Depresión posparto

Tu cuerpo y tu mente atraviesan muchos cambios durante y después del embarazo. Busca ayuda si te sientes vacía, sin emoción o triste siempre o la mayor parte del tiempo por más de 2 semanas durante o después del embarazado. Si sientes que no amas o te preocupas por tu bebé, es posible que tengas depresión posparto. El tratamiento para la depresión, como la terapia o los medicamentos, funciona y te ayudará a ti y a tu bebé a estar lo más saludables posible en el futuro.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la depresión posparto?

"Posparto" significa el tiempo después del parto. La mayoría de las mujeres tienen tristeza posparto, o bien se sienten tristes o vacías en los días siguientes al parto. Para muchas mujeres, la tristeza posparto desaparece en 3 a 5 días. Si tu tristeza posparto no desaparece o te sientes triste, desesperanzada o vacía por más de 2 semanas, es posible que tengas depresión posparto. Sentirse desesperanzada o vacía después del parto no es una parte normal o esperada de ser madre.

La depresión posparto es una enfermedad mental grave que involucra al cerebro y afecta tu salud física y conductual. Si tienes depresión, los sentimientos de tristeza, desánimo o vacío no desaparecen y pueden interferir en tu vida diaria. Es posible que no te sientas conectada con tu bebé, como si no fueras la madre, o que no ames o te preocupes por tu bebé. Estos sentimientos pueden ser leves a graves.

Las madres pueden experimentar trastornos de ansiedad durante o después del embarazo.

¿Qué tan común es la depresión posparto?

La depresión es un problema común después del embarazo. Una de cada 9 madres que acaban de dar a luz tienen depresión posparto.1

¿Cómo sé si tengo depresión posparto?

Algunos cambios normales después del embarazo pueden generar síntomas similares a los de la depresión. Muchas madres se sienten abrumadas cuando un nuevo bebé llega a sus vidas. Sin embargo, si tienes algunos de los siguientes síntomas de depresión durante por más de 2 semanas, llama a tu médico, enfermera o partera:

  • Estás intranquila o malhumorada
  • Sentirte triste, desesperanzada o abrumada
  • Lloras mucho
  • Tener pensamientos sobre hacer daño a tu bebé
  • Tener pensamientos sobre hacerte daño
  • No tener ningún interés en el bebé, no sentirte conectada con él o sentir como si tu bebé no fuera tuyo
  • No tienes energía o motivación
  • Comes muy poco o demasiado
  • Duermes poco o demasiado
  • Te cuesta concentrarte o tomar decisiones
  • Tienes problemas para recordar las cosas
  • Sentirte sin valor, culpable o una mala madre
  • Pierdes el interés o dejas de gozar actividades que antes disfrutabas
  • Te alejas de tus amigos y familiares
  • Tienes dolores de cabeza, dolores o malestares, o problemas estomacales que no desaparecen

Algunas mujeres no le cuentan a nadie sobre sus síntomas. Las madres que acaban de dar a luz pueden sentirse avergonzadas o culpables por estar deprimidas cuando se supone que tienen que estar felices. También es posible que les preocupe ser vistas como malas madres. Cualquier mujer puede deprimirse durante el embarazo o después de tener a su bebé. Eso no significa que seas una mala madre. Tú y tu bebé no tienen por qué sufrir. Puedes recibir ayuda. Tu médico puede ayudarte a descubrir si tus síntomas son causados por la depresión o algo más.

¿Cuáles son las causas de la depresión posparto?

Los cambios hormonales pueden desencadenar síntomas de depresión posparto. Cuando estás embarazada, los niveles de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona están en su punto más alto. En las primeras 24 horas después del parto, los niveles hormonales disminuyen rápidamente a los niveles normales previos al embarazo. Los investigadores creen que este cambio repentino en los niveles hormonales puede generar depresión.2 Esto es similar a los cambios hormonales previos al período menstrual de la mujer, pero involucra cambios mucho más extremos en los niveles hormonales.

Los niveles de las hormonas tiroideas también pueden bajar después del parto. Esto se parece mucho a la manera en que los pequeños cambios hormonales pueden afectar el estado de ánimo de las mujeres antes de tener el período menstrual. Bajos niveles de hormonas tiroideas pueden provocar síntomas de depresión. Un sencillo análisis de sangre puede indicar si esta afección está provocando tus síntomas. Si es así, tu médico puede recetarte un medicamento para la tiroides.

Otros sentimientos pueden contribuir a la depresión posparto. Muchas madres que acaban de dar a luz manifiestan sentirse:

  • Cansadas después del trabajo de parto y el alumbramiento
  • Cansada por dormir poco o haber dormido mal
  • Abrumada con un recién nacido
  • Dudosas sobre su capacidad para ser una buena madre
  • Estresada por cambios en las rutinas del trabajo y la casa
  • Con una necesidad poco realista de ser una mamá perfecta
  • Angustiadas por la pérdida de quién eran antes de tener al bebé
  • Menos atractiva
  • Con falta de tiempo libre

Estos sentimientos son comunes entre las madres que acaban de dar a luz. Sin embargo, la depresión posparto es una afección de salud grave y se puede tratar. La depresión posparto no es una parte normal o esperada de ser madre.

