Salud reproductiva y salud mental

Las hormonas pueden afectar las emociones y el humor de las mujeres de diferentes formas durante toda su vida. En ocasiones, el impacto en el estado de ánimo puede afectar la calidad de vida de una mujer. Esto es así para la mayoría de las mujeres. Sin embargo, las mujeres con una afección de salud mental pueden tener otros síntomas relacionados con sus ciclos menstruales o la menopausia. Durante todas estas etapas, puedes aprender maneras de ayudar a tu salud mental y reproductiva.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Cómo afecta mi afección de salud mental a mi ciclo menstrual?

Durante el ciclo menstrual mensual, los niveles de ciertas hormonas sufren altibajos. Estos niveles hormonales pueden afectar la manera en que piensas y te sientes física y mentalmente.

Las afecciones de salud mental pueden generar problemas en el período menstrual o empeorarlos:

  • Síndrome premenstrual (SPM). La mayoría de las mujeres tienen algunos síntomas de SPM en la semana o 2 semanas antes de su período menstrual. El SPM puede causar hinchazón, cefaleas y cambios de humor. Las mujeres con depresión o trastornos de ansiedad pueden experimentar peores síntomas de SPM. Además, muchas mujeres que buscan tratamiento para SPM tienen depresión o ansiedad.1 Los síntomas de estas afecciones de salud mental son similares a los síntomas del SPM y pueden empeorar antes o durante el período menstrual. Habla con tu médico o enfermera sobre las maneras de aliviar los síntomas del SPM.
  • Trastorno disfórico premenstrual (TDPM). El TDPM es una afección similar al SPM, pero con síntomas más severos, tales como depresión severa, irritabilidad y tensión. Los síntomas del TDPM pueden ser difíciles de controlar, por lo que tu vida diaria se ve interrumpida. El TDPM es más común en mujeres con ansiedad o depresión.2 Habla con tu médico sobre las maneras de ayudar si experimentas síntomas empeorados de depresión o ansiedad durante tu período menstrual.
  • Períodos menstruales irregulares. Los estudios demuestran que las mujeres con trastorno de ansiedad o trastorno por abuso de sustancias son más propensas a tener ciclos menstruales más cortos (menos de 24 días).3 Los ciclos irregulares también están vinculados con los trastornos de la conducta alimentaria y la depresión.4 Las mujeres con trastorno bipolar también son dos veces más propensas a tener períodos menstruales irregulares.5

¿Cómo afectan las afecciones de salud mental al embarazo?

Los cambios hormonales durante el embarazo pueden causar el regreso de afecciones de salud mental que se han tratado en el pasado (se denomina recaída). Las mujeres con afecciones de salud mental también tienen mayor riesgo de desarrollar problemas durante el embarazo.

  • Depresión. La depresión es la afección de salud mental más común durante el embarazo.6 La duración y frecuencia de los síntomas varían para cada mujer. Las mujeres que se deprimen durante el embarazo tienen mayor riesgo de sufrir depresión después de dar a luz, lo que se denomina depresión posparto. Si tomas medicamentos antidepresivos, dejar de tomarlos al quedar embarazada puede hacer que la depresión regrese.
  • Trastornos de la conducta alimentaria. Las mujeres con trastornos de la conducta alimentaria pueden experimentar recaídas durante el embarazo, lo que puede generar abortos, parto prematuro (nacimiento antes de las 37 semanas de embarazo) y bajo peso al nacer.
  • Trastorno bipolar. Las mujeres pueden experimentar un alivio de los síntomas del trastorno bipolar durante el embarazo. Sin embargo, tienen mayor riesgo de sufrir una recaída en las semanas posteriores al embarazo.7

Las mujeres con trastornos de ansiedad y trastorno obsesivo compulsivo (TOC) son más propensas a sufrir una recaída durante y después del embarazo.

Habla con tu médico o enfermera sobre tu afección de salud mental y tus síntomas. No dejes de tomar los medicamentos recetados sin hablar primero con tu médico o enfermera. No tomar los medicamentos que necesitas puede causarte daño a ti o al bebé.

