Exámenes de VPH y Papanicolaou

Los exámenes de Papanicolaou (o citología de Papanicolaou) detectan lesiones cancerosas o precancerosas en el cuello del útero. Las lesiones precancerosas son cambios celulares que pueden estar causados por el virus del papiloma humano (VPH). Si no se tratan, estas células anormales podrían generar cáncer de cuello uterino. El examen de Papanicolaou detecta el VPH en las células cervicales.  La mayoría de las mujeres de 21 a 65 años deben realizarse el examen de Papanicolaou, o bien los exámenes de VPH y Papanicolaou juntos. No todas las mujeres deben realizarse los exámenes todos los años.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es un examen de Papanicolaou?

Un examen de Papanicolaou es una prueba que realiza tu médico o enfermera para detectar células anormales en el cuello uterino. El cuello uterino es la parte inferior del útero (matriz), que se abre en la vagina. Las células cervicales anormales, si no se hallan y se tratan, pueden generar cáncer de cuello uterino.

Durante un examen de Papanicolaou, tu médico o enfermera introduce un espéculo (una herramienta que ayuda a ver el cuello uterino) en la vagina y utiliza un palillo o cepillo especial para extraer las células del cuello uterino. Las células se envían a un laboratorio para su análisis.

¿Qué es un examen de VPH?

Un examen de VPH busca el ADN del VPH en las células de tu cuello uterino. El cuello uterino es la parte inferior del útero (matriz), que se abre en la vagina. El VPH es una infección de transmisión sexual (ITS) que desaparece por su cuenta en la mayoría de las personas.1 Si no lo hace, el VPH puede generar células cervicales anormales que pueden causar cáncer de cuello uterino.

Ciertos tipos de VPH son más propensos a causar cáncer de cuello uterino.2 El examen de VPH puede indicarle a tu médico si tienes VPH y qué tipo es.

Durante un examen de VPH, tu médico o enfermera introduce un espéculo (una herramienta que ayuda a ver el cuello uterino) en la vagina y utiliza un cepillo suave para extraer las células de la parte externa de tu cuello uterino. Las células se analizan en un laboratorio.

Los exámenes de VPH y Papanicolaou se pueden realizar al mismo tiempo (llamado examen en conjunto).

¿Por qué necesito un examen de Papanicolaou y VPH?

Un examen de Papanicolaou puede salvarte la vida. Puede hallar células de cáncer de cuello uterino en etapa temprana. La probabilidad de un tratamiento exitoso contra el cáncer de cuello uterino es muy alta si la enfermedad se detecta en una etapa temprana. Los exámenes de Papanicolaou también pueden encontrar células cervicales anormales antes de que se conviertan en cáncer (lesiones precancerosas). Eliminar estas lesiones precancerosas previene el cáncer de cuello uterino en más de 95% de las veces.3

Un examen de VPH puede brindarle más información a tu médico sobre las células de tu cuello uterino. Por ejemplo, si el examen de Papanicolaou muestra células cervicales anormales, el examen de VPH puede indicar si tienes un tipo de VPH que genera cáncer de cuello uterino.

¿Qué personas deberían realizarse los exámenes de Papanicolaou y VPH con regularidad?

 La mayoría de las mujeres de 21 a 65 años deberían realizarse los exámenes de Papanicolaou como parte de su atención médica de rutina. Incluso si no eres sexualmente activa, recibiste la vacuna contra el VPH o has atravesado la menopausia, debes realizarte los exámenes de Papanicolaou con regularidad. Los expertos recomiendan:4

  • Las mujeres de 21 a 29 años deben realizarse un examen de Papanicolaou cada 3 años
  • Las mujeres de 30 a 65 años deben realizarse:
    • Un examen de Papanicolaou cada 3 años, o
    • Un examen de VPH cada 5 años, o
    • Un examen de Papanicolaou y VPH juntos (llamado examen en conjunto) cada 5 años

Las mujeres mayores de 65 años deben realizarse un examen de Papanicolaou si nunca antes lo han hecho, o bien si no se han hecho el examen después de los 60 años.4

Los exámenes de VPH están recomendados para las mujeres mayores de 30 años. Si bien el VPH es común en las mujeres menores de 30 años, suele desaparecer por su cuenta en dichas mujeres. Los exámenes de Papanicolaou en conjunto con los exámenes de VPH, o bien los exámenes de VPH solos, son más útiles en las mujeres mayores de 30 años.4

Es posible que algunas mujeres deban realizarse los exámenes de Papanicolaou o de VPH con más frecuencia.

