Tricomoniasis

La tricomoniasis o "tric" es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por un parásito. El parásito se transmite con frecuencia mediante el sexo vaginal, oral o anal. Es una de las ITS más comunes en los Estados Unidos y afecta más a las mujeres que a los hombres. Se trata fácilmente con antibióticos, pero son muchas las mujeres que no presentan síntomas. Si no se realiza un tratamiento, la tricomoniasis puede elevar tu riesgo de contraer VIH.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la tricomoniasis?

La tricomoniasis es una ITS causada por un parásito. Es una de las ITS más comunes en los Estados Unidos.1

¿Quién puede contraer tricomoniasis?

La tricomoniasis es más común en mujeres que en hombres. Afecta a más de 2 millones de mujeres de entre 14 y 49 años de edad en los Estados Unidos.2

Esta infección afecta a más mujeres afroamericanas que a mujeres caucásicas e hispanas. El riego de las mujeres afroamericanas aumenta con la edad y la cantidad de parejas sexuales a lo largo de la vida.2

¿Cómo se contagia la tricomoniasis?

La tricomoniasis se contagia a través de:

  • Sexo vaginal, oral u anal. La tricomoniasis se puede contagiar incluso si no existen síntomas. Esto significa que puedes contraer tricomoniasis de alguien que no tenga signos ni síntomas.
  • Contacto con los genitales. Un hombre no necesita eyacular (llegar al orgasmo) para que se produzca el contagio de la tricomoniasis. La tricomoniasis también puede transmitirse entre mujeres que tienen sexo con mujeres.

¿Cuáles son los síntomas de la tricomoniasis?

La mayoría de las mujeres infectadas no tienen síntomas. Si tienes síntomas, pueden aparecer de cinco a 28 días después de la exposición, y pueden incluir:

  • Irritación y picazón en la zona genital
  • Un flujo poco espeso o espumoso con un olor desagradable poco frecuente que puede ser transparente, blanco, amarillento o verdoso
  • Incomodidad al orinar o durante las relaciones sexuales
  • Dolor en la parte abdominal baja (es poco frecuente)

Si piensas que puedes tener tricomoniasis, tú y tu pareja sexual deben consultar a un médico o una enfermera tan pronto como sea posible.

¿Cómo se diagnostica la tricomoniasis?

Para descubrir si tienes tricomoniasis, tu médico o tu enfermera pueden:

  • Realizarte un exámen pélvico
  • Utilizar un hisopo de algodón para tomar una muestra de flujo de tu vagina y observar el parásito con un microscopio
  • Realizar una prueba de laboratorio, como un examen de ADN o un cultivo de fluidos. Las pruebas de cultivo utilizan orina o muestras de la vagina. Luego, el parásito crece en un laboratorio. El parásito demora hasta una semana en crecer lo suficiente como para poder verlo.

El examen de Papanicolau  no se usa para detectar tricomoniasis.

Si tienes tricomoniasis, también es necesario que te examinen para detectar otras ITS.

¿Cómo se trata la tricomoniasis?

La tricomoniasis se cura fácilmente con uno de dos antibióticos:

  • Metronidazol
  • Tinidazol

Por lo general, estos antibióticos vienen en cápsulas que se pueden tomar en una sola dosis.

Si estás bajo tratamiento por tricomoniasis, tu pareja sexual también necesita realizar el tratamiento. No tengas sexo hasta que tú y tu pareja sexual terminen de tomar todos los antibióticos y no presenten síntomas.

¿Qué puede suceder si no se trata la tricomoniasis?

La mayoría de las personas con tricomoniasis no tienen síntomas y nunca supieron que estaban infectados. Aún sin síntomas, se puede transmitir a otras personas.

Si tienes tricomoniasis, corres un riesgo mayor de contraer VIH (el virus que provoca SIDA), en caso de estar expuesta al VIH. Si eres VIH positiva, tener tricomoniasis también aumenta el riesgo de transmitir VIH a tu pareja sexual. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que las mujeres con VIH se realicen el examen de tricomoniasis al menos una vez al año.3

¿Qué debo hacer si tengo tricomoniasis?

La tricomoniasis es fácil de tratar. Pero debes hacerte las pruebas y recibir tratamiento lo antes posible.

