Trastorno por consumo de alcohol, trastorno por uso de sustancias y adicción

Consumir drogas ilegales o beber demasiado alcohol puede afectar tu salud mental, tu salud física y tus relaciones. Algunas personas que consumen alcohol o drogas se vuelven adictas. La adicción es una enfermedad del cerebro, pero puede tratarse. Las mujeres pueden experimentar mayores complicaciones a la hora de dejar ciertas sustancias. Además, las mujeres pueden necesitar ayuda con recursos para cuidar a niños o ancianos cuando intentan recibir un tratamiento para los trastornos por el consumo de alcohol o sustancias.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la adicción?

La adicción es una enfermedad que se asienta en el cerebro. Es de largo plazo y puede aparecer y desaparecer. Las personas con adicciones consumen drogas ilegales o utilizan erróneamente medicamentos recetados, alcohol o tabaco, incluso aunque ello les cause problemas en sus vidas.

Con el tiempo, el consumo de drogas o alcohol cambia la manera en que funciona el cerebro. Esto puede afectar al autocontrol y la capacidad de una persona para tomar decisiones saludables. Al mismo tiempo, las drogas y el alcohol hacen que el cerebro cree antojos intensos, similares a la necesidad de comer a diario. La mayoría de las personas necesita tratamiento y ayuda para dejar de consumir alcohol o drogas.

¿Cuál es la causa del trastorno por abuso de alcohol, el trastorno por abuso de sustancias o la adicción?

Volverte adicta al alcohol u otras sustancias puede depender de tu entorno y genética.

  • Tu entorno, es decir si tienes amigos o familiares que abusaron del alcohol o de las drogas, puede afectar tu riesgo de volverte adicta. Los niños que fueron víctimas de abuso son más propensos a tener problemas con el alcohol, las drogas o el tabaco en la adultez.1,2
  • Cuando comienzas a consumir alcohol o drogas, tu genética desempeña un papel importante en la rapidez en que te vuelves adicta. Los químicos de las drogas y el alcohol también cambian al cerebro y hacen que la persona sea más propensa a volver a utilizarlos.3

¿Qué es el alcoholismo o el trastorno por abuso de alcohol?

El alcoholismo también se denomina trastorno por abuso de alcohol. El trastorno por abuso de alcohol es un diagnóstico realizado por un médico. El trastorno por abuso de alcohol es una afección en la que una persona no puede controlar cuánto alcohol bebe. Esta afección también causa angustia o daño en tu vida.

El trastorno por abuso de alcohol es crónico, o de por vida, y puede empeorar con el paso del tiempo y poner en riesgo tu vida. Es una afección que tiene lugar en el cerebro.

¿Cómo se diagnostica el trastorno por abuso de alcohol?

Si puedes responder "Sí" a al menos dos de las siguientes preguntas, es posible que tengas un trastorno por abuso de alcohol.4 Cuantas más preguntas respondas con un "Sí", más grave podría ser el trastorno.

En los últimos 12 meses, tú has:

  • ¿Bebido más o por más tiempo del que pretendías?
  • ¿Querido reducir la cantidad o dejar de beber, o bien lo intentaste y no has podido hacerlo?
  • ¿Pasado mucho tiempo bebiendo, estado enferma por beber o experimentado otros efectos secundarios por la bebida?
  • ¿Querido beber tanto que no podías pensar en otra cosa?
  • ¿Tenido problemas en casa, en el trabajo o en la escuela a causa de la bebida o por estar enferma por beber?
  • ¿Seguido bebiendo aunque ello generó problemas con tus amigos o familia?
  • ¿Dejado actividades o pasatiempo que disfrutabas para pasar más tiempo bebiendo?
  • ¿Estado en una situación peligrosa como un resultado directo de la bebida (por ejemplo, conducir mientras estabas borracha o tener sexo sin protección)?
  • ¿Seguido bebiendo por más que sentías que te estabas deprimiendo o poniendo ansiosa?
  • ¿Perdido el conocimiento?
  • ¿Tenido que beber mucho más para obtener el mismo efecto?
  • ¿Descubierto que cuando no estabas bebiendo tenías síntomas de abstinencia, como temblores, problemas para dormir o náuseas?