¿Qué personas no deben realizarse los exámenes de Papanicolaou o VPH con regularidad?

Las únicas mujeres que pueden no necesitar realizarse los exámenes de Papanicolaou o VPH con regularidad son:4

  • Mujeres mayores de 65 años que han tenido tres exámenes de Papanicolaou con resultados normales o dos exámenes en conjunto normales y consecutivos en los últimos 10 años, con el examen más reciente habiendo ocurrido en los últimos 5 años y cuyos médicos hayan indicado que no necesitan realizarse más exámenes
  • Las mujeres que no tienen cuello uterino (por lo general, por una histerectomía) y que tampoco tienen antecedentes de cáncer de cuello uterino o resultados del examen de Papanicolaou anormales

Siempre habla con tu médico o enfermera antes de dejar de realizarte los exámenes regulares de Papanicolaou y VPH.

Tuve una histerectomía. ¿Aún necesito realizarme exámenes de Papanicolaou y VPH?

Incluso si has tenido una histerectomía, es posible que debas realizarte un examen de Papanicolaou y VPH. Depende del tipo de histerectomía que hayas tenido y tus antecedentes médicos. Habla con tu médico o enfermera sobre si necesitas realizarte los exámenes de Papanicolaou y VPH.4

  • Si ya no tienes el cuello uterino a causa de una histerectomía por otros motivos que no sean células cervicales anormales o cáncer de cuello uterino, no necesitas realizarte los exámenes de Papanicolaou y VPH.
  • Si has tenido una histerectomía a causa de células cervicales anormales o cáncer de cuello uterino, debes seguir realizándote los exámenes de Papanicolaou y VPH. Habla con tu médico o enfermera sobre la frecuencia con que debes realizarte los exámenes de Papanicolaou y VPH.
  • Si te han extirpado el útero pero sigues teniendo el cuello uterino (este tipo de histerectomía es poco frecuente), debes realizarte los exámenes regulares de Papanicolaou y VPH hasta que tengas 65 años y hayas tenido tres exámenes de Papanicolaou con resultados normales y dos exámenes en conjunto normales y consecutivos en los últimos 10 años, con el más reciente habiéndose realizado dentro de 5 años.

¿Con qué frecuencia debo hacerme los exámenes de Papanicolaou o bien los exámenes de Papanicolaou y VPH juntos?

Depende de tu edad y tus antecedentes médicos. Habla con tu médico o enfermera para saber con qué frecuencia debes realizarte un examen de Papanicolaou o bien los exámenes de Papanicolaou y VPH juntos. La mayoría de las mujeres pueden seguir estas recomendaciones actuales de la Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos:4

  • Si tienes entre 21 y 29 años, debes realizarte el examen de Papanicolaou cada 3 años.
  • Si tienes entre 30 y 65 años, debes realizarte:
    • Un examen de Papanicolaou cada 3 años, o
    • Un examen de VPH cada 5 años, o
    • Un examen de Papanicolaou y VPH juntos (llamado examen en conjunto) cada 5 años
  • Si eres mayor de 65 años, pregúntale a tu médico si puedes dejar de realizarte los exámenes de Papanicolaou y VPH.

¿Qué personas deben hacerse los exámenes de Papanicolaou y VPH con más frecuencia?

Tu médico o enfermera puede recomendarte hacerte los exámenes de Papanicolaou y VPH con más frecuencia si :4