¿Mi afección de salud mental afectará mis probabilidades de quedar embarazada?

Es posible. Ciertas afecciones de salud mental pueden generar problemas para quedar embarazada:

  • Los trastornos de la conducta alimentaria pueden afectar tu ciclo menstrual. La pérdida de peso extrema que ocurre con la anorexia puede generar la ausencia de tu período menstrual. Si tienes bulimia, es posible que tu ciclo menstrual sea irregular o que tu período se detenga por algunos meses. Estos dos problemas del período menstrual pueden afectar tu ovulación. No ovular regularmente puede ocasionar problemas para quedar embarazada. Además, mientras más tiempo padezcas un trastorno de la conducta alimentaria, mayor es el riesgo de que sufras algún tipo de problema para quedar embarazada.
  • La depresión, la ansiedad y el estrés también pueden afectar las hormonas que controlan la ovulación. Esto puede hacer que sea difícil para una mujer quedarse embarazada.

Si tienes problemas para quedar embarazada, el estrés, la preocupación o la tristeza pueden empeorar tu afección de salud mental. Habla con tu médico o enfermera sobre tus sentimientos. El tratamiento para tu afección de salud mental es beneficioso para ti y tus probabilidades de tener un bebé. Durante el embarazo, puede disminuir las probabilidades de que tu bebé desarrolle depresión u otras afecciones de salud mental en la adultez.

¿Puedo continuar tomando mis medicamentos si estoy intentando quedar embarazada?

Quizás. Algunos medicamentos, como los antidepresivos, pueden traerte más problemas para quedar embarazada.8 Además, es posible que algunos medicamentos no sean seguros durante el embarazo o cuando estás intentando quedar embarazada. Habla con tu médico o enfermera sobre otros tratamientos para las afecciones de salud mental, como la depresión, que no involucran medicamentos. Conoce más sobre la toma de medicamentos durante el embarazo.

Las mujeres que están tomando antidepresivos o están intentando quedar embarazadas deberían hablar con su médico o enfermera sobre los beneficios y riesgos de dejar de tomar los medicamentos. Es posible que algunas mujeres que han recibido el diagnóstico de depresión severa necesiten seguir tomando sus medicamentos recetados durante el embarazo. Si tienes dudas sobre tomar tus medicamentos, habla con tu médico o enfermera.

La terapia conversacional es una forma de ayudar a las mujeres con depresión. Este tipo de terapia no tiene riesgos para las mujeres que están intentando quedar embarazadas. Durante la terapia conversacional, trabajas con un profesional de salud mental para explorar por qué estás deprimida y enseñarte a reemplazar los pensamientos negativos por otros positivos. Ciertos profesionales de atención de salud mental se especializan en la depresión relacionada con la infertilidad.

La actividad física regular es otra opción segura y saludable para la mayoría de las mujeres que están intentando quedar embarazadas. El ejercicio puede ayudar con los síntomas como la depresión, los problemas de concentración y la fatiga.9

¿Es seguro tomar el medicamentos durante el embarazo o en el período de lactancia materna?

Depende del medicamento. Algunos medicamentos se pueden tomar de forma segura durante el embarazo o mientras estás en período de lactancia materna; sin embargo, otros no son seguros. Tu médico o enfermera pueden ayudarte a decidir. Es mejor hablar sobre estos medicamentos con tu médico o enfermera antes de quedar embarazada.

Conoce más acerca de los medicamentos y la lactancia materna en nuestra sección Lactancia materna. También puedes ingresar el medicamento en la base de datos de LactMed® para conocer si el medicamento pasa por la leche materna y, de ser así, cuáles son los efectos secundarios para tu bebé lactante.

¿Cómo afecta el tiempo antes de la menopausia (perimenopausia) a mi salud mental?

Cuando te acercas a la menopausia, ciertos niveles de hormonas corporales comienzan a cambiar. Esta transición inicial a la menopausia cuando todavía tienes tu período menstrual se denomina perimenopausia. Durante la perimenopausia, algunas mujeres comienzan a tener síntomas como calor intenso y sudoración ("sofocones"), problemas para dormir y cambios de humor.

A medida que te acercas a la menopausia, es probable que observes otros síntomas, como el dolor durante el sexo, problemas urinarios y períodos irregulares. Estos cambios pueden ser estresantes para ti y tus relaciones, y pueden generar que tengas emociones más extremas.

Las mujeres con afecciones de salud mental pueden experimentar más síntomas de la menopausia, o bien atravesar la perimenopausia de forma diferente a las mujeres que no tienen afecciones de salud mental.

  • Las mujeres con depresión son más propensas a atravesar la perimenopausia antes que otras mujeres. Los estudios demuestran que las mujeres con depresión tienen menores niveles de estrógeno.10
  • Los síntomas del trastorno bipolar pueden empeorar durante la perimenopausia.11
  • El insomnio afecta a hasta la mitad de las mujeres que atraviesan la menopausia.12 El insomnio puede ser más común en las mujeres con ansiedad o depresión.
  • La menopausia puede causar que se recaiga en un trastorno obsesivo compulsivo (TOC) o un cambio en los síntomas.13

¿Qué medidas puedo tomar para estar mentalmente saludable durante toda la vida?

Las medidas que puedes tomar para tener una buena salud mental son las siguientes:

  • Duerme lo suficiente. Una buena noche de sueño te ayuda a mantener una buena salud mental. Si el embarazo o los síntomas de la menopausia, como los sofocones, te mantienen despierta durante la noche, habla con un médico o enfermera sobre los tratamientos que pueden ayudarte. Conoce más sobre cómo el sueño afecta la salud mental.
  • Realiza suficiente actividad física. El ejercicio puede ayudar a prevenir o tratar algunas afecciones de salud mental. Los investigadores saben que la actividad física o el ejercicio pueden ayudar a muchas personas con afecciones de salud mental, entre ellas depresión, ansiedad, esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno por estrés postraumático (TEPT), trastornos de la conducta alimentaria y abuso de sustancias.14 El ejercicio por sí solo no suele tratar o curar las afecciones de salud mental; sin embargo, si se lo combina con otros tratamientos, como terapia o medicamentos, puede disminuir la gravedad de tus síntomas.
  • Elige alimentos saludables la mayoría de las veces. Incorporar los nutrientes adecuados, que incluyen suficiente fibra y mantenerse hidratada, puede ayudar a sentirte mejor físicamente y puede mejorar tu humor.
  • Toma tus medicamentos. Si tomas medicamentos para una afección de salud mental, no dejes de hacerlo sin hablar primero con tu médico o enfermera. Una vez que atraviesas la menopausia, los medicamentos pueden funcionar de forma diferente. Es posible que no sean tan eficaces o tengan efectos secundarios diferentes o peores. Habla con tu médico o enfermera para ver si necesitas cambiar los medicamentos.
  • Mantén una buena red de apoyo. Sea que hables con amigos, familia o un terapeuta, mantente en comunicación con las personas que te conocen bien. Pide ayuda si la necesitas.
  • Mantente involucrada a medida que envejeces. La jubilación puede ser una oportunidad positiva para el cambio, pero también puede ser estresante. Es posible que extrañes ir a trabajar todos los días. Tener una enfermedad crónica, como diabetes o enfermedad cardíaca, puede cambiar la frecuencia con la que ves a tu familia y amigos. Encuentra oportunidades de voluntariado, actividades sociales como golf o jardinería comunitaria, o incluso trabaja a medio tiempo para mantenerte en contacto con otros y tu comunidad.

Conoce sobre las medidas que puedes tomar para una buena salud mental.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre la salud reproductiva y la salud mental?