Si puedes responder "Sí" a al menos dos de estas preguntas, habla con tu médico, enfermera o un profesional de salud mental lo más pronto posible. Es posible que tengas un trastorno por abuso de alcohol.

Es posible consumir alcohol y no padecer un trastorno por abuso de alcohol, como beber en exceso ocasionalmente. El exceso de alcohol también es nocivo para tu salud. Los trastornos por abuso de alcohol pueden ser leves, moderados o graves.

¿Qué tan común es el trastorno por abuso de alcohol en las mujeres?

Ningún factor puede predecir si una mujer tendrá problemas con el alcohol. Las mujeres que son o fueron víctimas de abuso son más propensas a desarrollar un trastorno por abuso de alcohol.5

  • Aproximadamente 15 millones de personas en los Estados Unidos tienen un trastorno por abuso de alcohol, entre ellas cerca de 8 millones de mujeres.6
  • El consumo de alcohol puede comenzar a una edad temprana. En una encuesta, más de 1 de cada 5 niñas y adolescentes de entre 12 y 20 años manifestaron haber bebido alcohol en el último mes.6
  • Las mujeres lesbianas y bisexuales (en especial las mujeres jóvenes) tienen mayor riesgo que otras mujeres de abusar del alcohol y consumirlo en exceso.7,8
  • Entre las mujeres que beben, el 13 % de ellas bebe más de siete vasos por semana.9 Según una encuesta reciente, el consumo excesivo de alcohol también está aumentando en mujeres mayores.10 Beber 4 o más vasos en cualquier día o beber más de 7 vasos en una semana aumenta el riesgo de la mujer de desarrollar un trastorno por abuso de alcohol.

¿Cómo afecta el consumo o abuso de alcohol a las mujeres?

Los hombres son más propensos que las mujeres a consumir alcohol o tener un trastorno por abuso del alcohol; sin embargo, las mujeres son más propensas a experimentar efectos nocivos en la salud como consecuencia del alcohol. Las mujeres absorben más alcohol que los hombres libra por libra, y sus cuerpos tardan más en digerirlo.

Las mujeres que beben alcohol durante el embarazo también ponen en riesgo a sus bebés de sufrir un trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF), lo que genera problemas graves para el bebé durante y después del embarazo. El TEAF puede causar discapacidades físicas, mentales y conductuales. No existe una cantidad de alcohol específica que se haya probado como segura durante el embarazo.

Las mujeres que consumen alcohol tienen mayor riesgo de:9

  • Hepatopatía alcohólica. Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar inflamación del hígado (hepatitis alcohólica) y morir por cirrosis (enfermedad hepática crónica).11
  • Enfermedad cerebral. El alcoholismo puede causar enfermedades en el cerebro, como demencia o pérdida de la memoria, al cambiar la forma en que funcionan las células o al dañar las neuronas.12
  • Cáncer. El alcohol puede causar muchos tipos de cáncer diferentes, entre ellos cáncer de mama. Cuanto más alcohol bebas, mayor es el riesgo de desarrollar cáncer en consecuencia del alcohol. Solo una bebida al día puede aumentar el riesgo de cáncer de mama en un 5 % antes de la menopausia y en un 9 % después de la menopausia.13
  • Enfermedad cardíaca. El consumo excesivo de alcohol a largo plazo es la principal causa de enfermedades cardíacas.
  • Osteoporosis. El consumo excesivo de alcohol a largo plazo, en especial durante la adolescencia o la adultez joven, debilita en gran medida los huesos, lo que aumenta el riesgo de fractura de huesos con el paso el tiempo.14

Si crees que tienes un problema con el alcohol, busca ayuda ahora.

¿Qué es el trastorno por abuso de sustancias?

