Trastorno dismórfico corporal

Todos nos hemos preocupado alguna vez por cómo lucimos, pero el trastorno dismórfico corporal (TDC) es una enfermedad grave en la que la persona está demasiado preocupada por defectos físicos menores o imaginarios. Estos defectos percibidos no suelen ser notados por los demás o se consideran menores. Una persona con TDC puede sentirse ansiosa por sus defectos físicos, por lo que evita las situaciones sociales y las relaciones. También es posible que intente arreglar los defectos percibidos con cirugía estética.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es el TDC?

El trastorno dismórfico corporal (TDC) es una enfermedad grave en la que la persona está demasiado preocupada por su apariencia o por defectos físicos menores o imaginarios. A la mayoría de nosotros nos preocupa nuestra apariencia o a veces no estamos felices con alguna parte de nuestro cuerpo, pero estas preocupaciones no suelen afectar nuestras vidas diarias, como ir al trabajo o a la escuela. Las personas con TDC comprueban su apariencia en el espejo constantemente, intentan cubrir su imperfección percibida o se preocupan por ella por al menos una hora al día, y dicha preocupación, en algún punto, interfiere en sus vidas.1,2

Las personas con TDC se pueden preocupar por cualquier parte de su cuerpo, como el acné u otro problema cutáneo, una cicatriz, el tamaño y la forma de su nariz, el tamaño de sus senos o la forma de su cuerpo.2

¿Cuáles son los síntomas del TDC?

Los síntomas del TDC incluyen:3

  • Estar preocupada por defectos físicos menores o imaginarios, que los demás no suelen notar
  • Creer fuertemente que tienes un defecto en tu apariencia que te hace poco agraciada o deforme
  • Tener mucha ansiedad y estrés por el defecto percibido y pasar mucho tiempo enfocándote en él
  • Quejarte frecuentemente de la piel
  • Comprobar tu apariencia en un espejo y arreglarte excesivamente
  • Ocultar la imperfección percibida
  • Comparar constantemente tu apariencia con los demás a un punto que se convierte en tu mayor preocupación
  • Buscar la aprobación de otros constantemente sobre cómo luces y no creerles cuando halagan tu apariencia
  • Hacerte una cirugía estética pero no estar contenta con el resultado obtenido

¿Quién puede tener TDC?

Una de cada 50 personas puede tener TDC.1 La afección es más común en mujeres y suele comenzar en la adolescencia. Las personas con TDC suelen tener otras afecciones de salud mental, en especial trastornos de la conducta alimentaria, depresión y ansiedad.

¿Cuáles son las causas del TDC?

Los investigadores no saben con seguridad cuáles son las causas del TDC; sin embargo, es posible que ciertos factores desempeñen un papel importante:3

  • Diferencias cerebrales. Los cambios físicos en la forma del cerebro y cómo funciona pueden desempeñar un papel importante entre las causas del TDC.
  • Antecedentes familiares. Algunos estudios demuestran que el TDC es más común en las personas cuya madre, padre o hermanos también tienen TDC o trastorno obsesivo compulsivo.
  • Experiencias en la infancia. Las situaciones o eventos que ocurrieron en tu infancia pueden hacerte más propensa a desarrollar TDC. Por ejemplo, las personas que sufren burlas por sus cuerpos, cuyas familias se centraban en el valor de sus hijos por su apariencia física o que fueron víctimas de abuso durante la infancia pueden ser más propensas a desarrollar TDC.

¿Quiénes tienen riesgo de TDC?

Ciertos factores parecen aumentar el riesgo de desarrollar o desencadenar el trastorno dismórfico corporal, entre ellos:3

  • Una madre, padre o hermano con TDC o trastorno obsesivo compulsivo.
  • Experiencias de vida negativas, como ser víctima de burlas, acoso o abuso
  • Otra afección de salud mental, como depresión o un trastorno de ansiedad

¿Cómo se trata el TDC?

Tu médico puede tratar el TDC con terapia y medicamentos.

  • Terapia conductual cognitiva. Este tipo de terapia puede involucrar ponerte en situaciones sociales mientras te concentras en no comprobar o cubrir tus "defectos". Tu terapeuta también puede pedirte que cambies tus conductas o tu entorno en casa al quitar los espejos, pasar menos tiempo con una rutina de belleza o no utilizar maquillaje.
  • Medicamentos. Ciertos antidepresivos pueden ayudar con los pensamientos o las conductas obsesivas y compulsivas.

Hacerse una cirugía cosmética puede empeorar el TDC. Las personas con TDC no suelen estar satisfechas con el resultado de una cirugía y continúan obsesionadas con los defectos imaginarios. Obtén más información sobre las precauciones de la cirugía estética.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el TDC?

Para obtener más información acerca del TDC, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de estas organizaciones:

Fuentes

  1. Body Dysmorphic Disorder Foundation. (s/d). Acerca del TDC (versión en inglés).
  2. Phillips, K.A., Didie, E.R., Feusner, J., Wilhelm, S. (2008). Trastorno dismórfico corporal: tratar un trastorno poco reconocido (versión en inglés). American Journal of Psychiatry; 165(9): 1111–1118.
  3. Phillips, K.A. (2004). Trastorno dismórfico corporal: reconocer y tratar la fealdad imaginaria (versión en inglés). World Psychiatry; 3(1): 12–17.