Trabajar con una afección de salud mental

Millones de estadounidenses con afecciones de salud mental llevan vidas felices y exitosas. Las personas con problemas de salud graves o abuso de sustancias pueden tener problemas con las necesidades básicas, como encontrar un lugar donde vivir, un trabajo o atención de salud. Conoce más sobre tus derechos legales, la búsqueda de trabajo y cómo mantenerte saludable durante transiciones estresantes.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Cómo puedo encontrar un trabajo?

Muchas personas con afecciones de salud mental pueden trabajar, y lo hacen. Encontrar un trabajo que te guste puede ayudarte a mejorar tu salud mental y brindarte un sentido de propósito. Los estudios demuestran que la mayoría de los adultos con afecciones de salud mental graves o severas quieren trabajar1 y cerca de 6 de cada 10 de ellos pueden tener éxito con el tipo de apoyo adecuado.2 Más de 1 de cada 4 mujeres que trabajan tienen una discapacidad de algún tipo (una discapacidad física o una afección de salud mental).3

Las mujeres cuyas afecciones de salud mental han afectado su capacidad de cumplir con las tareas diarias pueden tener más problemas para encontrar un trabajo, en especial si no han trabajado por mucho tiempo. Si no tienes un trabajo a tiempo completo en este momento, es posible que quieras probar con un trabajo de medio tiempo o un voluntariado antes de comprometerte con un trabajo a tiempo completo. También puedes realizar una prueba en línea, llamada evaluación de habilidades o una evaluación de intereses, que te ayudará a conocer más sobre los tipos de trabajo que podrías disfrutar.

Consulta con la agencia de salud mental donde recibes servicios de salud mental. Tu estado puede ofrecerte distintas maneras de encontrar empleo, entre ellas:

  • Servicios de rehabilitación vocacional. Los servicios de rehabilitación ayudan a una persona con una discapacidad o afección de salud mental grave a encontrar y mantener un trabajo. Los distintos estados y comunidades tienen diversos requisitos de elegibilidad para recibir los servicios de rehabilitación vocacional.
  • Empleo con asistencia. Este tipo de programa ayuda a las personas con enfermedades mentales graves a obtener empleos en la comunidad y ser exitosos en su trabajo.4
  • Clubes. Los clubes son establecimientos que permiten a las personas con afecciones de salud mental graves vivir y trabajar juntas, brindando servicios y apoyo entre ellas.
  • Oficina local de empleo público. El Departamento de Trabajo (DOL, por sus siglas en inglés) cuenta con oficinas de empleo en los 50 estados. Puedes encontrar asesores de empleo e información sobre las oportunidades disponibles en tu área. Visita el buscador de servicios del DOL para encontrar una oficina cerca tuyo.

Si no puedo trabajar, ¿qué hago con el tema del dinero?

Si no puedes trabajar por una afección de salud mental o cualquier otra discapacidad, existen algunas opciones de apoyo financiero. Estas incluyen seguro por discapacidad y pagos por discapacidad a través del Seguro Social.

  • Seguro por discapacidad. Algunas personas compran pólizas de seguro por discapacidad, ya sea en forma independiente o a través de su empleador, antes de que ocurra la discapacidad. Si has estado pagando una póliza de seguro por discapacidad todos los meses y ahora estás discapacitada y no puedes trabajar, es posible que puedas recibir pagos. Contacta a tu empleador o tu compañía de seguros para obtener más información.
  • Ingreso del Seguro Social (SSI, por sus siglas en inglés). El SSI es una ayuda monetaria para las personas que reciben pocos ingresos, o no tienen ingresos. La cantidad de dinero que recibas del SSI depende de tus otros ingresos y pagos de alojamiento. Actualmente, el monto estándar es de aproximadamente $700 por mes para cada persona, pero tu pago puede ser mayor o menos según dónde vivas y qué otras ayudas recibas. Para descubrir si calificas para los beneficios del SSI, visita el sitio web de la Administración de Seguro Social (SSA, por sus siglas en inglés) o llama al SSA al 1-800-772-1213.
  • Seguro por discapacidad del Seguro Social (SSDI, por sus siglas en inglés). El SSDI brinda un ingreso mensual a las personas que hayan quedado discapacitadas por una afección de salud mental o física antes de la edad de jubilación. Más de 1 de cada 3 personas que reciben el SSDI lo hacen por una afección de salud mental.5

Si eres miembro del ejército, la solicitud para el Seguro Social se puede procesar más rápido. Obtén más información en el sitio para veteranos de la SSA.

¿Cómo pago el tratamiento?

La mayoría de los planes de salud cubren servicios preventivos, como exámenes de detección de la depresión para adultos y evaluaciones conductuales para niños, sin costo adicional. La mayoría de los planes de seguro de salud tienen la obligación de cubrir el tratamiento para los problemas de salud mental y abuso de sustancias de la misma forma que lo hacen con los problemas médicos o quirúrgicos.

