Semana Nacional de la Salud de la Mujer

Del 12 al 18 de mayo de 2019


¿Estás preparada para encontrar tu salud?

Los pasos que forman una base de buena salud son los mismos para todos: 

  • Iconos de estetoscopios 
    Visita a un proveedor de atención médica para una visita médica anual (chequeo), exámenes preventivos y vacunas.
  • Icono de zapato
    Mantente activa. 
  • Icono de manzana
    Come alimentos saludables.
  • Icono de cerebro
    Presta atención a tu salud mental, como dormir lo suficiente y controlar el estrés.
  • Icono de prohibido fumar
    Asume conductas seguras, como dejar de fumar, no enviar mensajes mientras conduces y tomar medidas para protegerte contra infecciones de transmisión sexual.

Pero la salud no es igual para todos. ¡Todos somos únicos! Todos tenemos nuestros propios motivos para querer estar saludable y formas de lograrlo.  Puede ser difícil tomar medidas para tener una buena salud. Pero descubrir lo que mejor funciona para ti puede ayudarte a forjar hábitos saludables; hábitos que mantendrás para estar más saludable y feliz. 

¿Estás preparada para encontrar tu salud?

Mi inspiración de salud: 

¿Cuál es tu inspiración de salud?

¿Por qué quieres estar saludable? ¿Tienes una razón o varias? Tómate un minuto para pensar por qué estar saludable es importante y qué te mantiene motivada. 

Elige todas las razones que se aplican a ti o escribe tu propia respuesta. 

  • Ingresa tu propia respuesta.
Ya estoy llevando una vida saludable de la siguiente forma: 

¿Cómo estás llevando una vida saludable?

Cuando se trata de tu salud, ¿qué pasos ya forman parte de tu vida?

Elige todo lo que se aplique a ti.

Para estar más saludable, quiero trabajar en: 

¿Quieres seguir pasos sencillos para tener una vida más saludable?

Tomas decisiones sobre lo que comes y cuánto te mueves cada día. Estas dos áreas de tu salud son importantes para tu bienestar general. De hecho, según revelan algunos estudios, tomar decisiones sobre alimentación saludable y realizar actividad física regular son dos de las mejores elecciones que puedes tomar para una buena salud.  Estos pasos también pueden disminuir tu riesgo de sufrir afecciones crónicas en toda tu vida. 

Si pudieras trabajar en una de estas áreas, ¿cuál sería?

Para estar más saludable, quiero trabajar en: 

¿Qué te detiene?

Hay muchos motivos por los que puede ser difícil mantenerse activo. Tómate un momento para considerar todos los beneficios de la actividad física.  Luego piensa qué te detiene.  Saber el motivo por el que no lo haces es el primer paso hacia descubrir tu salud. 

De la siguiente lista, elige los tres motivos por lo que es difícil mantenerte activa.

Para estar más saludable, quiero trabajar en: 

¿Qué te detiene?

Comer saludable significa elegir diferentes tipos de comidas saludables de todos los grupos alimentarios (frutas, verduras, granos, lácteos, proteínas y aceites), la mayoría de las veces, en la cantidad correcta para ti.  También significa no comer muchos alimentos con azúcar agregada, sodio (sal) y grasas saturadas y trans. Hay muchos motivos por los que puede ser difícil comer saludable. Tómate un momento para considerar qué es lo que te detiene. Saber el motivo por el que no lo haces es el primer paso hacia descubrir tu salud. 

De la siguiente lista, elige los tres motivos por lo que es difícil comer saludable.

¿Estás preparada para encontrar tu salud?

Mis resultados

Pensar dónde estás en tu camino hacia la salud y dónde quieres ir es un paso importante para cumplir con tus objetivos. Sabemos que no siempre es fácil tomar medidas para una mejor salud, pero según tus respuestas, estos consejos personalizados pueden ayudar. ¡Inténtalo hoy! Recuerda encontrar lo que funciona para tu estilo de vida y tus habilidades y ser paciente contigo misma. Los pequeños cambios pueden marcar una gran diferencia. ¡Puedes hacerlo!

Mi inspiración de salud: 

  • Quiero sentirme y verme mejor. 
  • Necesito manejar una condición de salud.
  • Quiero estar para mi familia.
  • Quiero ser un modelo a seguir para mis hijos.
  • Quiero reducir mi riesgo de ciertas enfermedades y condiciones.
  • Quiero envejecer bien.

