Embarazo y lupus

Las mujeres con lupus pueden tener un embarazo seguro y, la mayoría, tendrá embarazos normales y bebés saludables. Sin embargo, se considera que las mujeres con lupus que quedan embarazadas tienen un "embarazo de alto riesgo". Esto significa que los problemas durante el embarazo pueden ser más probables en las mujeres con lupus. Esto no significa que definitivamente habrá problemas.

Expandir todo
|
Cerrar todo

Tengo lupus y quiero tener un bebé. ¿Es seguro quedar embarazada?

Sí. Las mujeres con lupus pueden quedar embarazadas de manera segura. Si tu enfermedad está controlada, es probable que el embarazo no cause recrudecimientos. Sin embargo, debes comenzar a planificar el embarazo bien antes de quedar embarazada. 

  • Tu enfermedad debe estar controlada o en remisión por seis meses antes de que quedes embarazada. Si el lupus está activo y quedas embarazada, puedes sufrir un aborto, muerte fetal u otras afecciones de salud graves para ti o tu bebé.
  • El embarazado es muy riesgoso para ciertos grupos de mujeres con lupus. Estos incluyen a las mujeres con hipertensión, enfermedades pulmonares, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal crónica, enfermedades renales o antecedentes de preeclampsia. También puede incluir a las mujeres que han tenido un accidente cerebrovascular o el recrudecimiento del lupus en los últimos seis meses.

Deberás encontrar un obstetra (un médico que se especializa en la atención a mujeres durante el embarazo) que controle los embarazos de alto riesgo y pueda trabajar de cerca con tu médico regular.

¿Cómo afecta el embarazo al lupus?

Las mujeres embarazadas con lupus tienen un mayor riesgo de padecer ciertas complicaciones en el embarazo que las mujeres que no tienen lupus. Además, es posible que experimentes otros problemas que ocurren durante el embarazo.

  • La enfermedad puede empeorar durante el embarazo. Los recrudecimientos ocurren generalmente en el primer o segundo trimestre. La mayoría de los recrudecimientos son leves. Pero algunos recrudecimientos requieren medicamentos de inmediato o pueden adelantar el parto.1 Informa a tu médico de inmediato si tienes los signos de alarma del recrudecimiento del lupus.
  • Aproximadamente 2 de cada 10 mujeres embarazadas con lupus padecen preeclampsia,2 una afección grave que debe tratarse inmediatamente. El riesgo de preeclampsia es mayor en mujeres con lupus que han tenido antecedentes de enfermedades renales. Si padeces preeclampsia, es posible que notes un repentino aumento de peso, inflamación en las manos y el rostro, visión borrosa, mareo o dolor de estómago. Es posible que se adelante el parto.
  • El embarazo puede aumentar el riesgo de padecer otros problemas, especialmente si tomas corticosteroides. Estos problemas incluyen hipertensión, diabetes y problemas renales. Una buena nutrición durante el embarazo puede ayudar a prevenir estos problemas. Las visitas médicas regulares pueden ayudar a encontrar problemas como este con anticipación, para que puedan tratarse y mantener a ti y a tu bebé lo más saludables posibles.

¿Cómo puedo saber si los cambios en mi cuerpo son normales durante el embarazo o son un signo de recrudecimiento?

Es posible que no sepas diferenciar los cambios en tu cuerpo debido al embarazo de los signos de alerta de recrudecimiento del lupus. Informa a tu médico sobre cualquier síntoma nuevo. Tú y tu médico pueden descubrir si los síntomas se deben al embarazo o al lupus. De esta manera, puedes ayudar a prevenir y controlar cualquier recrudecimiento que ocurra.

Tengo lupus y estoy embarazada. ¿Mi bebé tendrá buena salud?

Probablemente sí. La mayoría de los bebés nacidos de madres con lupus son saludables.

Es extraño que los bebés nazcan con una afección denominada lupus neonatal. Ciertos anticuerpos presentes en la madre pueden provocar lupus neonatal. En el nacimiento, un bebé con lupus neonatal puede tener sarpullido cutáneo, problemas de hígado o bajos niveles de glóbulos rojos.

Los bebés con lupus neonatal pueden desarrollar un defecto cardíaco grave denominado bloqueo cardíaco congénito. Sin embargo, para la mayoría de los bebés, el lupus neonatal desaparece después de tres a seis semanas y no vuelve a aparecer.

Tu médico hará una prueba de lupus neonatal durante el embarazo. Además, el tratamiento puede comenzar en el nacimiento o antes.

¿Puedo amamantar si tengo lupus?

Sí. La lactancia materna es posible para las madres con lupus. Sin embargo, puedes traspasar algunos medicamentos a tu bebé a través de la leche materna. Habla con tu médico o enfermera sobre si la lactancia materna es segura con los medicamentos que usas para controlar el lupus.

Visita nuestra sección Lactancia materna para obtener más información. También puedes ingresar tu medicamento en la base de datos LactMed® para saber si el medicamento se transmite por la leche materna y conocer los posibles efectos secundarios para tu bebé recién nacido.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el embarazo y el lupus?

Para obtener más información sobre el embarazo y el lupus, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones:

Fuentes

  1. Longo, D.L., et al. (2012). Harrison’s Principles of Internal Medicine, 18th edition.
  2. Clowse, M. (2007). Actividad del lupus en el embarazo (versión en inglés). Rheum Dis Clin North Am; 33(237).