Embarazo y VIH

Si estás diagnosticada con VIH no significa que no puedes tener hijos. No obstante, sí puedes transmitirle el VIH al bebé durante el embarazo, durante el trabajo de parto, mientras estás dando a luz o por amamantar. La buena noticia es que hay muchas formas de disminuir el riesgo de transmitir el VIH a tu bebé aún por nacer a casi cero.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué puedo hacer antes de quedarme embarazada para disminuir el riesgo de transmitir el VIH a mi bebé?

Si planeas quedarte embarazada, habla con tu médico lo antes posible. Tu médico podrá informarte sobre cómo el VIH puede afectar tu salud durante el embarazo y afectar la salud de tu feto. El médico puede trabajar contigo para prepararte para un embarazo saludable antes de que empieces a intentar quedarte embarazada.

Todas las personas que conviven con VIH deberían tomar los medicamentos correspondientes para mantenerse saludables. Si estás pensando en quedarte embarazada y no estás bajo tratamiento contra el VIH, es importante que lo empieces cuanto antes porque así disminuirás las probabilidades de transmitir el virus a tu bebé cuando te quedes embarazada.

Hay formas de quedarte embarazada que limitarán el riesgo de que tu pareja se infecte con VIH. Puedes consultarle al médico cómo puedes embarazarte y proteger a tu pareja a la vez.

No tengo VIH, pero mi pareja sí. ¿Puedo quedarme embarazada sin contagiarme de VIH?

Las mujeres corren un mayor riesgo de contraer VIH cuando tienen sexo vaginal que los hombres. Si no tienes VIH, pero tu pareja masculina sí, el riesgo de contraer VIH mientras intentas quedarte embarazada se puede reducir pero no eliminar por completo.

Consúltale al médico qué medicamentos para el VIH puedes tomar (denominada profilaxis prexposición o PrEP) que te ayuden a protegerte a ti y a tu bebé del virus.

También debes tener en cuenta el esperma donado o la tecnología de reproducción asistida, tales como el lavado de semen o la fertilización in vitro, para quedarte embarazada. Estas opciones pueden ser costosas y quizás tu seguro de salud no las cubra.

Estoy embarazada. ¿Mi bebé tendrá VIH?

Si acabas de descubrir que estás embarazada, consulta a tu médico lo antes posible. Averigua lo que puedes hacer para cuidarte y hacer que tu bebé comience su vida con plena salud.

Con la ayuda de tu médico, puedes decidir cuál puede ser el mejor tratamiento para ti y tu bebé antes, durante y después del embarazo. También deberías seguir estos pasos antes y durante el embarazo para que tu y tu bebé permanezcan sanos.

Que tengas VIH no significa que tu bebé también tendrá el virus. En los Estados Unidos, antes de que hubieran tratamientos efectivos disponibles, cerca del 25 % de las mujeres embarazadas con VIH le transmitieron el virus a sus bebés. En la actualidad, si llevas un tratamiento para el VIH y tienes una carga viral indetectable, el riesgo de contagiar con VIH a tu bebé es de menos del 1 %.1

¿Qué puedo hacer para disminuir el riesgo de transmitirle VIH a mi bebé?

Gracias al desarrollo de más pruebas de VIH y nuevos medicamentos, la cantidad de niños infectados con VIH durante el embarazo, el trabajo de parto, el alumbramiento y el amamantamiento ha disminuido en un 90 % desde la mitad de la década de 1990.1

Los siguientes pasos pueden disminuir el riesgo de transmitirle VIH a tu bebé:

Avísale a tu médico que quieres quedarte embarazada. Tu médico puede ayudarte a decidir si es necesario que cambies tus tratamientos para bajar la carga viral, ayudarte a concebir sin transmitirle el VIH a tu pareja y evitar que le transmitas el virus a tu bebé. También te ayudará a estar lo más saludable posible antes de concebir para mejorar tus posibilidades de llevar un embarazo saludable y tener un bebé sano. No dejes de usar preservativos para prevenir las ITS y algún otro método anticonceptivo para evitar el embarazo hasta que tu médico te diga que ya estás lo suficientemente sana como para comenzar a probar.

Recibe cuidado prenatal. El cuidado prenatal es la atención que recibes de tu médico mientras estás embarazada. Es necesario que trabajes en conjunto con tu médico a lo largo del embarazo para controlar tu tratamiento, tu salud y la salud de tu bebé.

Comienza un tratamiento para el VIH. Puedes comenzar el tratamiento antes del embarazo para disminuir el riesgo de transmitir el VIH a tu bebé. Si ya estás bajo tratamiento, no lo dejes y visita a tu médico lo antes posible. Hay algunos medicamentos para el VIH que no se pueden tomar durante el embarazo. Y para otros, es probable que debas modificar la dosis.

