Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria (IU) se conoce como "falta de control de la vejiga" o "pérdida urinaria". La IU es cuando la orina se escapa antes de llegar al baño. Si tienes IU, no eres la única persona. Millones de personas tienen este problema, especialmente al envejecer.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la incontinencia urinaria (IU)?

La IU también se conoce como "falta de control de la vejiga" o "pérdida urinaria". La IU es cuando la orina se escapa antes de llegar al baño. Si tienes IU, no eres la única persona. Millones de personas tienen este problema, especialmente al envejecer.

Algunas mujeres pueden perder unas gotas de orina al toser o reír. Otras pueden sentir una necesidad urgente de orinar y no pueden controlarla. La pérdida de orina también puede ocurrir durante la actividad sexual y puede causar una gran angustia emocional.

¿Qué causa la IU?

Generalmente, la IU se debe a problemas con los músculos y nervios que ayudan a retener y dejar pasar la orina.

La orina se almacena en la vejiga. Sale del cuerpo a través de un tubo que está conectado a la vejiga y se denomina uretra. Observa las imágenes a continuación para ver cómo es el proceso.

Los músculos de la pared de la vejiga se contraen para hacer pasar la orina a través de la uretra. Al mismo tiempo, los músculos del esfínter alrededor de la uretra se relajan para dejar salir la orina del cuerpo.

La incontinencia ocurre cuando los músculos de la vejiga se contraen repentinamente o los músculos del esfínter no tienen la fortaleza suficiente para retener la orina.

La IU es dos veces más común en mujeres que en hombres. Los embarazos, parto y menopausia son las principales causas. Tanto los hombres como las mujeres pueden presentar incontinencia debido a un daño cerebral, defectos congénitos, accidente cerebrovascular, diabetes, esclerosis múltiple y cambios físicos asociados con el envejecimiento.

Ilustración de feto presionando la vejiga. También se muestra en la ilustración: útero, vejiga, uretra y vagina

  • Embarazo: los niños por nacer presionan la vejiga, uretra (tubo a través del que se orina) y los músculos del piso pélvico. Esta presión puede debilitar el soporte del piso pélvico y derivar en pérdidas o problemas con el paso de la orina.
  • Parto: muchas mujeres tienen incontinencia después del parto. El trabajo de parto y el parto vaginal pueden debilitar el soporte del piso pélvico y dañar los nervios que controlan la vejiga. La mayoría de los problemas relacionados con el control de la vejiga durante el embarazo y el parto desaparecen después de que los músculos tienen tiempo para recuperarse. Habla con tu médico si sigues teniendo problemas con la vejiga 6 semanas después del parto.
  • Menopausia: algunas mujeres tienen problemas de control de la vejiga cuando ya no tienen el período. Después de la menopausia, el cuerpo deja de producir la hormona femenina denominada estrógeno. Algunos expertos consideran que esta falta de estrógeno debilita el tejido uretral.

Otras causas de IU que pueden afectar a los hombres y mujeres son:

  • Constipación: los problemas con el control de la vejiga pueden ocurrirles a personas con constipación a largo plazo (crónica).
  • Medicamentos: la IU puede ser un efecto secundario de medicamentos tales como diuréticos (la "píldora del agua" utilizada para tratar insuficiencia cardíaca, cirrosis hepática, hipertensión y ciertas enfermedades renales). La terapia de reemplazo hormonal ha demostrado empeorar la IU.
  • Cafeína y alcohol: las bebidas con cafeína, como el café o los refrescos, hacen que la vejiga se llene muy rápido y a veces tenga pérdidas.
  • Infección: las infecciones del tracto urinario y la vejiga pueden causar incontinencia por un período corto. El control de la vejiga regresa cuando la enfermedad desaparece.
  • Daño en los nervios: los nervios dañados pueden enviar señales a la vejiga en momentos inadecuados o no enviar ninguna señal. Los traumatismos o las enfermedades como la diabetes y la esclerosis múltiple pueden producir daños en los nervios. Los nervios también se pueden dañar durante el parto.
  • Exceso de peso: el sobrepeso también ejerce presión sobre la vejiga y empeora la incontinencia.

¿Cuáles son los distintos tipos de IU?

  • Incontinencia por presión: las pérdidas ocurren al toser, estornudar, hacer ejercicio, reír, levantar objetos pesados y otros movimientos que ejercen presión sobre la vejiga. Este es el tipo de incontinencia más común en las mujeres. Generalmente es provocada por cambios físicos del embarazo, el parto y la menopausia. Se puede tratar y a veces curar.
  • Incontinencia de urgencia: también se denomina "vejiga hiperactiva". La pérdida normalmente ocurre después de una necesidad repentina y urgente de orinar. Puede ocurrir cuando no lo esperas, como al dormir, después de beber agua o cuando escuchas o tocas el agua del grifo.
  • Incontinencia funcional: las personas con este tipo de incontinencia pueden tener problemas para pensar, moverse o hablar que les impiden llegar a un baño. Por ejemplo, una persona con enfermedad de Alzheimer no puede pensar para ir al baño y llegar a tiempo para orinar. Una persona en una silla de ruedas puede tener dificultades para llegar al baño a tiempo.
  • Incontinencia por rebosamiento: la pérdida de orina ocurre porque la vejiga no se vacía por completo. La incontinencia por rebosamiento es menos común en mujeres.
  • Incontinencia mixta: son 2 o más tipos de incontinencia juntos (normalmente incontinencia por presión y de urgencia).
  • Incontinencia transitoria: la pérdida de orina ocurre por un período corto debido a una enfermedad (como infección de la vejiga) o embarazo. La pérdida se detiene cuando se trata la enfermedad.

¿Cómo hablo con mi médico sobre la IU?

Muchas mujeres no quieren hablar con su médico sobre un tema tan personal. Pero la IU es un problema médico común. Millones de mujeres tienen el mismo problema. Muchas hicieron un tratamiento satisfactorio. Es probable que tu médico haya escuchado historias similares a la tuya.

Aunque te avergüences, debes dar el primer paso. Algnos médicos no tratan los problemas de control de la vejiga, entonces no se les ocurre preguntar al respecto. Tal vez esperan que tú hables sobre el tema.

Los médicos de familia e internistas pueden tratar los problemas de vejiga. Si tu médico no trata dichos problemas, pídele ayuda para buscar un médico que lo haga, como un urólogo, un ginecólogo/obstetra o un uroginecólogo.

Estas son algunas preguntas para hacerle a tu médico:

  • Lo que como o bebo, ¿puede causarme problemas en la vejiga?
  • Los medicamentos que tomo (recetados y de venta libre), ¿pueden causar problemas en la vejiga?
  • ¿Otras afecciones pueden causar pérdida de control de la vejiga?
  • ¿Cuál es el tratamiento para recuperar el control de la vejiga? ¿Cuál es el mejor en mi caso?
  • ¿Qué puedo hacer con el olor y la irritación provocados por la orina?

También te resultará útil llevar un registro de la vejiga. Debes anotar cada vez que tengas pérdidas de orina. Asegúrate de anotar lo que estabas haciendo cuando ocurrió, por ejemplo, estaba estornudando, tosiendo, riendo, bajando del cordón de la calle o durmiendo. Lleva las anotaciones a tu visita con el médico.

¿Cómo sé si tengo IU?

Programa una cita con tu médico. Tu médico te preguntará sobre los síntomas y anotará tus antecedentes médicos, tales como:

  • La frecuencia de evacuación de la vejiga
  • Cuándo y cómo tienes pérdidas de orina
  • Cuánta orina pierdes

El médico te hará un examen físico para buscar signos de problemas de salud que puedan causar incontinencia. El médico también te hará una prueba para saber cómo funciona la vejiga y cuánto líquido puede retener. Para esta prueba, deberás beber agua y orinar en un recipiente medidor. El médico medirá luego la orina que haya quedado en la vejiga. El médico también puede solicitar otras pruebas como:

  • Prueba de presión de la vejiga: durante esta prueba, deberás toser o hacer presión para que el médico observe las posibles pérdidas de orina.
  • Análisis urinario: el análisis urinario analiza la orina en busca de signos de infección y otras causas de incontinencia.
  • Ultrasonido: se usan ondas de sonido para tomar fotos de los riñones, la vejiga y la uretra.
  • Citoscopía: un médico coloca un tubo delgado conectado a una cámara diminuta en la uretra para observar dentro de la uretra y la vejiga.
  • Urodinámica: el médico coloca un tubo delgado en tu vejiga y la llenan de agua. El medico mide así la presión en la vejiga.

El médico puede pedirte que anotes cuando evacúes la vejiga y la cantidad de orina que produces en un día o una semana.

¿Cómo se trata la IU?

Existen varias formas de tratar la IU. El médico buscará contigo el mejor tratamiento.

Los tipos de tratamientos incluyen:

Tratamientos conductuales

Al cambiar algunos comportamientos básicos, puedes mejorar tu IU. Los tratamientos conductuales incluyen:

Ejercicios del músculo pélvico (ejercicios de Kegel)

Los ejercicios del piso pélvico regulares pueden ayudarte a reducir o curar la incontinencia por presión. Un médico o enfermera pueden enseñarte la forma correcta de hacer ejercicios si es necesario. Puede haber un fisioterapeuta especialista en piso pélvico en tu área que te enseñe a fortalecer estos músculos o te ayude con otros tratamientos. Para hacer los ejercicios de Kegel:

  1. Primero, intenta hacer estos ejercicios recostada.
  2. Contrae los músculos del área genital como si quisieras detener el flujo de orina o la salida de un gas. Intenta no contraer los músculos de tu abdomen o piernas al mismo tiempo. Intenta contraer solamente los músculos pélvicos. Ten mucho cuidado de no contraer el abdomen, las piernas o las nalgas.
  3. Relájate. Contrae los músculos nuevamente y mantén la contracción por 3 segundos. Luego relájate por 3 segundos. Haz 3 series de 10 repeticiones.
  4. Cuando los músculos estén más fortalecidos, intenta hacer los ejercicios sentada o parada. Puedes hacer estos ejercicios en cualquier momento, al estar sentada en el escritorio, en el auto, al esperar en una fila, al lavar los platos, etc.

Consulta con tu médico, enfermera o fisioterapeuta para aprender a hacer estos ejercicios de manera correcta. Los ejercicios de Kegel son más efectivos cuando el paciente recibió la instrucción adecuada de un profesional del cuidado de la salud. Intentar detener el flujo de orina o hacer los ejercicios cientos de veces en un día sin las indicaciones de un profesional de la salud no dará ningún resultado.

Reeducación de la vejiga

Puedes recuperar el control de la vejiga al ir al baño en horarios fijos, antes de sentir la necesidad urgente de orinar. Puedes incrementar lentamente el intervalo entre una ida al baño y la otra en la medida que vayas teniendo más control.

Pérdida de peso

El sobrepeso ejerce mayor presión sobre la vejiga y los músculos a su alrededor. Y puede producir problemas de control de la vejiga. Habla con tu médico para planificar una dieta y un programa de ejercicios si tienes sobrepeso.

Cambios en la alimentación

Se considera que algunos alimentos y bebidas contribuyen a las pérdidas de la vejiga. Si bien los médicos no saben con certeza que estos alimentos produzcan IU, es razonable comprobar si dejar de consumir uno o todos puede ser de ayuda.

  • Bebidas alcohólicas
  • Bebidas gasificadas (con o sin cafeína)
  • Café o té (con o sin cafeína)

Otros cambios incluyen beber menor cantidad de líquido después de la cena y comer suficiente fibra para evitar la constipación. También se debe evitar beber en exceso. Seis vasos de 8 onzas de líquido por día es suficiente para la mayoría de las personas.

Dejar de fumar

Los investigadores aún buscan la relación entre la incontinencia y el cigarrillo. Algunos estudios han demostrado que las personas que fuman tienen pérdidas de orina con mayor frecuencia y gravedad.

Medicamentos para el control de la vejiga

Los medicamentos pueden reducir algunos tipos de pérdidas. Algunos medicamentos, por ejemplo, ayudan a relajar los músculos de la vejiga y evitan los espasmos. Habla con tu médico para saber cuál es el medicamento adecuado para ti.

Es importante tomar los medicamentos según lo indicado por el médco. Además, todos los medicamentos tienen efectos secundarios y pueden afectar a las personas de distinta manera. Habla siempre con tu médico sobre los medicamentos de venta libre que tomas.

Dispositivos

El pesario es el dispositivo más común utilizado en el tratamiento de la incontinencia por presión. Es un anillo rígido que le médico o la enfermera insertan en la vagina. El dispositivo se coloca contra la pared de la vagina y la uretra. Ayuda a reacomodar la uretra para reducir las pérdidas por presión. Visita a tu médico de manera regular si usas un pesario.

Estimulación de los nervios

Es posible que algunas personas con incontinencia de urgencia no respondan a los tratamientos conductuales ni a los medicamentos. En este caso, puede resultar útil la estimulación eléctrica de los nervios que controlan la vejiga.

Te harán pruebas para ver si este tratamiento, denominado neuromodulación, puede serte útil. El médico colocará primero un dispositivo fuera de tu cuerpo que envíe pulsos. Si funciona bien, un cirujano te implantará el dispositivo.

Biorretroalimentación

La biorretroalimentación te ayudará a saber cómo funciona tu organismo. Un terapeuta te coloca un parche eléctrico sobre los músculos de la vejiga y la uretra. Un cable del parche se conecta a la pantalla de un televisor. Con el terapeuta observarán la pantalla para ver cuándo se contraen estos músculos a fin de que aprendas a controlarlos.

La biorretroalimentación puede usarse con los ejercicios de músculos pélvicos y estimulación eléctrica para ayudar a controlar la incontinencia por presión y de urgencia.

Cirugía

La cirugía es más efectiva para las personas con IU por presión que no han obtenido resultados positivos con otros tratamientos. Habla con tu médico para saber si la cirugía puede ayudarte y qué tipo de cirugía es la recomendable.

Cateterización

El médico puede sugerirte un catéter si tienes incontinencia porque la vejiga nunca se vacía por completo (incontinencia por rebosamiento). También es una opción si tu vejiga no se vacía por falta de tonicidad muscular, tras una cirugía o una lesión en la médula espinal. El catéter es un tubo delgado que el médico o el mismo paciente coloca en la vejiga. Drena el contenido de la vejiga en una bolsa que puedes llevar en tu pierna.

¿Respondimos tus preguntas sobre la incontinencia urinaria?

Para obtener más información acerca de la incontinencia urinaria, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones: