dientes. ¿Cómo puedo blanquearlos de manera segura?

Existen tres maneras de blanquear los dientes:

  • Blanqueamiento en consultorio
  • Blanqueamiento doméstico
  • Pastas dentales blanqueadoras

Lo primero que debes hacer antes de blanquearte los dientes es hablar con tu odontólogo. Este podrá ayudarte a decidir cuál es la mejor opción para ti. Los blanqueadores no corrigen todo tipo de manchas. Además, si tienes adhesivos o rellenos del color de los dientes, los blanqueadores no tendrán ningún efecto en ellos y puede llegar a notarse la diferencia de color. Recuerda que utilizar un blanqueador no hará que la boca esté más saludable.

Blanqueamiento en consultorio. 
Este tipo de blanqueamiento, llamado "blanqueamiento en la consulta del dentista" se realiza en el consultorio odontológico. Puede requerir más de una visita al consultorio. Cada visita puede tomar entre 30 minutos y una hora. Durante el blanqueamiento en el consultorio, el odontólogo aplica un blanqueador sobre los dientes y utiliza una luz especial para hacer funcionar al blanqueador. A veces se utiliza láser durante el blanqueamiento dental para que el agente blanqueador funcione mejor.

Blanqueamiento doméstico. 
Hay algunos productos que se pueden utilizar para blanquear los dientes en casa. Algunos provienen del odontólogo y otros son de venta libre. Estos contienen peróxido/s, que blanquean el esmalte de los dientes. La mayoría vienen en gel y se aplican en una cubeta o placa que se coloca en la boca. Corrige diferentes tipos de manchas. Solo las soluciones suministradas por el odontólogo tienen el sello de la American Dental Association (ADA). 

Otros productos blanqueadores de venta libre incluyen cintas blanqueadoras, productos para pintarlos, geles y cubetas blanqueadoras. Contienen una baja dosis de peróxido. Para obtener mejores resultados, hazte una limpieza en el odontólogo antes de utilizar estos productos. Estos geles y cubetas no tienen el sello de ADA.

Pastas dentales blanqueadoras. 
Todas las pastas dentales ayudan a remover manchas superficiales mediante abrasivos suaves. Las pastas dentales "blanqueadoras" que sí tienen el sello de ADA contienen agentes o químicos pulidores especiales que remueven incluso más manchas. A diferencia de los blanqueadores decolorantes, estos productos no cambian el color real del diente. Solo corrigen las manchas superficiales.

Los productos utilizados para blanquear los dientes pueden aumentar su sensibilidad. También pueden generar incomodidad en las encías. Los efectos secundarios generalmente desaparecen apenas se deja de utilizar el producto.

¿Cuáles son los pequeños y sencillos pasos que debo tomar para tener dientes y encías saludables?

1. Cepíllate los dientes al menos dos veces al día con una pasta dental con floruro. 
Intenta hacerlo apenas te levantes y antes de ir a acostarte. Una vez al día, utiliza hilo dental o un limpiador interdental para retirar los restos de comida que no alcanza el cepillo de dientes. Asegúrate de:

  • Beber agua que contenga floruro agregado, de ser posible. El floruro protege los dientes contra las caries. La mayoría de los sistemas de agua pública en Estados Unidos utilizan floruro. Averigua en el departamento de agua o de salud de tu comunidad si el agua contiene floruro. También te recomendamos que utilices un enjuague bucal con floruro, además de cepillarte los dientes y usar hilo dental, para prevenir las caries.
  • Cepilla suavemente todos las caras de las piezas dentales con un cepillo de cerdas suaves. Los movimientos cortos, ya sean circulares o rectos, son los más efectivos.
  • Tómate tu tiempo para masajearte las encías con el cepillo y cepíllate suavemente la lengua para erradicar la placa y los restos de comida.
  • Pídele a tu odontólogo o higienista dental que te muestre cuál es la mejor forma de utilizar el hilo dental.
  • Cambia tu cepillo de dientes cada tres meses o antes si el cepillo luce muy desgastado o si las cerdas están deterioradas. Los cepillos nuevos remueven más placa.
  • Si utilizas dentaduras postizas, asegúrate de quitártelas durante la noche e higienizarlas antes de volver a ponértelas a la mañana siguiente.

2. Lleva un estilo de vida saludable.

  • Consume alimentos saludables. Previene las caries cepillándote los dientes después de cada comida. Evita consumir alimentos que contengan azúcar o almidón entre comidas.
  • No fumes. Aumenta el riesgo de enfermedades en las encías, diferentes tipos de cáncer oral y de garganta e infecciones micóticas en la boca. También altera el color de los dientes y el aliento.
  • Limita el consumo de alcohol a una medida por día (para las mujeres). El consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de padecer cáncer de boca y de garganta. La combinación de alcohol y tabaco aumenta aun más el riesgo de cáncer oral a diferencia del consumo individual de una u otra sustancia.
  • Limita la cantidad de refrescos que consumes. Incluso los refrescos dietéticos contienen ácidos que pueden debilitar el esmalte dental.

3. Realízate controles en forma regular.

  • Realízate una examinación oral una o dos veces al año. Tu odontólogo probablemente te aconseje que programes varias citas dependiendo de la salud de tu boca. En la mayoría de las consultas de rutina, te atenderá el odontólogo junto con un higienista dental. En los controles de rutina, los odontólogos buscan signos de enfermedades, infecciones, problemas, lesiones y de cáncer oral.
  • Consulta a tu odontólogo de inmediato si:
    • Te sangran las encías con frecuencia
    • Ves manchas rojizas o blancuzcas en las encías, lengua o piso de la boca.
    • Tienes un dolor incesante en la boca o mandíbula
    • Tienes llagas que no se curan después de dos semanas
    • Tienes problemas para succionar o masticar
  • Además del odontólogo, existen otros tipos de proveedores de atención odontológica. Tu odontólogo te puede derivar a un especialista si necesitas una atención especial. Entre otros proveedores de atención odontológica se incluyen:
    • Higienistas dentales: los miembros del personal odontológico que se encargan de limpiar encías y dientes y de enseñarles a los pacientes cómo mantener una salud óptima de la boca.
    • Periodoncistas: odontólogos que tratan enfermedades en las encías y colocan implantes dentales.
    • Cirujanos orales: dentistas que realizan cirugías en la boca y en los tejidos de soporte.
    • Ortodoncistas: odontólogos que acomodan los dientes y alinean mandíbulas.
    • Endodoncistas: odontólogos que se ocupan de los conductos radiculares.
    • Prostodoncistas: dentistas capacitados para restaurar y reemplazar piezas dentales.

4. Sigue el consejo del odontólogo. 
 Probablemente te proporcione diferentes opciones para mantener tu boca saludable. Puede enseñarte cómo cepillarte los dientes o utilizar el hilo dental de manera adecuada. Sigue todos los pasos o tratamientos recomendados para mantener la boca saludable.

5. Si tienes otro problema de salud, piensa de qué manera puede afectar a la salud de tu boca. 
 Por ejemplo, si tomas medicamentos que te producen sequedad en la boca, consulta al médico o enfermera si existen otras alternativas. Realízate un examen oral antes de comenzar el tratamiento oncológico. Y si padeces diabetes, mantén una higiene oral óptima para prevenir enfermedades en las encías.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre la salud de la boca?

Para obtener más información acerca de la salud de la boca, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones: