Logotipo It's Only Natural

Cómo ayudar

Ahora que conoces los signos más comunes de un ataque cardíaco en mujeres, además del dolor en el pecho, puedes aprender más. Prepárate para ayudar a alguien en una emergencia con estos pasos.

 

Expandir todo
|
Cerrar todo

Cómo detectar un ataque cardíaco en los demás

El mito del "ataque cardíaco de Hollywood" es el ataque cardíaco que ves en las películas:

  • Las víctimas interrumpen lo que están haciendo.
  • Sus ojos se abren mucho.
  • Se aprietan el pecho con la mano, hacen ruidos extraños y se desploman al suelo.

No creas todo lo que ves en la TV. En realidad, los ataques cardíacos pueden tener muchos síntomas diferentes. Pero durante un ataque cardíaco, el corazón sigue latiendo. Por lo general, las personas que sufren un ataque cardíaco tienen pulso y están despiertas o conscientes.

Las mujeres que sufren un ataque cardíaco pueden tener dolor o presión en el pecho, pero también pueden experimentar otros síntomas. Habla con la persona o pregúntale qué otros síntomas tiene, por cuánto tiempo los ha tenido y qué cree que pueda estar pasando. Si tiene un dolor en el pecho como nunca antes, o si tiene varios síntomas de un ataque cardíaco, lo mejor es llamar al 911. Los profesionales médicos capacitados pueden ayudar mejor a alguien que está sufriendo un ataque cardíaco.

¿Ataque cardíaco o paro cardíaco?

Un ataque cardíaco no es lo mismo que un paro cardíaco. En un ataque cardíaco, el corazón sigue latiendo. En un paro cardíaco, el corazón se detiene, la persona no tiene pulso y suele estar inconsciente (no despierto). Llama al 911 si crees que alguien cercano está sufriendo un ataque cardíaco (la persona está despierta y tiene dolor en el pecho u otros síntomas de un ataque cardíaco) o un paro cardíaco (la persona no está consciente y no tiene pulso o latido).

En caso de un paro cardíaco, llama al 911 y comienza a hacer RCP (reanimación cardiopulmonar) de inmediato. La American Heart Association explica que, con RCP "manual", cualquier persona puede ofrecer un tratamiento que le salve la vida a alguien que está sufriendo un paro cardíaco. Presiona rápido y fuerte en el centro del pecho y continúa hasta que llegue el equipo de emergencias. No hagas RCP en caso de un ataque cardíaco.

Toma una clase de reanimación cardiopulmonar (RCP)

  • Durante un ataque cardíaco, el corazón suele seguir latiendo. Si el corazón de una persona se detiene, el RCP ayuda a que la sangre y el oxígeno sigan fluyendo al cerebro hasta que se pueda administrar un tratamiento.
  • La mayoría de las personas que sufren un ataque cardíaco no necesitan RCP. Sin embargo, si la persona pierde el conocimiento y no respira o no tiene pulso, el RCP puede ayudar hasta que lleguen los trabajadores de emergencias.
  • Tomar una clase de RCP puede ayudarte a sentirte preparada para una emergencia médica. Visita la Biblioteca Nacional de Medicina para conocer más acerca de la reanimación cardiopulmonar.

Aprende cómo usar un desfibrilador externo automático (Automated External Defibrillator, AED)

  • Los desfibriladores o los desfibriladores externos automáticos (AED) se utilizan para tratar un paro cardíaco repentino (cuando el corazón deja de latir). Los desfibriladores son dispositivos portátiles que comprueban el ritmo cardíaco y dan una descarga eléctrica, de ser necesaria, para ayudar a restablecer el ritmo normal.
  • No necesitas capacitación médica para usar dispositivos AED. Están diseñados para el uso por parte de la persona promedio. Sin embargo, puedes tomar una clase para asegurarte de entender por qué y cómo se utiliza un desfibrilador en caso de emergencia.
  • Los AED se encuentran en las escuelas, los centros comerciales, los estadios deportivos, los aeropuertos, el transporte público y en muchos otros espacios públicos.
  • Algunos cursos de RCP básicos incluyen una sección sobre cómo usar un desfibrilador o un AED; sin embargo, es posible que debas tomar un clase por separado.

Conoce más sobre los AED y cómo utilizarlos. Visita el sitio web de la American Heart Association (enlace externo) para encontrar cursos de capacitación en RCP y AED cerca tuyo.

Conoce los deseos de tus seres queridos

Ya sea que tengas 45 o 85 años, tienes riesgo de sufrir una emergencia médica. Una directiva avanzada o un documento de voluntades anticipadas puede ayudar a tus seres queridos a conocer tus deseos en caso de que no puedas comunicarte por tu cuenta porque estás inconsciente, sedada o en coma.

  • Consulta con tu médico. En un chequeo regular, dile a tu médico o enfermera que quieres hablar sobre las decisiones médicas en las emergencias. Tu médico o enfermera te ayudará a decidir qué tipos de tratamientos quieres si no puedes comunicarte por tu cuenta. Es posible que tu médico o enfermera te pidan que conciertes otra cita para hablar sobre todos estos detalles.
  • Habla con los demás. Si formas parte de una comunidad religiosa, quizás quieras hablar sobre las directivas avanzadas con un líder religioso. También puedes recibir consejos de algún amigo o ser querido que ya tenga una directiva avanzada. Las personas que han sido cuidadores pueden tener una opinión valiosa sobre qué preguntas deberías hacer.
  • Piensa en tu vida ahora. Las directivas avanzadas podrían cambiar, y probablemente lo harán, con el tiempo. Si eres joven y gozas de buena salud, es posible que quieras que los médicos y enfermeras hagan todo lo posible para mantenerte con vida. Si tienes una enfermedad que probablemente acabará con tu vida en los próximos seis meses, el alivio del dolor puede ser tu mayor prioridad. Tus deseos probablemente cambiarán con el tiempo a medida que cambian tus circunstancias de vida y salud.
  • Piensa de qué manera los distintos tipos de tratamiento pueden afectar tu calidad de vida. Algunas personas no quieren estar conectadas a máquinas para poder respirar o alimentarse. A otras no les importa recibir nutrición a través de un tubo de alimentación en su estómago, si sus médicos creen que será por poco tiempo. Es posible que no quieras un tratamiento de emergencia para salvar tu vida, como un RCP, si tienes una enfermedad o afección incapacitante y tu corazón se detiene. Ten en cuenta que puedes cambiar tus deseos en cualquier momento, y se te ofrecerán opciones si estás consciente.
  • Habla con tus seres queridos sobre tus deseos. Si tu seres queridos no saben acerca de tus deseos en caso de una emergencia médica, harán lo que creen que es mejor. Puede ser difícil hablar sobre emergencias médicas graves con anticipación, pero la mayoría de las personas ya sabrían qué quieres hacer en caso de que ocurra una emergencia.
  • Decide quién puede hablar por ti. Aunque la mayoría de las personas asumen que su pareja será quien tome las decisiones, otras personas escogen a un ser querido diferente para ser lo que se llama "representante de atención médica". El representante de atención médica es alguien que elijes para tomar decisiones de atención médica si tú no puedes hacerlo.