  • Has recibido tratamiento por resultados anormales en el Pap o cáncer de cuello uterino en el pasado. Las mujeres con antecedentes médicos de células precancerosas o cáncer de cuello uterino pueden necesitar realizarse los exámenes con mayor frecuencia, dado que sus antecedentes médicos las ponen en mayor riesgo para el futuro.
  • Tienes VIH. Las mujeres que viven con VIH (el virus que genera SIDA) tienen mayor riesgo de padecer cáncer de cuello uterino y otras enfermedades del cuello uterino dado que su sistema inmunitario está debilitado. Todas las mujeres que tienen VIH deben realizarse un examen de Papanicolaou inicial al momento del diagnóstico de VIH y otro examen de Papanicolaou (o examen de Papanicolaou y VPH si eres mayor de 30 años) a los 12 meses. Algunos expertos recomiendan otro examen de Papanicolaou o bien un examen de Papanicolaou y VPH a los 6 meses, por lo que habla con tu médico o enfermera. Después de tres exámenes de Papanicolaou consecutivos con resultados normales, las mujeres que tienen VIH pueden realizarse los exámenes de Papanicolaou cada 3 años.5
  • Tu madre estuvo expuesta a dietilestilbestrol (DES) durante el embarazo. Las hijas, y posiblemente las nietas, de las mujeres que tomaron DES durante el embarazo tienen mayor riesgo de padecer cáncer de cuello uterino y otros tipos de cáncer. Conoce más sobre el DES y el cáncer en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer.
  • Tienes un sistema inmunitario debilitado a causa de un trasplante de órganos, quimioterapia o uso de esteroides. Es posible que el VPH no desaparezca por su cuenta en una persona con el sistema inmunitario debilitado.

¿Los exámenes de Papanicolaou y VPH son dolorosos?

Algunas mujeres sienten incomodidad durante los exámenes de Papanicolaou y VPH, pero no deberían ser dolorosos. Sentirás presión mientras tu médico o enfermera introduce el espéculo (una herramienta que ayuda a ver el cuello uterino) en la vagina.

Si nunca has tenido relaciones sexuales o si has sentido dolor cuando algo se introduce en tu vagina, puedes pedirle a tu médico o enfermera que utilice un espéculo más pequeño.

También puedes ayudar a aliviar o prevenir el dolor si orinas antes del examen para vaciar tu vejiga o si tomas un calmante de venta libre, como una aspirina, acetaminofeno o ibuprofeno, una hora antes del examen de Papanicolaou o VPH.

¿Puedo realizarme el examen de Papanicolaou o VPH si he sido abusada sexualmente en el pasado?

Sí. Si fuiste abusada o acosada sexualmente en el pasado y esta experiencia dificulta los exámenes médicos, habla primero con tu médico o enfermera.

Antes del examen, cuando todavía estás completamente vestida, cuéntale a tu médico o enfermera que fuiste abusada en el pasado y que te preocupa el examen. Puede ser difícil recostarse en la camilla con las piernas en los estribos (reposapiés que ayudan a mantener tus piernas dobladas y abiertas) o que tu médico o enfermera introduzca un espéculo (una herramienta que ayuda a ver el cuello uterino) en la vagina. Tu médico o enfermera hablará contigo sobre las formas de facilitar el examen de Papanicolaou o VPH.

¿Cómo me preparo para un examen de Papanicolaou o VPH?

No tienes que hacer nada especial para prepararte para un examen de Papanicolaou o VPH. Además, no deberías usar duchas vaginales antes de un examen de Papanicolaou o VPH. La mayoría de los médicos no recomiendan las duchas vaginales por cualquier motivo. Además, no deberías introducir o poner nada alrededor de la vagina para lavarla más allá del jabón y agua en la parte externa de la vagina.

¿Puedo hacerme un examen de Papanicolaou o VPH cuando tengo mi período menstrual?

Sí, puedes hacerte un examen de Papanicolaou o VPH durante tu período menstrual. Es mejor programar el examen para un momento en que no tengas el período menstrual. Sin embargo, también es mejor realizarte el examen de Papanicolaou en cualquier momento antes que saltarte la cita por culpa de tu período menstrual. 

Según la intensidad de tu flujo, tu período menstrual podría afectar los resultados del examen de Papanicolaou o VPH. Si no te sientes cómoda o segura, llama a tu médico o enfermera antes de la cita.

¿Qué ocurre durante los exámenes de Papanicolaou y VPH?

Tu médico o enfermera puede realizar el examen de Papanicolaou en una sala de exámenes del consultorio médico. Te recostarás boca arriba en una camilla. Colocarás los pies en los estribos a cada lado de la camilla (reposapiés que ayudan a mantener tus piernas dobladas y abiertas). Tu médico o enfermera introducirá una herramienta llamada espéculo en tu vagina (es posible que sientas presión) y la abrirá para ver el cuello uterino.

Tu médico o enfermera utilizará un palillo especial o cepillo suave para extraer unas células de la superficie de y dentro de tu cuello uterino y vagina. Luego, pondrá las células en un portaobjetos de vidrio o en un recipiente pequeño y las enviará al laboratorio para su análisis. Si tu médico o enfermera solicita un examen de VPH, las células extraídas del examen de Papanicolaou se analizan a su vez para detectar VPH.