  • Si tienes seguro, comunícate con tu proveedor de seguro para averiguar lo que incluye tu plan.
  • Si tienes Medicaid, tu plan brindará algunos servicios de salud mental y es posible que ofrezca servicios que ayuden con trastornos por abuso de sustancias.
  • Si tienes Medicare (archivo en PDF, 882 KB), tu plan puede ayudarte a cubrir los servicios de salud mental, entre ellos hospitalizaciones, visitas a un terapeuta y medicamentos que puedas necesitar.

Si no tienes seguro, consulta si eres elegible para un seguro de salud gratuito o de bajo costo (incluyendo Medicaid o el Plan de seguro de salud para niños) en HealthCare.gov.

Conoce más sobre otros recursos en tu comunidad.

¿Debería contarle a mis compañeros de trabajo que tengo una afección de salud mental?

No existe una ley que obligue a compartir información de salud personal, como una afección de salud mental, con alguna persona de tu trabajo. Contarle a otros sobre tu afección de salud mental puede afectar tu trabajo en el futuro. Si le cuentas a un compañero de trabajo sobre tu enfermedad de salud mental, piensa bien en tus motivos. Sería de ayuda hacer una lista de los resultados positivos y negativos de contarle a tu gerente o alguien de recursos humanos.

Tu empleador debe adaptar razonablemente el lugar de trabajo si sabe sobre tu afección de salud mental; sin embargo, los empleadores no tienen que hacer adaptaciones para discapacidades que desconozcan. Esto puede ayudarte a decidir si quieres contarle a tu empleador sobre tu afección de salud mental.

Conoce más motivos para contarle o no contarle a tu empleador sobre tu afección de salud mental en la Coalición para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los EE. UU. y la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales.

¿Cuáles son las leyes que protegen a las personas con discapacidades?

Muchas leyes federales protegen los derechos de las personas con discapacidades, entre ellas afecciones de salud mental. La ley principal es la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés). En general, protege a las personas contra la discriminación en el trabajo y en lugares y programas públicos.

La ADA te protege si:

  • Tu afección de salud mental (sin tratamiento) interfiere en tu capacidad de realizar tus actividades en el trabajo o en el hogar
  • Puedes realizar las funciones esenciales de un trabajo que tienes o esperas tener, con o sin las adaptaciones razonables (como horarios laborales flexibles)

Otras leyes que protegen a las personas con discapacidades incluyen:

  • La Ley de Vivienda Justa. Con esta ley, es ilegal negarle vivienda a un inquilino o comprador debido a una discapacidad. Los propietarios también deben disponer comodidades razonables para personas con discapacidades.
  • La Ley de Educación de Personas con Discapacidades. Esta ley requiere que haya educación pública gratuita disponible para niños y jóvenes con discapacidades. También requiere que la educación esté diseñada para satisfacer las necesidades educativas singulares.
  • La Ley de Rehabilitación de 1973. Esta ley es muy amplia y requiere que todos los programas federales, actividades y empleos sean accesibles para las personas con discapacidades. Fue la base para la ADA y ayuda a las personas con discapacidades a ser independientes y obtener un trabajo.

¿Cómo me protege la Ley de Estadounidenses con Discapacidades en el trabajo?

La Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) te protege contra la discriminación por tu discapacidad, incluso del acoso relacionado con tu discapacidad. Por ejemplo, no puedes ser despedida solo porque tomas medicamentos para una afección de salud mental. Sin embargo, un empleador puede despedirte por un bajo rendimiento. Es mejor pedir adaptaciones razonables antes de que la discapacidad te cause problemas con tu rendimiento laboral. Con la ADA:

  • Tu empleador debe adaptar razonablemente el lugar de trabajo si sabe sobre tu afección de salud mental. Tu empleador puede pedirte documentación de un profesional de atención médica sobre tu afección. No es necesario que la documentación sea detallada.
  • Los empleadores no tienen que adaptarse a discapacidades de las que no están al tanto. Esto puede ayudarte a decidir si quieres contarle a tu empleador sobre tu afección de salud mental.
  • Si tu empleador sabe sobre tu discapacidad y estás teniendo problemas para realizar tu trabajo, tu empleador puede preguntarte si necesitas adaptaciones razonables.
  • El empleador no tiene permitido hacerte preguntas sobre tus antecedentes médicos o psiquiátricos durante una entrevista.
  • El empleador puede hacerte preguntas que lo ayuden a decidir si puedes realizar las tareas esenciales del trabajo. El empleador puede preguntarte acerca de tu capacidad para estar a la altura de los requisitos físicos en el caso de empleos que involucren trabajo físico, tu capacidad para llevarte bien con los demás o tu capacidad para terminar las tareas a tiempo y asistir al trabajo todos los días.