El trastorno por abuso de sustancias (a veces llamado abuso de sustancias) ocurre cuando una persona consume ciertas drogas u otras sustancias, como tabaco y alcohol, y esto genera problemas de salud o problemas en el trabajo, la escuela o la casa.

Las mujeres que abusan de alcohol o drogas son más propensas a desarrollar efectos nocivos por el abuso de sustancias, entre ellos sobredosis,15 y también pueden volverse adictas más rápidamente que los hombres a las drogas y el alcohol.16

¿Qué tan común es el abuso de medicamentos recetados entre las mujeres?

Cerca de 27 millones de mujeres en los EE. UU. (aproximadamente 13 %) han utilizado drogas ilegales o medicamentos recetados en el último año.17

Las mujeres suelen abusar de medicamentos recetados por motivos diferentes a los que los utilizan los hombres. La pérdida de peso y el agotamiento por peleas son dos motivos comunes por lo que las mujeres utilizan erróneamente los medicamentos recetados.18 Las mujeres también manifiestan mayores índices de dolor crónico y son más propensas que los hombres a recibir medicamentos recetados para el dolor.19

El abuso de medicamentos recetados en las mujeres es cada vez mayor. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades:19

  • Del 1999 al 2015, las muertes por sobredosis con analgésicos recetados aumentó el doble de rápido en las mujeres con respecto a los hombres.20
  • Cada día, cerca de 18 mujeres mueren por sobredosis con medicamentos recetados.
  • Por cada mujer que muere por una sobredosis con analgésicos recetados, 30 acuden a la sala de emergencias por abuso o uso indebido de analgésicos.

Si tú o alguien que conoces abusa de medicamentos recetados, busca ayuda de inmediato.

¿Quién tiene riesgo de padecer un trastorno por abuso de alcohol o un trastorno por abuso de sustancias?

Una mujer es más propensa a abusar del alcohol o las drogas si:21,22

  • Sus padres o hermanos tienen problemas con el alcohol o las drogas
  • Su pareja bebe en exceso o consume drogas
  • Necesita cada vez mayor cantidad de drogas o alcohol para estar drogada/ebria
  • Antecedentes de depresión
  • Antecedentes de abuso físico o sexual en la infancia

¿Cómo sé si tengo un problema con el alcohol o las drogas?

Al responder las siguientes preguntas, puedes descubrir si tú o un ser querido tiene un problema con el alcohol o las drogas.9

  • ¿Alguna vez has sentido que bebes demasiado y que deberías reducir el consumo?
  • ¿Alguna vez te has sentido mal o culpable por beber?
  • ¿Alguna vez has bebido en cuanto despertaste para calmar tus nervios o superar una resaca?
  • ¿Alguna vez has utilizado una droga por razones no médicas?
  • ¿El consumo de alcohol o drogas ha causado problemas en tu hogar o en el trabajo?
  • ¿Tu familia o amigos se quejan sobre tu consumo de alcohol o drogas?
  • ¿Te has metido en problemas o quebrantado la ley porque estabas drogada o ebria?
  • ¿Sigues utilizando drogas o alcohol aunque sabes que es nocivo?

Una respuesta afirmativa sugiere un posible problema. Si respondiste "Sí" a más de una pregunta, es muy probable que tengas un problema. Habla con un médico, enfermera o profesional de salud mental lo más pronto posible. Es posible que debas hablar con un psiquiatra, un psicólogo o un consejero sobre el abuso de sustancias. Es posible que tu médico quiera realizar un análisis de sangre u orina para crear un programa de tratamiento para ti.

¿Cómo se trata el trastorno por abuso de alcohol?

El tratamiento para el trastorno por abuso de alcohol depende de su gravedad. Habla con tu médico o enfermera sobre la cantidad que bebes. Tu médico o enfermera puede ayudarte a descubrir las formas en que el alcohol afecta negativamente a tu vida y puede ayudarte a elaborar un plan para dejarlo.