Ya estoy llevando una vida saludable de la siguiente forma: 

  • Me hago chequeos de rutina, me realizo exámenes y me pogo las vacunas que necesito.
  • Hago actividad física regular.
  • Como saludable.
  • Hablo con un proveedor de atención médica sobre cualquier síntoma en la salud mental que experimento.
  • Manejo mi estrés de forma saludable.
  • Duermo al menos 7 horas todas las noches.
  • No envío mensajes de texto cuando conduzco.
  • No fumo.
  • En este momento, no estoy priorizando mi salud, pero quiero trabajar en los pasos que debo tomar para teneruna mejor salud.

Para estar más saludable, quiero trabajar en: 

  • Realizar actividad física regular
  • Comer sano

Tengo miedo de lastimarme.
Consejo: todas las personas, incluso las personas ancianas y las que tienen afecciones crónicas o discapacidades, obtienen beneficios del ejercicio. 

Considera actividades como caminar o elongación. Recuerda comenzar lentamente y fija metas a corto plazo. Incluso puedes hablar con un proveedor de atención médica sobre un plan de ejercicios indicado para ti según tus capacidades.

No sé por donde empezar o qué hacer.
Consejo: ¡cualquier cosa que te mantenga activa cuenta!

Comienza con actividades que ya conoces, como caminar, subir escaleras y estiramiento.  Incluso puedes buscar ejercicios gratis en línea. Comienza lentamente y establece metas a corto plazo, como por ejemplo caminar tres veces por semana. Puedes aumentar la frecuencia o el tiempo que caminas con el tiempo. 

No lo disfruto.
Consejo: ¡prueba una actividad nueva o invita a un amigo a moverte contigo!

Si correr no es lo tuyo, busca una sesión de baile gratis en línea o visita tu biblioteca local para buscar un libro de actividad física o DVD.  Otra idea, si por lo general te reúnes con tu amigo en el almuerzo, invítalo a ir caminar. 

No me siento cómoda estando en movimiento frente a otras personas.
Consejo: mantente activa en tu casa. 

Busca un ejercicio gratis en línea o un DVD de tu biblioteca local. Intenta bailar o caminar en el lugar.  Recuerda comenzar lentamente y sé paciente contigo misma. Otra opción: invita a un amigo a moverte contigo. Intenta ir a una caminata juntos.

No tengo a nadie que me aliente.
Consejo: ¡todos necesitamos a alguien que nos aliente!

Mira fuera de tu red social actual, busca un grupo de ejercicios o un club, como caminata en grupo, en tu área.  Visita el centro comunitario local para ver si ofrece clases de ejercicios grupales. Es posible que encuentres un compañero que también necesita un poco de apoyo.

No tengo amigos ni familiares que quieran estar en movimiento conmigo.
Consejo: mantenerse activo con otros puede ayudar a ser responsable. 

Busca un compañero al unirte a un grupo o club, como caminar o correr, en tu área.  También puedes asistir a clases grupales: mira el calendario de tu centro comunitario local. 

No tengo tiempo.
Consejo: ¡un poco de actividad física es mejor que ninguna!

Encuentra momentos en tu día donde puedas integrar ejercicios a las otras actividades.  Intenta mantenerte activa por tan solo unos minutos a la vez, varios momentos al día.  Por ejemplo, bájate del autobús una parada antes cuando vas al trabajo, camina mientras hablas por teléfono o baila mientras cocinas la cena.

Es demasiado caro.
Consejo: ¡no necesitas ropa elegante, equipos ni una membresía al gimnasio para moverte!

Prueba actividades gratis, como caminar por tu vecindario o en el centro comercial cercano. Incluso puedes ejercitarte en tu casa.  Busca un espacio (o haz espacio) donde puedas caminar, saltar e intenta realizar actividades de fortalecimiento, como flexiones y sentadillas.

No hay un lugar en mi vecindario para estar en movimiento.
Consejo: ¡muévete en tu hogar!

No necesitas mucho espacio ni equipos sofisticados. Es tan fácil como caminar en el lugar y hacer flexiones y sentadillas frente al televisor. También puedes buscar ejercicios gratis en línea.

No quiero mojar mi cabello con sudor y tener que arreglarlo de nuevo.
Consejo: prueba un nuevo estilo de cabello para proteger como trenzas o cola de caballo que sea más fácil volver a realizar luego de hacer ejercicio, o prueba nuevos productos que te ayuden con el peinado.

Usa un pañuelo o una gorra para que no sientas que debes peinarte inmediatamente.  Busca formas de bajo impacto para moverte durante el día sin sudar. Camina por la calle durante el recreo o en tu casa mientras hablas por teléfono.  Intenta hacer ejercicio como sentadillas y flexiones sobre la pared. 

Tengo movilidad limitada y no estoy segura de cómo estar activa.
Consejo: habla con un proveedor de atención médica para crear un plan de actividad física ideal para ti. 