Los exámenes de Papanicolaou y VPH suelen tardar aproximadamente 5 minutos. Es posible que tengas un poco de pérdidas (sangrado ligero de la vagina) después.

¿Cuándo obtendré los resultados de mi examen de Papanicolaou y VPH?

Por lo general, los resultados del examen de Papanicolaou y VPH tardan entre 1 y 3 semanas. En la mayoría de los casos, los resultados son normales.

Si no tienes los resultados de los exámenes de Papanicolaou y VPH después de 3 semanas, llama al consultorio de tu médico para obtenerlos. Si el médico o enfermera te dice que programes otra cita para un seguimiento de los resultados anormales, asegúrate de acudir a la cita.

¿Qué significan los resultados de mi examen de Papanicolaou?

Tu examen de Papanicolaou arrojará uno de los siguientes tres resultados:

  • Normal. Las células extraídas del cuello uterino durante el examen de Papanicolaou tienen la apariencia correcta y no tienes que hacer nada hasta tu próximo examen de Papanicolaou.
  • No claro. El médico no sabe si las células extraídas del cuello uterino son normales o anormales. Si los resultados no son claros, es posible que el médico haga más exámenes de inmediato para descartar cualquier problema; es posible que debas regresar a los 6 meses o un año para otro examen de Papanicolaou.
  • Anormal. Las células extraídas del cuello uterino durante el examen de Papanicolaou lucen anormales. Los resultados anormales en el examen de Papanicolaou no significan que tengas cáncer; por ello, tu médico debe realizar otros exámenes para saber qué puede ocurrir después. Es posible que tu médico realice otro examen de Papanicolaou de inmediato o, si los cambios celulares son menores, espere 6 meses o un año para repetirlo. Si el examen encuentra cambios más importantes en las células del cuello uterino, tu médico hará más exámenes, como una colposcopía y una biopsia.

¿Qué es una colposcopía?

Durante una colposcopía, tu médico o enfermera observa más de cerca las áreas anormales de tu cuello uterino y utiliza un instrumento con una luz y una lupa (llamado colposcopio) para que las áreas anormales sean más fáciles de ver. Tu médico o enfermera puede utilizar una pequeña cantidad de vinagre en tu cuello uterino para que se destaquen las áreas anormales.

Si hay un área anormal en el cuello uterino, tu médico o enfermera realizará una biopsia (extraerá una muestra de tejido de tu cuello uterino) para detectar las células cancerígenas. Los resultados de estos exámenes ayudarán a tu médico  o enfermera a decidir cuál es el mejor tratamiento.

¿Qué genera resultados "no claros" o "anormales" en el examen de Papanicolaou?

Un examen de Papanicolaou puede arrojar resultados "no claros" o "anormales" por diferentes motivos. Por lo general, los cambios celulares anormales están causados por el VPH. El VPH es una ITS que puede generar cáncer de cuello uterino.

Los resultados del examen de Papanicolaou pueden ser "no claros" o "anormales" por los siguientes motivos:6

  • Una infección, como la candidiasis vaginal, o inflamación
  • Crecimientos o quistes benignos (no cancerígenos)
  • Cambios hormonales, como los que ocurren durante el embarazo o la menopausia
  • El tabaquismo, que puede aumentar el riesgo de infección por VPH que genere cáncer de cuello uterino. Obtén consejos para mujeres para dejar de fumar en women.smokefree.gov.
  • Problemas del sistema inmunitario causados por ciertos medicamentos o problemas de salud, como diabetescáncerVIH o enfermedades autoinmunes

¿Los exámenes de Papanicolaou presentan riesgos?

Sí. Si bien los exámenes de Papanicolaou son muy seguros, tienen ciertos límites.