¿Algunas mujeres tienen más riesgo de sufrir depresión posparto?

Sí. Es posible que tengas mayor riesgo de sufrir depresión posparto si:3

  • Tienes antecedentes personales de depresión o trastorno bipolar
  • Tienes antecedentes familiares de depresión o trastorno bipolar
  • No tienes ayuda de tu familia y amigos
  • Estuviste deprimida durante el embarazo
  • Tuviste problemas con un embarazo o parto anterior
  • Tienes problemas en las relaciones o de dinero
  • Eres menor de 20 años
  • Sufres de alcoholismo, abusas de drogas ilegales o tienes otros problemas con las drogas
  • Tienes un bebé con necesidades especiales
  • Tienes dificultades durante la lactancia materna
  • Tuviste un embarazo no planeado o deseado

La Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos recomienda que los médicos busquen y pregunten sobre los síntomas de depresión durante y después del embarazo, independientemente del riesgo de depresión de la mujer.4

¿Cuál es la diferencia entre "tristeza posparto" y depresión posparto?

Muchas mujeres sufren tristeza de posparto los días siguientes al parto. Si tienes tristeza de posparto puede que:

  • Tengas cambios de humor
  • Te sientas triste, ansiosa o abrumada
  • Tengas ataques de llanto
  • Pierdas el apetito
  • Tengas problemas para dormir

La tristeza posparto suele desaparecer a los 3 a 5 días de haber iniciado. Los síntomas de la depresión posparto duran más tiempo y son más graves. La depresión posparto suele comenzar en el primer mes posterior al parto, pero también puede comenzar en el embarazo o hasta un año después del parto.5

La depresión posparto debe ser tratada por un médico o enfermera.

¿Qué es la psicosis posparto?

La psicosis posparto es muy poco común. Ocurre en hasta 4 de cada 1,000 madres que acaban de dar a luz. En general comienza en las primeras 2 semanas después de tener al bebé. Es una emergencia médica. Las mujeres que tienen un trastorno bipolar u otra afección de salud mental llamada trastorno esquizoafectivo tienen mayor riesgo de desarrollar psicosis posparto. Los síntomas pueden incluir:

  • Ver u oír cosas que no están allí
  • Sentirse confundida la mayor parte del tiempo
  • Tener cambios de humor bruscos en pocos minutos (por ejemplo, llorar histéricamente, luego reír a carcajadas, seguido por una tristeza extrema)
  • Tratar de hacerte daño o de lastimar a tu bebé
  • Paranoia (pensar que otras personas quieren herirte)
  • Inquietud o agitación
  • Comportarte de forma imprudente o que no es normal para ti

¿Qué debo hacer si tengo síntomas de depresión posparto?

Llama a tu médico, enfermera, partera o pediatra si:

  • La tristeza de posparto no desaparece después de 2 semanas
  • Los síntomas de depresión se hacen cada vez más intensos
  • Los síntomas de depresión comienzan dentro de 1 año después del parto y duran más de 2 semanas
  • Es difícil trabajar o realizar las tareas domésticas
  • No puedes cuidar de ti misma o de tu bebé (p. ej., comer, dormir, bañarte)
  • Estás pensando en herirte o a tu bebé

Pídele a tu pareja o a un ser querido que llame por ti si es necesario. Tu médico, enfermera o partera pueden hacerte preguntas para evaluar la depresión. También puedes acudir a un profesional de salud mental para obtener ayuda y tratamiento.

¿Qué puedo hacer en casa para sentirme mejor mientras veo a un médico para la depresión posparto?

Estas son algunas formas para comenzar a sentirte mejor o descansar más, además de hablar con un profesional de atención médica:

  • Descansa lo más que puedas. Duerme cuando el bebé esté durmiendo.
  • No intentes hacer demasiado u ocuparte de todo tú sola. Pide ayuda a tu pareja, familia y amigos.
  • Hazte tiempo para salir, visitar amigos o pasar tiempo a solas con tu pareja.
  • Habla sobre tus sentimientos con tu pareja, familiares y amigos que te apoyen.
  • Habla con otras madres para que puedas aprender de sus experiencias.
  • Participa en un grupo de apoyo. Pregúntale a tu médico o enfermera sobre los grupos en tu área.
  • No realices ningún cambio importante en tu vida después del parto. Muchos cambios importantes en tu vida además de la llegada de un nuevo bebé pueden causar un estrés innecesario. A veces los cambios grandes se pueden evitar. Cuando eso suceda, trata de buscar apoyo y ayuda para la nueva situación antes de tiempo.