Controla los efectos secundarios. Los efectos secundarios de los medicamentos para el VIH pueden ser particularmente complicados durante el embarazo, pero es muy importante que sigas tomándolos según las indicaciones del médico. Consulta con tu médico cualquier efecto secundario que puedas tener y sobre cómo puedes controlarlo.

No amamantes. Puedes transmitir el virus a tu bebé a través de la leche materna, incluso si estás tomando medicamentos. La mejor forma de evitar transmitir el VIH a tu bebé es darle leche de fórmula en lugar de leche materna.

Asegúrate de que le realicen a tu bebé pruebas de VIH justo después de nacer. Deberías elegir un médico o una clínica especializada en la atención de bebés expuestos al VIH. Ellos te dirán qué tipos de pruebas de seguimiento necesitará tu bebé y cuándo. Consulta con tu médico si tu bebé se beneficiaría o no de comenzar un tratamiento lo antes posible.

Pregúntale al pediatra especialista en VIH si tu bebé podría beneficiarse de medicamentos anti VIH antes de saber si el bebé es VIH positivo o VIH negativo. Se ha descubierto mediante algunas investigaciones que darle medicamentos combinados para el VIH a recién nacidos es mejor para prevenir el VIH que tomar únicamente AZT (azidotimidina, un medicamento antirretroviral).

¿Puedo tomar medicamentos para el VIH durante el embarazo?

Las embarazadas infectadas con VIH deben tomar medicamentos para el VIH. Estos medicamentos pueden disminuir el riesgo de transmitir el VIH a un bebé y pueden mejorar la salud de la madre.

Si no has usado ningún medicamento para el VIH durante el embarazo y estás en el primer trimestre, el médico te ayudará a decidir si deberías empezar un tratamiento. Estos son algunos aspectos que debes tener en cuenta:

  • Las náuseas y los vómitos pueden dificultar la ingesta de medicamentos para el VIH al comienzo del embarazo.
  • Es posible que el medicamento afecte a tu bebé. El médico te recetará medicamentos que sean seguros para usar durante el embarazo.
  • Es más común la transmisión de VIH al bebé en la última etapa del embarazo o durante el parto. Se puede transmitir el VIH al comienzo del embarazo si tu carga viral es detectable.
  • Algunos estudios han demostrado que el tratamiento funciona mejor para prevenir el VIH en un bebé si se comienza antes del embarazo o tan pronto sea posible durante el embarazo.

Si estás tomando medicamentos para el VIH y descubres que estás cursando el primer trimestre de embarazo, consulta con el médico si puedes continuar con tu plan de tratamiento actual. Algunas de las cosas que puedes hablar con tu médico incluyen:

  • Si continuar o no el tratamiento para el VIH en el primer trimestre. Dejar de tomar el medicamento para el VIH puede hacer que la carga viral aumente. Si tu carga viral aumenta, el riesgo de infección también aumenta. Además, tu enfermedad puede empeorar y puede causarle problemas a tu bebé. Es una decisión importante que debes tomar con tu médico.
  • Qué efectos pueden producir los medicamentos para el VIH en tu bebé
  • Si corres el riesgo de desarrollar una resistencia a los medicamentos. Esto significa que los medicamentos para el virus ya no tienen efecto contra el VIH. Nunca dejes de tomar tus medicamentos sin consultarlo primero con tu médico.

¿Puedo obtener ayuda durante el embarazo si pago por la atención médica?

Si estás embarazada, es posible que Medicaid pueda pagar tu cuidado prenatal. Si estás embarazada y convives con VIH, quizás Medicaid pueda pagar el asesoramiento, los medicamentos para disminuir el riesgo de transmitir el VIH a tu bebé y el tratamiento para el VIH. Cada estado establece sus propias leyes con respecto a Medicaid. Comunícate con la oficina de atención médica, de bienestar o de servicios sociales local o del condado para obtener más información. Si no puedes encontrar el número de contacto, busca el departamento de salud de tu estado.

Si piensas que no calificas para recibir asistencia, vuelve a consultar. En ocasiones, algunos estados cambian las regulaciones de Medicaid. Según lo estipulado en la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, la elegibilidad de Medicaid se expandió para cubrir a más personas. Además, quizás ahora seas elegible para Medicaid debido al aumento en los límites de ingreso para el cuidado prenatal y el tratamiento para el VIH en mujeres embarazadas.

También es probable que obtengas atención médica a través del programa de VIH / SIDA Ryan White Encuentra un proveedor de atención médica del programa de VIH / SIDA Ryan White cercano. 

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el VIH y el embarazo?

Para obtener más información sobre el VIH y el embarazo, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones:

Fuentes

  1. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. (2016). VIH entre embarazadas, bebés y niños.