  • Es posible que el examen de Papanicolaou no encuentre células anormales que en realidad están allí. Esto significa que tu médico puede decirte que tus células cervicales son normales, pero el examen no detectó un problema con las células. Esto puede retrasar el hallazgo y el tratamiento de las células anormales del cuello uterino. Sin embargo, realizarse los exámenes de Papanicolaou con regularidad aumenta las probabilidades de encontrar problemas. El cáncer de cuello uterino suele tardar muchos años, en promedio 10 a 20 años, en desarrollarse.7 Si el examen de Papanicolaou no detecta células anormales, tu médico o enfermera probablemente las hallará en tu próximo examen de Papanicolaou. Por lo tanto, es importante hacerte los exámenes de Papanicolaou con la frecuencia indicada en base a tu edad y antecedentes médicos.
  • Es posible que los resultados del examen de Papanicolaou indiquen la presencia de células anormales que en realidad no están allí. Esto significa que tu médico puede decirte que tus células cervicales son anormales, pero en realidad son normales. No hay manera de saber que las células son normales sin realizar más exámenes. Por ello, tu médico puede realizar otro examen de Papanicolaou u otra prueba para saber más. Si el próximo examen de Papanicolaou u otra prueba arroja resultados normales, no tienes que hacer nada hasta el próximo examen de Papanicolaou programado.

¿Qué significan los resultados de mi examen de VPH¨?

Los resultados de tu examen de VPH mostrarán si tienes VPH y qué tipo es. Los investigadores saben que existen aproximadamente doce tipos de VPH, de los más de 200, que pueden causar cáncer de cuello uterino.8

Los resultados del examen de VPH se suelen dar en conjunto con los resultados del examen de Papanicolaou. Al realizar los dos exámenes juntos (llamado examen en conjunto), tu médico puede saber si tienes que hacerte los exámenes con mayor frecuencia o si son necesarias otras pruebas.

Si no tienes VPH y los resultados de tu examen de Papanicolaou son normales, probablemente puedas esperar 5 años para volver a hacerte el examen.

¿El examen de Papanicolaou puede indicar si tengo una infección de transmisión sexual (ITS)?

No. El examen de Papanicolaou no se utiliza para detectar ITS. El examen de Papanicolaou se utiliza para detectar células anormales que puedan causar cáncer de cuello uterino. Debes pedirle a tu médico que realice la prueba de ITS si tienes dudas al respecto.

Si le dices a tu médico que te gustaría hacerte una prueba para otras ITS, el médico puede tomar muestras del fluido de tu cuello cervical para detectar la presencia de las ITS comunes, como clamidia y gonorrea. Deberás realizarte análisis de sangre para buscar otras ITS.

¿Cómo puedo disminuir mis probabilidades de padecer cáncer de cuello uterino?

Puedes disminuir las probabilidades de padecer cáncer de cuello uterino de varias maneras:

  • Hacer exámenes de Papanicolaou con regularidad. Los exámenes de Papanicolaou regulares ayudan a tu médico a encontrar cambios celulares y tratar cualquier célula no sana antes de que se convierta en cáncer.
  • Hacerte exámenes de Papanicolaou y VPH juntos, o bien un examen de VPH solo (si tienes entre 30 y 65 años). Los médicos recomiendan realizar un examen de VPH o un examen conjunto (examen de Papanicolaou y VPH juntos) para la mayoría de las mujeres de entre 30 y 65 años.
  • Vacunarse contra el HPV (si eres menor de 26 años). El cáncer de cuello uterino suele ser causado por los distintos tipos de VPH que se contagian de una persona a otra a través del contacto genital. La mayoría de las mujeres no tiene síntomas de VPH y, a veces, la enfermedad desaparece por sí sola. Si el VPH no desaparece por su cuenta, puede generar cambios en las células del cuello uterino, lo que puede desarrollar cáncer de cuello uterino. La vacuna contra el VPH evita que contraigas la mayoría de los tipos de VPH que causan cáncer.
  • Tomar medidas para reducir tu riesgo. Si tienes relaciones sexuales, disminuye tu riesgo de contraer VPH con las siguientes medidas:
    • Usar preservativos. Cuando se mantienen relaciones sexuales, los preservativos son la mejor alternativa para prevenir una ITS. El VPH puede desarrollarse en las áreas genitales femeninas y masculinas que no están protegidas por preservativos. Sin embargo, las investigaciones demuestran que el uso de preservativos se relaciona con un menor índice de cáncer de cuello uterino.9,10 Además, la vacuna contra el VPH no reemplaza o disminuye la necesidad de utilizar preservativos. Asegúrate de poner el preservativo antes de que el pene toque la vagina, la boca o el ano. Otros métodos anticonceptivos, como las píldoras anticonceptivas, las inyecciones, los implantes o  los diafragmas, no te protegerán contra el VPH u otras ITS.
    • Hacerse la prueba. Asegúrate de que tanto tú como tu pareja se hagan la prueba para descartar cualquier ITS. Compartan los resultados de las pruebas antes de mantener relaciones sexuales.
    • Practicar la monogamia. Mantener relaciones sexuales con una sola persona puede disminuir tu riesgo de contraer una ITS. Después de haberse hecho una prueba de detección de ITS, sean fieles. Esto significa que tendrán exclusividad mutua para las relaciones sexuales.
    • Limitar la cantidad de parejas sexuales. Tu riesgo de contraer una ITS aumenta en proporción con la cantidad de parejas sexuales que tienes.
    • No realizarse duchas vaginales. Las duchas vaginales eliminan algunas de las bacterias que se encuentran normalmente en la vagina, cuya función es protegerte de las infecciones. Esto puede aumentar el riesgo de contraer una ITS.
    • Ser consciente de la cantidad de alcohol que se bebe y controlar la bebida. Algunas personas utilizan el alcohol o las drogas para embriagar o drogar a alguien más. Una persona ebria o drogada no puede consentir o comprender lo que está ocurriendo. Esta situación te pone en riesgo de ser víctima de abuso sexual y posible exposición a una ITS.