También es útil que tu pareja, amigo u otro cuidador te ayude a cuidar al bebé mientras estás deprimida. Si te sientes deprimida durante el embarazo o después de tener un bebé, no sufras sola. Cuéntale a una persona cercana o habla con tu médico de inmediato.

¿Cómo se trata la depresión posparto?

Los tipos de tratamiento comunes para la depresión posparto son:

  • Terapia conversacional. Involucra hablar con un terapeuta, psicólogo o trabajador social para aprender estrategias para cambiar la forma en que la depresión te hace pensar, sentir y actuar.
  • Medicamentos. Tu médico o enfermera pueden recetarte un medicamento antidepresivo. Estos medicamentos ayudan a aliviar los síntomas de la depresión y algunos se pueden tomar mientras estás en el período de lactancia materna. Puedes ingresar un medicamento en la base de datos de LactMed® para conocer si el medicamento pasa a través de la leche materna y, de ser así, si tiene algún efecto secundario para tu bebé lactante.
  • Terapia electroconvulsiva (TEC). Se puede utilizar en casos extremos para tratar la depresión posparto.

Estos tratamientos se pueden usar solos o juntos. Tu depresión puede afectar a tu bebé. Recibir tratamiento es importante para ti y para tu bebé. Tomar medicamentos para la depresión o ir a terapia no te hace una madre mala o incapaz. Buscar ayuda es una señal de fortaleza. Habla con tu médico o enfermera sobre los beneficios y riesgos de tomar medicamentos para tratar la depresión cuando estás embarazada o en lactancia materna.

¿Qué puede suceder si no se trata la depresión posparto?

La depresión posparto sin tratar puede afectar tu capacidad de ser madre. Es posible que:

  • No tengas energía suficiente
  • Tengas problemas para centrarte en las necesidades de tu bebé o en las propias
  • Te sientas malhumorada
  • No puedas cuidar a tu bebé
  • Tengas mayor riesgo de cometer suicidio

Sentirte una mala madre puede empeorar la depresión. Es importante buscar ayuda si te sientes deprimida.

Los investigadores creen que la depresión posparto en una madre puede afectar a su hijo durante la infancia, generando:6

  • Retrasos en el desarrollo del lenguaje y problemas de aprendizaje
  • Problemas con el vínculo madre-hijo
  • Problemas de conducta
  • Más llanto o agitación
  • Menos altura7 y mayor riesgo de obesidad en niños de preescolar8
  • Problemas para lidiar con el estrés y adaptarse a la escuela y las situaciones sociales9

¿Pudimos responder tus preguntas sobre la depresión posparto?

Para obtener más información acerca de la depresión posparto, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta estos recursos de las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. Ko, J.Y., Rockhill, K.M., Tong, V.T., Morrow, B., Farr, S.L. (2017). Tendencias en los síntomas de depresión posparto - 27 estados, 2004, 2008 y 2012 (versión en inglés). MMWR Morb Mortal Wkly Rep; 66: 153–158.
  2. Schiller, C.E., Meltzer-Brody, S., Rubinow, D.R. (2014). El rol de las hormonas reproductivas en la depresión posparto (versión en inglés). CNS Spectrums; 20(1): 48–59.
  3. Sit, D.K., Wisner, K.L. (2009). Identificación de la depresión posparto (versión en inglés). Clinical Obstetrics and Gynecology; 52(3): 456-468.
  4. Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos. (2016). Depresión en adultos: detección (versión en inglés).
  5. Alhusen, J.L., Alvarez, C. (2016). Depresión perinatal (versión en inglés). The Nurse Practitioner; 41(5): 50–55.
  6. Stein, A., Perason, R.M., Goodman, S.H., Rapa, E., Rahman, A., McCallum, M., et al. (2014). Efectos de los trastornos mentales perinatales en el feto y el niño (versión en inglés). Lancet; 384(9956): 1800–1819.
  7. Surkan, P.J., Ettinger, A.K., Hock, R.S., Ahmed, S., Strobino, D.M., Minkovitz, C.S. (2014). Síntomas de depresión materna temprana y trayectorias del crecimiento del niño: un análisis longitudinal de un cohorte representativo de nacimientos en los EE. UU. (versión en inglés). BMC Pediatrics; 14: 185.
  8. Benton, P.M., Skouteris, H., Hayden, M. (2015). ¿La psicopatología materna aumenta el riesgo de obesidad en niños de preescolar? Un análisis sistemático (versión en inglés). Appetite; 87(1): 259–282.
  9. Korhonen, M., Luoma, I., Salmelin, R., Tamminen, T. (2014). Síntomas de depresión materna: asociaciones con la competencia social y los problemas internos y externos de los adolescentes (versión en inglés). Nordic Journal of Psychiatry; 68(5): 323–332.