Síndrome premenstrual (SPM)

El síndrome premenstrual (SPM) es una combinación de síntomas que muchas mujeres tienen una semana o dos antes de su período menstrual. La mayoría de las mujeres, más del 90 %, dicen que sienten algunos síntomas premenstruales, como hinchazón, dolores de cabeza y mal humor.3 Para algunas mujeres estos síntomas pueden ser tan fuertes que faltan al trabajo o a la escuela, pero otras mujeres no se sienten molestas porque sus síntomas son más leves. En promedio, las mujeres de entre 20 y 30 años son las que tienen síntomas de SPM con mayor frecuencia.4 Tu médico puede ayudarte a encontrar formas de aliviar tus síntomas.    

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es el SPM?

El SPM es una combinación de síntomas físicos y emocionales que muchas mujeres sienten después de la ovulación y antes del inicio de su período menstrual. Según algunos investigadores, el SPM aparece los días posteriores a la ovulación porque los niveles de estrógeno y progesterona comienzan a caer de manera dramática si no estás embarazada. Los síntomas de SPM desaparecen unos días después de que comienza el período menstrual de la mujer y los niveles de hormonas comienzan a subir.

Algunas mujeres tienen sus períodos menstruales sin ninguna señal de SPM o síntomas muy leves. Para otras, los síntomas de SPM pueden ser tan fuertes que no pueden completar sus actividades de la vida cotidiana, como ir a trabajar o a la escuela. Los síntomas graves de SPM pueden ser signos de trastorno disfórico premenstrual (TDPM). El SPM desaparece cuando ya no tienes un período menstrual, como cuando empieza la menopausia. Después del embarazo puede regresar el SPM, pero con síntomas diferentes.

¿Quiénes sufren SPM?

Tres de cada cuatro mujeres dicen que tienen síntomas de SPM en algún momento de su vida.5 En la mayoría de los casos, los síntomas de SPM son leves.

Menos del 5 % de las mujeres en edad reproductiva sufren un tipo de SPM más grave llamado trastorno disfórico premenstrual (TDPM).6

EL SPM suele ser más frecuente entre mujeres que:

¿El SPM cambia con la edad?

Sí. Los síntomas de SPM pueden empeorar después de los 30 o 40 años, a medida que te acercas a la menopausia y estás en la etapa de transición hacia la menopausia, llamada perimenopausia.11

Esto es especialmente válido en mujeres cuyos estados de ánimo cambian con los niveles hormonales durante el ciclo menstrual. En los años previos a la menopausia, tus niveles de hormona también suben y bajan de maneras impredecibles, a medida que tu organismo atraviesa lentamente la transición. Puedes tener los mismos cambios de estado de ánimo, o pueden empeorar.

El SPM desaparece con la menopausia, que es cuando ya no tienes tu período menstrual.

¿Cuáles son los síntomas del SPM?

Los síntomas de SPM son diferentes para cada mujer. Puedes tener síntomas físicos como hinchazón o gases, o síntomas emocionales como tristeza, o ambos. Tus síntomas también pueden ir cambiando a lo largo de tu vida.

Los síntomas físicos de SPM pueden incluir:12

  • Inflamación o sensibilidad en los senos
  • Constipación o diarrea
  • Hinchazón o gases
  • Calambres
  • Dolor de cabeza o de espalda
  • Torpeza
  • Menor tolerancia a los ruidos o a la luz

Los síntomas emocionales o mentales del SPM incluyen:12

  • Irritabilidad o comportamiento hostil
  • Cansancio
  • Problemas para dormir (dormir demasiado o demasiado poco)
  • Cambios en el apetito o atracones
  • Problemas para concentrarse o para recordar las cosas
  • Tensión o ansiedad
  • Depresión, sensación de tristeza o ciclotimia
  • Cambios de humor
  • Menos interés en el sexo

Consulta a tu médico o enfermera si tus síntomas te molestan o afectan tu vida cotidiana.