¿Cuál es un ejemplo de una adaptación razonable en el trabajo para alguien con una afección de salud mental?

Los ejemplos de adaptaciones razonables para las personas con afecciones de salud mental pueden ser:

  • Proporcionar cargas de trabajo personalizadas y horarios flexibles
  • Ajustar tus responsabilidades laborales
  • Permitir licencias (remuneradas o no) durante los períodos de hospitalización o incapacidad temporal para trabajar
  • Asignar un supervisor flexible, comprensivo y servicial
  • Cambiar tus horarios de trabajo para permitirte acudir a las citas con un psiquiatra o terapeuta
  • Ofrecer más ayuda o supervisión, como escribir listas de tareas y consultar a tu supervisor con más frecuencia

Un empleador no tiene la obligación de proporcionar estas adaptaciones específicas; sin embargo, se suelen considerar razonables para algunos trabajos.

¿Qué hago si me han discriminado por mi afección de salud mental?

Si has sufrido una discriminación en el lugar de trabajo debido a tu afección de salud mental, puedes presentar un sumario o reclamo administrativo ante la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los EE. UU. (EEOC, por sus siglas en inglés) o ante una agencia antidiscriminación estatal o local. También puedes presentar una demanda ante la justicia, pero después de haber presentado un sumario administrativo.

La Ley de Vivienda Justa prohíbe la discriminación en el alquiler de viviendas para personas con discapacidades. Esto significa que los propietarios o gerentes de propiedades no pueden rechazarte el alquiler debido a una discapacidad, lo que incluye afecciones de salud mental. Conoce más sobre la Ley de Vivienda Justa. Si crees que has sufrido discriminación, puedes presentar un reclamo de vivienda en línea a través de la Ley de Vivienda Justa.

Conoce más en el sitio web de la EEOC o en el sitio web del Departamento de Justicia, Sección Derechos por Discapacidad.

¿Qué medidas puedo tomar para proteger mi salud mental?

Durante las épocas estresantes como las transiciones de empleo o vivienda, puedes probar los siguientes consejos para mantenerte mentalmente saludable:

  • Toma tus medicamentos. Si tomas medicamentos para una afección de salud mental, no dejes de hacerlo sin hablar primero con tu médico o enfermera.
  • Ten un plan. Aprende sobre todo aquello que puede ayudarte a sentirte bien y sobre aquello que puede causarte estrés. Desarrolla un plan para poder identificar las señales de alerta de que tu salud mental o física puede estar decayendo y un plan de acción para recibir la ayuda necesaria para mantenerte bien.
  • Duerme lo suficiente. La falta de sueño puede afectar tu salud física y mental. También puede generar problemas a la hora de lidiar con las afecciones de salud mental. Conoce más sobre cómo el sueño afecta la salud mental.
  • Acércate a tu red de apoyo. Habla con tu familia y amigos si estás atravesando una transición de empleo o vivienda. Pide ayuda si la necesitas.
  • Mantente físicamente saludable. Ponerte en movimiento, dejar de fumar, limitar el consumo de alcohol y comer la cantidad correcta de alientos saludables de los distintos grupos alimentarios ayuda a tu cuerpo y tu mente a sentirse mejor.
  • Recibe ayuda profesional. Acude a tus citas con un profesional de salud mental, como un terapeuta, consejero o trabajador social. Esta persona puede ayudarte a identificar signos de que tu afección de salud mental está empeorando.

Conoce sobre las medidas que puedes tomar para una buena salud mental.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre trabajar con una afección de salud mental?

Para obtener más información acerca de trabajar con una afección de salud mental, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos:

Fuentes

  1. McQuilken, M., Zahniser, J.H., Novak, J., Starks, R.D., Olmos, A., Bond, G.R. (2003). La encuesta del proyecto laboral: perspectivas de consumidores sobre el trabajo (versión en inglés). Journal of Vocational Rehabilitation; 18: 59–68.
  2. Marshall, T., Goldberg, R.W., Braude, L., Dougherty, R.H., Daniels, A.S., Ghose, S.S., et al. (2014). Empleo con asistencia: evaluamos la evidencia (versión en inglés) (archivo en PDF, 504 KB). Psychiatric Services; 65(1): 16–23.
  3. Departamento de Trabajo de los EE. UU. (2016). Tabla A-6. Estado laboral de la población civil por sexo, edad y estado de discapacidad, sin ajuste por temporada (versión en inglés).
  4. Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias. (2009). Empleo con asistencia (versión en inglés) (archivo en PDF, 777 KB).
  5. Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales. (s/d). Ingreso de seguridad suplementario (SSI) y seguro por discapacidad del Seguro Social (SSDI).