Trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es una afección de salud mental que hace que una persona tenga pensamientos (obsesiones) y rituales (compulsiones) una y otra vez que no puede controlar o detener. Las personas con TOC también suelen tener ansiedad y depresión. El TOC, al igual que la ansiedad y la depresión, se puede tratar.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es un TOC?

El TOC genera que tengas los mismos pensamientos (obsesiones) y repitas las mismas conductas (compulsiones) una y otra vez. Las conductas pueden incluir lavarse las manos repetidas veces, contar, revisar una cosa en particular constantemente (por ejemplo, si dejaste el horno encendido) o limpiar. A veces, las obsesiones o compulsiones no son lógicas o no tienen sentido. Una persona puede tener obsesiones o compulsiones; sin embargo, la mayoría de las personas con TOC tienen ambos.

Las personas con TOC repiten estos rituales con la esperanza de detener estos pensamientos obsesivos. Sin embargo, los rituales solo brindan alivio a corto plazo. Ignorar la necesidad de hacer estos rituales hace que las personas con TOC se pongan muy ansiosas. Sin el debido tratamiento, las obsesiones y la necesidad de completar los rituales pueden adueñarse de la vida de una persona. El tratamiento puede ayudar.

¿Cuáles son los síntomas del TOC?

Las personas con TOC suelen tener pensamientos y conductas intensos e incontrolables. Los síntomas del TOC pueden afectan gravemente el trabajo o la escuela, la vida doméstica y las relaciones.

Los síntomas del TOC pueden incluir:1,2

  • Miedo a los gérmenes o a la contaminación
  • Pensamientos indeseados o tabúes sobre temas como sexo, religión o violencia
  • Pensamientos agresivos hacia otros o hacia ti
  • Limpiar o lavarse las manos excesivamente, en especial entre las mujeres con TOC3
  • Ordenar y acomodar objetos de una manera precisa y particular
  • Revisar repetidamente las cosas, como si la puerta está cerrada con llave o si el horno está apagado
  • Conteo compulsivo

Para alguien con TOC, los pensamientos (obsesiones) y las conductas (compulsiones) ocurren a diario, por lo general muchas veces al día.

¿Cuáles son las causas del TOC?

Se desconocen las causas del TOC. Los investigadores creen que la genética o el entorno desempeñan un papel importante. Los investigadores también están estudiando cómo los cambios en la estructura cerebral de las personas con TOC pueden generar esta afección.4

¿Quién tiene riesgo de padecer un TOC?

Aproximadamente 1 de cada 100 estadounidenses recibieron un diagnóstico de TOC. La mitad de las personas con TOC tienen un tipo grave del trastorno.5 Las personas con TOC tienen mayor riesgo de padecer otras afecciones de salud mental, en especial depresión y ansiedad.6 Los trastornos de la conducta alimentaria son más comunes en las mujeres con TOC.7

Si tu padre o hermano tiene TOC, es más probable que tú también lo tengas. Además, las personas que fueron víctimas de abuso en la infancia son más propensas a desarrollar un TOC. Algunas mujeres con TOC manifiestan que sus síntomas empeoran durante el ciclo menstrual, el embarazo o después del parto, cuando cambian los niveles hormonales.8

¿Qué otros problemas de salud están relacionados con el TOC?

  • A veces, las personas con TOC tienen otras afecciones de salud mental, como depresión, trastornos de la conducta alimentaria, abuso de sustancias o trastornos de ansiedad. Si una persona también tiene otros trastornos, a menudo resulta más difícil diagnosticar y tratar el TOC.
  • Una persona puede tener síntomas de TOC junto con o como parte de otros trastornos cerebrales, tales como el síndrome de Tourette.

Recibir el diagnóstico y tratamiento correctos de otros trastornos es importante para hallar el tratamiento adecuado para el TOC.

¿Cómo se diagnostica el TOC?

Un profesional de salud mental puede diagnosticar el TOC. Conversará contigo sobre tus síntomas, pensamientos y conductas. El profesional de salud mental también te preguntará sobre los antecedentes médicos de tu familia.

A menudo, el TOC resulta difícil de diagnosticar, dado que sus síntomas son parecidos a los de otras afecciones de salud mental, como los trastornos de ansiedad. Es posible tener TOC y otras afecciones. No todas las personas que experimentan obsesiones o compulsiones tienen TOC. Para tener TOC, la afección debe causar una angustia mental o emocional importante e interferir en la capacidad de realizar las tareas diarias en el trabajo, en la escuela o en el hogar.

En promedio, la mayoría de las personas con TOC reciben el diagnóstico antes de los 19 años. Sin embargo, las niñas suelen recibir el diagnóstico después que los niños.9

¿Cómo se trata el TOC?

Tanto la terapia conductual como los medicamentos pueden ayudar a las personas con TOC. Existe un tipo de terapia conductual conocida como "exposición y prevención de la respuesta" que se suele utilizar para tratar el TOC. En este tipo de terapia, se expone a la persona a lo que sea que dispara los pensamientos obsesivos, y después se le enseña cómo dejar de hacer los rituales compulsivos habituales, cómo lidiar con la ansiedad que causa y cómo detener los pensamientos obsesivos.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el TOC?

Para obtener más información sobre el TOC, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o visita estos recursos de las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. Asociación Americana de Psicología, (2000). Manual de diagnóstico y estadísticas de trastornos mentales, 4.° ed. Arlington, VA: American Psychiatric Association. (versión en inglés)
  2. Barrett, P.M., Healy, L.J. (2003). Una evaluación de los procesos cognitivos involucrados en el trastorno obsesivo compulsivo en niños (versión en inglés). Behaviour Research and Therapy; 41(3): 285–299.
  3. Mathis, M.A., Alvarenga, P.D., Funaro, G., Torresan, R.C., Moraes, I., Torres, A.R., et al. (2011). Diferencias de género en el trastorno obsesivo compulsivo: un análisis de la literatura (versión en inglés). Revista Brasileira de Psiquiatria; 33(4): 390–399.
  4. Instituto Nacional de Salud Mental. (2016). Trastorno obsesivo compulsivo (versión en inglés).
  5. Kessler, R.C., Chiu, W.T., Demler, O., Walters, E.E. (2005). Prevalencia, gravedad y comorbilidad de los trastornos DSM-IV por doce meses en la Replicación de la Encuesta Nacional de Comorbilidad (NCS-R, por sus siglas en inglés) (versión en inglés). Archives of General Psychiatry; 62(6): 617–627. 
  6. Goodwin, G.M. (2015). La superposición entre la ansiedad, la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo (versión en inglés). Dialogues in Clinical Neuroscience; 17(3): 249–260.
  7. Pollack, L.O., Forbush, K.T. (2013). ¿Por qué ocurren al mismo tiempo los trastornos de la conducta alimentaria y el trastorno obsesivo compulsivo? (versión en inglés) Eating Behaviors; 14(2): 211-215.
  8. Vulinck, N.C., Denys, D., Bus, L., Westenburg, H.G. (2006). Las hormonas femeninas afectan la gravedad de los síntomas en el trastorno obsesivo compulsivo (versión en inglés). International Clinic Psychopharmacology; 21(3): 171–175.
  9. Ruscio, A.M., Stein, D.J., Chiu, W.T., Kessler, R.C. (2010). La epidemiología del trastorno obsesivo compulsivo en la Replicación de la Encuesta Nacional de Comorbilidad (versión en inglés). Molecular Psychiatry; 15(1): 53–63.