¿Cuál es la causa del SPM?

Los investigadores no saben con certeza cuál es la causa del SPM. Los cambios en los niveles de hormonas durante el ciclo menstrual influyen.13 Estos niveles cambiantes de hormonas pueden afectar más a algunas mujeres que a otras.

¿Cómo se diagnostica el SPM?

No existe una prueba única para el SPM. Tu médico te hablará sobre sus síntomas, incluyendo cuándo suceden y cómo afectan tu vida.

Es probable que tengas SPM si experimentas síntomas que:12

  • Se producen durante los cinco días antes del período menstrual durante al menos tres ciclos menstruales seguidos
  • Finalizan a los cuatro días después del inicio del período menstrual
  • Evitan que disfrutes o lleves a cabo algunas de tus actividades normales

Haz un seguimiento de los síntomas del SPM que presentas y su gravedad durante varios meses. Escribe los síntomas todos los días en un calendario o con una app en tu teléfono. Lleva esta información cuando consultes a tu médico.

¿De qué manera el SPM afecta otros problemas de salud?

Casi la mitad de las mujeres que necesitan alivio del SPM tienen otro problema de salud que puede empeorar durante el período menstrual.12 Estos problemas de salud comparten muchos síntomas con el SPM, entre ellos:

El SPM también puede empeorar ciertos problemas de salud, como asma, alergias y migrañas.

¿Qué puedo hacer en casa para aliviar los síntomas del SPM?

Estos consejos te ayudarán a ser más saludable en general y pueden aliviar algunos de los síntomas del SPM.

  • Lleva a cabo actividad física aeróbica regular durante el mes.15 Los ejercicios pueden ayudarte con síntomas como depresión, dificultad para concentrarte y fatiga.16
  • Elige alimentos saludables la mayor parte del tiempo.17 Evitar alimentos y bebidas con cafeína, sal y azúcar durante las dos semanas previas al período menstrual puede reducir muchos síntomas del SPM. Obtén más información sobre alimentación saludable para mujeres.
  • Duerme lo suficiente. Trata de dormir al menos ocho horas cada noche. La falta de sueño está vinculada con la depresión y la ansiedad, y puede empeorar los síntomas del SPM, como los cambios de humor.12
  • Encuentra maneras saludables de lidiar con el estrés. Habla con tus amigos o escribe un diario. Algunas mujeres también se benefician del yoga,18 un masaje,19 o la meditación20.
  • No fumes. En un estudio de grandes dimensiones, las mujeres que fumaban informaron más síntomas del SPM y de peores características que las mujeres que no fumaban.21

¿Qué medicamentos pueden tratar los síntomas del SPM?

Los medicamentos recetados y de venta libre pueden ayudar a tratar algunos síntomas del SPM.

Los analgésicos de venta libre que puedes comprar en la mayoría de las tiendas pueden ayudar a aliviar los síntomas físicos, como cólicos, dolor de cabeza y de espalda, y sensibilidad en los senos. Algunos de estos factores son:

Algunas mujeres consideran que tomar un analgésico de venta libre antes del comienzo del período menstrual disminuye el dolor y el sangrado durante el período.

Los medicamentos recetados pueden ayudar si el analgésico de venta libre no funciona:22

  • Los anticonceptivos hormonales pueden ayudar con los síntomas físicos del SPM12, pero pueden empeorar otros síntomas. Es posible que debas tratar diferentes tipos de anticonceptivos antes de hallar uno que te ayude con tus síntomas.
  • Los antidepresivos pueden ayudar a aliviar los síntomas emocionales del SPM en los casos donde otros medicamentos no funcionan. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, o ISRS, son el tipo más común de antidepresivo utilizado para tratar el SPM.23
  • Los diuréticos ("píldoras de agua") pueden reducir lo síntomas de la hinchazón y la sensibilidad en los senos.
  • Los ansiolíticos pueden ayudar a reducir el nivel de ansiedad.