El tratamiento para el trastorno por abuso de alcohol puede incluir asesoramiento, terapia conductual y medicamentos. Es posible que algunas personas deban permanecer en un centro de tratamiento (incluso dormir allí). Muchas personas asisten a grupos de apoyo, como Alcohólicos Anónimos, para conversar con otros y obtener ayuda de personas que han atravesado problemas similares en el pasado.

Después del tratamiento, algunas personas dejan de beber y se mantienen sobrias. Otras tienen períodos de sobriedad pero luego comienzan a beber de nuevo y es posible que necesiten tratamiento otra vez. Puedes mejorar con el tratamiento y ayuda.

¿Cómo se tratan el trastorno por abuso de sustancias y la adicción?

Los tratamientos para el trastorno por abuso de sustancias y para la adicción suelen ser iguales. Los tratamientos suelen incluir:

  • Medicamentos y terapia conductual, utilizados individualmente o en conjunto
  • Tratamiento de desintoxicación, que intenta sacar las sustancias de tu sistema de la forma más rápida y segura posible mientras se lidia con los síntomas de abstinencia
  • Ayuda de un trabajador social, asistente social u otro profesional para ayudarte a cambiar cualquier circunstancia de tu vida, como el desempleo, que pueda afectar a tu recuperación

Por lo general, pero no siempre, el trastorno por abuso de sustancias grave y la adicción requieren que permanezcas (y duermas) en un centro de tratamientos.

Algunas personas tienen un trastorno por abuso de sustancias o alcohol o bien una adicción además de otra afección de salud mental (como depresión y ansiedad). Es muy común, y suele llamarse trastorno concurrente. Tu médico, enfermera o terapeuta puede recomendarte tratar ambos trastornos al mismo tiempo. Cuéntale a tu médico, enfermera o profesional de salud mental sobre todos los síntomas que experimentas para que pueda elaborar el mejor plan de tratamientos para ti.

¿En qué se diferencia el tratamiento para mujeres del de hombres?

Si bien las mujeres suelen consumir drogas con menos frecuencia o en menores cantidades que los hombres, a la hora del tratamiento suelen tener peores síntomas. Esto se debe a que las drogas y el alcohol afectan de forma diferente a los hombres y las mujeres. Es más probable que las mujeres se vuelvan adictas a las drogas o al alcohol en menores cantidades de aquellas sustancias.23

Las mujeres también pueden tener más problemas para dejar ciertas sustancias, en especial los productos con tabaco. El cuerpo de las mujeres procesa los químicos del tabaco de forma diferente a los hombres. Es probable que las mujeres no tengan tanto éxito a la hora de dejar el tabaco utilizando un parche de nicotina o goma de mascar.24 Obtén información sobre las maneras de dejar de fumar, incluso consejos de expertos y consejos de otras mujeres, en women.smokefree.gov.

Las mujeres se enfrentan a barreras únicas a la hora de recibir tratamiento para problemas con las drogas y el alcohol. Las mujeres pueden estar embarazadas o en amamantando y aun así no quieren contar que son adictas porque temen perder la custodia de su hijo. Las mujeres pueden ser más propensas a enfrentar barreras adicionales a la hora del tratamiento, tales como la necesidad de cuidar a niños o ancianos.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el trastorno por abuso de alcohol, el trastorno por abuso de sustancias y la adicción?

Para obtener más información acerca del trastorno por abuso de alcohol, el trastorno por abuso de sustancias y otros tipos de adicción, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos y organizaciones:

Fuentes

  1. Swan, N. (1998). Explorar el rol del abuso infantil en el posterior abuso de drogas (versión en inglés). Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas.
  2. Widom, C.S., White, H.R., Czaja, S.J., Marmorstein, N.R. (2007). Efectos a largo plazo del abuso infantil y el descuido sobre el consumo de alcohol en la adultez (versión en inglés). Journal of Study of Alcohol and Drugs; 68(3): 317–326.
  3. Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés). (2016). Comprender el abuso de drogas y la adicción (versión en inglés).
  4. National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. (2016). Trastorno por abuso de alcohol: una comparación entre DSM-IV y DSM-5 (versión en inglés).
  5. Spatz Widom, C., Hiller-Sturmhöfel, S. (n.d.) Abuso de alcohol como un factor de riesgo para y una consecuencia del abuso infantil (versión en inglés). National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism.
  6. Centro de Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA, por sus siglas en inglés) para las Estadísticas y Calidad sobre la Salud Conductual. (2017). Encuesta Nacional sobre el Abuso de Drogas y la Salud 2016: Tabla 2.50B (versión en inglés) (archivo en PDF, 36.7 MB).
  7. Blosnich, J.R., Farmer, G.W., Lee, J.G., Silenzio, V.M., Bowen, D.J. (2014). Desigualdades de salud entre adultos de minorías sexuales, evidencia de diez estados de EE. UU., 2010 (versión en inglés). American Journal of Preventive Medicine; 46(4): 337–349.
  8. Green, K.E., Feinstein, B.A. (2012). Abuso de sustancias en poblaciones de lesbianas, homosexuales y bisexuales: una actualización de una investigación empírica e implicaciones para el tratamiento (versión en inglés). Psychology of Addictive Behaviors; 26(2): 265–278.
  9. Breslow, R.A., Castle, I.P., Chen, C.M., Graubard, B.I. (2017). Tendencias de consumo de alcohol en estadounidenses mayores: encuestas nacionales de salud, 1997 a 2014 (versión en inglés). Alcoholism, Clinical and Experimental Research; 41(5): 976–986.
  10. Guy, J., Peters, M.G. (2013). Enfermedad hepática en mujeres: la influencia del género en la epidemiología, la historia natural y los resultados de los pacientes (versión en inglés). Gastroenterology & Hepatology; 9(10): 633–639.
  11. Perry, C.J. (2016). Deterioro cognitivo y recuperación del abuso de alcohol (versión en inglés). Journal of Molecular Neuroscience; 60(3): 383–389.
  12. Fondo Mundial para la Investigación sobre el Cáncer. (2017). Dieta, nutrición, actividad física y cáncer de mama (versión en inglés) (archivo en PDF, 4.1 MB).
  13. Sampson, H.W. (2003). Alcohol y otros factores que afectan el riesgo de osteoporosis en las mujeres (versión en inglés).
  14. SAMHSA. (2015). Alcohol, tabaco y otras drogas (versión en inglés).
  15. NIDA. (2017). Diferencias de sexo y género en el abuso de sustancias (versión en inglés).
  16. Centro SAMHSA para las Estadísticas y Calidad sobre la Salud Conductual. (2017). Encuesta Nacional sobre el Abuso de Drogas y la Salud 2016: Tabla 1.15C (versión en inglés) (archivo en PDF, 36.7 MB).
  17. SAMHSA. (2009). Tratamiento para el abuso de sustancias: abordar las necesidades específicas de las mujeres (versión en inglés). Publicación de HHS N.° (SMA) 09-4426. Rockville, MD: SAMHSA.
  18. Mack, K.A., Jones, C.M., Paulozzi, L.J. (2013). Signos vitales: sobredosis de analgésicos opioides recetados y otras drogas en mujeres - Estados Unidos, 1999-2010 (versión en inglés). Morbidity and Mortality Weekly Report; 62(26): 537–542.
  19. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. (2017). Información sobre múltiples causas de muerte (versión en inglés)
  20. Merikangas, K.R., McClair, V.L. (2012). Epidemiología de los trastornos por abuso de sustancias (versión en inglés). Human Genetics; 131(6): 779–789.
  21. Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias. (2015). Centro para la Aplicación de Tecnologías para la Prevención: factores de riesgo y prevención (versión en inglés)
  22. National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. (2015). Alcohol: un problema de salud de la mujer (versión en inglés).
  23. Becker, J.B., Hu, M. (2008). Diferencias de género en el abuso de drogas (versión en inglés). Frontiers in Neuroendocrinology; 29(1): 36–47.
  24. NIDA. (2012). ¿Existen diferencias de género en el consumo de tabaco? (versión en inglés)