Para obtener más información acerca de la salud reproductiva y la salud mental, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones:

Fuentes

  1. Yonkers, K.A., O’Brien, P.M.S., Eriksson, E. (2008). Síndrome premenstrual (versión en inglés). Lancet; 371(9619): 1200–1210.
  2. Pearlstein, T., Steiner, M. (2008). Trastorno disfórico premenstrual: la carga de la enfermedad y actualización sobre el tratamiento (versión en inglés). Journal of Psychiatry & Neuroscience; 33(4): 291–301.
  3. Barron, M.L., Flick, L.H., Cook, C.A., Homan, S.M., Campbell, C. (2008). Asociaciones entre los trastornos psiquiátricos y las características del ciclo menstrual (versión en inglés). Archives of Psychiatric Nursing; 22(5): 254–265.
  4. Bisaga, K., Petkova, E., Cheng, J., Davies, M., Feldman, J.F., Whitaker, A.H. (2002). Funcionamiento menstrual y psicopatología en la población de niñas de escuelas secundarias de todo un condado (versión en inglés). Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry; 41(10): 1197–1204.
  5. Joffe, H., Kim, D.R., Foris, J.M., Baldassano, C.F., Gyulai, L., Hwang, C.H., et al. (2006). La disfunción menstrual antes del inicio de una enfermedad psiquiátrica se manifiesta mayormente en mujeres con trastornos bipolares que en mujeres con depresión unipolar y controles saludables (versión en inglés). Journal of Clinical Psychiatry; 67(2): 297–304.
  6. Evans, J., Heron, J., Francomb, H., Oke, S., Golding, J. (2001). Estudio de cohorte de humor depresivo durante el embarazo y después del parto (versión en inglés). BMJ; 323: 257–260.
  7. Grof, P., Robbins, W., Alda, M., Berghoefer, A., Vojtechovsky, M., Nilsson, A., et al. (2000). Efecto protector del embarazo en mujeres con trastorno bipolar en respuesta al litio (versión en inglés). Journal of Affective Disorders; 61(1–2): 31–39.
  8. Domar, A.D., Moragianni, V.A., Ryley, D.A., Urato, A.C. (2012). Los riesgos del uso del inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina en mujeres infértiles: un análisis del impacto en la fertilidad, el embarazo, la salud neonatal y más (versión en inglés). Human Reproduction; 28(1): 160–171.
  9. Aganoff, J.A., Boyle, G.J. (1994). Ejercicio aeróbico, cambios de humor y síntomas del ciclo menstrual (versión en inglés). Journal of Psychosomatic Research; 38(3): 183–192.
  10. Harlow, B.L., Wise, L.A., Otto, M.W., Soares, C.N., Cohen, L.S. (2003). Depresión y su influencia en los marcadores del ciclo menstrual y la endocrinología reproductiva asociados con la perimenopausia: el estudio de Harvard sobre el humor y los ciclos (versión en inglés). Archives of General Psychiatry; 60(1): 29–36.
  11. Marsh, W.K., Gershenson, B., Rothschild, A.J. (2015). Gravedad de los síntomas del trastorno bipolar durante la transición menopáusica (versión en inglés). International Journal of Bipolar Disorders; 3: 17.
  12. Soares, C.N., Joffe, H., Steiner, M. (2004). Menopausia y humor (versión en inglés). Clinical Obstetrics and Gynecology; 47(3): 576–591.
  13. Lochner, C., Hemmings, S.M., Kinnear, C.J., Moolman-Smook, J.C., Corfield, V.A., Knowles, J.A., et al. (2004). Rectificación de "Género en el trastorno obsesivo compulsivo: hallazgos clínicos y genéticos" (versión en inglés) [European Neuropsychopharmacology; 14: 105-113]European Neuropsychopharmacology; 14(5): 437–445. 
  14. Stathopoulou, G., Powers, M.B., Berry, A.C., Smits, J.A., Otto, M.W. (2006). Intervenciones con ejercicios para la salud mental: un análisis cuantitativo y cualitativo (versión en inglés). Clinical Psychology (New York); 13(2): 179–193.