Estas medidas funcionan mejor si se implementan juntas. Ninguna medida individual te protegerá contra el VPH.

¿Cómo puedo realizarme los exámenes de Papanicolaou y VPH gratis o por un bajo costo?

La mayoría de los planes de seguro cubren los exámenes de Papanicolaou y VPH sin copago, coseguro o deducible.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre los exámenes de Papanicolaou y VPH?

Para obtener más información acerca de los exámenes de Papanicolaou y VPH, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. Van Dyne, E. A., Henley, S. J., Saraiya, M., Thomas, C. C., Markowitz, L. E., Benard, V. B. (2018). Tendencias de los cánceres relacionados con el virus del papiloma humano - Estados Unidos, 1999-2015. (versión en inglés) Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR), 67, 918–924.
  2. Viens, L. J., Henley, S. J., Watson, M., Markowitz, L. E., Thomas, C. C., Thompson, T. D., … Saraiya, M. (2016). Cánceres relacionados con el virus del papiloma humano - Estados Unidos, 2008-2012. (versión en inglés) Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR), 65(26), 661–666.
  3. Dobbs, S. P., Asmussen, T., Nunns, D., Hollingworth, J., Brown, L. J. y Ireland, D. (2000). ¿La escisión histológica incompleta de la neoplasia intraepitelial en el cuello uterino seguido de una escisión amplia con asa en la zona de transformación aumenta las tasas de recurrencia? Un seguimiento citológico de seis años. (versión en inglés) Obstetrics & Gynaecology, 107(10), 1298–1301.
  4. Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos. (2018). Cáncer de cuello uterino: detección. (versión en inglés)
  5. AIDSinfo. (2018). Pautas para la prevención y el tratamiento de infecciones oportunistas en adultos y adolescentes infectados con VIH. (versión en inglés)
  6. Instituto Nacional del Cáncer. (2017). Compresión de los cambios cervicales: los siguientes pasos después de un examen de detección anormal. (versión en inglés)
  7. Basu, P., Mittal, S., Vale, D. B. y Kharaji, Y. C. (2018). Prevención secundaria del cáncer de cuello uterino (versión en inglés). Best Practice & Research Clinical Obstetrics and Gynaecology, 47, 73–85.
  8. Schiffman, M., Wentzensen, N., Wacholder, S., Kinney, W., Gage, J. C. y Castle, P. E. (2011). Exámenes del virus de papiloma humano en la prevención del cáncer de cuello uterino. (versión en inglés) Journal of the National Cancer Institute, 103(5), 368–383.
  9. Winer, R. L., Hughes, J. P., Feng, Q., O'Reilly, S., Kiviat, N. B., Holmes, K. K. y Koutsky, L. A. (2006). Uso de preservativos y el riesgo de contraer la infección genital del virus del papiloma humano en las mujeres jóvenes. (versión en inglés) New England Journal of Medicine, 354(25), 2645–2654.
  10. Munk, A. C., Gudlaugsson, E., Malpica, A., Fiane, B., Lovslett, K. I., Kruse, A-J., … Baak, J. P. A. (2012). El uso constante de preservativos aumenta las tasas de regresión de la neoplasia intraepitelial del cuello uterino 2-3. (versión en inglés) PLoS One, 7(9), 45114.