Todos los medicamentos tienen riesgos. Habla con tu médico o enfermera sobre los beneficios y riesgos.

¿Debería tomar vitaminas o minerales para tratar los síntomas del SPM?

Quizás. Los estudios han demostrado que ciertas vitaminas y minerales pueden ayudar a aliviar ciertos síntomas del SPM. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no regula las vitaminas ni los minerales o los suplementos herbales del mismo modo que regula los medicamentos. Consulta a tu médico antes de tomar un suplemento.

Los estudios han hallado beneficios para:

  • Calcio. Los estudios han demostrado que el calcio puede ayudar a reducir ciertos síntomas del SPM, como la fatiga, los antojos y la depresión.24,25 El calcio se halla en alimentos como la leche, el queso y el yogurt. Ciertos alimentos, como el jugo de naranja, los cereales y el pan, tienen calcio añadido (fortificado). También puedes tomar un suplemento de calcio.
  • Vitamina B6La vitamina B6 puede ayudar con los síntomas del SPM, entre ellos los cambios de humor, la irritabilidad, los olvidos, la hinchazón y la ansiedad. Puedes encontrar la vitamina B6 en alimentos como pescado, aves de corral, papas, frutas (excepto los cítricos) y cereales fortificados. También puedes tomarla en la forma de un suplemento dietario.

Los estudios han hallado resultados ambiguos para:

  • Magnesio.24 El magnesio puede ayudar a aliviar ciertos síntomas del SPM, entre ellos las migrañas. Si tienes migrañas menstruales, habla con tu médico acerca de si necesitas más magnesio.26 El magnesio se encuentra en vegetales de hojas verdes, como la espinaca, pero también en nueces, granos integrales y cereales fortificados. También puedes tomar un suplemento.
  • Ácidos grasos poliinsaturados (omega-3 y omega-6). Los estudios demuestran que tomar un suplemento con 1 a 2 gramos de ácidos grasos poliinsaturados puede ayudar a reducir los cólicos y otros síntomas del SPM.27 La linaza, las nueces, el pescado y los vegetales de hojas verdes son buenas fuentes de ácidos grasos poliinsaturados.

¿Qué medicamentos complementarios o alternativos pueden ayudar a aliviar los síntomas del SPM?

Algunas mujeres han informado que sienten alivio de los síntomas del SPM con yoga o medicamentos. Otras dicen que los suplementos herbales ayudan a aliviar los síntomas. Habla con tu médico o enfermera antes de tomar cualquiera de estos suplementos. Pueden interactuar con otros medicamentos que estés tomando, impidiendo el funcionamiento correcto de los mismos o bien causando efectos secundarios peligrosos. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no regula los suplementos herbales de la misma forma que regula los medicamentos.

Algunos estudios de investigación demuestran que los síntomas del SPM se alivian con estos suplementos herbales, pero otros estudios no. Muchos suplementos herbales no deberían ser ingeridos junto con otros medicamentos. Entre los suplementos herbales que usan las mujeres para aliviar los síntomas del SPM encontramos:

  • Cohosh negro.28 Los tallos subterráneos y la raíz del cohosh negro se usan frescos o secos para hacer té, cápsulas, píldoras u otros extractos líquidos. El cohosh negro se usa con frecuencia para ayudar a tratar los síntomas de la menopausia,29 y algunas mujeres lo usan para aliviar los síntomas del SPM.
  • Agnocasto .30 El agnocasto maduro seco se usa para preparar extractos líquidos o píldoras que algunas mujeres toman para aliviar los síntomas del SPM. Las mujeres que toman anticonceptivos hormonales o terapia hormonal para los síntomas de la menopausia no deberían tomar agnocasto.
  • Aceite de onagraEl aceite se extrae de las semillas de la planta y se coloca en cápsulas. Algunas mujeres han informado que la píldora ayuda a aliviar los síntomas del SPM, pero los resultados de las investigaciones son ambiguos.29

Los investigadores continúan buscando nuevas maneras de tratar el SPM. Obtén más información acerca de los estudios actuales sobre el tratamiento del SPM en clinicaltrials.gov.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el SPM?

