Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Hablar salva vidas

Septiembre 24 de 2017

La semana del 10 al 16 de septiembre fue la Semana Nacional de Prevención del Suicidio. El suicidio es la 10º causa de muerte en Estados Unidos. De hecho, es la única de las 10 principales causas de muerte que aumentó todos los años en la última década. En Estados Unidos, hubo 41,149 suicidios en 2013, lo que equivale a aproximadamente 113 suicidios cada día o uno cada 13 minutos. En Maryland, el suicidio es la tercera causa principal de muerte para las personas entre 15 y 35 años y la primera causa principal de muerte para las personas entre 10 y 14 años. Por cada suicidio, se estima que 25 personas intentan acabar con sus vidas, lo que resulta en más de 1.1 millones de intentos de suicidio al año.

Mujer afroamericana tristeAunque cualquiera puede verse afectado por una afección de salud mental o por pensamientos suicidas durante su vida, los datos de 2013 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (versión en inglés) muestran que los hombres acaban con su vida en una proporción cuatro veces mayor que las mujeres. Sin embargo, es más probable que las mujeres tengan pensamientos suicidas en comparación con los hombres. Normalmente los hombres usan armas de fuego para acabar con sus vidas, mientras que el método más común en las mujeres es el autoenvenenamiento.

¿Qué hace que una persona tome su propia vida? El suicidio, al igual que las enfermedades cardíacas o el cáncer, es un problema de salud complejo. Sucede mayormente cuando los factores estresantes se acumulan y crean sentimientos de desesperación para el individuo que está teniendo problemas. Los factores estresantes pueden ser acontecimientos negativos en la vida, presión en el desempeño, elecciones poco saludables en el estilo de vida, abuso de sustancias o una afección de salud mental preexistente.

Los estudios muestran que 9 de cada 10 personas que mueren por suicidio sufrían de una afección de salud mental. Lamentablemente, debido a una falta de conocimiento y al estigma asociado a la salud mental, solo 2 de cada 5 personas buscan ayuda. Sin embargo, las personas que reciben un diagnóstico a tiempo y aprenden a manejar activamente su salud mental pueden vivir vidas satisfactorias.

A pesar del aumento de muertes, el suicidio se puede prevenir. La prevención empieza creando conciencia y actuando de manera inteligente con respecto a la salud mental. ¿Cuáles son las señales de que alguien está en riesgo? ¿Cómo puedo ver estas señales en mí y en otros? ¿A quién le puedo pedir ayuda? ¿Cómo puedo ayudar a alguien en riesgo?

La mayoría de las personas que acaban con su vida exhiben una o más señales de advertencia, ya sea mediante lo que dicen o lo que hacen. ¿Hablan sobre ser una carga, no tener una razón para vivir o que están pensando en acabar con su vida? Hablar sobre eso puede parecer una señal obvia, pero muy a menudo lo ignoramos y lo consideramos un comportamiento de alguien que busca atención, y no tomamos en serio a la persona. ¡Tómenla en serio! Pregunten si está bien y cómo pueden ayudarla.

Los cambios en el comportamiento son otra razón para ayudar si crees que alguien está en riesgo de acabar con su vida. Si notan que alguien se ha aislado, actúa de forma imprudente o ha aumentado su uso de drogas o alcohol, acérquense. Pregúntenle si está bien. Las personas que están considerando el suicido a menudo presentan uno o más de los siguientes estados de ánimo: depresión, pérdida de interés, ira, irritabilidad, humillación o ansiedad.

Si crees que alguien está en riesgo, asume que eres el único que ayudará. Habla con esa persona en privado, escúchala y dile que te preocupas por ella. Pregúntale directamente si está pensando en suicidarse. Incítala a buscar tratamiento, pero evita debatir sobre el valor de la vida, minimizando sus problemas o dando consejos. Quédate con ella y llévala con su profesional de salud mental o al hospital más cercano. Hay muchos recursos disponibles para ayudarte a ti y a la persona en riesgo. Comunícate con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-TALK (8255). Si la persona en riesgo está en peligro inmediato, llama al 911. También puedes enviar un mensaje de texto con la palabra TALK al 741741. Un consejero capacitado en crisis de la Línea de Crisis por Mensaje de Texto brindará ayuda de inmediato. La American Foundation for Suicide Prevention brinda capacitaciones gratuitas para aprender más sobre cómo puedes salvar una vida. Para obtener más información, visita www.afsp.org (versión en inglés).

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta publicación pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.