Si tienes tricomoniasis:

  • Consulta a un médico o una enfermera lo antes posible. Los antibióticos tratan la tricomoniasis.
  • Toma todos los medicamentos. Aunque los síntomas hayan desaparecido, debes terminar todos los antibióticos.
  • Cuéntale a tu pareja sexual para que pueda hacerse una prueba y tratarse.
  • Evita el contacto sexual hasta que tanto tú como tu pareja se hayan tratado y curado. Incluso después de terminar los antibióticos, puedes contraer tricomoniasis nuevamente si tienes relaciones sexuales con alguien que está infectado.
  • Consulta a tu médico o enfermera nuevamente si tienes síntomas que no desaparecen pocos días después de haber terminando los antibióticos.

¿De qué modo la tricomoniasis afecta el embarazo?

Las mujeres embarazadas con tricomoniasis corren un mayor riesgo de tener un parto prematuro (bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación) o pueden llegar a tener un bebé con bajo peso (menos de 5 1/2 libras). Los nacimientos prematuros y el bajo peso al nacer aumentan el riesgo de padecer problemas de salud y de desarrollo al momento de nacer y más adelante.

El antibiótico metronidazol se puede usar para tratar la tricomoniasis durante cualquier etapa del embarazo. Consulta a tu médico sobre los riesgos y beneficios de tomar cualquier medicamento durante el embarazo.

¿Puedo tomar medicamentos para la tricomoniasis si estoy amamantando?

Sí, puedes tomar el antibiótico metronidazol si estás amamantando. Es probable que tu médico sugiera esperar entre 12 y 24 horas después de tomar metronidazol para comenzar a amamantar. No tomes tinidazol si estás amamantando.

¿Cómo puedo prevenir la tricomoniasis?

La mejor forma de prevenir la tricomoniasis o cualquier infección de transmisión sexual es no tener sexo vaginal, oral o anal.

Si mantienes relaciones sexuales, reduce el riesgo de contraer una ITS siguiendo los pasos que se detallan a continuación:

  • Usar preservativos. Cuando se mantienen relaciones sexuales, los preservativos son la mejor alternativa para prevenir una ITS. Puesto que un hombre no necesita eyacular (tener un orgasmo) para contagiar o contraer tricomoniasis, asegúrate de poner el preservativo antes de que el pene toque la vagina, la boca o el ano. Otros métodos anticonceptivos, como las píldoras anticonceptivas, las inyecciones, los implantes o los diafragmas, no actúan como protección contra las ITS.
  • Hacerse la prueba. Asegúrate de que tanto tú como tu pareja se hagan la prueba para descartar cualquier ITS. Compartan los resultados de las pruebas antes de mantener relaciones sexuales.
  • Practicar la monogamia. Practicar sexo con la misma persona puede reducir el riesgo de contraer una ITS. Después de haberse hecho una prueba de detección de ITS, sean fieles. Esto significa que tendrán exclusividad mutua para las relaciones sexuales.
  • Limitar la cantidad de parejas sexuales. El riesgo de contraer una ITS aumenta en proporción con la cantidad de parejas sexuales que tienes.
  • No realizarse duchas vaginales. Las duchas vaginales eliminan algunas de las bacterias que se encuentran normalmente en la vagina, cuya función es protegerte de las infecciones. Esto puede aumentar el riesgo de contraer una ITS.
  • No consumir alcohol o drogas en exceso. Tomar demasiado alcohol o usar drogas aumenta las posibilidades de que tengas un comportamiento riesgoso y puede ponerte en riesgo de abuso sexual y de una potencial exposición a las ITS.

Estas medidas funcionan mejor si se implementan juntas. Ningún paso individual te protegerá contra todos los tipos de ITS.

Las mujeres que mantienen relaciones sexuales con otras mujeres, ¿pueden contraer tricomoniasis?

Sí. Es posible contraer tricomoniasis o cualquier otra ITS si eres mujer y tienes relaciones sexuales solo con mujeres.

Habla con tu pareja acerca de sus antecedentes sexuales antes de tener sexo y consulta a tu médico sobre la prueba si tienes signos o síntomas de tricomoniasis.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre tricomoniasis?

Para obtener más información acerca de la tricomoniasis, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. (2017). Tricomoniasis - CDC, hoja de datos (versión en inglés).
  2. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. (2017). Estadísticas de la tricomoniasis (versión en inglés)
  3. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. (2016). Pautas de tratamiento para enfermedades de transmisión sexual 2015; enfermedades que se caracterizan por el flujo vaginal; tricomoniasis (versión en inglés).