Para obtener más información acerca del SPM, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. Freeman, E., Halberstadt, M., Sammel, M. (2011). Síntomas principales que discriminan el síndrome premenstrual (versión en inglés). Journal of Women’s Health; 20(1): 29–35.
  2. Dennerstein, L., Lehert, P., Bäckström, T.C., Heinemann, K. (2009). Síntomas premenstruales: gravedad, duración y tipología. Un estudio transversal internacional (versión en inglés). Menopause International; 15: 120–126.
  3. Winer, S. A., Rapkin, A. J. (2006). Trastornos premenstruales: prevalencia, etiología e impacto (versión en inglés). Journal of Reproductive Medicine; 51(4 Suppl):339-347.
  4. Dennerstein, L., Lehert, P., Heinemann, K. (2011). Estudio global de las experiencias femeninas de los síntomas premenstruales y sus efectos sobre la vida diaria (versión en inglés). Menopause International; 17: 88–95.
  5. Steiner, M. (2000). Síndrome premenstrual y trastorno disfórico premenstrual: pautas de manejo (versión en inglés). Journal of Psychiatry and Neuroscience; 25(5): 459–468.
  6. Potter, J., Bouyer, J., Trussell, J., Moreau, C. (2009). Prevalencia del síndrome premenstrual y fluctuación con el transcurso del tiempo: resultados de una encuesta a la población francesa (versión en inglés). Journal of Women’s Health; 18(1): 31–39.
  7. Gollenberg, A.L., Hediger, M.L., Mumford, S.L., Whitcomb, B.W., Hovey, K.M., Wactawski-Wende, J., et al. (2010). Estrés percibido y gravedad de los síntomas premenstruales: el estudio del biociclo (versión en inglés). Journal of Women's Health; 19(5): 959-967.
  8. Endicott, J., Amsterdam, J., Eriksson, E., Frank, E., Freeman, E., Hirschfeld, R. et al. (1999). ¿El trastorno disfórico premenstrual es una entidad clínica distintiva? Journal of Women's Health & Gender-Based Medicine; 8(5): 663-79.
  9. Richards, M., Rubinow, D.R., Daly, R.C., Schmidt, P.J. (2006). Síntomas premenstruales y depresión perimenopáusica  (versión en inglés). American Journal of Psychiatry; 163(1): 133-7.
  10. Bloch, M., Schmidt, P.J., Danaceau, M., Murphy, J., Nieman, L., Rubinow, D.R. (2000). Efectos de los esteroides gonadales en mujeres con antecedentes de depresión posparto  (versión en inglés). American Journal of Psychiatry; 157(6): 924-30.
  11. Pinkerton, J.V., Guico-Pabia, C.J., Taylor, H.S. (2010). Exacerbación de la enfermedad relacionada con el ciclo menstrual  (versión en inglés). American Journal of Obstetrics and Gynecology; 202(3): 221-231.
  12. American College of Obstetricians and Gynecologists. (2015). Síndrome premenstrual (SPM) (versión en inglés).
  13. Dickerson, L., Mazyck, P., Hunter, M. (2002). Síndrome premenstrual (versión en inglés). American Family Physician; 67(8): 1743–1752.
  14. Boneva, R. S., Lin, J. M., & Unger, E. R. (2015). Menopausia precoz y otros indicadores de riesgo ginecológicos para el síndrome de fatiga crónica en mujeres  (versión en inglés). Menopause, 22, 826-834.
  15. El-Lithy, A., El-Mazny, A., Sabbour, A., El-Deeb, A. (2014). Efecto del ejercicio aeróbico sobre los síntomas premenstruales, parámetros hematológicos y hormonales en mujeres jóvenes  (versión en inglés). Journal of Obstetrics and Gynaecology; 3: 1-4.
