Síntomas del lupus

El lupus puede afectar a prácticamente cualquier órgano de tu cuerpo. Además, los síntomas del lupus son diferentes en cada persona. Por ejemplo, una mujer con lupus puede padecer hinchazón en las rodillas y fiebre. Otra mujer puede tener cansancio todo el tiempo y problemas renales. Alguien más puede tener sarpullidos. Con el tiempo, se pueden desarrollar nuevos síntomas, o pueden ocurrir con menos frecuencia.

Por lo general, los síntomas del lupus aparecen y desaparecen, lo que significa que no los tienes todo el tiempo. El lupus es una enfermedad de recrudecimientos (los síntomas empeoran y te sientes enferma) y de remisiones (los síntomas mejoran y te sientes mejor).

Los síntomas del lupus incluyen:1,2

  • Dolor muscular y articular. Puedes experimentar dolor y rigidez, con o sin inflamación. Esto afecta a la mayoría de las personas con lupus. Las áreas comunes para el dolor muscular y la inflamación son el cuello, los muslos, los hombros y los antebrazos.
  • Fiebre. Muchas personas con lupus presentan fiebre que supera los 100 grados Fahrenheit. Por lo general, la fiebre se debe a una inflamación o infección. Los medicamentos para el lupus pueden ayudar a controlar y prevenir la fiebre.
  • Sarpullidos. Puedes desarrollar sarpullidos en cualquier parte de tu cuerpo que esté expuesta al sol, como el rostro, los brazos y las manos. Un signo común de lupus es un sarpullido rojo en forma de mariposa en la nariz y las mejillas.
  • Dolor de pecho.  El lupus puede provocar inflamación en el revestimiento de los pulmones. Esto genera dolor de pecho al respirar profundamente.
  • Pérdida de cabello. Son comunes los lugares con poco cabello o calvos. La pérdida de cabello también puede deberse a algunos medicamentos o a una infección.
  • Sensibilidad al sol o a la luz. La mayoría de las personas con lupus son sensibles a la luz, una condición denominada fotosensibilidad. Tras estar expuestas al sol, algunas personas con lupus pueden experimentar sarpullidos, fiebre, fatiga o dolor articular.
  • Problemas renales. La mitad de las personas con lupus también experimentan problemas renales, lo que se denomina nefritis lúpica.3 Los síntomas incluyen aumento de peso, hinchazón en los tobillos, hipertensión y disminución de la función renal.
  • Llagas en la boca. También conocidas como úlceras, estas llagas suelen aparecen en el paladar, pero también pueden hacerlo en las encías, en el interior de las mejillas y en los labios. Pueden ser indoloras, o puedes experimentar dolor o sequedad en la boca.
  • Fatiga extrema o prolongada. Puedes sentirte cansada o exhausta, incluso aunque hayas dormido lo suficiente. La fatiga también puede ser un signo de alarma del recrudecimiento del lupus.
  • Anemia. La fatiga podría ser un signo de anemia, una condición que ocurre cuando el cuerpo no cuenta con los glóbulos rojos suficientes como para transportar oxígeno al cuerpo. 
  • Problemas de memoria. Algunas personas con lupus manifiestan tener problemas de olvidos o confusión.
  • Coagulación de la sangre. Es posible que tengas mayor riesgo de sufrir coágulos. Esto puede generar coágulos en las piernas o pulmones, accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos o abortos repetidos.
  • Enfermedad ocular. Puedes experimentar sequedad e inflamación ocular, o bien sarpullidos en los párpados.

Aprende cómo controlar los síntomas del lupus y prevenir recrudecimientos

Fuentes

  1. Longo, D.L., et al. (2012). Harrison’s Principles of Internal Medicine, 18th edition.
  2. Cojocaru, M., Cojocaru, I.M., Silosi, I., Vrabie, C.D. (2011). Manifestaciones del lupus eritematoso sistémico. (versión en inglés). Maedica: A Journal of Clinical Medicine; 6(4): 330-336.
  3. Lee, Y.H., Woo, J.H., Choi, S.J., Ji, J.D., Song, G.G. (2010). Terapia de inducción y mantenimiento para la nefritis lúpica: revisión sistemática y metaanálisis (versión en inglés). Lupus; 19:703–710.