Un proveedor de atención médica puede ofrecerte consejos sobre cómo moverte y por cuánto tiempo.  Por ejemplo, si necesitas actividades de bajo impacto para mantenerte activa que no sean dolorosas y tengan bajo riesgo de lesiones en las articulaciones, puedes intentar realizar actividades en el agua, tai chi o ejercicios de fortalecimiento.  Si usas una silla de ruedas, puedes intentar ciclismo manual, andar por el vecindario, o jugar al básquetbol en silla de ruedas. 

No me gusta el sabor de algunos alimentos saludables, como el pollo asado o las verduras.
Consejo: modifica tus comidas favoritas para hacerlas más saludables.

Por ejemplo, agrega verduras a la pasta, sopa o pizza. O prepara una guarnición más saludable. Si cocinas pasta, prepara una ensalada en lugar de comer pan de ajo. Usa hierbas, especias, limón, yogur descremado, salsa picante o salsa para agregarle sabor.  También puedes asar la carne y las verduras para darle sabor.

No quiero abandonar la comida que amo.
Consejo: agrega frutas y verduras a tus comidas favoritas y busca formas de hacer que tus hábitos actuales sean más saludables.

Por ejemplo, sírvete una porción más pequeña y agrega una ensalada. Si cenas afuera, pide arroz integral en lugar de arroz blanco o coloca la mitad de tu comida en un recipiente para llevar. 

Mi familia no come alimentos saludables.
Consejo: pídele a tus familiares que te ayuden a elegir alimentos y recetas saludables que quieran probar.

Comienza con pequeños cambios. Usa opciones descremadas, como queso en platos de pasta, o agrega verduras. Incluso puedes mezclar verduras y agregarlas a la cacerola o salsas. 

Mi amigos y familiares me alientan regularmente a que coma más.
Consejo: dile a las personas el motivo por el que comer saludable es importante para ti.

Puedes decir que te ayuda a sentirte mejor y ayuda a reducir el riesgo de enfermedades, como enfermedades cardíacas y diabetes. También puedes practicar decir "no, gracias", cuando alguien te ofrece más comida.

Los alimentos saludables son muy caros.
Consejo: para reducir los costos, busca cupones mensuales y elige artículos que estén en oferta. 

Si las frutas y las verduras frescas son caras, busca opciones congeladas o enlatadas con bajo contenido en sodio y azúcar agregada.  Por ejemplo, elige fruta al natural en lugar de con almíbar. Otra opción es comprar alimentos saludables en grandes cantidades.

No tengo tiempo de ir al mercado a comprar alimentos saludables.
Consejo: usa tus días libres para ir de compras y prepara la lista del mercado para ayudarte a comprar exactamente lo que necesitas.

Intenta comprar comida en grandes cantidades para que no tengas que ir de compras tan seguido.  También puedes probar las opciones de compra en línea y entrega de alimentos para ahorrar tiempo. No olvides pedir ayuda a amigos y familiares.

No tengo tiempo de cocinar comidas saludables.
Consejo: comienza cocinando solo una (o quizás dos) comidas saludables por semana.

Busca ideas de recetas rápidas y saludables en línea. Duplica tus recetas para tener más para la semana o suficiente para congelar para más tarde.  Usa tus días libres para preparar comidas para la semana. Elige ensaladas ya lavadas, frutas ya cortadas y verduras para microondas en la tienda para ahorrar tiempo en las noches ocupadas.

No sé cómo comer saludable.
Consejo: comer saludable significa elegir diferentes tipos de comidas saludables de todos los grupos alimentarios (frutas, verduras, granos, lácteos, proteínas y aceites), la mayoría de las veces, en la cantidad correcta para ti. 

También significa no comer muchos alimentos con azúcar agregada, sal y grasas saturadas y trans. Cuando realices un cambio, comienza de a poco.  Establece una meta, como agregar una verdura a una comida por día.

Es difícil evitar alimentos no saludables cuando salgo a comer con otras personas.
Consejo: si vas a una reunión, come un refrigerio saludable antes de salir para no tener hambre, lleva una opción saludable para compartir, y llena de frutas y verduras.

Si cenas afuera, elige opciones saludables del menú.  Pide salsas y aderezos como guarnición.  Ordena una ensalada en lugar de papas fritas. Divide una comida con un amigo o guarda la mitad de la comida en un recipiente para llevar.

Tomo decisiones no saludables cuando estoy triste, estresada o ansiosa.
Consejo: considera formas más saludables de superar estos sentimientos. 

Por ejemplo, llama a un familiar o amigo, sal a caminar o medita. Si estos sentimientos afectan tu vida diaria, habla con un proveedor de atención médica sobre las formas de sentirte mejor.


Buscar más información

Visita las secciones de actividad física y alimentación saludable en espanol.womenshealth.gov, o mira los siguientes recursos: