Padres: 5 cosas que deben saber sobre el VPH y la vacuna

Padres, pueden ayudar a proteger a su hija de desarrollar ciertos tipos de cáncer relacionados con el VPH. ¿Cómo? ¡Con una vacuna segura y eficaz! Estos son los cinco aspectos más importantes que debes conocer sobre el VPH, o virus del papiloma humano, y la vacuna. 

Dr. Abbey B. Berenson

  1. La infección por VPH es muy común. El VPH es la infección de transmisión sexual más común en los Estados Unidos. De hecho, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) calcula que, en la actualidad, alrededor de 79 millones de estadounidenses tienen VPH y que casi todas las personas que son sexualmente activas contraerán VPH en algún momento de su vida si no se aplican la vacuna. Quienes tienen VPH suelen ser personas que están en la última etapa de la adolescencia o que han pasado los veinte y la mayoría de ellos no saben que lo tienen. Existen muchos tipos de infección por VPH y si bien algunos son leves y desaparecen solos, otros pueden ocasionar problemas a largo plazo, como verrugas genitales y cáncer. Las infecciones por VPH son responsables del 90 % de los casos de cáncer de recto y cuello uterino, del 70 % de los casos de cáncer vaginal y de vulva, del 60 % de los casos de cáncer de pene, de la mayoría de las verrugas genitales y de determinados tipos de cáncer de garganta y cuello.
  2. Puedes proteger a tus hijos de los tipos de cáncer que produce el VPH. Afortunadamente, existen vacunas seguras y efectivas que previenen el contagio de estos tipos de VPH que producen cáncer y verrugas genitales. Estas vacunas se estudian de forma exhaustiva en ensayos clínicos antes de otorgarse una licencia y se siguen analizando para verificar su seguridad. Además, las vacunas funcionan muy bien y ofrecen protección prolongada contra el VPH y las enfermedades relacionadas con el VPH.
  3. La mayoría de los efectos secundarios de la vacuna contra el VPH son leves. La mayoría de los efectos secundarios de la vacuna contra el VPH son similares a los de otras vacunas y pueden incluir dolor, inflamación y enrojecimiento en la zona de la inyección. Otros efectos adversos que pueden presentarse son fiebre, dolor de cabeza, fatiga, náuseas, dolor muscular o articular y desmayos (en el momento en que se aplica la inyección o inmediatamente después).
  4. Tanto los niños como las niñas pueden resultar beneficiados con la vacuna contra el VPH. La vacuna ayuda a prevenir infecciones que pueden producir cáncer. El cáncer de cuello uterino es el tipo más común de cáncer relacionado con el VPH entre las mujeres y los tipos de cáncer orofaríngeo (garganta, lengua, amígdalas) son más comunes entre los hombres. El CDC calcula que el VPH probablemente produzca más de 10,000 nuevos casos de cáncer de cuello uterino en mujeres y más de 9,000 nuevos casos de cáncer orofaríngeo en hombres por año en los Estados Unidos.
  5. Los niños y las niñas necesitan completar la serie de vacunación de dos o tres dosis para que la vacuna sea efectiva. La vacuna contra el VPH se administra en varias dosis, pero la cantidad de dosis depende de la edad de cada niño. Los niños de 9 a 14 años necesitan dos dosis y deberían recibir la segunda dosis de seis a 12 meses después de la primera. Los adolescentes y los adultos jóvenes de 15 a 26 años necesitan tres dosis de la vacuna en un periodo de seis meses. Deberían recibir la segunda dosis uno o dos meses después de la primera y la tercera dosis, seis meses después de la primera.

La vacuna contra el VPH es una herramienta poderosa en la prevención del cáncer. Si tienes preguntas, habla con el médico de tu hijo acerca del VPH y la vacuna o visita www.cdc.gov/hpv.

Acerca del autor

Dr. Abbey B. Berenson

La Dra. Abbey Berenson es experta en investigación sobre salud de la mujer con énfasis en la vacunación contra el VPH. Ha publicado más de 200 artículos científicos revisados por pares y actualmente cuenta con tres subsidios del Cancer Prevention Research Institute of Texas para implementar intervenciones enfocadas en aumentar la iniciación y finalización de las dosis de vacunas contra el VPH.

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta publicación pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.