  16. Aganoff, J. A., Boyle, G. J. (1994). Ejercicio aeróbico, cambios de humor y síntomas del ciclo menstrual (versión en inglés). Journal of Psychosomatic Research; 38: 183–92.
  17. Kaur, G., Gonsalves, L., Thacker, H. L. (2004). Trastorno disfórico premenstrual: una revisión para el médico tratante (versión en inglés). Cleveland Clinic Journal of Medicine; 71: 303–5, 312–3, 317–8.
  18. Tsai, S.Y. (2016). Efecto de los ejercicios de yoga sobre los síntomas premenstruales entre empleadas en Taiwán (versión en inglés). Int J Environ Res Public Health; 13(7).
  19. Hernandez-Reif, M., Martinez, A., Field, T., Quintero, O., Hart, S., Burman, I. (2000). Los síntomas premenstruales se alivian con masajes (versión en inglés). J Psychosom Obstet Gynaecol; 21(1):9-15.
  20. Arias, A. J., Steinberg, K., Banga, A., Trestman, R. L. (2006). Revisión sistemática de la eficacia de las técnicas de meditación como tratamientos para las enfermedades médicas (versión en inglés). Journal of Alternative and Complementary Medicine; 12(8):817-32.
  21. Dennerstein, L., Lehert, P., Heinemann, K. (2011). Estudio epidemiológico global de la variación en los síntomas premenstruales con la edad y factores sociodemográficos (versión en inglés). Menopause International; 17(3): 96–101.
  22. Rapkin A. (2003). Revisión del tratamiento del síndrome premenstrual y el trastorno disfórico premenstrual (versión en inglés). Psychoneuroendocrinology; suple. 3:39-53.
  23. The Medical Letter. (2003). ¿Cuál ISRS? (versión en inglés). Med Lett Drugs Ther; 45(1170):93-5. 
  24. National Institute for Health Research, Reino Unido (2008). Suplementos dietarios y remedios herbales para el síndrome premenstrual (SPM): una investigación de revisión sistemática de la prueba de su eficacia (versión en inglés). 
  25. Ghanbari, Z., Haghollahi, F., Shariat, M., Foroshani, A.R., Ashrafi, M. (2009). Efectos de la terapia de suplemento de calcio en las mujeres con síndrome premenstrual (versión en inglés). Taiwanese Journal of Obstetrics and Gynecology; 48(2): 124-129.
  26. Oficina de Suplementos Dietéticos. (2016). Magnesio (versión en inglés). 
  27. Rocha Filho, F., Lima, J.C., Pinho Neto, J.S., Montarroyos, U. (2011). Ácidos grasos esenciales para el síndrome premenstrual y su efecto en los niveles totales de prolactina y colesterol total: un estudio randomizado, doble ciego y controlado con placebo (versión en inglés). Reproductive Health; 8: 2. doi: 10.1186/1742-4755-8-2.
  28. Johnson, T. L., Fahey, J. W. (2012). Cohosh negro: ¿cierra el círculo? (versión en inglés). Journal of Ethnopharmacolgy, 141(3): 775-9. doi: 10.1016/j.jep.2012.03.050.
  29. Dietz, B. M., Hajirahimkhan, A., Dunlap, T. L., Bolton, J. L. (2016). Las plantas y sus fitoquímicos bioactivos para la salud de la mujer (versión en inglés). Pharmacological Reviews, 68(4): 1026-1073. doi: https://doi.org/10.1124/pr.115.010843.
  30. Girman, A., Lee, R., Kligler, B. (2003). Un enfoque médico integral al síndrome premenstrual (versión en inglés). American Journal of Obstetrics and Gynecology, 188 (5), S56–S65.